Batman v Superman: El amanecer de la justicia

poster

Título original: Batman v Superman: Dawn of Justice

Año: 2016 (Estados Unidos)

Director: Zack Snyder

Productores: Charles Roven, Deborah Zinder

Guionistas: Chris Terrio, David S. Goyer basados en los personajes de DC Comics. Bob Kane y Bill Finger creadores de Batman. Jerry Siegel y Joe Shuster creadores de Superman

Fotografía: Larry Fong

Música: Junkie XL, Hans Zimmer

Intérpretes: Ben Affleck (Bruce Wayne / Batman), Henry Cavill (Clark Kent / Superman), Amy Adams (Lois Lane), Jesse Eisenberg (Lex Luthor Jr.), Diane Lane (Martha Kent), Laurence Fishburne (Perry White), Jeremy Irons (Alfred), Holly Hunter (senadora Finch), Gal Gadot (Diana Prince / Wonder Woman), Scoot McNairy (Wallace Keefe), Callan Mulvey (Anatoli Knyazev), Tao Okamoto (Mercy Graves), Mark Edward Taylor (Jack O’Dwyer), Michael Cassidy (Jimmy Olsen), Brandon Spink (Bruce Wayne niño), Lauren Cohan (Martha Wayne), Jeffrey Dean Morgan (Thomas Wayne), Carla Gugino (voz de la nave), Michael Shannon (Zod), Kiff VandenHeuvel (agente Mazzuccheli), Joseph Cranford (Pete Ross), Emily Peterson (Lana), Neil deGrasse Tyson…

Sinopsis: Durante de los eventos ocurridos cuando Superman luchó contra los kriptonianos, con la consecuencia de la destrucción de gran parte de la ciudad de Metrópolis, Bruce Wayne, que lleva algún tiempo sin ser Batman, fue testigo de la catástrofe. Ahora no confía en Superman, y cree que puede ser un gran peligro para la humanidad. No es el único que así piensa…

BATMAN v SUPERMAN

Zack Snyder parece querer erigirse en el sumo creador del universo superheroico fílmico, y las declaraciones del director, plenas de soberbia y un super-ego que asustaría a Freud, dejan a las claras su idea de lo que debe ser un film de superhéroes, considerando obsoleto cualquier otro tipo de acercamiento.

foto1

Su primer contacto con ese mundo fue Watchmen (Watchmen, 2009), adaptación del cómic de Alan Moore y Dave Gibbons que, en el fondo, representaba una mera fotocopia del original trasladada a un medio diferente, pero que conservaba una extraña fuerza en su interior. Pero Watchmen era una obra cerrada, una historia con principio y final, con una extensión concreta, y su traslación a la pantalla no entrañaba mayor complejidad a nivel argumental.

foto7

Superman, sin embargo, es un personaje con casi un siglo de historia/s a su espalda. Eso entraña una dificultad y, al tiempo, una facilidad: se tiene mucho margen del cual tirar, se dispone de muchas adaptaciones diferentes con las cuales contar. Con El Hombre de Acero (Man of Steel, 2013) Snyder efectuó lo que otros autores están haciendo: un collage de cincuenta y ocho versiones al cómic previas, eligiendo lo que le interesa de cada una de ellas, más elementos propios que intercala a conveniencia. La diferencia entre Snyder y los demás directores/creadores es que él cree, como se ha dicho, que su aproximación es la única plausible. Ha tomado el tono que Christopher Nolan confirió a su visión de Batman que, más o menos acertada, fue un éxito de público –y que, sin duda, por ello, era la imposición de los productores para esta nueva visión–, y lo ha llevado un paso más allá con el último hijo de Krypton, sin tener en cuenta que un mismo tono para un personaje tan diferente puede que no fuese el más adecuado.

Batman V. Superman: Dawn Of Justice

El Hombre de Acero fue un cúmulo de errores (1) y, a la hora de acercarse a la presente película, secuela directa de la previa, Snyder debió reflexionar a fondo los resultados que aquella ofreció, para, si tenía sentido autocrítico, hacer las correcciones pertinentes. No sé si así ha sucedido o, sencillamente, le apetecía cambiar algunos aspectos, pero la verdad es que, sin ser ni mucho menos perfecta, Batman v. Superman: El amanecer de la justicia (Batman v Superman: Dawn of Justice, 2016) es muy superior a su predecesora.

batman-v-superman-dawn-of-justice-ben-affleck

Sigue habiendo defectos, desde luego. Ante todo, uno ha de acostumbrarse, y aceptar, el feo sentido estético del que dispone Snyder, con esos tonos apagados y mustios que, de alguna manera, acaban contagiando al resto de elementos que conforman el film. Eso imprime a su obra un tono seco, agreste e, incluso, antipático. Puede que en otro tipo de película, de otra temática, con otros personajes, pudiera suponer una visión interesante, pero un personaje como Superman pide a gritos otra visión. Por supuesto, cada autor puede ofrecer su propia perspectiva, pero, tal como Snyder se la aplica, este Superman, a ojos de un espectador conocedor de la génesis y desarrollo de la creación de Siegel y Shuster, es otro personaje, con casuales puntos de contacto con el que conocíamos. Otras adaptaciones cinematográficas actuales han aportado diferencias a superhéroes ya conocidos, pero Snyder lo ha aplicado más a fondo, añadiendo a todo lo precedente el tono psicológico y el estético.

foto9

A nivel de planificación, el realizador de la nefasta 300 (300, 2006) acerca demasiado la cámara en todo momento. Ello, unido a la división en planos ultra-cortos que, en ocasiones, dispensa, consigue que, por ejemplo, la segunda persecución automovilística tenga un montaje tan aturullado que, literalmente, es difícil inclusive distinguir el bat-móvil del resto de vehículos. Otras escenas, empero, están mejor resueltas, y así, la batalla final, para el que suscribe, resulta de lo más gozosa, por los lazos de muy distinto aspecto que en ella confluyen. Snyder, como es norma en él, rodea todo de una trascendencia elefantiásica, pero el tono de la historia, con sus agradecidas connotaciones cosmogónico-lovecraftianas, ayudan a ello, y resulta pertinente.

foto8

La historia dispone de una mayor uniformidad narrativa que su antecesora, y hay más sensación de unidad, de un todo descriptivo único y homogéneo, y los distintos arcos argumentales están bien combinados, y son bastantes, lo cual dificultaba la labor. A ello contribuye, por supuesto, un guion mejor desarrollado por parte de David S. Goyer –tal vez los retoques aplicados por Chris Terrio han ayudado a ello–. También tenemos una historia de mayor interés, que cubre distintos frentes argumentales, que explora una mayor variedad de personajes, más atractivos también. Así pues, sin desvelar demasiado, tenemos la historia “personal” de Bruce Wayne/Batman, la investigación que inicia y que derivará en la siguiente película, con la formación de la Liga de la Justicia, la propia sub-trama referente a Wonder Woman, la de Superman encarado al dilema moral respecto a sus super-poderes, el enfrentamiento laboral entre Clark Kent y su jefe Perry White, con una visión del periodismo muy distinta por parte de ambos, la trama de la evolución como magnate de Lex Luthor (Jr.) por un lado y, como criminal megalomaníaco por otro, la del enfrentamiento entre ambos héroes que anuncia el título, la creación de Doomsday, y alguna más… Con ciertas excepciones, todo ello se ve hilvanado con coherencia, y acaba confluyendo en una única vía argumental que se retroalimenta de todas las demás. El conjunto se halla metido en un montaje de dos horas y medias, lo cual ofrece un ritmo excesivo; la secuenciación hubiera precisado de más calma, pues no paran de suceder cosas desde la misma escena de créditos iniciales.

foto3

Con respecto a los actores, Ben Affleck aporta un cometido estupendo, cuando con anterioridad muchos frikifans lo habían crucificado sin haberlo visto. Affleck aporta dos matices diferentes a Bruce Wayne y a Batman, el uno seco, amargado, reflexivo, el otro expeditivo. Como contraste, Jesse Eisenberg como Lex Luthor es lo peor del film, con una interpretación sobreactuada, histriónica y carente de matices, mostrando un desequilibrio paulatino que uno diría le acerca más al Joker –¿intencionado, para una posterior vía argumental, derivando un personaje en el otro?–. Personalmente, la participación de Gal Gadot como Diana Prince / Wonder Woman me ofrecía serias dudas, pero dado el modo en que aparece el personaje, no chirría, e incluso cuando, de una vez, surge con el célebre traje de amazona su aparición resulta gozosa.

foto4

En suma, Batman v. Superman: El amanecer de la justicia resulta una película notoriamente desequilibrada, con sus partes positivas y negativas, pero, por mi parte, prefiero quedarme con las primeras que con las segundas.

Carlos Díaz Maroto

(1) Remito al lector a la reseña que, en su tiempo, escribí sobre el film en mi web pasadizo.com: http://www.pasadizo.com/index.php/component/peliculas/?view=peliculas&id=2609

Published in: on marzo 30, 2016 at 5:37 am  Comments (1)  
Tags: ,

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2016/03/30/batman-v-superman-el-amanecer-de-la-justicia/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Deseando verla estoy, dos de mis superhéroes preferidos juntos en una misma peli….

    Que grande!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: