Entrevista al equipo de “The House on Pine Street”

02 Photocall House of Pine St 2

The House on Pine Street visitaba “Nocturna” tras haber participado escasas semanas antes en el “Fant” bilbaíno, donde había sido la encargada de su inauguración. Una circunstancia que contribuiría a crear no pocas expectativas acerca del teórico potencial que pudiera poseer este film sobre casas encantadas y que el tiempo se encargaría de demostrar totalmente fundadas. Partiendo de un arranque arquetípico, el del joven matrimonio recién instalado en una antigua mansión en la que serán testigos de misteriosos fenómenos paranormales, The House on Pine Street destaca por un tratamiento de raíces clásicas que se aparta de los calculados sustos a base de golpes de sonido y montaje rápido que parecen haberse apropiado del subgénero, para mirar a modelos más clásicos, abogando por el desarrollo de sus caracteres y sus conflictos interiores, y apostando por la creación de una atmósfera de desasosiego a través de la tensión narrativa que produce la intriga psicológica de aquello que no se puede ver.

No debe pues de extrañar así las cosas que su proyección durante la jornada inaugural de “Nocturna” dejara tan extraordinario sabor de boca entre los asistentes, a pesar de su exagerado dilatado último acto. Sensación que se alargaría hasta el final del certamen, convirtiéndose, con toda justicia, en uno de los más interesantes y recuperables títulos que nos dejaría esta tercera edición del certamen madrileño. Para saber más detalles acerca de tan reivindicable obra, al día siguiente de su pase tuvimos la oportunidad de charlar con sus directores, los jovencísimos hermanos Austin y Aaron Keeling, en una entrevista que también contaría con la presencia de Natalie Jones, coguionista, productora y ayudante de dirección, y Monique Thomas, entre otras cosas productora asociada y responsable del diseño de producción de la película.

Antes de entrar a hablar de House on Pine Street me gustaría que me resolvierais una duda. En varios sitios se refieren a esta como vuestra primera película; sin embargo, según imdb vuestra ópera prima es un film del 2009 llamado I.Q. ¿Cuál de estas dos versiones es la correcta?

Natalie: No, ¡por Dios!

Aaron: ¿Como has encontrado eso? IQ fue un proyecto universitario. Es lo primero que hicimos juntos y es algo que a su vez pretendemos olvidar. No sé aún ni cómo lo hicimos. Ufff…

Monique: Era muy terrorífico. (Risas)

Austin: Yo era el actor principal… IQ aparece en mis sueños, es increíble. (Más risas)

¿Y cuál es el recorrido desde aquella primera película hasta House on Pine Street?

Aaron: En realidad, House on Pine Street nació en la universidad hace dos años, cuando nos planteamos hacer la película. Crecimos en una casa en Kansas, donde de pequeños creíamos que estaba embrujada. Fue algo con lo que crecimos, porque allí pensábamos que ocurrían sucesos paranormales y cosas extrañas. Esto nos ayudó a plasmar así nuestra película desde un principio, basándonos en aquello que desde siempre tuvimos en mente. Así que decidimos unir los dos elementos que nos daban más miedo: los fantasmas y, en segundo lugar, los niños.

¿Cómo fue el proceso de realización?

Aaron: El proceso del guion duró seis meses para su preparación y el proceso de la pre-producción duró otro par de meses. Superado esto no pensábamos que la elaboración de la película se convertiría en algo tan realmente horrible.

Austin: El primer paso que dimos antes de rodar fue elegir a los actores, pensando en el reparto. Allí nació nuestro pequeño proyecto y fue algo increíble lograr llevarlo a cabo por entero.

Aaron: El rodaje de la película nos llevó diecinueve días de intensivo trabajo. Era nuestra primera película… y pese a todo lo cansados que llegamos a concluirla, salió mejor de lo esperado.

Rueda de prensa de "The House on Pine Street" en "Nocturna". De izda. a dcha.: Luis Rosales, traductora, Monique Thomas, Austin Keeling, Natalie Jones y Aaron Keeling.

Rueda de prensa de “The House on Pine Street” en “Nocturna”. De izda. a dcha.: Luis Rosales, traductora, Monique Thomas, Austin Keeling, Natalie Jones y Aaron Keeling.

La temática de la cinta se enmarca dentro del subgénero de las casas encantadas. ¿Qué os llevó a decantaros por él? ¿Tuvo algo que ver el auge que viene experimentando en los últimos tiempos?

Aaron: No, no fue por eso. Fue más porque pensábamos que habíamos crecido en una casa encantada, como te comentaba antes. No tuvo que ver nada el éxito del género de casas encantadas; fue más porque no habíamos visto una película con este tipo de casas encantadas. Cuando escribimos el guion estábamos pensando en una película de casas encantadas justo como nosotros querríamos ver.

En este sentido, el punto de partida de su historia es bastante típico, con la familia que se muda a una nueva casa que resulta estar encantada. ¿Cuál es, en vuestra opinión, la aportación que ofrecéis o el elemento que os diferencia del resto de películas de esta temática?

Aaron: Cuando nos sentamos a escribirla no teníamos en mente hacer algo que fuese totalmente nuevo; la verdad es que prestamos atención a lo que nos gustaba de este tipo de género, es por ello por lo que hay elementos típicos y recurrentes de esta clase de cine. Pero a la vez queríamos mostrar el tema desde una perspectiva más realista en términos psicológicos, cómo una persona que viviese esa experiencia fuese a reaccionar, no lo típico del género de casas encantadas en las que todos creen que la casa está encantada, que llaman al cura para que la limpie y todas esas cosas. Eso no es realista para nosotros, es muy artificial, por eso queríamos hacer algo en lo que no hubiese una solución fácil, en lo que hubiese algo más psicológico, algo más abstracto.

Lo que resulta innegable es que vuestra realización se aleja bastante de lo que suele ser habitual en este tipo de producciones actuales, acercándose más a las incursiones en el subgénero de directores de la talla de Roman Polanski, Stanley Kubrick o Robert Wise. ¿Reconocéis su influencia?

Austin: Bueno, quizás sí que haya algo de La semilla del diablo en nuestra película, aunque sin intención, ya que primero leí el libro y finamente vi el film, que verdaderamente amo.

Aaron: Acerca del film de Polanski creo que la influencia viene por la idea de la parte psicológica, por esta parte vinculada a ese aspecto a lo largo de la película.

Es una de las mejores películas que haya visto, por la forma que tiene de introducirte en lo que estás viviendo, el mundo, la atmósfera que crea a tu alrededor, en tu cabeza. Sin embargo hay otras varias que nos han influido. Una es El proyecto de la bruja de Blair, la cual nos sedujo porque es una película en la que no ves nada y aun así te encuentras aterrorizado. Es un recurso que me parece más efectivo de hecho. Nosotros amamos eso. Estas quizás sean nuestras influencias mas allegadas, por las películas que afectan en lo psicológico, eso es todo.

Me gustaría que me hablarais cómo fue la financiación de la película, ya que para conseguir el dinero necesario hicisteis una campaña de captación de fondos por internet, algo que suele ser cada vez más usual dentro de las producciones independientes…

Aaron: Empezamos una campaña de crowfunding cuyo mínimo era de 18.000 dólares. Teníamos la esperanza de lograrlo y así fue. Esto fue parte de nuestro presupuesto. El resto lo conseguimos por nosotros mismos; no teníamos ningún estudio detrás, ni ningún gran mecenas que nos ayudase, así que lo hicimos a partir de pequeñas donaciones en quickstarter y el dinero que nosotros mismos habíamos ahorrado.

Una de las cosas que nos preocupaba era no tener suficiente dinero; aunque es una película de bajo presupuesto, cuenta con efectos especiales, y teníamos la sensación de que era demasiado trabajo que hacer. Pero hemos tenido mucha suerte, ya que en nuestra pequeña ciudad todo el mundo quiso ayudar, donando dinero o haciendo lo que fuese que nos sirviese de ayuda. Por eso hemos podido hacer tanto con tan poco dinero, algo que con otro equipo no habríamos logrado.

Austin: Conseguimos más dinero del esperado y  debemos muchísimos favores. Fuimos muy afortunados en el proceso de post-producción porque conocimos a un chico que nos ayudó viniendo a la casa taladrando las paredes, colocando soportes, poniendo cuerdas a la actriz para poder volar por el aire en la pantalla…  Además, pudimos contar con otro buen amigo que nos ayudó también en post-producción a eliminar las cuerdas de la pantalla.

Monique: Fue una mezcla de favores y el saber poner a cada persona en el lugar correcto.

De haber tenido mayor presupuesto ¿habría variado en algo la concepción de la película? De ser así, ¿en qué?

Aaron: Charlie Kaufman, el guionista de películas como ¡Olvídate de mí! (Eternal Sunshine of the Spotless Mind, 2004) o Adaptation. El ladrón de orquídeas (Adaptation, 2002), dijo, más o menos, que cuando se sienta a escribir escribe lo que quiere y que luego se preocupa por cómo el director de turno lo va a llevar a cabo. Y esta es nuestra filosofía. Por ejemplo, escribimos la secuencia en la que la protagonista se cae por las escaleras sin saber cómo la íbamos a rodar, pero en lugar de preocuparnos en ese momento, nos dijimos que ya lo solucionaríamos en un par de semanas, y seguimos escribiendo. Escribimos lo que queremos, y luego nos enfrentamos al desafío de hacerlo. No creo que hubiésemos cambiado nada aunque hubiésemos tenido un presupuesto mayor.

Austin: No, no creo, como mucho hubiésemos pulido alguna cosa, la hubiésemos mejorado, pero no hubiésemos hecho ningún cambio radical.

Monique: Con menos dinero, uno es más creativo. Si hubiésemos tenido más dinero hubiera sido más fácil hacerlo todo en la manera que quisiésemos, quizás algún cambio en la localización…

Austin: Realmente nos hemos tenido que esforzar más por tener menos dinero.

Monique: Sí, además nos ha forzado a que casi todo lo grabado se muestre en la pantalla, a no tener apenas planos o secuencias descartados. Cosa que es bastante extraña.

Austin Keeling.

Austin Keeling.

Las estrecheces presupuestarias hicieron que el rodaje se desarrollara durante unos escasos diecinueve días, en los que todo el equipo os alojasteis en la misma casa que os servía de escenario. ¿Qué tal fue la experiencia?

Aaron: Creo que todo el equipo tiene alguna historia relacionada con esto, por lo que contaré la mía. La casa en la que rodamos fue construida en 1840, lo que quizás en España puede que no sea raro, pero que en los Estados Unidos significa que es bastante antigua. Y claro, nosotros estábamos encantados con ello: ¡imagínate!, una casa de 1840. Sólo había un cuarto de baño al que no le funcionaba el grifo de la ducha, sólo iba el de la bañera. Así que allí estábamos diez personas, en una casa, con un baño, intentando mantenernos limpios. Además, Gerry hizo algo en la ducha, y al cuarto día de rodaje la ducha empezó a gotear, y llegó el agua hasta el comedor, por lo que tuvimos que cerrar el baño y llamar a un fontanero. Otro día el sótano se inundó donde estaban los cables, y empezaron a salir chispas…

Austin: Ese fue el auténtico terror de la película.

Monique: Vivir en el lugar donde se rueda fue duro porque, sobre todo en la cocina, estábamos trabajando y la gente entraba a coger cosas, vasos… Y había que tener todo muy bien separado, dejar claro qué platos eran del decorado y cuáles para ser usados por el equipo…

Austin: Fue muy duro también porque estábamos allí trabajando durante diez o doce horas, y nos teníamos que quedar en el mismo lugar, tumbarnos en la cama y descansar. Y no había manera de desconectar, de separar una cosa de la otra.

Natalie: Pero también hay que decir que estuvo genial para meterse en la historia. Saber del fantasma, profundizar en la relación de Emily… Nos levantábamos temprano y podíamos discutir cosas referentes a la película.

Aaron: Es verdad que hubo muchos retos, pero también hemos podido ver que podemos trabajar como un equipo; hacíamos todo juntos: comíamos juntos,  nos levantábamos y nos íbamos a dormir juntos… Traíamos nuestra comida a la gran mesa del comedor que, por cierto, se puede ver en la película, y nos sentábamos allí, y hablábamos de lo bueno y lo malo del día. Nunca he estado en un rodaje como este. Fue muy divertido.

Hablando de la casa, ésta sin duda se erige en uno de los personajes principales de la historia. ¿Cómo disteis con ella?

Aaron: Encontramos la casa previamente, no es la típica casa encantada, no parece la tétrica mansión de siempre… No queríamos nada de eso. Quisimos alejarnos de los clichés, de las casas encantadas que hemos visto constantemente.

Monique: En realidad, en la película es como si no hubiera sucedido nada tenebroso antes, por lo que no había razón para mostrar una casa terrorífica al uso. Hemos tratado de dejar esto atrás, olvidando lo que el público espera, todo aquello para lo que la gente va ya predispuesta.

Aaron: Eso es más o menos lo que quería decir. Por lo general, en este tipo de historias es por la noche cuando suceden sucesos extraños. No, nosotros no queríamos mostrar así las cosas, no, que el miedo surja de repente. En la película hemos tratado de que las cosas terroríficas no ocurran en una determinada situación, habitación o estancia, como en Paranormal Activity. No es una casa encantada en realidad, por eso las cosas pueden ocurrir en cualquier momento, no telegrafiando los sustos que están por llegar.

La imponente presencia de la casa, junto al diseño de producción y la fotografía, da a House on Pine Street un potente empaque visual. ¿Cuáles eran vuestros planteamientos a este respecto?

Aaron: Creo que lo que nos hace alcanzar ese nivel es el hecho de que todos y cada uno de los que trabajaron en la película creía en ella. Y todos sabían que era un film de bajo presupuesto en el que no se les iba a pagar mucho, pero todos querían estar ahí todos los días y querían hacerlo lo mejor que podían. La verdad es que hemos tenido mucha suerte con este equipo maravilloso. Sebastian, el director de fotografía, tiene un gran talento, no sé cómo lo hace, hace magia con cualquier cosa.

Austin: Creo que las localizaciones hacen mucho. La casa y las casas históricas alrededor de esta, el pueblo, tenían mucho valor para la producción, sí… ¡Me encanta que pienses que queda tan bien!

Ya que habláis del equipo, según tengo entendido estuvo formado en su mayoría por estudiantes y recién graduados. ¿Cómo fue su reclutamiento?

Aaron: La mayoría del equipo lo componían conocidos nuestros. Nosotros nos conocemos desde hace mucho tiempo, desde secundaria o la universidad. Encargamos la fotografía a un conocido de los tiempos de la universidad. Pero la verdad es que la mayoría pertenecía a una facultad local que solía trabajar en las películas que se hacían allí, a los que mandamos un e-mail ofreciéndoles ser voluntarios, también a gente de allí a los que contratamos porque tenían talento… Todo fue muy bien y nos llevamos muy bien, como ya hemos comentado al hablar del set. Había algunos que nos dijeron que sólo podrían trabajar los cuatro primeros días, pero después de ver cómo funcionaba todo decidieron cancelar sus planes para el resto del rodaje y quedarse con nosotros. Fue maravilloso, la gente quería estar allí. Y estuvo genial el poder encontrar tanta gente joven con tanto talento.

Austin: Además, la mayoría de las actrices eran mayores que ellos, y fue estupendo ver cómo confiaban en personas más jóvenes que ellas. Estamos encantados de que tanta gente confiara en nosotros. Hemos tenido mucha suerte… porque podría haber sido horrible. (Risas)

Aaron Keeling.

Aaron Keeling.

Una de las principales causas de los buenos resultados que arroja la película está en el trabajo de su protagonista, Emily Goss. ¿Cómo llegó hasta la película y cuál fue su aportación al personaje?

Austin: Conocí de pasada a Emily en la facultad donde trabajamos en un modesto proyecto. Pero sin importancia. Así que, bueno, en Kansas City hicimos un casting porque, aunque ya casi teníamos a todo el reparto, aún no habíamos encontrado a nuestra Jennifer. Le mandé un e-mail y le sugerí que me mandase un vídeo con la prueba, y cuando lo hizo, la verdad es que nos sorprendió muchísimo. Es interesante, porque nosotros ya sabíamos cómo iba a ser toda la película, la teníamos visualizada, y en el instante en que Emily se unió al proyecto no paró de colaborar preguntándonos quién era este o este otro personaje, tenía muchas ideas y un conocimiento profundo de todo. Fue magnífico, encajó de una manera que nunca hubiésemos podido imaginar. Le dio una gran intensidad. Yo creo que ella es la película, que lleva todo su peso. No podríamos tener una interpretación mejor.

Para el desenlace de la cinta os decantáis por un final abierto, lo cual no suele ser habitual en las películas de casas encantadas, en las que se busca una explicación a los hechos y el mal siempre es vencido. ¿No os pareció arriesgado?

Aaron: Sabíamos que las opiniones estarían divididas. A algunos les encantaría y otros se enfadarían. En el Hollywood más mainstream del momento, todos esperan que el final sea confuso, terrorífico, que te deje con la intriga, pero con todo cerrado y explicado. Ya hemos dicho antes, cuando hablábamos de la casa, que nunca tuvimos una solución, una respuesta, y por eso quisimos hacer algo más realista, aún sabiendo que enfadaría a la gente. Pero lo hicimos, porque además hay parte de los espectadores que les gusta así, que no se lo den todo perfectamente resuelto. Es una película para un tipo de espectador que quiere que le hagan pensar y reflexionar durante un rato.

Austin: Esa era la lucha. Conozco películas que tienen finales ambiguos pero que al verlas dan la sensación de que el director o el guionista tienen la solución, que han hablado antes de escribir sobre ella, que pueden darte todas las respuestas. Para mí tiene que ver con la idea de lo que no sabes, de lo que no ves. No todo está cerrado y solucionado.

Natalie: Lo bueno es que la gente sigue hablando de ello después de verla. Y eso me gusta, que hablen durante un tiempo de ella. Me da igual que me odien o que a algunos no les guste.

De momento, ¿cómo va la distribución comercial de la película?

Aaron: Eso es algo confuso… Ahora mismo no tenemos ni idea de cómo irán saliendo las cosas. Es la primera vez que hacemos algo así, vamos aprendiendo día a día.

Austin: Realmente tenemos contratado a un agente que nos lleva el tema de la distribución, pero sabemos que debemos esperar un largo tiempo. Lo que hemos aprendido por ahora de la gente de Estados Unidos es que para las películas de miedo debería hacerse una premier antes de comenzar a distribuirla. Vamos aprendiendo cosas, no sé muy bien cómo se hacen…Cualquier cosa puede ocurrir (Risas)

Ya por último, creo que os encontráis trabajando en otro proyecto también perteneciente al género terrorífico. ¿Qué nos podéis adelantar y en qué fase se encuentra actualmente?

Austin: Está en un estadio muy prematuro, es otra película de terror, pero dentro de otro subgénero; es una mezcla de terror en el bosque con monstruos… y no sé qué más decir… Es todavía muy pronto. Se llama White Deer y trata sobre un pequeño pueblo en el que hay una leyenda sobre un ciervo blanco, el fantasma de un ciervo blanco que habita en el bosque.

Aaron: Es un proyecto más ambicioso, no es una casa, es un pueblo…  Ya os contaremos más, estamos empezando con ello aún.

José Luis Salvador Estébenez

Traducciones: Elena Anele & Alimaña

Fotografías: Juan Mari Ripalda (4 y 5) & Ricardo Pablo López (1 y 3)

Published in: on octubre 9, 2015 at 5:19 am  Comments (1)  
Tags: , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2015/10/09/entrevista-al-equipo-de-the-house-on-pine-street/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. […]  Traducción de la entrevista al equipo de The House on Pine Street para La Abadía de Berzano: https://cerebrin.wordpress.com/2015/10/09/entrevista-al-equipo-de-the-house-on-pine-street/ […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: