Fallece Raúl Artigot

Fotografía de Luis Mínguez Alarcón.

En la mañana de ayer, diferentes medios de comunicación y redes sociales se hacían eco de una triste noticia: el fallecimiento de Raúl Artigot, acaecido el pasado día 25 en el Hospital Francisco Grande Covián de Arriondas (Asturias), a los 78 años de edad.

Nacido el 12 de febrero de 1936 en Zaragoza, cursó Ciencias Físicas en la universidad de la capital aragonesa. Sin embargo, pronto abandonaría sus estudios para dedicarse al mundo de la fotografía, iniciándose en el laboratorio dedicado a la edición de postales fotográficas en bromuro propiedad de su padre. Cuatro años después, ya en 1961, su interés por el mundo del cine provocaría su ingreso en la Escuela Oficial de Cinematografía, donde se diplomaría como Director de fotografía en 1965.

Aunque ya con anterioridad había intervenido desempeñando tales labores en el cortometraje Garabatos de Angelino Fons, no tardaría mucho tiempo en poner en práctica los conocimientos adquiridos. Si bien un año antes había trabajado de forma no acreditada en el film de Enrique López Eguiluz Pascualín, su debut oficial se produciría en 1966, encargándose de la fotografía de cuatro películas: Los diablos rojos de José Luis Viloria, Los amores difíciles de Raúl Peña, Su nombre es Daphné de Germán Lorente y El milagro del canté de José María Zabalza, directores estos dos últimos con los que coincidiría en múltiples ocasiones. Además de Lorente y Zabalza, otros realizadores que adoptarían a Artigot como colaborador habitual serían Fernando Merino, Eloy de la Iglesia, Jesús Franco, Amando de Ossorio, Francisco Lara Polop. Javier Aguirre, Eugenio Martín, Mariano Ozores o Francisco Bertriu, junto con quien escribió y produjo la célebre adaptación de la homónima novela de Ramón J. Sender Réquiem por un campesino español (1985) con la que, curiosamente, se retiraría de la profesión.

La nómina de cineastas anteriormente expuesta da una idea bastante aproximada de la importancia, prolijidad y status que Raúl Artigot detentó dentro del campo de directores de fotografía del cine español durante los cuatro lustros en los que estuvo en activo. En total, intervendría en más de setenta títulos, entre largometrajes, cortos, trabajos documentales y capítulos para series de televisión. De todos ellos, son mayoría aquellos inscritos dentro de los márgenes del cine popular, siendo especialmente destacable sus trabajos para el movimiento del fantaterror español, donde firmaría la fotografía de films hoy en día tan considerados como La semana del asesino (1971), La maldición de Frankenstein (1972) 0 El buque maldito (1973).

Precisamente, sería en esta misma corriente en la que se produciría su debut como realizador en 1972 con El monte de las brujas, uno de los mejores representantes del estilo pero que, sin embargo, jamás pudo ser estrenado en nuestros cines, tal y como él mismo recordaba en la entrevista que nos concedió hace unos años: “La producción no estaba en buenas manos y había unas chicas que tenían que aparecer vestidas con unos tules y unas gasas para una toma que grabábamos de noche. Estas chicas pidieron más dinero por ser el rodaje nocturno, pero el jefe de producción que era un tarugo se negó a pagarlo. Entonces estas chicas cogieron y llamaron a un amigo suyo que era policía, fueron a una comisaría y denunciaron a la película diciendo que las querían hacer rodar desnudas, cosa que era mentira. La denuncia se cursó y cuando yo estaba montando la película aparecieron unos inspectores de la Dirección General de Cine exigiendo ver el copión. Era la época de las dobles versiones, e incluso yo rodé la película en inglés por la posibilidad de ventas al extranjero que existía. Había por ello dos montajes; el destinado al exterior, en el que en una escena salía Patty Shepard con el pecho al aire y en otra una gata que, al convertirse en bruja, aparecía desnuda tras la transformación; y el español, en el que en estas secuencias las actrices estaban vestidas. Al revisar los inspectores los dos copiones se percataron de esos planos y, a pesar de que las chicas que nos habían denunciado no aparecían desnudas por ningún lado, el Ministerio decidió castigar a la película con la máxima pena que había entonces, que era privarla de protección, lo que la convertía en inestrenable. Por esa razón fue que El monte de las brujas nunca se llegó a estrenar en España.”

Además de El monte de las brujas dirigiría dos películas más, ambas hermanadas por su condición de adaptaciones de otros tantos referentes literarios: Cabo de vara en 1978, según un original de Tomás Salvador, y Bajo en nicotina, traslación de la novela negra de Carlos Pérez Merinero El ángel triste que firmaría en 1984.

Descanse en paz.

Published in: on diciembre 28, 2014 at 9:00 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2014/12/28/fallece-raul-artigot/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: