Entrevista a José Luis Merino

La orgía de los muertos 7

La orgía de los muertos (1973) nace de un argumento de Enrico Colombo. ¿Cómo llega a tus manos dicha historia?

El argumento es mío. Enrico Colombo es el productor italiano. Normalmente, en las coproducciones, como había que llevar aportaciones equilibradas, ponían guión de un italiano, argumento de un español o viceversa. Pero concretamente, en La orgía de los muertos (lo tengo así en la sociedad de autores) el argumento y el guión es mío. Te lo puedo confirmar ya que yo he cobrado todos los derechos a través de la sociedad de autores. Esta es la verdad. Si en los títulos de cabecera puso el señor Colombo, gran amigo mío al que hace años que no veo, por el interés de la coproducción en Italia, que el argumento es suyo, pues bendito sea Dios. Yo había hecho con Enrique Colombo Réquiem para el gringo, La batalla del último panzer, y no me acuerdo si Comando al infierno era también con Colombo, quizás no… Pasado algún tiempo Colombo me escribió personalmente y me dijo: “Quiero hacer una película de terror, ¿quieres hacer un guión y luego vemos como lo levantamos?”. En aquel tiempo, Sergio Newman (Hispaner Films), mi productor y coproductor suyo, por una serie de razones había dejado de producir. No es que le fuera mal, pero tuvo una serie de problemas familiares, se hizo muy mayor y dejó la producción de películas. En aquel momento yo estaba en Torre del Mar, Málaga, allí tenía una casita. Un buen día salí de paseo por la playa con una prima mía, su marido y mi mujer, y empezamos a andar… yo me adelante, iba pensando, y cuando llegamos al siguiente pueblo, después de 4 ó 5 kilómetros por la playa, llevaba ya el argumento en la cabeza. Me senté. Escribí el guión. Se lo mandé. Y le entusiasmo. Era un guión que estaba muy bien y era fenomenal para producir. Yo siempre he sido un director para trabajar acorde a las financiaciones y he dado muchas facilidades a los productores. Escribiendo de manera que las carencias de las producciones no fueran una carencia en la historia. Finalmente le dije a Colombo: “Si quieres, ahora que tengo mi productora, la podemos hacer juntos”. Él me dijo que muy bien. Nos pusimos de acuerdo y yo coproduje la película aparte de dirigirla.

¿Hubo algo en aquel camino por la playa que te inspiró a la hora de confeccionar en tu cabeza la historia de la película?

No. En el camino no vi nada. Además, iba tan acelerado que llegué 10 minutos antes que los otros. Y al terminar el paseo el argumento ya estaba en mi cabeza.

Con guiones míos han llegado a realizar cerca de 40 películas; aparte de las dirigidas por mí u otros amigos míos como Romero Marchent, León Klimovsky o Pedro Lazaga. Siempre he tenido cierta facilidad para escribir guiones. Tengo ya una determinada mecánica que me permite formar un esqueleto para confeccionar posteriormente la historia. Llevo escribiendo desde los 10 años y tengo dos primeros premios de guiones.

En el film nos encontramos una serie de elementos característicos del cine de terror, zombies, magia negra, un mad doctor, y el misterio que envuelve a los protagonistas debido a una serie de asesinatos que se producen en el pueblo. Como guionista y director, ¿a qué apartado se acerca más la película bajo tu punto de vista? En EE.UU., por ejemplo, está considerada una gran película de zombies…

Yo la acerco más al suspense debido a que el espectador está intrigado viendo lo que está pasando allí. Los zombies y el resto de elementos los cojo para crear la inquietud y el suspense que el espectador necesita. Además, cuando veo una película de zombies la verdad es que me aburro. Todo es muy previsible en el universo de los zombies. Sin embargo, si creas un suspense lo puedes crear de muy diversas maneras: con un zombie, con un virus, con una fiera, con un tarado… Lo importante es crear el suspense.

Incluso te atreves a tocar, mediante el personaje de Igor, interpretado por Paul Naschy, un tema tan controvertido como es la necrofilia. ¿No era un poco arriesgado para la época?

Sí. Y tuve miedo a que la Censura no me lo autorizara, pero pasó sin problemas… Paul Naschy era muy buen amigo mío y llegué a “apoyarme” en él en dos o tres ocasiones. Todo lo que le proponía, siempre, le parecía bien. Yo conocía una virtud suya que era el sentido de gustarse así mismo en todo lo que hacía. Yo siempre le buscaba las vueltas y las ocasiones al personaje para que el papel le gustara a Naschy. Cuando el papel le gustaba, entraba a todo, y además en esta ocasión me ayudó en la creación del personaje dándome algunas líneas para su perfil. En aquellos años yo era secretario de la extinta Asociación Sindical de Directores y recuerdo lo muchísimo que pelee para conseguir que le dieran a Naschy el permiso para dirigir. Algo que yo gestioné, conseguir que a Jacinto Molina le dieran el carnet de director. Éramos amigos y lo quería mucho, y sabía que se iba a dedicar especialmente a ese género. Era una aportación muy valiosa la suya y en efecto, así fue. Yo para llegar a dirigir tuve que hacer tres películas de segundo ayudante, tres películas de script y nueve películas de ayudante de dirección. Por un lado me parecía mal el tema del escalafón, el que quiere hacer una cosa la tiene que hacer, pero por otro lado me parecía bien por una razón: ha habido muchísimos productores hundidos, y muchísimo dinero perdido, debido a gente que se ha puesto a dirigir y han llevado al productor y a la película a la ruina. Tengo una anécdota con Salvador Dalí. En esa época Dalí pidió dirigir una película y se le dijo que no debido a que no tenía hecho el escalafón.

25pqr2s

¿Qué tal el trabajo con el resto del reparto, Stan Cooper, Charles Quiney o Maria Pia Conte? Con algunos de ellos ya habías trabajado anteriormente.

A nivel profesional, y al igual que con Paul, todos eran grandes amigos y grandes personas. Siempre que hacíamos una película y los podía introducir los metía en el reparto. Stan Cooper era un cielo. Como actor era discreto tirando a bien, pero una maravillosa persona. Charles Quiney también era maravilloso. Con ambos había trabajado en anteriores películas. En algunas era Stan el protagonista y Charles el antagonista y en otras era al revés. Maria Pia Conte también era una estupenda profesional. En general eran discretos, pero como yo hacía los papeles para ellos y sabía sus limitaciones lo hacía dentro de sus tonos y de esta manera me daban un perfecto resultado.

Algo muy logrado en La orgía de los muertos es su formidable ambientación, con una constante atmósfera viciada y unos escenarios la mar de siniestros: cementerios, subterráneos terroríficos, un poblado arcaico…

Yo he dirigido 31 o 32 películas. Todas o casi todas de aventuras. He rodado en Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, Yugoslavia, Marruecos, Líbano… he recorrido medio mundo. Y el haber localizado tanto te da cierta soltura. Entonces, una película de misterio, que mejores exteriores que los Pirineos. Son preciosos y la localización es extraordinaria. Es un lugar prodigioso. Tal y como llegué a Cataluña vi rápidamente lo idóneo del lugar: valles, montañas y pueblos maravillosos. Ya tenía ubicado el escenario general. Segundo, los exteriores. Las casas, la estación… y la estación no era realmente una estación, era un balneario. Lo que hicimos fue poner la cámara apuntando al balneario, de fondo el ruido del tren, el humo por delante de la cámara y el actor con el farol. Son cosas que te da el oficio. Los interiores los hicimos aquí en Madrid a semejanza de lo visto en los Pirineos. Y en un pueblo cercano a la capital encontré esas galerías subterráneas que eran para cultivar champiñón. Son preciosas y tienen a sus espaldas 300 o 400 años. Con el cementerio surgió un problema. Tenía que ser del estilo centroeuropeo, no podía ser un cementerio lleno de cruces, pero tuve la fortuna que yo conocía el cementerio civil de Madrid, donde no hay ninguna cruz por que toda la gente que acaba allí enterrada son personas que no son religiosas, a las personas religiosas las entierran enfrente, en el cementerio de La Almudena. Como ves el tema de las localizaciones es una tarea de investigación que siempre he realizado gustosamente.

Otro punto a destacar es la excelente B.S.O. compuesta por el compositor italiano Francesco de Masi. Sus cánticos iniciales son ya un portento.

Francesco de Masi me hizo la música de tres o cuatro películas. Nos hicimos grandes amigos y nos entendíamos muy bien. Yo le mandaba una nota a Roma con lo que quería en cada secuencia. Cuando partía para Italia a sonorizar, él ya me había hecho maquetas para cada situación. Nos sentábamos, oía las maquetas y decidíamos. A su vez, él tenía en su estudio multitud de grabaciones para todo tipo de películas. Te podías sentar con él, escuchar sus grabaciones y escoger la más acertada para la secuencia que buscabas. También podía pasar que te encontraras dicha música en otras películas…

2i03bdy

El trabajo de Julián Ruiz y Blanca Verdirosi en los maquillajes es también encomiable.

Lo de Blanca Verdirosi es falso. Había que poner a “la italiana” por las compensaciones. En realidad fue una ayudante de maquillaje que vino y colaboró para equilibrar la producción. El verdadero creador fue Julián Ruiz. Él ha sido el mejor maquillador de todos los tiempos, también el mejor peluquero. Tenía unos honorarios muy elevados, pero gracias a las ganas que tenía por trabajar conmigo en esta película decidió rebajar su sueldo ya que nosotros no podíamos asumir su honorario real. Y su aportación fue vital para la película. Fue un trabajo muy laborioso. La cabeza de Paul, cuando se la cortan, fue una labor tremenda la que tuvo que hacer. Lograr los maquillajes para que no fueran ridículos, como en algunas películas de zombies, requirió mucho tiempo. Y por el tema de los muertos, el departamento de vestuario colaboró mucho con el de maquillaje ya que tenía que ir todo coordinado para que tuviera cierta dignidad. Un trabajo arduo el de maquillaje, ambientación y decoración. Recuerdo una anécdota durante el rodaje y relacionada con la cabeza de Paul. Me vino a visitar una hija mía al rodaje, María José, que era cobarde y asustadiza. Tenía 15 ó 16 años, y vino al plató para ir a cenar juntos tras el rodaje. Entonces vio a Paul Naschy apoyado en una pared y con un cuchillo clavado (estábamos ensayando) y se puso a gritar del susto. Rápidamente la calmé y en broma le dije a Paul: “Tú a mi niña no me la asustas más”. Le metí para adentro y salí con un sable y la cabeza de mentira de Paul. Le dije a mi hija: “Ya no te va a molestar más”. ¡Pegó un alarido y empezó a correr calle abajo hasta la Castellana! Allí la atrapé. Me arrepentí mucho. [risas]

dxo1n6

¿Qué tal su estreno en España?

Fue muy bien. Era un tipo de película que funcionaba. Títulos que hacían un circuito de un año, o año y medio, y todo con 20 o 25 copias.

En el extranjero, y más concretamente en EE.UU, está considerada por muchos una película de culto del cine de terror español de la década de los setenta, y conocida bajo el título de The Hanging Woman.

Esto me lo han dicho en diversas ocasiones y me he quedado siempre perplejo. Estoy encantado y agradecido con ello. Es algo que me maravilla. Y es un film del que estoy muy contento.

¿Llegaste a viajar con ella por algún festival?

La verdad es que no me acuerdo… Afortunadamente, terminaba una película y ya estaba empezando la siguiente. ¡Incluso ha habido películas mías que no he podido ni ir al estreno!

De Ivanna (1971), tu anterior incursión en el cine fantástico y de terror junto a Las 5 advertencias de Satanás (1969), hablaremos en otra ocasión…

Recuerdo que estaba terminando de rodar Las 5 advertencias de Satanás cuando la mujer de Newman me pidió hacer una película de terror. En mis ratos libres, y mientras rodábamos en Lisboa y Estoril, me sentaba a escribir e hice un tratamiento. Se lo di y me dijo que adelante. Y según montábamos la otra escribí el guión de Ivanna. Es un film que también me gusta mucho.

Diego L

* La presente entrevista apareció originalmente en el nº 20 de El Buque Maldito (diciembre 2013), si bien fue realizada en la primavera del 2008.

Published in: on enero 2, 2015 at 7:04 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2015/01/02/entrevista-a-jose-luis-merino/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: