Entrevista a Marc Lahore, director de “The Open”

20160527_104357

Aunque sí la más mediática, la gala de clausura de la pasada edición de NOCTURNA protagonizada por el pase de la segunda parte de Expediente Warren no fue la única sesión que tuvo el hándicap de enfrentarse a la final de la Champions League que enfrentaba a los dos principales equipos futbolísticos de la capital. Otras tres películas corrieron también idéntica fortuna. Fue el caso de The Open, cuyo horario de programación coincidía con el inicio del partido, lo que propició que su paso por el certamen madrileño no despertara tanta repercusión como cabría esperar para un título que llegaba con el aval de haber conseguido varios premios en festivales especializados del prestigio de Leeds o Fantasporto.

Una lástima, ya que, sin duda, se trató con diferencia de una de las propuestas más originales de cuantas pudieron verse a lo largo de esta cuarta edición, si no la que más. Solo así puede referirse a un film poblado por tres únicos personajes abandonados en la inmensidad de la naturaleza que entremezcla ciencia ficción post-apocalíptica, tenis y drama intimista. Definida en su publicidad como un cruce entre Tank Girl y Beckett, The Open ha supuesto el debut en el formato largo de su director, Marc Lahore, con quien tuvimos la oportunidad de conversar en el propio cine Palafox, sede del certamen, sobre diferentes aspectos relacionados con tan interesante proyecto.

En The Open entremezclas tenis, drama intimista y ciencia ficción post-apocalíptica. ¿De dónde te viene la idea de utilizar estos elementos en principio tan dispares entre sí?

Tienes razón, pero la película no trata exclusivamente de eso. En realidad, creo que el tema principal de The Open es la fe, la necesidad que tiene el ser humano de creer en algo, en lo que sea, con el fin de sobrevivir… literalmente, ya que de otra manera estaríamos perdidos.

Personalmente soy de la creencia de que logramos soportar el día a día gracias a las historias que nos contamos los unos a los otros, por lo que la mía es, a fin de cuentas, una película que trata sobre la necesidad de creer en la ficción. Pero la ficción es un elemento muy difícil de mostrar en una pantalla de cine, por lo que opté por algo absurdo a la hora de representarla en imágenes. Pienso que si como espectador ves una cosa que no tiene sentido, enseguida lo relacionas con algo ajeno a la realidad, a algo ficticio cinematográficamente hablando.

Y ahí es donde entra en escena el tenis. Pero aunque durante toda la película este deporte esté bastante presente, creo que, por encima de todo, The Open trata sobre la influencia que ejerce sobre nosotros la ficción, en general, y el cine, en particular.

En la rueda de prensa mencionaste que la película contó con un ajustado presupuesto de ciento treinta mil euros. ¿De dónde salió la financiación? ¿Habéis contado con ayudas institucionales? 

No tuvimos ningún tipo de ayuda institucional. Toda la película nos pertenece por entero  a mi equipo y a mí. Todo el dinero para financiarla provino de mí. En concreto de mi abuela, que ya falleció. Cuando ella murió mi madre vendió su casa, y yo heredé una considerable cantidad de dinero que me permitió seguir adelante con el proyecto.  Y como, después de eso, la mayor parte de los productores que en un principio tenía apalabrados se desentendieron de aportar su parte, me vi forzado a pagar por mi cuenta la mayoría de los costes de producción. Así que lo cierto es que la mayor parte del dinero para financiarla la puse de mi bolsillo y, por suerte, aún no me he arruinado del todo (risas).

¿En qué modo ha influido que dispusieras de tan poco dinero en el tipo de película que has acabado haciendo?

Desde el comienzo supe que todo el mundo debía cobrar por su trabajo, tanto en pre-producción, como en producción y en post-producción, lo que significaba tener que reducir el equipo técnico a su mínima expresión, así como escribir un guion que implicara contar con el escenario más simple así como con el menor número de personajes posible, que en este caso fueron tres. De esta manera, las limitaciones presupuestarias fueron algo que tuve en mente desde el principio a la hora de planificar el rodaje de la película. Aunque suene a materialista, ese fue mi principal pensamiento, je je.

Además de dirigir la película, también la has escrito, la has montado, y te has ocupado de la fotografía. ¿Ha sido también fruto de las circunstancias, o de haber tenido más presupuesto te habrías encargado igualmente de estas facetas?

Quizás no me hubiera ocupado de la dirección de fotografía, pero sí del resto. Era consciente de que teníamos que rodar lo más rápido posible, por lo que no tenía tiempo para estar discutiendo con el fotógrafo, así que me dije “que le jodan, lo haré todo yo mismo”. Trabajando de esta manera tuvimos la oportunidad de rodar realmente deprisa, pero tengo que decir que esto solo fue posible porque mi equipo creía en mí al cien por cien, ya que, literalmente y en algunos momentos,  no tenían ni idea de lo que estaban haciendo y tenían que confiar casi ciegamente en mi visión personal. Así que solo puedo estar agradecido por haber tenido el más increíble equipo con el que cualquier director de cine haya contado jamás (risas).

Luis Rosales junto a Marc Lahorre en un momento de la rueda de prensa de "The Open" en NOCTURNA.

Luis Rosales junto a Marc Lahorre en un momento de la rueda de prensa de “The Open” en NOCTURNA.

La historia de The Open está poblada únicamente por tres personajes, lo que hace que el proceso de casting se antoje determinante. ¿Cómo afrontaste este apartado?

Bueno, a Maia Levasseur-Costil y Pierre Benoist, los dos actores que interpretan a la chica y al entrenador, Stéphanie y André, ya los conocía, puesto que llevan colaborando en mis proyectos desde hace varios años. Creo que ambos resultaban perfectos para sus respectivos personajes, y por ese motivo pensé en ellos de inmediato.

La única dificultad fue encontrar al tipo inglés. Por suerte uno de los productores es amigo mío y me dijo que este chico, James Northcote, era increíble, que sería perfecto para encarnar al protagonista, e insistió en que tenía que conocerlo. Así que después de tener una charla con él por Skype no tuve más remedio que estar de acuerdo con mi amigo. Dar con él fue una suerte enorme, ya que funciona perfectamente en la película. Me encantó trabajar con él, así que espero poder contar con su participación en futuros proyectos.

A lo largo del metraje son constantes las escenas en la que los protagonistas se encuentran jugando al tenis, con la particularidad de que lo hacen sin pelota. ¿Cómo trabajasteis la coreografía de estas secuencias?

Durante la preproducción tuvimos un entrenador para que enseñara a los actores, ya que aunque jugaran sin pelota tenían que parecer que eran auténticos campeones de tenis, pero luego durante el rodaje mi ayudante de dirección fue el responsable de diseñar las coreografías. En este sentido lo más complicado para los actores fue escenificarlas adecuadamente, porque si juegas sin pelota es muy fácil que te muevas demasiado rápido o demasiado lento, por lo que tuvieron que ensayar mucho con el fin de encontrar el ritmo adecuado. En realidad fue muy parecido a practicar una danza o a ensayar la coreografía para un musical.

Junto con los propios actores, otro elemento que goza de un especial protagonismo son las espectaculares localizaciones en las Highlands escocesas donde se llevó a cabo el rodaje. ¿Fue la primera opción que barajaste?

Sí, pero creo que fue un error rodar allí, porque el clima era una porquería… Aquello era un infierno, horrible, verdaderamente horrible. Los actores sufrieron un montón por culpa del clima. Pero por otro lado el paisaje era increíble, y eso era algo que sabía desde el principio. Desconocía que las condiciones de trabajo iban a ser tan miserables, pero en cambio tenía la seguridad de que los paisajes iban a ser alucinantes, ya que poseen una especie de cualidad romántica de otra época, casi del siglo XIX.

Estás rodeado por todos lados de esa naturaleza salvaje que te apabulla con su belleza, de esos acantilados impresionantes… Así que, como ves, elegir esa localización para rodar fue al mismo tiempo una maldición y una bendición.

Estas dificultades que sufristeis durante el rodaje la has recogido en un blog en el que a modo de diario narras todos los avatares a los que tuvisteis que enfrentaros. ¿De algún modo necesitabas que la gente supiera lo duro que había resultado filmar The Open?

Así es. De hecho, cuando terminamos de hacer la película uno de nuestros productores estaba preocupado porque pensaba que nadie nos iba a creer cuando contáramos que la habíamos rodado en solo tres semanas. Pero la intención al escribir ese blog fue principalmente la de compartir con los futuros cineastas lo duro e intenso que puede suponer embarcarse en una aventura de este tipo.

20160527_105510

El mensaje que puede extraerse del film no puede ser más optimista, al animarnos a cumplir con nuestros sueños por muy adversas que sean las circunstancias. ¿Era esa la idea que querías transmitir?

Puede ser. Tú has visto en la película a estos tipos sufriendo en sus propias carnes y pasando por la experiencia más dura de sus vidas, y el tenis es una manera para ellos de distraerse, algo a lo que aferrarse, algo real con lo que ocupar el tiempo. Y es que, aunque sea esta una película un poco sombría, creo que al final se puede encontrar un mensaje de esperanza para el ser humano. Soy de la creencia de que siempre debes seguir adelante por muy terrible que sea lo que sucede a tu alrededor.

Curiosamente, este mismo mensaje puede también aplicarse a la propia película, dado tu empeño por llevar adelante el proyecto contra viento y marea, a pesar de las referidas condiciones climáticas que vivisteis durante el rodaje…

¡Cierto, absolutamente! Nunca me había parado a pensar en ello, pero el rodaje de la película fue exactamente como la película en sí misma.

20160527_104404

Antes de su visita a NOCTURNA, The Open ha podido verse en otros festivales como Fantasporto, donde logró varios galardones. ¿Esperabas conseguir tan buena acogida?

Estoy sorprendido. Sinceramente, me sorprende el éxito que está teniendo la película hasta el momento. Desde Fantasporto, en estos últimos tres o cuatro meses hemos recibido diez premios más, tanto para los actores como para la película. Es como un sueño hecho realidad, porque cuando acabé de rodarla me preguntaba si alguien entendería lo que había tratado de contar; por eso es tan sorprendente para mí que el público no solo la comprenda, sino que además disfrute con ella.

¿En qué medida estos premios pueden ayudar a la película a la hora de encontrar una distribución comercial?

Eso es un problema, porque por una parte estamos teniendo mucho éxito en los distintos festivales a los que nos estamos presentando, pero por otro lado los distribuidores no están presentes en las salas para comprobar que nuestra película responde muy bien ante el público, por lo que lo más común es que se pregunten “¿a quién diablos le puede interesar esa película francesa?”o “¿De qué va exactamente? ¿Es una película de deportes, un western, es ciencia ficción…?”, y que, en consecuencia, no se atrevan a comprar la película.

Según he leído, entre tus futuros proyectos se encuentra un drama situado en los Pirineos titulado Joe Louis Left Hand. Dada la mención que se hace al legendario púgil afroamericano, ¿vas a hacer algo parecido a The Open pero con boxeo en lugar de tenis?

No, de hecho esta será una película mucho más mainstream, por así decirlo. Será un drama social que trata sobre tres personajes, un campeón de boxeo, un antiguo soldado y un estudiante, que regresan desde París a su pueblo natal en el País Vasco francés. Será una película en la línea de Thomas Vinterberg, el director del Dogma. Tengo la intención de que sea una historia oscura pero, al mismo tiempo, llena de esperanza.

José Luis Salvador Estébenez

Traducción: José Manuel Romero Moreno

Fotografías: Antonio Busquets

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2016/07/15/entrevista-a-marc-lahore-director-de-the-open/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: