Crónica de CutreCon V

De un tiempo a esta parte viene registrándose en España un creciente interés por el considerado cine trash; es decir, películas por lo general de Serie B o Z que compensan su falta de calidad artística con la hilaridad que produce su visionado, ya sea por la torpeza de su puesta en escena, lo ilógico de su guion,  la ridiculez de sus actuaciones, la pobreza de sus efectos especiales o su falta de escrúpulos a la hora de emular con más ganas que medios a populares referentes cinematográficos. Aunque el fenómeno no es para nada nuevo en otros lugares en los que incluso cuenta con cierta tradición, como puede ser el caso de Francia o los Estados Unidos, lo cierto es que hasta ahora no había prendido en nuestro país con la suficiente fuerza. Qué duda cabe que en este auge ha jugado un papel determinante formatos como “Trash entre amigos” o “Cine Basura” que, siguiendo el modelo de ciertos espacios foráneos, con el Mistery Science Theatre 3000 a la cabeza, comentan en tono jocoso algunas de estas películas en espectáculos en vivo o emitidos por televisión, así como la labor desarrollada desde distintas webs, blogs y otros espacios dedicados al descubrimiento, análisis y difusión de este tipo de cine.

Uno de los más populares y entregados es el portal cinecutre.com, qué además de organizar proyecciones y colaborar en la edición videográfica de títulos de esta ralea, organiza en Madrid un evento consagrado a la celebración de estas “joyas” del séptimo arte: la CutreCon, el Festival Internacional de Cine Cutre de Madrid. Con solo cinco años a sus espaldas, este evento ha conseguido erigirse en una cita ineludible, no sólo para los seguidores de las películas chungas, sino también para cualquier aficionado al cine con amplitud de miras. Así quedó expuesto durante su ultima edición, celebrada entre los pasados 28 y 31 de enero, en la que sus responsables han dado un paso hacia delante en la evolución de la propuesta por medio de la confección de una completa y atractiva programación que incluso ha llamado la atención de medios especializados internacionales, representados por la presencia para cubrir el evento de enviados de la web francesa Nanarland, encontrando también su eco informativo en prestigiosas cabeceras de radio, prensa y televisión de ámbito generalista.

CutreCon domingo 01 mañana presentacion The room full of

El crecimiento experimentado en esta edición con respecto a lo ofrecido en anteriores ocasiones quedó reflejado en diversos aspectos. Así, como evidencia de la consolidación que a estas altura disfruta el festival entre su público, las sesiones de pago desarrolladas en el céntrico Palacio de la Prensa aumentaron de forma considerable. Si ya el año pasado se programó de forma puntual alguna, esta vez su número se incrementó hasta alcanzar las ocho sesiones, aglutinando en ellas los principales “cabezas de cartel” de esta quinta CutreCon, convirtiéndose así en el espacio principal del certamen, sin menoscabo de las propuestas acogidas por sus otras sedes. Una iniciativa que sería respaldada de forma entusiasta por un público que respondió de forma masiva a la llamada, lo que se tradujo en unas entradas más que interesantes, lindantes con el lleno en según qué casos. El mérito es aún mayor si tenemos en cuenta que algunas de estas sesiones se celebraron a primera hora de la mañana, y que las del domingo tenían lugar después de que la noche anterior hubiera tenido lugar una sesión golfa que acabó superadas las dos de la mañana, con todo lo que ello implica.

CutreCon sabado 03 mañana

Claro que, si hubo un hecho que ejemplificó de forma patente la potenciación de la propuesta para este año, esta fue, sin duda, la visita de distintas personalidades. Y es que, por primera vez en su historia, CutreCon contaría con presencias de carácter internacional como refuerzo al pase de las películas; rostros que el espectador aficionado a este tipo de cine supo apreciar y valorar y que sirvió para dar color al festival, evitando que este se limitara a la simple concatenación de proyecciones al uso. De entre la nómina de invitados el más relevante (y entrañable) fue Sam Firstenberg, quien daría muestras de una enorme sencillez y calidad humana, no dudando en conversar y fotografiarse con cuanto fan se le acercara. Responsable de algunos clásicos de videoclub del cine de acción de los años ochenta, Firstenberg recogería de manos de la gente de Applehead Team Creaciones el premio honorífico Jess Franco con el que la organización le reconocía por su trayectoria. Durante la entrega, el cineasta reivindicaría el espíritu lúdico y festivo del cine de bajo presupuesto dentro de un acto en el que se proyectarían dos de sus películas: la singular mezcolanza de posesiones, aeróbic y artes marciales de Ninja III: la dominación y El guerrero americano 2, secuela de su film de 1985. Dicha sesión serviría además para recordar a la mítica Cannon, no en vano productora de ambas cintas, en un homenaje que debiera de haber sido acompañado de una exposición de carteles y otros objetos promocionales relacionados con la firma dirigida por los primos Menahem Golan y Yoram Globus, pero que lamentablemente no pudo llevarse a cabo por culpa de ciertos problemas de salud de su comisario. Lástima.

Matthew Karedas.

Matthew Karedas.

Otro de los grandes protagonistas de esta quinta edición de CutreCon se encontraría en Matthew Karedas. El actor norteamericano acompañaría la première europea de Samurai Cop 2: Deadly Vengeance, cuya singular producción simboliza de forma paradigmática el poder que a día de hoy ejerce la fascinación por el cine cutre. Como su propio nombre indica, se trata de la secuela de Samurai Cop (1991), un psicotrónico thriller policíaco que con el paso de los años ha logrado cierta fama entre los seguidores de este tipo de cine por los motivos que pudieron comprobarse durante su proyección en CutreCon justo antes de su sucesora, tres años después de ser programada por primera vez en la segunda edición del certamen. El culto generado en torno a esta película ha posibilitado veinticinco años más tarde la existencia de esta continuación financiada por crowfunding y hecha por y para los aficionados, suponiendo además el regreso a la gran pantalla de Karedas tras desaparecer a mediados de los noventa sin dejar ni rastro, llegando incluso a ser dado por muerto durante años en los mentideros cibernéticos. Conforme a esta génesis, el film apuesta por un tono abiertamente paródico, emulando alguno de los momentos más recordados de su predecesora al tiempo que acumula guiños hacia los aficionados, y no solo a los fans de Samurai Cop necesariamente. Prueba de ello está en la presencia de una momificada Laurene Landon ataviada en el último tramo con un vestuario similar al que luciera en su film de fantasía heroica Hundra.

Rick Harper, director del documental "Room Full of Spuns".

Rick Harper, director del documental “Room Full of Spoons”.

Y ya que hablamos de las apariciones especiales de Samurai Cop 2: Deadly Vengeance, una de las más celebradas entre la audiencia fue el papel de villano incorporado por Tommy Wiseau, el director, escritor y protagonista de The Room, presente por partida doble en esta CutreCon 2016. No en vano, él y su obra serían el objeto de estudio de Room Full of Spoons, otro título que viviría en Madrid su particular première europea. Dirigido por el también presente Rick Harper, este interesantísimo documental investiga a la “considerada el Ciudadano Kane de las películas malas” para sacar a la luz todos los secretos que se esconden tras este fenómeno y su misterioso responsable, por medio de un trabajo de investigación tan concienzudo como sorprendentemente apasionante. Similares consideraciones pueden hacerse de The Search for Weng Weng. Nada menos que siete años le ha llevado al australiano Andrew Leavold dar forma a este trabajo en el que sigue la pista del que fuera protagonista de la aquí conocida como Bruce Linito: Agente 003 y 1/2. Un titánico esfuerzo que ha valido la pena, a juzgar por los resultados de un film que, además de reconstruir la triste historia de quien con sus 83 centímetros aún figura en el Libro Guiness de los récords como el actor protagonista más pequeño de la historia, ofrece un interesante testimonio sobre la importante industria filipina dedicada al cine de género durante los años setenta, a la vez que reflexiona sobre el contexto sociopolítico que posibilitó su existencia, con entrevista a Imelda Marcos incluida.

Tanto Room Full of Spoons como The Search for Weng Weng se proyectarían de forma conjunta dentro de la sesión “Documentrash”, una nueva sección centrada en el documental historiográfico. Y es que, pese a lo que pudiera parecer en un principio, el alcance de CutreCon no se limita a someter a escarnio público la torpeza de la película de turno. O no únicamente. Por el contrario, existe también una auténtica voluntad de dar a conocer la intrahistoria que se esconde tras estos films y todo lo que les rodea. Acorde a estos planteamientos, la organización aprovecharía la presencia de sus invitados para llevar a cabo rondas de preguntas y respuestas tras el pase de sus respectivos trabajos en las que destacaría la activa participación de los asistentes.

Alan Hofmanis.

Alan Hofmanis.

En el mismo sentido hay también que situar la celebración de una sesión del marcado carácter divulgativo de la denominada “The Wakaliwood Experience”, que acercó hasta Madrid el cine de acción realizado en Uganda. Lo haría con la responsable de dar a conocer a nivel mundial esta singular corriente formada por producciones de bajísimo presupuesto -unos 150 dólares de media-, que tiene en su uso y abuso de unos rudimentarios efectos especiales por ordenador uno de sus principales rasgos característicos: Who Killed Captain Alex, proyectado tal cual se hace en su país de origen, con un cómico que comenta encima de la banda sonora lo que las imágenes le van sugiriendo. Aunque la idea era conectar en directo con su director, Isaac Nabwana, problemas con la técnica impidieron que la llamada pudiera llevarse a cabo. No obstante, la sesión contaría con la presencia de Alan Hofmanis, un estadounidense que, tras visionar el tráiler de Who Killed Captain Alex, viajó hasta el país africano para conocer de primera mano el trabajo de Nabwana, terminando por unirse y formar parte de sus producciones. Además de contar su experiencia, Hofmains traería consigo desde Uganda distintos materiales, entre los que destacaría una colección de tráileres de varias de estas películas. Para resumir lo que dio de sí la sesión, baste parafrasear el célebre monólogo del replicante Roy Batty en Blade Runner: “He visto cosas que vosotros no creeríais…”

De izda. a dcha.: Sam Firstenberg, Matthew Karedas, Rick Harper y Alain Hofmanis, junto a un miembro de la organización, durante el encuentro con los aficionados.

De izda. a dcha.: Sam Firstenberg, Matthew Karedas, Rick Harper y Alan Hofmanis, junto a un miembro de la organización, durante el encuentro con los aficionados.

Al margen de las sesiones especiales celebradas en el Palacio de la Prensa, el auditorio del Centro Cultural Casa del Reloj del distrito de Arganzuela volvió a acoger diversas proyecciones gratuitas de films de temática policial, siguiendo con el leitmotiv de este año. El viernes problemas técnicos obligarían a cancelar el pase de la española Stunt Games dentro del espectáculo VHZ. Un contratiempo que, no obstante, fue solventado con celeridad por la organización, haciendo gala del buen hacer que exhibió a lo largo de las cuatro jornadas, celebrando en su lugar una mesa redonda con Firstenberg, Kaledas, Harper y Hofmanis. En cualquier caso, el plato fuerte de la jornada estaría en la ya clásica programación de una nueva entrega en vivo de Cine Cutre, la cual sería retransmitida a la vez en directo por Canal + Xtra. Esta vez, la película escogida por Paco Fox y Carlos Palencia para hacerla objeto de sus comentarios fue Scanner Cop 2, quinta entrega de la saga Scanners creada por David Cronenberg, labor para la que contarían con la ayuda de los cómicos radiofónicos Fernando Moraño y Richard Salamanca.

Un instante del show en vivo de "Cine Basura" en el C.C. Casa del Reloj.

Un instante del show en vivo de “Cine Basura” en el C.C. Casa del Reloj.

Sin movernos del Paseo de la Chopera, un día más tarde le tocaría el turno a la primera de las dos maratones previstas para esta quinta CutreCon. En total, seis fueron las películas proyectadas. A eso de las once menos cuarto de la mañana abría la jornada una matinée infantil formada por los films de animación (e imagen real en el segundo caso) Animales Fútbol Club y Golden Bat Vs. Mazinger. A la una y cuarto de la tarde tomaba el relevo la hongkonesa Future Cops, alocada adaptación a imagen real del popular videojuego Street Fighter, protagonizada por un reparto de auténtico lujo bajo la dirección de Wong Jing, a la que seguirían El regreso del policía psicópata, secuela de la película vista un día antes Psycho Cop, y Action Cop Number One. Como no podía ser de otro modo, lo mejor sería reservado para el final con el pase de Hard Ticket to Hawaii, un explosivo cóctel de erotismo, acción y localizaciones exóticas, que destacaría por su incongruente guion y la facilidad con la que sus atractivas protagonistas se quedan en cueros a la mínima oportunidad a lo largo del metraje.

La otra maratón llegaría el domingo en la sala Artistic Metropol con el pase de cuatro películas protagonizadas por robots, amenizadas por una selección de tráileres de algunos de los más demenciales filmes de la temática, entre otras sorpresas. Manborg, la alocada versión india de Terminator 2: El juicio finalTerminator FuryMazinger Z, el robot de las estrellas y la adaptación sui generis del superhéroe creado por la Marvel Robot Warrior Tokyo Spider-Man, formarían el menú de esta sesión denominada “Robotrón”. Con ella se echaría el cierre a esta quinta encarnación de CutreCon, una edición en la que el festival ha experimentado una importante evolución en la consolidación y proyección de su propuesta. Visto lo visto, solo queda desear que esta apuesta se mantenga e incluso se incremente en la medida de lo posible de cara a futuras ediciones, sin que ello repercuta en la perdida del clima de cercanía, complicidad y buen rollo que, sin duda, se erige a día de hoy en uno de los principales activos del festival.

José Luis Salvador Estébenez

Fotografías: Juan Mari Ripalda

Published in: on febrero 19, 2016 at 6:57 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2016/02/19/cronica-de-cutrecon-v/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: