Las amantes del diablo

Título original: Las amantes del diablo / I diabolici convegni

Año: 1971 (España, Italia)

Director: José María Elorrieta [acreditado como Joe Lacy]

Productores: Luigi Mariani, Espartaco Santoni

Guionistas: José María Elorrieta, Miguel Madrid, Espartaco Santoni, José Luis Navarro, Marino Girolami [adaptación versión italiana]

Fotografía: Emanuele Di Cola

Música: Carlo Savina

Intérpretes: Espartaco Santoni (Dr. Tills Nescu), Krista Nell (Hilda Salas), Teresa Gimpera (Andrea), Verónica Luján (Maria Salas), Ennio Girolami [acreditado como Thomas Moore] (Carlos), Julio Peña (Inspector González), Luis Villa, Carla Conti, Francesco Acciaccarelli, Tomás Blanco, Rafael Corés, Don Jaime de Mora y Aragón, Eulália del Pino, Cris Huerta, Inés Morales, Antonio Moreno, Juan Antonio Peral, Nacho Pidal, Gene Reyes, Rosario Royo, Luis Suárez, Rafael Vaquero, Elsa Zabala…

Sinopsis: Una mujer busca a su hermana que ha desaparecido. En una población de la costa, cae víctima de la seducción de un psicópata endemoniado, que es también un científico, y de su sádico mayordomo.

De entre todos los títulos producidos y protagonizados por Espartaco Santoni a mayor gloria de sí mismo, tal vez sea Las amantes del diablo / I diabolici convegni (1971) su proyecto más personal. Aparte de por ser el único en el que, al menos de forma oficial, intervino en la redacción del guion, dicha afirmación se sustenta en el sentido en que su personaje en la cinta llega a ser casi una parodia de la imagen proyectada por el venezolano, en especial durante sus últimos años de vida: un playboy de la jet-set que consume sus días de fiesta en fiesta y de flor en flor. Para más inri, se da la circunstancia de que gran parte del rodaje se localizó en Marbella, población andaluza en la que Santoni ubicaría su residencia y cuyas calles serían testigo mudo de las correrías del finado empresario.

Más allá de esta curiosa coincidencia, Las amantes del diablo propone un bizarro cóctel a base de goticismo, satanismo y psicodelia – los asesinatos de la familia Manson aún estaban recientes en el inconsciente colectivo -, en el que, al igual que en El asesino de muñecas (1974), obra posterior de uno de sus guionistas, Miguel Madrid – acreditado bajo su habitual seudónimo de Michael Skaife -, el protagonismo de su historia recae en un misógino psicópata cuyas andanzas criminales están provocadas por ciertos traumas derivados de su niñez. Esta trama es complementada por las investigaciones de una hermosa muchacha que trata de descubrir al responsable del estado catatónico en el que fue encontrada su hermana poco antes de desaparecer para siempre del hospital en el que había sido ingresada.

Tan triviales planteamientos argumentales, cuya conexión es mostrada sin un ápice de suspense desde un primer momento, son articulados por medio de una enmarañada narración de desarrollo plomizo, en la que los personajes aparecen y desaparecen de la historia sin que medie mayor explicación, no se sabe si por incompetencia directa de sus responsables, o a causa de los tijeretazos efectuados en su montaje por parte del órgano censor. Sin descartar del todo la última opción – es evidente la existencia de una doble versión en clave nudie de muchas de las escenas protagonizadas en solitario por la austriaca Krista Nell -, todo parece indicar que ello es fruto de un incoherente libreto en el que ni siquiera quedan suficientemente perfiladas las motivaciones de los distintos personajes más allá del arquetipo – cf. el personaje de Teresa Gimpera -, y que tampoco queda a salvo de la habitual ración de tópicos tan caros a este tipo de productos, en este caso emparentados con el mismísimo Conde Drácula – cf. el personaje interpretado por Santoni se vale por medio de sus poderes sobrenaturales de un enfermo para poder sacar del hospital a la hermana de la protagonista femenina, como si de un émulo de Renfield se tratara -.

Este ya de por sí mostrenco material es traducido a imágenes con nula convicción por parte del veterano artesano José María Elorrieta, viejo conocido de Espartaco Santoni – la relación entre ambos se remontaba a los tiempos de La corista (1960), película de difícil producción dirigida por Elorrieta y protagonizada por el venezolano junto a la que por entonces era su mujer en la vida real, la recientemente fallecida Marujita Díaz -, que de esta manera hacía su debut dentro de los terrenos del coetáneo movimiento de fantaterror español – no así del fantástico, al que ya había legado títulos como Una bruja sin escoba / A Witch Without a Broom (1967), La esclava del paraíso / Sharaz (1968), o la curiosa Mensajeros de paz (1957), en la que los mismísimos Reyes Magos se paseaban por la España de la época -. De esta forma, la pedestre puesta en escena del director de El fenómeno es apoyada única y exclusivamente en el empleo del zoom por toda herramienta narrativa, llegando su realización a alcanzar cotas de ignominia tales como ilustra la ridícula y lisérgica escena onírica. Así las cosas, quizás lo más resaltable del trabajo del madrileño, en el que con toda seguridad se erige como uno de los peores ejemplos de cine de terror español, sea su referida acentuación de la carga erótica del conjunto, adelantando así ciertos rasgos que más tarde recuperaría con su posterior y no mucho mejor La llamada del vampiro (1972), a través de la singular conjugación entre los ambientes góticos en los que se desarrolla parte de su historia y los minivestidos que porta su reparto femenino.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on febrero 5, 2016 at 6:55 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2016/02/05/las-amantes-del-diablo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: