Holocausto caníbal

holocaustocv

Título original: Cannibal Holocaust

Año: 1980 (Italia)

Director: Ruggero Deodato

Productores: Franco Palaggi, Franco Di Nunzio

Guionista: Gianfranco Clerici

Fotografía: Sergio D’Offizi

Música: Riz Ortolani

Intérpretes: Robert Kerman (Profesor Harold Monroe), Francesca Ciardi (Faye Daniels), Perry Pirkanen (Jack Anders), Luca Barbareschi [Luca Giorgio Barbareschi] (Mark Tomaso), Salvatore Basile (Chaco), Ricardo Fuentes, Carl Gabriel Yorke [Gabriel Yorke] (Alan Yates), Paolo Paoloni (Ejecutivo 2), Lionello Pio Di Savoia [Pio Di Savoia] (Ejecutivo 3), Claudia Rocchi [Luigina Rocchi]…

Sinopsis: El prestigioso profesor de antropología Harold Monroe dirige un equipo de rescate en búsqueda de un grupo de jóvenes periodistas, tres hombres y una mujer, dados por desaparecidos en la jungla amazónica. Un importante canal de televisión está interesado en dar a conocer públicamente los acontecimientos. En su periplo, el profesor descubrirá todos los horrores del llamado “Infierno Verde” y la terrible verdad que ocultan unos rollos de película encontrados junto a los restos mutilados y semidevorados de la anterior expedición. A su vuelta a los Estados Unidos expone los metros de película rodados por los desaparecidos, siendo testigo de los ritos antropófagos de la tribu de los yanomamos, de la brutalidad del ejército colombiano y, sobretodo, de los abusos y depravación de unos periodistas sin escrúpulos que se convierten en los verdaderos salvajes, dando rienda suelta a sus más bajos instintos sexuales y homicidas. Con la venganza final de los nativos, el final de los periodistas será todavía más cruel y sangriento que lo que sus ya de por sí trastocadas mentes pudieron nunca concebir.

holocausto

Cuenta Ruggero Deodato que, viendo un día las noticias en casa con su hijo, no hacían más que aparecer por la pantalla noticias de muertes, asesinatos, etc. Ante todo ese horror su hijo le pidió que apagase la televisión, a lo que el padre, indignado por lo que habían visto, accedió gustoso. Este hecho hizo que Deodato se plantease hacer una película con la que denunciar como el morbo y la violencia abundan en la televisión, y como los medios de comunicación son capaces de utilizar cualquier artimaña para lograr un punto más de audiencia. Un poco de todo esto le influiría al hacer la película, no lo dudo, pero creo que lo que más peso tuvo a la hora de decidirse, fue el hacer otra película de caníbales, género que empezaba a hacerse popular en Italia en aquella época, y del que Deodato no era precisamente inexperto, pues en 1977 había estrenado ¡Mundo caníbal! ¡Mundo salvaje!, la cual incluía entre sus protagonistas a Ivan Rassimov y Me Me Lai, protagonistas de otras dos películas del género, dirigidas ambas por Umberto Lenzi, su gran rival en este sentido: El país del sexo salvaje y ¡Comidos vivos! Sin embargo, si algo diferencia a Holocausto caníbal de sus coetáneas es el planteamiento de falso documental cámara en mano / material encontrado (que luego ha sido repetido hasta la saciedad en infinidad de películas), y todo lo que se originó a raíz de su estreno, con detención y juicio al director. Una historia casi más interesante que la de la propia película, y en parte es eso lo que la hace tan especial.

large_cannibal_holocaust_blu-ray_4o

Deodato se desplazó hasta Leticia, una localidad de Colombia cerca del río Amazonas, para empezar a rodar, primero la historia de los reporteros, y después la del equipo de rescate, finalizando con los exteriores de Nueva York y los interiores en un estudio en Roma. En el Actor’s Studio, Deodato había reclutado a cuatro actores desconocidos para interpretar a los reporteros: dos estadounidenses, Perry Pirkanen y Carl Gabriel Yorke, y dos italianos que hablaban inglés, Francesca Ciardi y Luca Barbareschi, si bien estos dos últimos acabaron siendo doblados en la versión original. A todos ellos les hizo firmar un contrato según el cual, hasta un año después de estrenarse la película en cuestión, no podían aparecer en otro film, serie de televisión o similar. Todo esto para vender la película como si el material filmado por los reporteros hubiese sido encontrado realmente en la selva.

21006904_20130517232026173.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

Holocausto caníbal se estrenó, y ocurrió lo que Deodato quería, pero no como él lo había planeado: el boca a boca fue extendiendo el rumor de que las muertes eran reales, pero no de que fuese una película encontrada, sino que había sido el propio Deodato quien había ordenado a los indígenas que matasen a los actores. Deodato fue detenido y llevado a juicio, y tuvo que demostrar que nadie había muerto en el rodaje. Llamó a Luca Barbareschi para que localizase a sus tres compañeros y se presentasen en el juzgado. También tuvo que demostrar cómo se había hecho el truco de la icónica chica empalada, pero con escaso éxito, pues nadie conseguía mantenerse tan quieto como lo hizo ella (el truco consistía en un palo clavado al suelo, con un sillín de bicicleta encima donde se sentaba la actriz, y luego sujetando un palo de madera con la boca). Tampoco pudo localizar a la actriz, pues se trataba en verdad de una indígena colombiana. En los audiocomentarios de la edición de dos discos que sacó Manga Films en 2005 en España, Deodato contaba cómo se defendió en el juzgado de la acusación de matarla, diciendo que habían comido con ella antes de rodar la escena: “¿Me siento a comer con ella y luego la mato? Imposible”. Un argumento, sinceramente, bastante tonto. Como si no hubiera psicópatas capaces de cosas más retorcidas, querido Ruggero.

holocausto1

Aunque se libró de las acusaciones de matar personas, no se libró de las de las muertes de animales que tuvieron lugar durante el rodaje y que se muestran en la película. A saber: una rata, una tortuga, una tarántula, una serpiente, dos monos (en la película sólo muere uno, pero la escena se rodó dos veces, y tenían otros cuantos monos más por si hubiera que volver a repetirla, y que Deodato cuenta en los audiocomentarios que murieron de un infarto al ver morir a sus congéneres) y un cerdo (también en una escena se ve a unos indígenas con unos peces clavados en sus lanzas), por lo cual le cayó una multa. Por aquel entonces no había tanta concienciación contra el maltrato animal, y era común que esto ocurriese en las películas (Deodato no ha sido el único en hacerlo), y la leyenda dice (pero creo que no la realidad) que fue a raíz de esta película por lo que las leyes contra el maltrato animal empezaron a cambiar. Deodato no lo tuvo fácil durante el rodaje para llevar a cabo estas escenas, pues fueron varios los actores que se opusieron a dichas muertes (Robert Kerman, Francesca Ciardi, Carl Gabriel Yorke), o incluso a estar presentes en el rodaje de las mismas (caso de Yorke en la escena de la tortuga, o de Kerman en la de la rata). Contaba también Deodato que Perry Pirkanen siempre acababa llorando después de que se matase a algún animal.

21006900_20130517232025407.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

Como curiosidad, el actor que interpreta al guía Felipe Ocanya (el responsable de la muerte de la tortuga), en realidad tampoco era actor; era el guía del equipo de filmación (de nombre Guillermo, según contaba Carl Gabriel Yorke en una entrevista de la edición Blu Ray). Cuenta Deodato en el audiocomentario antes mencionado que tiempo después del rodaje el tal Guillermo se adentró en la selva junto a un grupo de turistas, y se dedicaron a asesinar indígenas a tiros. El tipo fue arrestado mientras gritaba que si Deodato volvía a Leticia le mataría. ¿? Deodato afirma que, desde entonces, no ha vuelto a ir a Leticia.

holocausto4

Dejando a un lado los avatares posteriores al estreno, hay que decir que esta película es la mejor de su género. Aunque Umberto Lenzi siempre tuvo la guerra contra Deodato por el hecho de que él empezó el género, y Deodato se limitó a copiarle, en mi opinión Deodato supo, al menos en esta ocasión, lograr una película mucho mejor que las de Lenzi, por más que deba de decir que ¡Mundo caníbal! ¡Mundo salvaje! de Deodato no me gusta tanto como los films de su rival ¡Comidos vivos! o Caníbal feroz. Para empezar la historia es más interesante, el suspense que hay acerca de si encontrarán vivos o muertos a los reporteros o de qué habrá grabado en las cintas es bastante notable, y se va manteniendo a lo largo de la película.

21006902_20130517232025767

Deodato sabe sacar bastante provecho al lugar donde está rodada. Mientras en las películas de Lenzi hay escenarios muy buenos, por el simple hecho de que la naturaleza así los creó, Deodato sabe sacarles más partido (ayudado por la excelente banda sonora de Riz Ortolani), creándote incluso el deseo de visitar el lugar. Aunque hay muchas escenas de muerte animal, a diferencia de Lenzi, o de Sergio Martino en La montaña del dios caníbal, no te da la misma sensación de escena de relleno destinada a alargar el metraje, como sí ocurre en las referidas películas de estos dos directores, sobretodo en la dirigida por Martino. Aún así, si por algo es criticable la labor de Deodato es precisamente por el tema del maltrato a los animales; no por el tema ético, que también, sino por el hecho de que, en teoría, la supuesta denuncia que Deodato quería hacer era que los medios de comunicación hacen una muestra excesiva de la violencia, y/o criticar las formas que utilizan para lograr sus reportajes, saltándose códigos morales si hace falta, algo que, precisamente, es lo mismo que hace él al matar a los animales.

holocausto-canibal-rape-medium

Las escenas de violencia siguen impactando a día de hoy. Es muy difícil no estremecerse con escenas como la de la violación y muerte de la chica empalada, la de la indígena sifilítica embarazada a la que su propia tribu le practica un aborto para luego matarla a pedradas, o la que en mi opinión es la más dura de todas, la de la indígena adúltera sacrificada por su marido. La escena de los sacrificios de los últimos diez minutos, pese a estar muy bien hecha y rodada de una manera bastante efectiva (la prueba está en que la gente se lo creyó), acaba haciéndose bastante pesada. Se quiso rodar una escena en la que unas pirañas devoran la pierna de un indígena atado a un tronco, pero no tenían una cámara para poder grabar dentro del agua, y sólo existe una imagen de la escena.

21006901_20130517232025579.jpg-r_1920_1080-f_jpg-q_x-xxyxx

La película cuenta con varias segundas partes, ninguna de ellas oficial, ninguna de ellas aprobadas por Deodato, y ninguna de ellas comparte con esta película más que título y escenario, siendo las más famosas Holocausto caníbal 2: La historia de Catherine Miles (Cannibal Holocaust 2: The Catherine Miles Story / Schiave bianche: violenza in Amazzonia, 1985) de Mario Gariazzo y Holocausto caníbal 2 (Cannibal Holocaust II / Natura Contro, 1988), de Antonio Climati. Deodato también manifestó hace unos años su deseo de hacer una segunda parte, ambientada en la ciudad, y que ya tenía título (Cannibals) y un teaser poster, pero con los años, finalmente abandonó la idea.

Con todo, una película no apta para todos los estómagos, pero que para bien o para mal, se ha ganado un hueco en la historia del cine.

Carlos J. Rodríguez

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2017/12/08/holocausto-canibal/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Una reseña con mucha información que desconocía de un film siempre polémico y conun extraño poder de fascinación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: