A Little Bit of Modesty… Blaise

modesty

Surgida en la olvidada cantera de las viñetas de prensa en el año 1963, concretamente en el “London Evening Standard”, Modesty Blaise supuso una inesperada revolución en el mundo de las heroínas gráficas. Aventurera, espía, mercenaria, con un atractivo y oscuro pasado criminal, en realidad una respuesta contundente al macho alfa que dominaba el género aventurero dentro y fuera del mundo del comic, sin esconder su condición de sueño erótico para el lector masculino que ha devorado sus aventuras durante más de cinco décadas. Siempre acompañada por Willie Garvin, en una unión profesional (nunca sentimental) que supone una inusitada relación jamás quebrantada por el esperado romance. Blaise y Garvin son la pareja de hecho ideal en el mundo del thriller de acción internacional. Una relación donde impera la amistad, el respeto y el honor.

Peter O'Donnell, creador de Modesty Blaise.

Peter O’Donnell, creador de Modesty Blaise.

Su creador Peter O´Donnell supo darle el toque especial al personaje. Modesty tenía clase, dureza, inteligencia, independencia, glamour y belleza. Fiel reflejo de la época pop, del Londres efervescente y cosmopolita, sin obviar su condición de figura pulp. Su éxito fue inmediato gracias al trabajo del escritor con sus deliciosos guiones y al excelente respaldo gráfico del genial Jim Holdaway. Ambos se conocían y habían trabajado juntos con anterioridad en “Romeo Brown”, otra criatura de O´Donnell surgida a mediados de los cincuenta para las citadas tiras de prensa y con el arquetipo del private eye con toque humorístico como modelo.

Peter ODonnell_Modesty Blaise (GP) a

Cuando Holdaway falleció prematuramente en 1970 tuvo un sustituto de categoría: el dibujante español Enrique Badía Romero que se ocupó del personaje en dos memorables etapas. Otros ilustradores que afilaron sus lápices en esta singular tira de presa fueron John Burns, Patrick Wright y  Neville Colvin. Obra total y cerrada formada por un conjunto de 95 arcos argumentales en su formato original. Hay que añadir una novela gráfica a mediados de los noventa publicada por DC con Dick Giordano y Dan Spiegle encargándose del apartado gráfico. Todas sus aventuras han sobrepasado su versión original y han sido reimpresas tanto en comic-book como en libros que respetan su edición original.

modesty_blaise

O´Donnell amplió las aventuras del dueto al mundo de la novela en once títulos y un par de obras con relatos cortos. En la última historia “Cobra Trap” (1996) llegó a sacrificar a sus personajes en un último gesto de lealtad reuniéndose en el más allá. Sin embargo en su posterior traslación a la viñeta el escritor dio marcha atrás y ofreció un retiro menos accidentado y más positivo a nuestros admirados héroes con el posible “continuará…” (que por el momento no se ha cumplido). El personaje ha lucido una amplia gama de representaciones y variaciones generando un amplio merchandising que llega hasta nuestros días.

Modesty-Blaise-cartel

El cine no podía ser ajeno a un fenómeno de estas características si bien su relación ha sido accidentada y francamente mediocre. Una auténtica pena dado el potencial para tener una aceptable vida en el mundo de la pantalla. Para su creador lo que empezó siendo una empresa prometedora acabó convirtiéndose en una auténtica pesadilla. Con apenas un año de vida, O´Donnell recibió los primeros envites de la industria para trasladar a Modesty al mundo del celuloide. Fue un antiguo compañero del ejército, agente cinematográfico para más señas, el que le sugirió la posibilidad de escribir un guión. El libreto fue escrito y para su sorpresa adquirido con celeridad por la British Lion Films. El director elegido sería el veterano guionista Sidney Gilliat cuya primera decisión fue reescribir el guión de O´Donnell.

Modesty Blaise

Gilliat abandonó el proyecto que ya tenía elegido a Monica Vitti como protagonista. Este aspecto provocó que el guión fuera nuevamente reescrito por una autora italiana para adaptarlo a su imagen y posteriormente se traduciría al inglés. Durante todo este tiempo la 20th Century Fox entró en escena y adquirió el proyecto incluido el transformado libreto. La compañía americana designó a Joseph Losey como director, a Terence Stamp como coprotagonista y al escritor Evan Jones como nuevo guionista (a instancias del primero).

7UQl1rEy5Jm4dNRVpPC3M2TSdQR

Cuando Peter O´Donnell recibió el nuevo libreto no pudo dar crédito a lo que tenía entre manos. De su historia original quedaba muy poco y de sus creaciones apenas había nada que las identificara con la realidad. El autor británico protestó airadamente; sin embargo sus reclamaciones fueron plenamente obviadas. Una vez iniciada la maquinaria de Hollywood el tren no se puede parar y eso lo entendió perfectamente el autor inglés. Desde ese momento se desentendió completamente del proyecto y no vio el resultado final hasta muchos años después cuando el filme se pasó por la pequeña pantalla. Con el guión que había escrito, O´Donnell armó la primera novela del personaje, considerada como mera novelización de la película, en realidad, de efectos superiores a ella.

xgEl0OBn3EZxWj2Qh9vUXqsdSWt

Modesty Blaise (1966) llegó a las pantallas en plena ebullición del cine de espías y como aparente contestación femenina a James Bond. Sin embargo, el resultado de la propuesta se hunde en casi todos sus aspectos. Losey reinterpreta el personaje para realizar una equivocada operación autoral donde la estética de la época se impone a la narración. El hilo argumental se va perdiendo a medida que avanza el largometraje en un conjunto de vistosas postales, de floreciente cromatismo y nula efectividad. El humor carece de gracia y el cinismo se debió quedar en la mesa de montaje.

modesty-blaise-1965-07-g8908

Monica Vitti, nula en su rol protagonista, basa toda su interpretación en el vistoso vestuario, sus constantes cambios de peinado, molestas carcajadas y sus poses tebeísticas esgrimidas con evidente torpeza. A la actriz italiana  el movimiento continuo no le hace ningún favor. Por su parte, Terence Stamp no llena la pantalla con su habitual magnetismo y su Willie Garvin funciona más como mascota secundaria de Modesty Blaise y desafortunado alivio cómico de la pareja. Sus idas y venidas, sus luchas y persecuciones tienen en todo momento un poso artificioso que acompaña a toda la cinta hasta derruirla. Dirk Bogarde acaba siendo un ridículo némesis del dueto y su Gabriel podría ser incluido sin problemas en alguna nueva aventura de Austin Powers.

BKDNJN MODESTY BLAISE (1966) DIRK BOGARDE MDBL 008

¿Es una obra tan mediocre como indicamos? Lo peor es su vacuidad y su impostada superioridad sobre el material que maneja. Losey y Evan Jones no parecen conocer la fuente original del filme visto el resultado. Y de hecho, el primero busca llamar la atención en todo momento con su equivocada puesta en escena. A modo de disculpa podemos considerar que  el director americano debió tomarse el filme como un mero encargo del que no pudo escapar una vez iniciada la producción. Quizás toda la amalgama manierista que hemos indicado fue su intento personal de superar un libreto vulgar del que era consciente de su imposibilidad. Por otro lado, tuvo que lidiar con una protagonista excesivamente pagada de sí misma cuyo divismo tuvieron que sufrir todos los que estuvieron en el rodaje de la película. Pueden sonar a excusas pero es la única explicación que encontramos.

Tina Aumont.

Tina Aumont.

Un detalle singular.  Si los encargados de casting hubieran realizado bien su trabajo, habrían advertido rápidamente la presencia de una jovencísima actriz, hija de conocidos actores, que hubiera encarnado a Modesty Blaise con mayor rigor, fuerza y fascinación. Nos referimos a la maravillosa Tina Aumont que tiene un pequeño rol en la primera parte de la película.

Modesty Blaise tuvo posteriormente otras dos acometidas fílmicas. Una en la pequeña pantalla en plenos ochenta y otra a mediados de la década de los noventa realizada por Scott Spiegel con el único fin de que la compañía de turno (Miramax a instancias de Quentin Tarantino) retuviese los derechos del personaje para una futura producción. Flaco favor a una figura que merece una versión digna y competente. Seguiremos esperando.

Fernando Rodríguez Tapia

(*) El presente artículo apareció publicado en el número 4 del fanzine argentino “La Coca”.

Published in: on septiembre 9, 2015 at 7:46 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2015/09/09/a-little-bit-of-modesty-blaise/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: