Crónica de la 3ª edición de “La mano”, el Festival de Cine Fantástico y de Terror de Alcobendas

Existe vida más allá del gigantesco Festival de Sitges. Cobijados bajo su sombra, conviven una legión de certámenes cinematográficos repartidos a lo largo y ancho del país. Las Semanas de Donosti y Estepona-Costa del Sol, el Fant bilbaíno, Molins de Rei, los madrileños Nocturna y Muestra SyFy, o el FKM de La Coruña son solo algunos de estos eventos consagrados a propagar el género fantástico en toda España. Pero junto a esta segunda división, en los últimos años han ido alumbrándose un sinfín de pequeñas muestras y festivales que han ayudado a crear una suerte de circuito en el que rara es la provincia o población de medio tamaño que no se encuentre representada. En su mayoría se trata de citas organizadas por aficionados no profesionales que cumplen una doble función: por un lado llevar hasta sus zonas las últimas propuestas genéricas, conjugando de este modo el desalentador panorama que en este sentido, y salvo contadas excepciones, ofrece la distribución nacional en salas comerciales y, por otro, captar nuevos adeptos para la causa del fantástico entre sus convecinos gracias al efecto llamada.

De entre todos estos nuevos eventos conviene llamar la atención sobre la labor que viene efectuando desde su nacimiento La Mano, es decir, el Festival Fantástico, de Terror y Ciencia Ficción de Alcobendas. Con tan solo tres ediciones a sus espaldas, este certamen, pequeño por fuera pero grande por dentro, ha conseguido el difícil reto de situarse como uno de los festivales de su tipo que, a día de hoy, cuentan con un mayor margen de proyección, gracias, en gran medida, al buen hacer, saber y conocimiento de causa demostrado por sus responsables. Algo que quedó puesto en evidencia durante su última celebración, ocurrida entre los pasados 26 y 31 de octubre en el Centro de Arte de dicha localidad madrileña.

Superando con creces sus posibles limitaciones presupuestarias, técnicas y de cualquier otro tipo, la organización preparó un atractivo y completo programa que tuvo su máxima expresión en la Sección Oficial de los films a concurso. A falta de grandes títulos que pudieran servir de gancho de cara a la audiencia, el comité a cargo de su elección haría de la necesidad virtud, con ocho variados ejemplares poco o nada conocidos, pero que, sin embargo, arrojarían un nivel medio que para sí quisieran otros certámenes con mayor renombre y posibilidades.

landmine_goes_click_2

Buena muestra de lo expuesto estaría en la que a la postre se convertiría en la ganadora de esta tercera edición, la georgiana Landmine Goes Click, en lo que supondría su premiere española. Dividida en dos mitades bien diferenciadas y con el rape&revenge setentero como principal espejo en el que mirarse, su director, Levan Bakhia, brinda el que, por derecho propio, debe considerarse uno de los descubrimientos de la temporada. La impactante imagen del protagonista asistiendo con impotencia a la violación de su amada por parte de un psicópata lugareño sin que pueda hacer nada por defenderla al haber pisado una mina antipersona, da una idea muy aproximada del tono en el que se mueve un film incómodo, sádico y malsano, que no por casualidad puede equipararse con títulos del calibre de Funny Games o Martyrs. Un parecido que radica en su análogo empleo de la violencia como herramienta con la que provocar cierto tipo de reacciones contrapuestas por parte del respetable, tal y como queda reflejado en el tremendo y devastador último plano con el que se cierra la narración.

povarbt1886202-1024x436

Otra película proveniente de Europa del Este que gracias a La Mano pudo verse por primera vez en España y, en este caso, en todo el continente, sería Vacant Life of the Chef, debut en el formato largo de su director y guionista Rustam Ilyasov. Fuertemente influenciada por la ciencia ficción literaria de Philip K. Dick, a tal punto de antojarse un cruce de caminos inconfeso entre los relatos de este “Recuerdos al por mayor” y “Equipo de ajuste”no en vano, ambos llevados a la gran pantalla como Desafío total y Destino oculto, respectivamente-, la cinta rusa toma de punto de partida un anhelo tan humano como es el deseo de tener una vida diferente a la que conocemos, para así crear una obra rica en lecturas que reflexiona sobre lo que somos, los que creemos ser y la relatividad de nuestra propia existencia, entre otros muchos temas. Conceptos complejos y profundos que son deslizados con una inusitada facilidad y dinamismo bajo las formas de un thriller kafkiano en el que nadie es lo que aparenta ser, de trabajada puesta en escena y encomiable labor interpretativa, con especial mención a la desplegada por su actor protagonista, Pyotr Fyodorov, al que algunos espectadores quizás recuerden de La hora más oscura o Stalingrado.

CREEP

Ahora bien, la Sección Oficial de esta tercera edición no solo serviría para dar a conocer títulos que, incomprensiblemente habida cuenta de su calidad, permanecían inéditos en nuestras pantallas, sino también para reivindicar otros ejemplares que no han obtenido el reconocimiento que merecían tras su paso por otros festivales. Es el caso de Creep, que tras participar en Sitges 2014, donde obtendría una mención especial por parte del jurado de la sección “Fantàstic Panorama”, tendría en La Mano el marco perfecto desde el que exhibir sus bondades. Dos únicos personajes y un par de localizaciones es todo lo que necesita este film grabado en primera persona para demostrar, una vez más, que no hace falta manejar grandes presupuestos para realizar buenas películas, siempre y cuando se posea el talento necesario. Una cualidad de la que su director, coescritor y coprotagonista, Patrick Brice, parece andar sobrado a tenor de lo expuesto. Prescindiendo de efectos, música y cualquier otro tipo de adorno, el debutante cineasta se las ingenia para sumergirnos en un adictivo clima de intriga y extrañeza basado, única y exclusivamente, en los diálogos y el trabajo de los actores, destacando con luz propia el desarrollado por un inmenso Mark Duplass en el papel de lobo con piel de cordero.

Instante de la presentación de "La noche del ratón". A la izquierda de la imagen su productor, Asier Vázquez.

Instante de la presentación de “La noche del ratón”. A la izquierda de la imagen su productor, Asier Vázquez.

Otra propuesta de corte minimalista fue la protagonizada por La noche del ratón, que en su visita a Alcobendas estaría acompañada por sus principales responsables, quienes, bien de forma presencial o a través de Skype, desgranarían los pormenores de su realización durante la charla que tuvo lugar previamente a su pase. Que con tan solo seis mil euros de presupuesto haya conseguido ser vendido a varios países habla bien a las claras del potencial de este atmosférico thriller de acción planteado en torno a la arquetípica situación de encierro y acoso exterior tantas veces vista en la historia del cine. Entre sus principales aciertos cabe destacar el extraordinario rendimiento que saca de sus limitados recursos por medio de una estilosa puesta en escena y un cuidado diseño de producción que contribuyen a que su factura formal se antoje propia de una producción de mayor envergadura. En el lado contrario, sus aspectos más discutibles se encuentran en un inadecuado tempo narrativo, resultante de la dilatación a la que somete a su narración y que, por momentos, puede ser tomada como un síntoma de una alarmante falta de ideas, así como un arriesgado desenlace abierto que apela a la imaginación del espectador para resolverlo y que puede dejar descolocado (e indignado) a más de uno.

Quizás por aquello de ser la única representante española de entre los films a concurso, La noche del ratón registraría una de las mejores entradas de este año. Un apartado en el que, no obstante, la gran triunfadora resultaría la norteamericana We Are Still Here. No era para menos teniendo en cuenta que, sobre el papel, se presentaba como el título más mediático de todos los programados a raíz de las buenas críticas recibidas tras su pase en diversos festivales, contando con el añadido, además, de estar protagonizada por la mítica scream queen Barbara Crampton. Lejos de tratarse de un mero capricho, la presencia de la intérprete femenina de Re-Animator al frente de un reparto poblado por otros veteranos ilustres como Larry Fessenden o la antigua musa y ex-esposa de Tim Burton, Lisa Marie, se antoja del todo consecuente, dado el espíritu retro que preside el conjunto. No en vano, su planteamiento pasa por entremezclar los ingredientes típicos del cine de fantasmas de los años setenta con los lugares comunes del gótico cinematográfico clásico, añadiendo a todo ello unas agradecidas pinceladas de gore. Una singular receta que es servida con una calculada dosificación de la información y un ritmo narrativo in crescendo que acaba por desembocar en un estallido final de la violencia que, si bien puede que no justifique las expectativas creadas, al menos sí que ofrece un plato cien por cien disfrutable para los amantes del cine de Serie B de toda la vida.

listening_feat

Si We Are Still Here se enmarca dentro de dos corrientes tan activas actualmente como el cine sobre casas encantadas y la ola revisionista del género realizado durante las décadas de los setenta y ochenta, Listening, por su parte, pertenece a esa veta fantástica que viene produciéndose de un tiempo a esta parte dentro de la escena indie norteamericana actual. Tanto es así que no resulta difícil establecer ciertos paralelismos entre ella y uno de los títulos señeros del estilo como es Orígenes, ya sea por su desarrollo en ambientes científicos, la importancia que la vida sentimental de sus protagonistas tienen en la progresión de los acontecimientos, o la invocación de ciertas disciplinas religiosas y/o espiritistas orientales. La diferencia estriba que las pretendidas ínfulas trascendentales del premiado film de Mike Cahill son aquí sustituidas por un enfoque más humanista y genérico, centrado en las tormentosas relaciones de sus cuatro personajes principales y las implicaciones de un argumento que combina ciencia ficción, drama y conspiranoia dentro de una coctelera que, en última instancia, aboga por la total libertad del individuo. Entre sus varios atributos conviene destacar lo atractivo de un look visual que tiene su mejor baza en una trabajada fotografía cimentada sobre los contrastes entre escenas y escenarios que efectúa a través del uso de la paleta cromática.

Bloody-Knuckles-Hand-Still

De nuevo la libertad ocuparía buena parte del discurso de la canadiense Bloody Knuckles, comedia gore que demostraría esconder mucha más retranca de la que pudiera parecer en un principio. Y es que bajo su fachada de remake no confeso de La mano de Oliver Stone, pasado por el tamiz del humor gamberro y políticamente incorrecto de la Troma, la ópera prima del director y guionista Matt O’Mahoney se revela como un encendido y no poco controvertido alegato a favor de la libertad de expresión en los medios de comunicación, con el recuerdo de los luctuosos acontecimientos de Charlie Hedbo en la memoria. En este sentido, no puede pasarse por alto el simbolismo que adquiere esa mano amputada a un dibujante de cómics por orden de un mafioso al que atacaba en sus viñetas que, además de iniciar la previsible venganza contra sus agresores, tratará de hacer reaccionar a su acobardado dueño para que olvide sus miedos y retome su labor de historietista combativo.

Deep-Dark-620x400

El mundo del cómic dejaría paso a los elitistas ambientes artísticos en Deep Dark, el octavo de los largometrajes a concurso en discordia y, sin duda alguna, el más inclasificable de todos ellos. Construido sobre la base de un pacto mefistofélico, lo que comienza como una comedia bizarra habitada por personajes ridículos va poco a poco enturbiándose a medida que su protagonista alcanza su objetivo de convertirse en un artista reconocido, gracias a la colaboración que le presta un agujero con vida propia situado en una de las paredes del estudio al que se trasladará persiguiendo su sueño. Dicha evolución es mostrada a través del progresivo oscurecimiento tonal de una fotografía en la que se reflejan los diferentes estados de ánimo atravesados por su rol principal a lo largo de un trayecto que deja no pocos momentos turbadores; por ejemplo, aquel en el que nuestro hombre es obligado a hacer el amor por/con el agujero. El resultado es una surrealista y oscura sátira sobre el mundo del arte, al menos a primera vista, ya que en sus imágenes también puede percibirse como una digresión en torno a las relaciones hombre-mujer e, incluso, del propio proceso creativo inherente a cualquier tipo de manifestación artística.

El buen nivel exhibido por el formato largo se repetiría también en el espacio dedicado al cortometraje, cuyos trabajos a concurso serían proyectados acompañando a cada uno de los films de la Sección Oficial, así como en una sesión especial compuesta por nueve de las piezas que serviría de inauguración. En total, diecisiete fueron las obras que compitieron y entre las que hubo cabida para todas las variantes temáticas del género que uno pueda imaginarse, mostrando así que tanto el fantástico como el terror son géneros de inagotable riqueza temática.

featured_night_of_the_slashe

De entre los trabajos seleccionados sobresalieron Night of the Slasher, una divertida revisión de los tópicos del subgénero rodado en un único plano secuencia, Extreme Pinochio, polémico cortometraje de gran factura que no dejó indiferente a nadie, y The Stomach, ganador del premio al mejor cortometraje y cuya bizarra pero original premisa fue elogiada por el jurado de la sección. Dignos también de mención fueron el multipremiado Mr. Dentonn y el lovecraftiano The Fisherman, además de otros cortos como Zepo, Torment, Yo no he sido, Mitten o The Prey. El capítulo de proyecciones se completaría con el pase de tres clásicos largos de culto; la ochentera Una pandilla alucinante, dentro de la tradicional sesión infantil, y las británicas Arde, bruja, arde y The Wicker Man conectarían con el leitmotiv conceptual de la edición de este año: la brujería.

Simón Andreu

Simón Andreu.

Precisamente, El hombre de mimbre protagonizaría una de las conferencias programadas, junto a otras charlas en torno al cine casposo de ciencia ficción o al cine fantástico en general, caso de la impartida por Diego Vázquez “El Guardián”, en la que el colaborador de Scifiworld habló sobre su sección en la revista, al tiempo que reivindicó títulos como Suspense, Mad Max 2 o Hausu. Y es que, además de proyecciones, esta tercera edición de La Mano también dispuso de un atractivo calendario de actividades paralelas en forma de conferencias, presentaciones o un taller de maquillaje a cargo de los estudiantes del IES Las Canteras. Así, la gente de Mafaka Films tendría la oportunidad de presentar su documental Miedo me da (el cual se encuentra disponible para su visionado a través de youtube), mientras que Diego Salgado, Rubén Pajarón, Carlos Díaz Maroto, Juan Andrés Pedrero Santos y un servidor representaríamos a los autores del reciente volumen Antología del Cine Fantástico y de Terror Español (1912-83), en un animado coloquio que sirvió para enfrentar nuestras diferentes visiones y posturas sobre el pasado, presente y futuro de la producción cinematográfica patria dedicada al estilo. No obstante, lo más destacado en lo que a conferencias se refiere estaría en el encuentro que Simón Andreu mantendrían con los aficionados. En él, el veterano actor mallorquín repasaría su trayectoria, con especial atención a sus participaciones en películas de género, recibiendo además (por sorpresa) el premio de honor del certamen. Como parte del homenaje, la organización también realizó una pequeña exposición sobre la vida y obra del intérprete, y que aún puede visitarse en el Centro de Arte Alcobendas.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on diciembre 21, 2015 at 9:24 am  Dejar un comentario  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2015/12/21/cronica-de-la-3a-edicion-de-la-mano-el-festival-de-cine-fantastico-y-de-terror-de-alcobendas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: