Vicios prohibidos

Proseguimos con el repaso a los lanzamientos de Regia Films pertenecientes al cine fantástico italiano en general, y al giallo en particular. Tras que hace un par de semanas José Manuel Romero Moreno diera el pistoletazo a esta serie de artículos con un texto a propósito de La dama roja mata siete veces, esta vez es Javier Pueyo el que da buena cuenta de una de las últimas referencias aparecidas dentro de la colección dedicada al thriller alla’italiana por parte de la editora catalana. Nos referimos, lógicamente, a la densa, decadente y soberbia Vicios prohibidos de Sergio Martino, director del que previamente han aparecido en esta misma línea editorial las no menos notables La cola del escorpión , Todos los colores de la oscuridad y Torso – Violencia carnal.

LA PELÍCULA

vlcsnap-2015-04-23-09h46m19s134

Ya decían en el documental Yellow Fever de Calum Waddell que en los giallos, cuánto más largo fuese el título de una película, mejor funcionaba de cara a su distribución. Y así debieron entenderlo el director Sergio Martino (y sus productores, entre los que se encontraba su hermano Luciano), pues bautizó a su cuarto largometraje de ficción Il tiu vizio è una stanza chiusa e solo io en ho la chiave (traducido al castellano: Tu vicio es una habitación cerrada y solo yo tengo la llave), conocido en nuestras tierras sencillamente como Vicios prohibidos, imagino que en un afán por parte de los distribuidores españoles de estrenar en las carteleras un filme de nombre directo, rápido y que evitara toda poesía posible. Sea como sea, esta cinta de principios de los años 70 es sin duda uno de los mejores giallos facturados hasta esa fecha, pues aunque no esté a la altura de las obras maestras de Mario Bava, sí es superior a propuestas similares y más conocidas realizadas por cineastas como Umberto Lenzi o Duccio Tessari, por nombrar dos ejemplos.

vlcsnap-2015-04-23-09h46m55s43

Se trata pues de un filme memorable que Martino rodó en el mejor momento de su carrera (por aquella época el cineasta romano facturó las no menos memorables La perversa señora Ward, La cola del escorpión y Torso-Violencia carnal), inspirándose muy libremente en “El gato negro” de Edgar Allan Poe, cuento que ha sido adaptado no pocas veces por parte del cine italiano1. Y aunque la presencia del animal adquiera cierta importancia a medida que avanza la historia (especialmente en el tramo final), lo cierto es que Vicios prohibidos podría funcionar como una historia original e independiente. No obstante, en favor de esta decisión hay que reconocer que, al contrario que en otras ocasiones, el hecho de beber de las letras de Poe dota a la trama de un interesante añadido, sobre todo en el modo de cerrar la historia. Por no hablar de que emparentar una película con el nombre del escritor bostoniano hace que su publicidad y distribución sea más satisfactoria, y ya sabe que a la hora de vender (casi) todo vale, de modo que no debe extrañarnos en demasía.

vlcsnap-2015-04-23-09h58m03s29

Con un reparto lleno de rostros conocidos por el aficionado al cine de horror europeo, Vicios prohibidos está protagonizada por el siempre inquietante Luigi Pistilli (recordado por sus colaboraciones con Sergio Leone, pero también por Bahía de sangre de Mario Bava) y Anita Strindberg2, quienes dan vida a un matrimonio con problemas sentimentales, los cuales se verán agrandados al verse el marido envuelto en una trama de asesinato cuando aparece fallecida su supuesta amante. Por supuesto, los crímenes no cesarán, y la situación se complicará más todavía cuando entra en la historia el personaje de Floriana, una antigua conocida de la familia con el bello rostro de la popular Edwige Fenech3. Como todo buen giallo, el guión está plagado de chantajes, destellos de ambición, asesinatos en la oscuridad, falsas apariencias, etc., combinado de muy buen modo por un Martino en plena forma que opta por filmar su película con un estilo gótico muy adecuado, subrayado en la elección de un vestuario característico, una localización interesante (en este caso, una antigua mansión) y un score idóneo obra del maestro Bruno Nicolai. También deben ser mencionados los momentos de carácter sexual (que los hay, y muchos): Fenech se encarga de poner la nota más sensual de la película, manteniendo relaciones heterosexuales y homosexuales con los diferentes personajes de la trama, escenas gratuitas, por supuesto, que tal y como explicaba el propio director  en unas declaraciones concedidas a la revista “Dirigido por”: Eran imposiciones de las distribuidoras. Personalmente no me interesan mucho (las escenas de sexo). Creo que es algo innatural para este tipo de cine. Para eso ya está el género erótico o pornográfico4.

vlcsnap-2015-04-23-09h57m49s134

¿Y el gato negro? Aparece uno, por supuesto, que además responde al representativo nombre de Satán (nada más y nada menos) y habita en la casa de los protagonistas. A efectos reales, se trata de un elemento intrascendente en el tratamiento de la historia aunque, de igual manera que la inclusión de escenas sexuales, no entorpece en el devenir de los acontecimientos, pero sí acentúa, aunque sea un poco forzado, ese tono gótico que mencionábamos anteriormente buscado y encontrado por Sergio Martino. No obstante, es en el final de la película cuando su presencia cobra sentido, en un giro final (que obviamente no desvelaremos) en una escena que combina con maestría las situaciones propias del género giallo, así como los cuentos de Poe, “El gato negro”, por supuesto, pero también “El corazón delator” e incluso “El barril de amontillado”.  Un buen desenlace, no cabe duda.

vlcsnap-2015-04-23-09h58m33s84

Vicios prohibidos es una buena película por diferentes motivos. Los actores encajan perfectamente, la fotografía de Giancarlo Ferrando (operador habitual de Martino) funciona muy bien y la historia hilvanada por Sauro Scavalloni, Adriano Bolzoni, Ernesto Gastaldi y el ya mencionado Luciano Martino (hermano de Sergio y en la época pareja sentimental de la Fenech) avanza correctamente ofreciendo, como decíamos, un final más que correcto. Y aunque debamos reconocer que el filme no es perfecto en su plenitud, pues, además de las ya comentadas escenas de erotismo gratuito, molestas quizá para determinado público, se presentan algunos momentos que invitan al espectador a la sonrisa involuntaria, como ese número musical al inicio del metraje, o esa secuencia marciana en la que Strindberg, Fenech y Pistilli organizan un picnic al aire libre. En ella vemos como las dos féminas se cuentan secretos íntimos mientras el hombre pasea ¿alrededor? en círculos con la mirada perdida, en una disposición de los personajes difícilmente entendible para el espectador. Fallos como estos (si es que podemos denominarlos así) quedan sin duda relegados  a un segundo plano; Vicios prohibidos, podemos catalogarla como una obra importante, tanto en la carrera de su director, como en el género amarillo en general.

Javier Pueyo

vlcsnap-2015-04-23-09h56m07s150

1: Dario Argento rodó su particular versión del cuento de Poe en su episodio de Los ojos del diablo, mientras que Lucio Fulci hizo lo propio en 1981 mostrando su particular visión en su filme El gato negro. Como anécdota divertida, decir que Luigi Cozzi también tiene en su filmografía una película titulada Il gatto nero que, en realidad, nada tiene que ver con Edgar Allan Poe, pues se trata más bien de un homenaje al universo de Las Tres Madres creado por Argento. Pese a ello, los productores le obligaron a introducir en la trama la existencia de un felino para venderla como adaptación de la historia del escritor de Boston. A este respecto, Cozzi comentó en una presentación sucedida durante su estancia en la edición número 47 del Festival de Sitges lo siguiente: los inversores me permitieron rodar mi historia con una condición, que de vez en cuando a lo largo del metraje apareciese un gato negro desfilando por la pantalla.

2: Nacida en Suecia en 1943, Strindberg fue una de las actrices más reconocidas en el panorama italiano en la década de los setenta. Con Martino rodó Vicios prohibidos, pero también la mencionada La cola del escorpión. Aparte, trabajó con otros cineastas importantes como Lucio Fulci (A su excelencia le gustan las mujeres, Una lagartija con la piel de mujer), Umberto Lenzi (Milano odia: la polizia non può sparare), Riccardo Freda (Follia omicida) o Alberto de Martino (El anticristo), además de protagonizar la sobresaliente ¿Quién la ha visto morir? de Aldo Lado. Abandonó la interpretación en los años 80 al contraer matrimonio con un millonario estadounidense.

3: Sergio Martino, que ya había trabajado con Fenech en La perversa señora Ward, y volvió a hacerlo en repetidas ocasiones, dijo sobre ella: Fenech era una actriz un tanto justa para el giallo. Realmente bella y sensual, eso sí, no cabe duda alguna, pero no cumplía los requisitos imprescindibles para el género. Le faltaba fuerza y cierto carisma que yo como realizador no percibía en ella. En cambio, donde sí destacaba con soltura por su físico exuberante era en la comedia. Decir que otra de sus colaboraciones más celebradas fue precisamente la humorística Joven y bella deshonrada con honor. Extraído de la entrevista realizada por David Pizarro a Sergio Martino y aparecido dentro de la primera parte del dossier especial “El giallo” aparecido en el número 412 de la revista Dirigido por de junio de 2011 (pág. 77).

4: Ibíd., pág. 78

LA EDICIÓN

vlcsnap-2015-04-23-09h42m53s13

Siguiendo con la tónica habitual en los títulos comercializados por Regia Films y pertenecientes al giallo, la presente edición de Vicios prohibidos solo puede ser calificada de notable. Para empezar, el Dvd contiene la versión uncut de la película, restituyendo así los aproximadamente siete minutos perdidos en su tardío estreno español. La imagen se ofrece respetando su aspect ratio original de 1.85:1 anamórfico, incluyendo dos pistas de sonido: la versión original en italiano acompañada de los indispensables subtítulos y el correspondiente doblaje español, salvo para los ya mencionados fragmentos censurados, los cuales únicamente pueden visionarse en su V.O. subtitulada al castellano, tal y como por otra parte un oportuno rotulo se encarga de informar antes del inicio del film propiamente dicho.

vlcsnap-2015-04-23-09h43m27s201

Como puede apreciarse por las capturas que ilustran el artículo, la calidad de imagen es muy alta, reproduciendo a la perfección la fotografía original de Giancarlo Ferrando. Lo mismo puede decirse de las dos pistas de sonido incluidas, si bien sea necesario precisar la diferencia existente entre la versión en italiano y la castellana, poseyendo la primera de ellas una limpieza sonora espectacular. Quizás el único pero que haya que ponerle a la edición sea la total ausencia de contenidos extras. Al menos en el Dvd, ya que el disco es presentado en un estuche amaray transparente, que permite así disfrutar del diseño de la carátula a dos caras, siendo ilustrada su parte interior por diferentes carteles originales del estreno del film en distintos países.

vlcsnap-2015-04-23-09h53m53s108

FICHA TÉCNICA

Título original: Il tiu vizio è una stanza chiusa e solo io en ho la chiave

Año: 1972 (Italia)

Director: Sergio Martino

Productor: Luciano Martino

Guionistas: Sauro Scavalloni, Adriano Bolzoni, Ernesto Gastaldi, Luciano Martino, basándose en “El gato negro” de Edgar Allan Poe

Fotografía: Giancarlo Ferrando

Música: Bruno Nicolai

Intérpretes: Luigi Pistilli (Olivero), Anita Strindberg (Irina), Edwige Fenech (Floriana), Ivan Rassimov (Walter), Daniela Giordano (Fausta), Riccardo Salvino (Dario)…

Sinopsis: El matrimonio formado por Irina y el reconocido escritor italiano Olivero no pasa por un buen momento, debido a las infidelidades del marido y su afición al alcohol. Cuando aparece asesinada una joven alumna de Olivero, la policía iniciará una investigación que conllevará a un incremento de las dudas por parte de Irina. Es entonces cuando llegará al hogar de la pareja Floriana, una joven familiar con extrañas intenciones.

*Todas las imágenes de la película que ilustran este artículo se corresponden con capturas de la edición comentada.

Published in: on abril 24, 2015 at 5:10 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2015/04/24/vicios-prohibidos/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: