Entrevista a Ulises Guzmán

DSC_0225

El cine fantástico mexicano gozó de una fuerte presencia dentro de la programación de la tercera edición de “Nocturna”. “Focus”, el nuevo apartado monográfico del festival, centraba su atención en la producción reciente de aquel país, lo que se tradujo en la proyección de más de una docena de films procedentes de la cinematografía azteca repartidos en diferentes secciones. Gracias a ello, los asistentes al certamen madrileño tendrían la oportunidad de visionar una completa selección de títulos entre los que se darían cita exponentes ya devenidos en clásicos modernos como Somos lo que hay, la película de Jorge Michel Grau que fuera objeto de un instantáneo remake estadounidense a manos de Jim Mickle, junto a otros exponentes que sirvieron para comprobar el estado actual que vive el cine fantástico azteca.

De entre el listado propuesto, uno de los títulos más interesantes en la forma y en el fondo sería la coral México bárbaro, antología compuesta por ocho capítulos dirigidos por otros tantos realizadores, tratándose en su mayoría de jóvenes promesas. En su visita a Madrid, el film estaría acompañado por uno de sus directores, Ulises Guzmán, de quien también pudo verse días antes dentro de “pre-Nocturna” su recomendable documental en torno a la figura del cineasta Juan López Moctezuma, Alucardos. Aprovechando su enorme cordialidad y cercanía, mantuvimos con él la siguiente entrevista centrada en estos dos trabajos, pero sin perder de vista el pasado, el presente y el futuro del cine fantástico mexicano.

“Nocturna” dedica este año su nueva sección monográfica “Focus” a la producción actual de cine fantástico mexicano. ¿Cuál es la situación real en la que se encuentra el género en estos momentos en tu país?

Vive una situación alentadora, pero aún en ciernes, tras una etapa oscura. Si te fijas, todos los directores mexicanos más famosos actualmente, es decir, Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu, han incursionado de una forma u otra en este género. El cine fantástico mexicano tiene una historia muy larga, pero, lamentablemente, se vio detenida hace un tiempo, lo que obligó a que cineastas como ellos tuvieran que emigrar. Creo que el gran esfuerzo de Guillermo por impulsar este tipo de cine ha dado el resultado de que hoy en día exista una nueva generación que se encuentra rodando películas del género, ya sea de forma independiente o industrial, si lo quieres poner entre comillas. Eso ha llevado a que se hayan hecho varios remakes de películas que en su momento tuvieron mucho éxito, aunque en la mayoría de los casos lo único que han conseguido ha sido cargarse la original. Pero, por suerte, también ha habido otro tipo de películas que han venido a refrescar el ambiente. Puede decirse que se está reforestando el bosque del fantástico en México con una generación bastante fuerte. Sin ir más lejos, entre los participantes de México bárbaro hay cinco directores que nunca habían hecho un largometraje.

Precisamente, la idea que parece perseguir México bárbaro es la de dar a conocer a esa nueva generación de cineastas mexicanos afines al fantástico de la que hablas…

Exactamente. La idea en particular nació de Lex Ortega. Él fue quien propuso hacer una película que no fuera solo una antología, sino que estructuralmente también sirviera para dar una visión diferente del modo en el que se está haciendo cine en mi país. En México lo habitual es esperar a tener todas las aportaciones estatales para poder rodar, lo que conlleva a que pasen años y años sin que la gente pueda hacer su película, con la frustración que todo ello supone. Entonces, la invitación que Lex nos hizo fue la de hacer la película con nuestros propios medios. En este sentido, fue una manera de producir muy, muy rápida. En pocos meses rodamos la película y en pocos meses estábamos estrenándola en festivales internacionales de mucha talla, obteniendo una respuesta muy positiva por parte del público. Eso no quita para que con esta experiencia posterior nos hayamos dado cuenta de que deberíamos haber buscado una homogeneidad en cuanto a la producción, además de cuidar más los guiones o las historias. Pero como experimento ha sido algo muy provechoso, ya que nos ha demostrado que se pueden hacer películas fuera de los cauces habituales, con lo que se convierte en una invitación para que las nuevas generaciones de cineastas mexicanos se atrevan a dar el paso de hacer sus películas sin esperar a que llegue “Santa Claus”.

10451322_1583412161882148_8985690147304485935_n

A nivel conceptual, la propuesta de México bárbaro comparte varios puntos en común con las coetáneas franquicias de ABCs of Death o V/H/S, singularizadas por tratarse de películas de sketches dirigidas por un plantel de jóvenes realizadores ligados al fantástico. ¿Eran un poco estos los referentes que manejabais?

No dudo que Lex los tendría presente; la diferencia es que en estos títulos a cada director le dan una cantidad especifica de dinero para que ruede su parte, mientras que en México bárbaro cada uno de nosotros nos financiamos nuestros episodios, lo que hace que exista esa disparidad entre unos y otros. Pero también es algo que, a mi entender, lo hace también más disfrutable. Yo soy programador de “Feratum”, un festival especializado en ciencia ficción y terror, y si de pronto me cae entre las manos una antología de un país que considero exótico, independientemente de su calidad, ya tiene algo que va a hacer que quiera proyectarlo. Y eso es lo que le ha sucedido a México bárbaro. De ahí el gran recorrido que está tendiendo por festivales internacionales, en los que ha tenido muy buena acogida, a pesar de los altibajos que pudiera tener. Curiosamente, ha sido en México donde nos hemos encontrado con mayor resistencia. ¿Por qué? La manera en que realizamos y concretamos la película no es que sea inédita, no estamos descubriendo nada, pero sí que realmente ha servido para mover cimientos, ya que el resultado exitoso de México bárbaro ha hecho pensar a muchos productores acostumbrados a invertir mucho dinero en una película para no obtener nada que, destinando menos recursos, pero bien aprovechados, pueden tener un film como el nuestro.

¿Qué pautas os fijasteis a la hora de dar forma a cada uno de los episodios?

El punto de unión era el de tomar un mito mexicano. Bajo este criterio tratamos de utilizar figuras de nuestro folclore que no fueran las recurrentes, tipo la Llorona. En el apartado técnico teníamos  también unos puntos muy concretos que debíamos respetar, como el tiempo. Pero, en mi opinión, la clave del proyecto fue la decisión de que no hubiera censura alguna en cuanto a lo que se mostraba en pantalla, lo cual en última instancia también ha ido en contra de la propia película. El que hubiera tanta sangre, penes de duende o el despedazamiento de un niño nos ha obstaculizado a la hora de poder distribuirla en salas, pero por otro lado ha sido una forma de poner en evidencia a los distribuidores mexicanos, que sí transigen con majaderías y obscenidades cuando se trata de cine estadounidense, pero no cuando la que lo hace es una película autóctona.

Por desgracia, eso es algo que también ocurre en España: valorar más lo de fuera que lo propio…

De hecho, en México tenemos el mito de la Malinche, una indígena que ayudó a los conquistadores españoles a penetrar en la sierra. Pues bien, el “malinchismo” en mi país está presente todo el tiempo, por lo que es algo con lo que ya contábamos desde el principio, al ser todos los directores mexicanos. El que nos declináramos por ello no fue una cuestión xenófoba ni nada por el estilo, sino que también era una forma de protestar contra una situación que creo que solo se da en mi país: el que la gente que trabaja en los institutos de cine sean de muchas nacionalidades, salvo mexicana, cuando yo he estado en otros países y nunca me han invitado a convertirme en funcionario. Es algo completamente absurdo que queremos revertir.

B_rgX0BUIAEgQ_u

¿Cuáles fueron los criterios para escoger a los directores participantes?

Aunque esto fue cosa de Lex, ante todo que le gustara nuestro trabajo y, después, que fuéramos sus amigos. Así de sencillo.

Al estar cada capítulo realizado de forma independiente, ¿cómo os las habéis apañado para otorgarle la homogeneidad necesaria al conjunto en términos productivos?

El conseguir acoplar todo durante la post-producción fue una especie de pesadilla. Antes comentábamos que en el extranjero la película había funcionado muy bien, a lo que ha contribuido el que nuestro agente de ventas consiguiera su distribución en los Estados Unidos de la mano de Dark Sky, además de venderla a Japón, Canadá, Italia y otras partes que no tengo claro. El tema es que a raíz de ello nos han pedido que revisáramos los aspectos técnicos para mejorar frames concretos. Ha sido un trabajo difícil, pero ha valido la pena.

Comentabas que el eje vertebrador de la película eran las leyendas populares mexicanas. No obstante, junto con ello, algunos episodios, como puede ser el tuyo, “Siete veces siete”, contienen también una mirada a ciertos aspectos controvertidos de la particular idiosincrasia de la sociedad de tu país…

Más allá de querer hacer una película de denuncia social, queríamos una película divertida en el sentido más griego de la palabra. Pero, claro, tampoco nos podíamos abstraer de lo que es la realidad en México. Como es bien sabido, en mi país están pasando cosas muy graves; prácticamente una especie de guerra civil entre cárteles, y entre el estado y los cárteles. Entonces, lo que está sucediendo es algo que permea en muchas historias. En mi caso sí que fue algo totalmente buscado. Elegí el mito de las brujas, que es como allá llamamos a los fuegos fatuos que salen en los volcanes y sus cercanías. En México existe la creencia de que las personas que los ven han sido iluminadas y que su vida va a cambiar a partir de ese momento. Partiendo de esta premisa, me pregunté qué era lo que más podría cambiarte. Esto me dio la idea de, sobre la base del guion original del autor Paulo Riqué, hacer una metáfora a través de dos hermanos, uno de los cuales revive al otro para vengarse y seguir así por la eternidad. Básicamente intenté juntar la violencia que existe en México con un discurso fantástico.

poster_alucardos_oficial

Al margen de México bárbaro, durante estos días hemos podido ver tu documental Alucardos dentro de la programación de “pre-Nocturna”. Por lo que he podido leer, parece ser que tu idea original era hacer un biopic al uso del cineasta Juan López Moctezuma. ¿Qué es lo que te interesaba de su figura?

Yo era muy admirador de La mansión de la locura, que es otra de sus películas, no de Alucarda. Se puede decir que era un fan, pero sin pasar de ahí. Sin embargo, un día me abordaron los dos protagonistas del documental, los “alucardos”. Me comentaron su historia, lo que les sucedió, que es lo que está plasmado en el documental, y en ese momento el proyecto dejó de ser el de un biopic para convertirse en un muestrario de las rarezas que hacen estos chicos. Me pareció una muy buena oportunidad para abordar un tema que a mí siempre me ha apasionado: ¿qué es lo que sucede en tu cabeza cuando una película te gusta? Hay gente, como puedes ser tú o yo, que somos cinéfilos, y a lo sumo podemos llegar a ser cinéfilos extremos. Pero hay otra gente, como estos “alucardos”, que son “cinépatas”. Es gente que ve una película y la integra a su realidad como si fuera parte de su vida. Entonces eso me atrajo mucho. A partir de esto, comencé a conocer en detalle las vicisitudes de su vida; que si a uno de ellos le habían asesinado a la mamá, que si el otro era hermafrodita, y cómo todo esto les había llevado a conocer a Juan López Moctezuma. Vi que allí había una historia que tenía que conocer la gente.

Muchos de los capítulos que narras de la vida de los “alucardos” son cuanto menos rocambolescos e increíbles. ¿Qué grado de veracidad das a lo que ellos te contaban?

La veracidad que les doy es la que ellos me dan. Evidentemente, hay muchas cosas que no se pueden comprobar, aunque también hay otras que hemos podido saber que eran ciertas. En cualquier caso, es como todo. Hace poco ha aparecido una nueva viuda de Juan López Moctezuma diciendo que todo lo que aparecía en el documental era mentira. Pero, curiosamente, ninguno de los amigos más íntimos del cineasta la menciona, por lo que no sé qué veracidad se le puede dar a su testimonio. Lo único que sí se puede dar por cierto es que la vida de Juan López Moctezuma ha originado todo este tipo de leyendas. Sea como fuere, y a pesar de ser un documental, a mí no me interesaba tanto lo que pudiera haber de verdad en lo que estos chicos me contaban como la propia historia en sí. Fuera o no cierta, era maravillosa. Personalmente, soy consciente de que hay algunas cosas que no cuadran, aunque tampoco lo descarto del todo, ya que a mí también me han pasado cosas increíbles.

aluc

Aparte de la historia de los “alucardos”, cuentas con el testimonio de gente del ámbito personal y profesional de López Moctezuma. ¿Te fue difícil contactar con ellos y convencerles de que participaran en el proyecto? ¿Hubo alguien que por el motivo que fuera declinara aparecer?

Había gente que deseaba dinero por ser entrevistada o, por el contrario, no tenía mucho interés. Fue un proyecto muy difícil de levantar al hacerlo de forma independiente en un principio, lo que provocaba que no creyeran mucho en él y, por consiguiente, tampoco me hicieran caso. Entre las personas que no participaron y probablemente tenían mucho que decir del asunto estaba Jodorowski. Fue un caso raro. Estaba en México, contactamos con él, y cuando estaba todo cerrado se interpuso la chica que lo había llevado invitado a un festival pidiéndonos que la pagáramos el dinero que la había costado traerlo a cambio de poder hacerle la entrevista.

Hablando de Jorodowski, para dar soporte a los testimonios cuentas con un impresionante material gráfico en el que hay cabida para imágenes inéditas de El topo, sin ir más lejos. ¿Cómo accediste a él?

Por medio de las hijas de López Moctezuma. Me siento muy agradecido con los dioses del cine por elegirme para este proyecto. Antes de mí, los “alucardos” les habían contado sus aventuras a tres o cuatro directores mexicanos, sin que a ninguno les atrajera la idea de hacer una película sobre todo este asunto. Quiero decirte con ello que he tenido mucha suerte en este sentido. En un principio, las hijas de López Moctezuma estaban muy renuentes a participar e, incluso, a la propia idea de que se hiciera un film sobre su padre. En el documental se nota que hubo un distanciamiento familiar y, claro, son asuntos muy delicados. Una vez se convencieron, la hermana mayor, Alejandra, me comentó que tenía unas fotos que quizás nos podrían interesar. Pero cuando fuimos a entrevistarla a San Diego, en los Estados Unidos, lo que me dio fue una bolsa llena de Super8. Ella ignoraba cuál podía ser su contenido y yo alucinaba pensando en qué era lo que me podría encontrar, aunque lo más lógico es que se trataran de celebraciones familiares. Te puedes imaginar cual fue mi sorpresa cuando descubrí que era un detrás de las cámaras de El topo.

¿Qué repercusión ha tenido Alucardos en México?

Ha tenido una repercusión muy grande. De hecho, se la consideró de culto casi de forma automática. No solo eso, sino que en las escuelas de cine se la proyectan como ejemplo a los estudiantes, lo cual me da mucho orgullo. Lo cierto es que ha permeado a tal grado que, por ejemplo, en Morelia, un festival de México, Quentin Tarantino pidió verla y le gustó. Así que en la próxima edición que comercialicemos habrá un quote de Tarantino, pero también de Jodorowski, Guillermo del Toro y Dario Argento. Este interés de estos cineastas por Alucardos pienso que es fruto de la reflexión que subyace sobre lo que puede hacer su trabajo, lo que puede hacerlos a ellos su trabajo y, en definitiva, la locura a la que conduce el cine.

DSC_0225

No sé si será una percepción mía, pero da la sensación de que, a pesar de tratarse de uno de los más interesantes y personales directores de la historia del cine fantástico mexicano, Juan López Moctezuma parece detentar un segundo plano si se le compara a otros cineastas de su perfil, como puede ser el caso de Carlos Enrique Taboada, cuya obra está siendo objeto de varios remakes en los últimos años. ¿A qué se debe?

En el caso de Taboada ha influido el que su viuda haya vendido los derechos de sus películas, sin saber el daño que ha hecho a la obra de su marido con ello. Estos remakes de Hasta el viento tiene miedo, El libro de piedra o Más negro que la noche me parecen una profanación. Y en cuanto a Juan López Moctezuma, ocurre que en su momento no fue visto con la misma perspectiva que se le ve hoy gracias a las nuevas generaciones que han (re)descubierto sus películas y han empezado a reivindicarlo.

Para acabar, ¿en qué proyectos te encuentras trabajando actualmente?

Como te decía antes, México bárbaro es la punta de lanza de una nueva forma de hacer las cosas hoy en México. Siguiendo con este mismo patrón, vamos a hacer ahora una película de ciencia ficción titulada Aztech, para la cual hemos reclutado doce directores. Esta vez el punto de unión será el utilizar un suceso como punto de partida común a todas las historias a partir del cual cada uno de los participantes podrá desarrollar su segmento como quiera: puede ser en el pasado, en el futuro, en el presente… Después de la experiencia de México bárbaro, lo que estamos procurando es equilibrar los presupuestos, los guiones, etc. Lo más importante va a ser que la gente se sienta en su butaca y vea una película, no una serie de historias cortas realizadas por diferentes directores.

José Luis Salvador Estébenez

986611_621633574575125_2131484329_n

Fotografía cabecera: Montse Rovira

Published in: on julio 13, 2015 at 5:49 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2015/07/13/entrevista-a-ulises-guzman/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: