Crónica del 3º Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid “Nocturna”

Dos hechos resumen lo que dio de sí la tercera edición del Nocturna-Madrid International Fantastic Film Festival, celebrado entre los pasados 25 y 31 de mayo. Por un lado, la visita de Robert Englund para recoger el galardón “Maestros del fantástico” con el que el certamen reconocía la importancia de su contribución al género, despertando su presencia una expectación entre público y medios que dejaría pequeña a la vivida en años anteriores a propósito de Joe Dante y Tobe Hooper. Por otro, la suspensión del pase de Big Game, la película escogida para protagonizar la sesión de clausura debido a problemas técnicos con la copia proyectada. Ambos sucesos supondrían la cara y la cruz de una edición en la que “Nocturna” basó su programa en dos grandes bloques: la celebración de los aniversarios de títulos tan influyentes e imprescindibles en la historia reciente del cine fantástico como Pesadilla en Elm Street, Re-Animator o El día de la bestia, consagrando a cambio sus secciones competitivas a exponentes genéricos de carácter independiente en la mayoría de los casos, entre los que serían legión aquellos de procedencia anglosajona.

LAS PELÍCULAS

1433169208297_0570x0377_1433169255390

Curiosamente, la preponderancia de films británicos y de varias de sus antiguas colonias no evitaría que la gran triunfadora de “Nocturna 2015” viniera de unas coordenadas totalmente ajenas a este contexto. Nos referimos a la húngara Liza, the Fox-Fairy, acreedora de forma conjunta o por separado de todos y cada uno de los galardones entregados dentro de la Sección Oficial, lo que de entrada da buena cuenta de la abismal diferencia existente entre ella y el resto de sus competidoras en lo que a términos de calidad se refiere. Señalada desde algunas tribunas como la joya oculta de la programación de este año, la ópera prima de Károly Ujj Mészáros haría buenas tales predicciones, revelándose una deliciosa comedia romántica de inconfundible aliento fantastique en la que brillan con luz propia todos y cada uno de sus apartados: desde la estilosa dirección de Mészáros, hasta la soberbia interpretación de su reparto, con especial mención para su protagonista, Mónika Balsai. No obstante, quizás su principal atractivo se encuentre en una singularidad estética y tonal que algunos equipararían con la francesa Amelie. Una comparación no del todo desencaminada, pero un tanto reduccionista, ya que similares semejanzas pueden buscarse con el cine de Emir Kusturica o las comedias fantásticas checoslovacas de los años sesenta y setenta. Tales ejemplos ponen sobre la pista de la heterodoxa mezcolanza de referentes de una propuesta tan marciana como sus propios ingredientes; al exotismo de su procedencia hay que añadirle su inspiración en la cultura japonesa, presente en una pegadiza banda sonora que entremezcla ritmos rockeros del país del Sol Naciente con canciones pop finlandesas.

it-follows

Ahora bien, el aplastante dominio ejercido en el cómputo final de premios por Liza, the Fox-Fairy no significaría, ni mucho menos, que se erigiera en la mejor de las películas programadas a lo largo del certamen. Clásicos aparte, tal consideración recaería en It Follows, no por casualidad merecedora del siempre democrático premio del público. No es para menos. Si en su primigenia condición de producto terrorífico su balance ya es de por sí positivo, su valoración se eleva a la categoría de obra maestra si nos atenemos a la brillante reflexión en torno al tránsito de la adolescencia a la edad adulta con el sexo como elemento vector que subyace bajo sus imágenes. Un subtexto complejo y rico en niveles de lecturas al que contribuye de forma determinante la estudiada puesta en escena de la que hace gala su director, David Robert Mitchell, hasta el punto de que se hagan necesarios varios visionados para alcanzar a descifrar la magnitud de la obra. Otro acierto en este mismo sentido, por todo lo que ello significa, es la decisión de conjugar a nivel formal dos estilos cinematográficos tan acordes a sus planteamientos como es la producción de la Amblin y el slasher, según la visión canonizada por La noche de Halloween de John Carpenter. Únicamente su inclusión en un apartado no competitivo privaría a It Follows de acaparar más galardones, si bien el jurado de la Sección Oficial compuesto por Enrique López Lavigne, Paco Plaza y Elena Furiase no se olvidarían de ella en su fallo, dedicándola una merecida mención especial en la que agradecerían a “Nocturna” el “habernos permitido asistir a la proyección de una de las mejores películas de terror de este nuevo siglo”.

exeter-5

Más discutidos resultarían en cambio los dos reconocimientos que el mismo jurado convendría entregar a Exeter, la nueva película de Marcus Nispel, por más que en ambos casos fueran compartidos con la susodicha Liza, the Fox-Fairy; no tanto el destinado a sus efectos especiales, como el que situaba a su deficiente guion como uno de los dos mejores. A no ser por la posible influencia que la relativa popularidad que posee su artífice pudiera ejercer en este sentido, resulta muy difícil entender qué motivaciones podrían justificar semejante recompensa para un inconsistente libreto sin pies ni cabeza, plagado de lugares comunes, personajes estereotipados y situaciones ridículas… en el mejor de los casos. No en vano, él es uno de los principales responsables de los muchos defectos que acumula el que ha supuesto el primer film en la trayectoria de Nispel que no parte de un material previo, si bien tal circunstancia apenas se haya notado en la teórica originalidad que pudiera poseer el producto. Habrá quien piense que muchas de las incongruencias que recorren su metraje son consecuencia de la adopción de un supuesto tono paródico, aunque de ser así tal circunstancia parece ser pasada por alto por la puesta en escena de un Nispel (autor de la historia original en que se basa el invento, no lo olvidemos), más preocupado en enfocar el trasero de su actriz principal que de otorgar un mínimo de rigurosidad a una cinta que, si por algo destaca, es por sus preocupantes carencias narrativas y de todo tipo.

suburbang

Lejos de tratarse de una mera coincidencia, el hecho de que tanto Liza, the Fox-Fairy como Exeter se encuadren de forma más o menos ortodoxa en los terrenos del cine de fantasmas y fenómenos paranormales sirve para poner de relieve el protagonismo que dicha temática gozaría dentro de la selección realizada. Algo que ya ocurriría en la edición del año pasado, y que responde al auge productivo que de un tiempo a esta parte viene experimentado este subgénero. De entre la nutrida representación de ejemplares, uno de los más interesantes sin duda sería The House on Pine Street, modesta producción que apuesta por la creación de una intriga psicológica en la línea de ciertos clásicos como El resplandor o La semilla del diablo frente a los efectismos que parecen haberse apoderado del estilo, sacando un excelente partido a sus escasos recursos. Similares planteamientos argumentales a los vistos en la película de los hermanos Keeling, pero expuestos bajo una narración ligera y un punto friki, serían la base de Suburban Gothic, en la que el responsable de la celebrada Excision, Richard Bates Jr., propone un fresco costumbrista sobre la vida en una pequeña población residencial de los Estados Unidos y las familias que en ellas habitan, visto bajo la óptica del diferente, que tiene en la enorme interpretación del veterano Ray Wise uno de sus principales alicientes. La mirada hacia las relaciones paterno-filiales que protagonizan los argumentos de las dos previas reaparecerían en June, la cual tendría su premiere mundial en “Nocturna”. Coproducida por Casper Van Diem, quien también desempeña uno de los papeles principales, la película propone una vuelta de tuerca a las películas sobre niños cabrones, dejando varios momentos visualmente conseguidos, en especial durante las escenas que protagonizan los ritos de la secta.

HELLMOUTH

Y no de espíritus, sino de espiritualidad hablaría la británica Afterdeath, flamante vencedora de “Dark Visions”, el apartado del certamen reservado a los films más innovadores y transgresores. Lo cierto es que la cinta en cuestión guardaría no pocas similitudes con la que fuera la ganadora de la sección el año pasado, Cruel & Unusual, presentando del mismo modo una historia de redención ambientada en el más allá que se saldaría con un título apreciable, a pesar de su, en ocasiones, exagerada carga moralista y la falta de lógica interna que arroja en determinados momentos su desarrollo. Sin movernos de “Dark Visions”, Hellmouth ofrecería otra historia centrada en las experiencias ultraterrenas de sus protagonistas, si bien con un tratamiento bien distinto. Tres años después de su debut en solitario con Exit Humanity, John Geddes regresa con un nuevo y metafórico viaje iniciático, esta vez por el mismísimo infierno, que desemboca en una narración dispersa que avanza con paso tembloroso sin rumbo fijo. De este modo, su peculiar look estético, basado en la combinación de la fotografía principal en blanco y negro con puntuales destellos de color, y la emulación que lleva a cabo durante sus primeros compases de las formas de una película de Serie B de los años cincuenta, se convierten en lo más salvable de un conjunto que queda muy por debajo de lo que cabría esperar a tenor de los antecedentes de su responsable. Y si Hellmouth coincidiría con Afterdeath en su paisaje argumental, Terminus lo haría por abogar por un renacer de orden espiritual como antídoto ante estos tiempos convulsos. Muy crítica con la administración estadounidense, su variedad de discursos se ven lastrados por un artrítico discurrir narrativo que amortigua la valía de sus muchos aciertos, representados por las innumerables metáforas y simbolismos de las que hace acopio.

MIDNIGHTSWIM

Continuando con el repaso a las diferentes variantes temáticas en las que se dividiría la programación de “Nocturna”, una de las más nutridas se encontraría en la de aquellos exponentes basados en mitos autóctonos. Aunque fuera a partir de planteamientos antitéticos, los habría incluso que coincidirían en su uso del formato documental como base de su propuesta. Esto es lo que ocurriría con Indigenous y The Midnight Swim. La primera, que a título de curiosidad daría el pistoletazo de salida oficial a esta tercera edición en paralelo a la mexicana De noche y de día, ofrece una típica historia sobre jóvenes veraneantes metidos en problemas por inmiscuirse en donde no les llaman, en este caso el territorio del chupacabras, que tiene su mayor rasgo distintivo en cierta reflexión sobre la inmediatez de los medios de comunicación actuales localizada en su último tercio, que al menos sirve para romper con la rutina por la que transita todo el conjunto. En The Midnight Swim, por su parte, el regreso de tres hermanas a la casa materna en la que pasaron su infancia, situada junto a un lago supuestamente encantado, es la base para la construcción de un drama intimista que se pretende sensible, profundo y complejo, pero que, en realidad, se antoja de lo más pretencioso y vacío. En cuanto al resto de ejemplares podemos citar Dark Was the Night, incursión en la figura del wendigo de estética mortecina y reminiscencias westerns, cuyos apuntes ecologistas no logran ocultar la falta de fuerza dramática que adolece un esquema más propio de un telefilm de la Asylum, o México bárbaro, irregular aunque interesante colección de historias cortas basadas en el folclore local que sirve para tomar el pulso a lo que se está cociendo en estos momentos dentro del género de aquellas latitudes, al estar dirigido por un poblado plantel de jóvenes realizadores.

Joonas Makkonen, director de "Bunny, the Killer Thing", y José Luis Alemán durante la rueda de prensa de la posterior ganadora de la sección "Madness".

Joonas Makkonen, director de “Bunny, the Killer Thing”, y José Luis Alemán, durante la rueda de prensa de la posterior ganadora de la sección “Madness”.

Y así llegamos a la que acabaría por proclamarse ganadora de la sección “Madness”, la finlandesa Bunny the Killer Thing, en la que una superdotada criatura mutante, mitad hombre mitad conejo, se dedica a atacar a cuantos excursionistas se cruzan en su camino en busca de sangre y “chochos frescos”. El resultado es tan cafre y desenfadado como pudiera parecer, a juzgar por su premisa, regalando una divertida comedia gore en la línea de otras producciones de similares características llegadas desde tierras escandinavas, en especial el díptico Dead Snow, que gracias a su humor gamberro, irreverente y políticamente incorrecto conseguiría crear una comunión total con los asistentes durante su pase. No se puede decir lo mismo de Headless, protagonista al igual que la previa de una de las sesiones golfas programadas al final de la semana y encuadrada asimismo dentro de “Madness”. Tanto es así que le correspondería el dudoso honor de erigirse en una de las principales decepciones del certamen. Las altas expectativas suscitadas a partir de lo visto el año pasado en sus turbadores fragmentos insertos dentro del metraje de Found, unidas a ciertas declaraciones de Luis Rosales en las que el director de “Nocturna” alertaba sobre la sordidez de su contenido, acabarían resultando a la hora de la verdad del todo infundadas. Que la película es gore, malsana, misógina y enfermiza o, al menos, procura hacer todo lo posible para serlo, nadie lo discute. El problema es que su catálogo de atrocidades es tan reiterativo y el trauma a lo Maniac sufrido por su desquiciado protagonista tan manido, que su impacto y, por tanto, el posible potencial de su propuesta queda pronto agotado, no logrando mantener el interés ni por lo que muestra ni por lo que cuenta. Su incapacidad es tal que ni siquiera consigue hacer creíble su pretensión de estar rodada en 1978 como se indica en los títulos de crédito, entre otras cosas debido a la escasa similitud que guarda su trabajo fotográfico con el estilo emulado.

1431513922238_0570x0367_1431513938830

En cualquier caso Headless no sería el único título que fijaría su mirada hacia el cine fantástico realizado en épocas pasadas. El tándem formado por Sonny Laguna y Tommy Wiklund, ganadores de la primera edición de “Nocturna” con Wither, regresarían al escenario del crimen con We are Monsters, en muchos sentidos la otra cara de la moneda de Headless. Prorrogando lo expuesto en su premiada antecesora, el dúo de directores suecos vuelve a echar mano de una feísta y saturada estética al más puro estilo grindhouse y una imparable progresión dramática carente de puntos muertos para articular su particular visión del cine de terror estadounidense de la década de los setenta y ochenta. Si en la previa el modelo a imitar era el de Posesión infernal, en esta oportunidad es un estilo tan característico de este periodo como el rape & revenge el que centra su atención, condimentado, eso sí, con unas gotas de torture porn. El invento vuelve a funcionar a las mil maravillas en una cinta cruda, brutal y sin concesiones, apoyada tanto en el grafismo de su puesta en escena como en la peculiar dinámica que se establece en la peculiar relación entre sus dos antagonistas. Unos méritos aún mayores si se tiene en cuenta la escasa calidad de la copia proyectada, al parecer debido a problemas de logística derivados del hecho de que la película se terminara de montar tan solo un día antes a su pase. Siguiendo con el listado de films actuales con sabor añejo, los subgéneros clásicos del cine de terror yanqui también focalizarían el contenido de Charlie Farm’s, traslación a Australia de los patrones del American Gothic, y Lost After Dark, cinta concebida como un homenaje en toda regla al slasher ochentero. Referentes más concretos emplearía, empero, Strange Blood, efectivo y poco disimulado remedo de La mosca de David Cronenberg en versión vampírico-científica.

El director de "Vampyres", Víctor Matellano, posando junto a los protagonistas de la película.

El director de “Vampyres”, Víctor Matellano, posando junto a los protagonistas de la película.

De nuevo los vampiros, aunque vistos de una forma mucho más tradicional, protagonizarían el esperado segundo largo de ficción de Víctor Matellano, quien volvería a elegir “Nocturna” como marco para el estreno a nivel mundial de su nuevo trabajo, al igual que hiciera el año pasado con Wax, volviendo a registrar una de las mejores entradas del certamen. Por desgracia, el patente interés del público por comprobar los resultados de esta nueva versión del clásico de José Ramón Larraz Las hijas de Drácula no se correspondería con la calidad de una obra que fracasa estrepitosamente por una concepción errónea desde su propio punto de partida: convertir en un cuento de terror gótico al estilo de la Hammer un material que en esencia no era sino todo lo contrario. Nada hay de la salvaje animalidad y sexualidad que irradiaban las vampiras originales, ni tampoco de la singular atmósfera que rodeaba sus andanzas; por el contrario, en contraposición con sus declaradas intenciones, los responsables del remake parecen haberse quedado con todo lo peor del film de Larraz, desechando en cambio todas sus virtudes. Proyectada dentro de “Madness”, Vampyres sería una de las dos participantes españolas dentro de secciones competitivas, completándose la presencia patria con la catalana Don’t Speak en “Dark Visions”. Consciente de sus muchas limitaciones, la película dirigida por Amadeu Artasona cumple con creces sus modestas pretensiones de erigirse en un simple producto de entretenimiento, gracias a una narración sencilla, directa y sin complicaciones, que hacen de ella una obra digna, pese a sus muchas y variadas imperfecciones. Sinceramente, conociendo las espartanas condiciones en las que se ha llevado a cabo, con un rodaje de apenas dos semanas planificadas con otras tantas unidades de forma simultanea y una postproducción que se ha alargado durante casi tres años, es un milagro que el fruto resultante pueda lucir el acabado profesional que posee.

José Antonio Pérez Giner escoltado por Sergio Molina y Luis Rosales se dirige a los asistentes al pase de "La noche de Walpurgis".

José Antonio Pérez Giner escoltado por Sergio Molina y Luis Rosales se dirige a los asistentes al pase de “La noche de Walpurgis”.

Ya fuera de concurso, “Panorama” ofrecería el thriller de ciencia ficción informática Natalie.net, anunciada como “la primera película sobre videobloggers hecha por videobloggers”, insertándose el resto de representantes nacionales dentro de los homenajes proyectados en esta edición del festival madrileño a sendas figuras de nuestro cine. Así, el pase del clásico La noche de Walpurgis en sesión doble con el divagante documental sobre el cine fantástico nacional perpetrado por los hermanos Prada en Queridos monstruos, formaría parte del merecido reconocimiento que “Nocturna” dedicaría a José Antonio Pérez Giner, entre otras muchas cosas uno de los principales responsables de la mítica Profilmes, la casa señera del fantaterror español durante la primera mitad de los setenta. A pesar de su delicado estado de salud tras haber sufrido varios ictus en las últimas fechas, el veterano productor no dudaría en desplazarse hasta la capital para recibir el cariño y la admiración de un público que le tributaría una sonora ovación cuando, durante la accidentada gala de clausura, Luis Rosales le hiciera entrega del más que merecido premio honorífico “Scifiworld Hall of Fame” con el que el festival le recompensaba por su dilatada trayectoria. El último título en discordia sería El día de la bestia, coincidiendo con el vigésimo aniversario de su estreno, efeméride que sería aprovechada por la organización para, por un lado, conceder el “Maestro del fantástico” a su director, Álex de la Iglesia, y, por otro, dedicar un cariñoso recuerdo al que fuera su protagonista, el fallecido Álex Angulo.

DSC_0209

Junto a los dos cineastas españoles, “Nocturna 2015” homenajearía a otros tres nombres propios del género a muy diferentes niveles. Alexandre Aja estrenaría la nómina de ganadores del nuevo “Nocturna Visionary Award” durante una gala inaugural protagonizada, no por casualidad, por su reciente Horns, cinta con la que el francés evidencia la evolución que venía apuntando en anteriores títulos, dando muestras de su versatilidad como narrador con una historia que entremezcla con desparpajo comedia, drama, romanticismo y fantasía. Un cambio de registro(s) que pillaría con el paso cambiado a la mayoría de los asistentes, que no supieron apreciar las muchas cualidades que atesora tanto en la forma como en el fondo este film en torno a la sinceridad de las relaciones humanas al que solo cabe reprochar un alargamiento final innecesario y hasta cierto punto prescindible. Tan solo un día más tarde, Robert Englund tomaría el relevo para recibir su “Maestro del fantástico” en una sesión en la que se conmemoraría los treinta años del estreno en España de Pesadilla en Elm Street. Además de la particular obra maestra de Wes Craven, el icónico intérprete de Freddy Krueger tendría tiempo de presentar durante su estancia en Madrid dos de sus más recientes trabajos: la meta-genérica The Last Showing y Fear Clinic, olvidable traslación a largometraje de una web-serie de idéntico título. Ya por último, el viernes Lamberto Bava recogería el restante “Maestro del fantástico” en una ceremonia que, al igual que ocurriera con De La Iglesia y Englund, también serviría para festejar el aniversario de su película más emblemática. Por desgracia, la oportunidad de contemplar treinta años después en pantalla grande un film de las características de Demons no se saldaría del modo esperado debido a las pésimas condiciones en que fue proyectado: en una copia doméstica de no demasiada calidad, con subtítulos en inglés para sordos en pantalla y un formato distinto al de su aspect ratio original, que hizo que la imagen se viera ligeramente achatada.

CONCLUSIONES

Nocturna 2015 01 fin

Tras dos primeros años de existencia destinados a dar a conocer y asentar la propuesta, esta tercera edición de “Nocturna” ha dado los primeros síntomas del crecimiento que, poquito a poco, comienza a experimentar el festival. A nivel organizativo, tal circunstancia se ha visto reflejada en el nacimiento de “Focus”, una nueva sección de carácter monográfico destinada a ofrecer un muestrario de la producción actual de un país concreto, que en este primer año estaría dedicado a México, dentro del cual también se desarrollaría un foro informativo organizado durante los días previos al arranque oficial, dirigido a fomentar la colaboración entre las industrias cinematográficas española y mexicana. Sin embargo, quizás el hecho más representativo en este sentido estaría en la expansión de “Nocturna” más allá de sus límites geográficos. Si hasta ahora su área de influencia se había limitado a la provincia de Madrid y alrededores, por primera vez en su historia el certamen ha recibido la afluencia de una nutrida representación de espectadores desplazados expresamente desde otros puntos de España, lo que con toda lógica se dejaría notar en un ligero aunque sostenido aumento del número de asistentes a las proyecciones, por más que fueran contadas las ocasiones en las que se llegara a llenar el aforo de cualquiera de las dos salas habilitadas.

Nocturna 2015 foto 03 fin fin

Sea como fuere, lo expuesto en las anteriores líneas da una idea muy aproximada de la repercusión y el calado que en tan corto espacio de tiempo “Nocturna” ha conseguido tener entre los aficionados, gracias en gran medida a una personalidad muy marcada. De entre sus principales rasgos distintivos, el que más atractivo posee entre los aficionados es la reunión de un puñado de nombres propios del género que, junto al carácter eminentemente abierto del festival hacen de él el marco perfecto para que los fans puedan encontrarse con sus ídolos. Conocedores de ello, los responsables del certamen echarían el resto para confeccionar una nómina de invitados ilustres que superara con creces todo lo ofrecido hasta ahora. Y a fe que lo consiguieron. A decir verdad, pocos eventos en todo el mundo pueden presumir de contar con la visita de gente de la categoría de Robert Englund, Alexandre Aja o Álex de la Iglesia, sin olvidar a otros insignes segundos espadas, como puede ser el caso de Lamberto Bava. Todo ello, además, con el teórico hándicap de disponer de un escueto presupuesto de 85.000 €, según las estimaciones oficiales, cifra del todo ridícula si se la compara con la que suele ser habitual en festivales de este tipo.

Presentación del cortometraje "El último guion". De izda. a dcha.:  Sandra Alberti, José Lifante, David García (director), Lone Fleming, Loreta Tovar y Antonio Mayans.

Presentación del cortometraje “El último guion”. De izda. a dcha.: Sandra Alberti, José Lifante, David García (director), Lone Fleming, Loreta Tovar y Antonio Mayans.

Por si fueran poco las visitas honoríficas, en esta edición también se incrementaría de forma significativa el número de equipos que arroparon con su presencia a los films proyectados. La mayoría presentaría sus propuestas en las charlas y ruedas de prensa que a lo largo de la semana se celebrarían en la sala de conferencias de la FNAC de Callo, por segundo año consecutivo. Una mesa redonda formada por técnicos españoles de efectos especiales, la presentación del cortometraje El último guion con el que nuestro amigo David García pretende resucitar a los míticos Templarios de Amando de Ossorio en compañía de un reparto compuesto por una auténtica pléyade de leyendas vivas de nuestro cine fantástico clásico, o los multitudinarios encuentros que Englund, Aja y Bava mantendrían con los aficionados conformarían algunos de los contenidos de la variada y completa oferta de un apartado que daría color a las mañanas del certamen. Dentro de las actividades paralelas programadas también se encontraría el ya tradicional “Pre-Nocturna”, que bajo su formato de Muestra de Cine Fantástico Latinoamericano disfrutaría por primera vez de carácter competitivo, yendo para la argentina Presagio de Matías Salinas el premio “Blood Window” reservado a la mejor película. Sin embargo, este nuevo ingrediente no lograría aportar mayores alicientes a una propuesta que volvió a tener unas pobrísimas audiencias que, por sí mismas, ponen en entredicho la posible subsistencia del proyecto.

El equipo de "Presagio", con su director Matías Salinas al frente, durante la presentación del film previo a su pase en "Pre-Nocturna".

El equipo de “Presagio”, con su director Matías Salinas y su protagonista Javier Solís al frente, durante la presentación del film antes de su pase en “Pre-Nocturna”.

En un principio, este sería el principal punto negro con el que contaría esta tercera edición de “Nocturna”. Es una lástima, así las cosas, que la proliferación de problemas técnicos registrados en el Palafox a lo largo del fin de semana ensombrecieran el buen sabor de boca que hasta ese momento había dejado el transcurrir de los días en líneas generales. La suspensión del pase de Big Game sería la punta de lanza de una problemática cuya reiteración terminaría por condicionar el normal desarrollo de las proyecciones. Ya hemos comentado lo sucedido con Demons, aunque mucho más ilustrativo resultaría lo acaecido durante la sesión sorpresa protagonizada por Re-Animator, en la que hicieron falta varios intentos fallidos hasta que los técnicos de la sala consiguieron reproducir la película en su versión original en inglés, si bien con el formato de imagen cambiado y tras dar muestras al público de que la copia que iban a visionar se trataba del Blu-ray comercializado en España. Y que conste que estos serían solo los casos más flagrantes. Lo peor del caso es que llovía sobre mojado, ya que cabe recordar que similares episodios a los descritos se darían ya en la primera edición del certamen.

Nocturna 2015 04 fin

Pese a su gravedad, dichos defectos no echarían por tierra el balance positivo que debe extraerse de lo que ha sido “Nocturna 2015”. Pero no menos cierto es que cabe esperar que sus rectores tomen cartas en el asunto para que hechos así no vuelvan a repetirse. Incidentes tales como la pésima calidad de algunas proyecciones –la propia Big Game semejaba una copia en DVD comprimida en exceso–, la caótica organización que tendría la sesión de firmas de Robert Englund o los constantes errores en las traduccciones durante las ruedas de prensa denotan una sensación de improvisación y amateurismo que para nada se corresponden con el alto nivel organizativo demostrado por el resto de apartados. Son detalles como estos los principales aspectos que deben de pulirse y cuidarse de cara a futuras ediciones. Solo así “Nocturna” podrá erigirse en el gran festival cinematográfico que aspira a ser y que va camino de convertirse. Cimientos hay para ello y, de momento, ya ha logrado atraer la atención e interés de público y medios. En sus manos está el poder o no conseguirlo.

José Luis Salvador Estébenez

Nocturna 2015 02 fin

Fotografías: Juan Mari Ripalda

Published in: on junio 29, 2015 at 5:13 am  Comments (4)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2015/06/29/cronica-del-3o-festival-internacional-de-cine-fantastico-de-madrid-nocturna/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. Vaya pedazo felación.

    • ¿Perdón? ¿Podrías explicarte mejor?

  2. Excelente crónica, que ofrece una idea muy aproximada y pormenorizada de cómo fue la 3ª edición a los que no asistimos toda la semana. Destacar Blackcountry, una más que aceptable muestra de esa corriente minimalista y con aspiraciones realistas (a la que pertenecen Black Water, El Arrecife u Open Whater), dentro del subgenero naturaleza rebelada, apartado animales poco amistosos. También señalar que la segunda edición del festival no fue ajena a los problemas de proyección (la esperada Wolf Creek 2 también fue proyectada achatada, entre otras incidencias con otros films).
    Ya en terrenos más subjetivos, decir que la lista de invitados, aun siendo encomiable (considero a Aja uno de los más grandes directores de fantástico en activo), a mí no me parece que haya superado a la del año pasado (al menos en calidad), pero es normal; va a ser muy dificil superar a Hooper y Argento, dos de las más grandes leyendas vivas. También que considero (aún a falta de un 2º visionado) que la siempre controvertida etiqueta de Obra Maestra le viene enorme a It Follows (y por tanto sólo le perjudica para su apreciación global).
    Lo dicho, enhorabuena y gracias por este gran curro!

  3. Muchísimas gracias por tus palabras, aunque tu comentario tampoco se queda atrás. Iremos por partes.

    Coincido en tu apreciación de “Blackcountry”. Es un perfecto ejemplo de pulso narrativo. Con apenas un par de personajes y el bosque como escenario el director logra crear un interés y una atmósfera que para si quisieran muchos otros directores valiéndose de mayores premios. Y de “It Follows” te insisto en lo que creo que te dije en persona. A mi la primera vez que la vi tampoco me entusiasmó. Sin embargo, en posteriores visionados me ha ido ganando según iba percibiendo nuevos detalles que a su vez se abrían a más lecturas, lo que no me negaras que habla muy a las claras de su potencial y cualidades. Hazme caso, ya verás como dentro de unos años se hablará de ella como una de las piezas fundamentales del cine fantástico de este principio de siglo.

    En cuanto a las apreciaciones de lo que fue el festival en sí, es cierto que el año pasado se dieron ciertas deficiencias en las proyecciones, pero no fueron en ningún caso ni tan numerosas ni tan constantes como este año ni como el primero. Y lo del nivel de los invitados es tan subjetivo. Personalmente considero que tienen mayor lustre Robert Englund, Alexandre Aja, Álex de la Iglesia y Lamberto Bava que Tobe Hooper, Dario Argento y Jaume Balagueró. Al menos a día de hoy. Lo que no me negarás es que la presencia de Englund tuvo una repercusión como nunca se había visto en “Nocturna”, ¿verdad?

    Lo dicho, muchísimas gracias por tus palabras y, sobre todo, por currarte tanto el comentario. 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: