Carola de día, Carola de noche

carola_de_dia_carola_de_noche

Título original: Carola de día, Carola de noche

Año: 1969 (España)

Director: Jaime de Armiñán

Productor: Manuel J. Goyanes

Guionistas: Jaime de Armiñán, León Anchóriz

Fotografía: Antonio L. Ballesteros

Música: Juan Carlos Calderón

Intérpretes: Marisol (Carola Jungbuzlav), Tony Isbert (Daniel Rey), Patty Shepard (Cuca), José Sazatornil (Obrenovich), Rafael Alonso (Garlig), Don Jaime de Mora y Aragón (Conde Anatolio), Marisa Paredes (Secretaria), José Luis Coll (Eusebio Moreno), Emilio Gutiérez Caba (Dj)…

Sinopsis: Carola, heredera al trono de un país indeterminado, huye de su país en plena Revolución. Oculta en España junto a algunos de sus súbditos, la muchacha, aburrida de su estilo de vida lleno de comodidades, decide recorrer las calles en busca de aventuras, conociendo así a Daniel, un joven que trabaja en una sala de fiestas.

Captura de pantalla 2019-02-06 a las 15.30.07

Aunque es cierto que la etapa más deseable en lo que se refiere a las películas protagonizadas por Marisol (nacida Josefa Flores González) es aquella que comprende los años 1973 y 1978, con títulos como La corrupción de Chris Miller (1973) y El poder del deseo (1975), ambas dirigidas por Juan Antonio Bardem, no deja de ser interesante ahondar en sus filmes de la década de los sesenta pues, aunque rutinarios y faltos de sorpresas en la mayoría de los casos, representan una parte importante de la historia de nuestro cine y ofrecen la posibilidad de disfrutar con el espectáculo que ofrecía la cantante/actriz; así, cintas como Un rayo de sol (1960) o Tómbola (1962) fueron obras que, como apunta Jose M. Ponce, “la catapultaron al éxito y la convirtieron en la niña mimada del país, en un ejemplo a seguir”1. Una vez se convirtió en mayor de edad, Marisol quiso seguir contentando a las masas con tramas ya alejadas de los dilemas infantiles, más bien centradas en aventuras de corte amoroso, siempre dentro de los cauces de la comercialidad, dejando cierto espacio, claro, para que la estrella cantara diferentes temas a lo largo del metraje. Una de ellas no es otra que la que aquí se reseña, Carola de día, Carola de noche (1969), filme que, por otro lado, concluyó esta etapa, tal y como señalaba su propio realizador, Jaime de Armiñán: “el guión de la cinta se encargó para que sirviera como paso definitivo de niña a mujer de Marisol”2.

Captura de pantalla 2019-02-06 a las 15.27.37

El impulsor del proyecto no fue otro que Manuel J. Goyanes, productor que en los cincuenta había destacado tras levantar largometrajes tan estimables como Muerte de un ciclista (1955) o Calle Mayor (1956), pero que tras descubrir a Marisol en una actuación televisiva centró sus esfuerzos en fabricar vehículos para el lucimiento de la nueva estrella. Suya es, por ejemplo, la producción de las citadas Un rayo de sol y Tómbola, así como Marisol rumbo a Río (1963) o Ha llegado un ángel (1961), entre muchas otras. El libreto al que hacía referencia Armiñán narra la historia de una princesa extranjera que, huyendo de su país en plena revolución, se refugia en España, lugar en el que, aburrida de su vida refinada, se hará pasar por una plebeya siempre en busca de la libertad; así conocerá a Daniel Rey, un joven que trabaja en un local de variedades del cual se enamora, aun siendo consciente de los problemas que originaría una relación con él3. Y claro, aprovechando que el imberbe (al que da vida Tony Isbert) trabaja en una sala de fiestas regentada, por cierto, nada menos que por Patty Shepard, el guión permite que Marisol actúe allí y cante numerosas canciones. Pero no sólo da muestras de su talento en el mencionado local, pues la muchacha no pierde ocasión de interpreta sus tonadillas cuando pasea por la calle, por la playa, en el salón de su piso, etc.

Captura de pantalla 2019-02-06 a las 15.32.22

Todo tan sencillo como parece sino fuera por un extraño detalle, y es que la protagonista ve amenazada su integridad al toparse en su camino un grupo de rebeldes procedentes de su país con la perversa intención de acabar con su vida en pos de un cambio en las legislaciones. De modo que tenemos líos amorosos, cambios de personalidad, canciones, persecuciones, intentos de asesinato, bailes, chistes, redes de corrupción política… un cocktail cuanto menos entretenido aderezado, además, de otro aliciente como es la presencia de rostros muy conocidos, a modo de cameos en busca de la complicidad del espectador: por nombrar unos pocos, en la película aparecen Fernando Fernán Gómez, Emilio Gutiérrez Caba o Narciso Ibáñez Serrador, éste último en una divertida aunque fugaz aparición dando vida a un estrambótico cliente del local en el que trabaja Isbert. La inclusión en el reparto del director de La residencia (1969) probablemente se deba a su amistad con el director Jaime de Armiñán, pues juntos habían elaborado el guion de Historia de la frivolidad, tv-movie realizada por Serrador en 1967.

Captura de pantalla 2019-02-06 a las 15.27.16

Sin embargo, y a pesar de los elementos expuestos en los párrafos anteriores, es justo decir que Carola de dia, Carola de noche es un título fallido. Su mezcla de géneros, ideas e intenciones no está, ni de lejos, bien equilibrada, y no logra otra cosa que el desconcierto del público. Por poner un ejemplo, es célebre la escena en que Isbert y Marisol pasean por una estación de tren y se topan con un individuo que trata de asesinar a la princesa, un acto fallido que culmina con la muerte del criminal. A continuación, vemos a Marisol cantando en un escenario, sin alusión alguna al terrible suceso. ¿Qué ha ocurrido? ¿Ha sido un sueño? ¿Nadie comenta nada? Situaciones como ésta se repiten a menudo, con los personajes pasando de un tema a otro sin demasiada explicación, transportándose de una localización a otra sin aclaración alguna. A todo esto, Jaime de Armiñán siempre se excusaba indicando que el productor destrozó el libreto que tenían preparado, generando así un caos cinematográfico importante y una película de la que su autor prefería no hablar demasiado. Habría que añadir que la obra supuso claramente un encargo para el realizador (su opera prima para más señas), más aún si observamos el tipo de cine que llevó acabo años después, como el excelente drama nominado al Oscar Mi querida señorita (1971).

Captura de pantalla 2019-02-06 a las 15.31.45

No obstante, Carola de día, Carola de noche fue un fracaso en las taquillas del momento, lo que demuestra que ni tan siquiera los fans más acérrimos de la actriz aceptaron el disparate. De todos modos, tampoco sería justo arremeter contra su calidad sin tener en cuenta las pretensiones con las que se creó el filme: aunque con ella se pretendiera cierto cambio de rumbo para la actriz, la  película no deja de ser “una más de Marisol”, con todo lo que ello conlleva. Los personajes son elementales, las canciones son cercanas y los momentos musicales están filmados con cierta gracia, con una amalgama de dibujos y sobreimpresiones (eran los años del mítico programa de televisión Último grito, y probablemente su innovadora realización -obra de Iván Zulueta y Pedro Olea- influyó en cierto modo en los métodos de realización de Armiñán). Además la historia de base de un soberano haciéndose pasar por un cualquiera ni era nueva ni se ha dejado de emplear; sin pensar demasiado, nos pueden venir a la cabeza películas como Vacaciones en Roma (Roman Holiday, 1953) o El príncipe de Zamunda (Coming to America, 1988), por citar dos casos. Así que, posiblemente, si se tiene cierta curiosidad por acercarse a este filme lo mejor es dejarse llevar, no buscar cohesión alguna en las imágenes y disfrutar de la siempre agradable presencia de rostros como los de Tony Isbert, Patty Shepard o Narciso Ibáñez Serrador.

Javier Pueyo

1: Declaración extraída del libro escrito por José M. Ponce “El destape nacional”, editado por Glénat en 2004.

2: Declaración extraída del libro escrito por Jaime de Armiñán “Diario en Blanco y Negro”, editado en 1994 por Nickel Odeon (fuente, Wikipedia).

3: El hecho de que la princesa se enamore de un personaje cuyo apellido es Rey puede dar lugar a diferentes lecturas, pero sea como sea, en la película dicho subtexto no está bien jugado.

Published in: on febrero 11, 2019 at 6:54 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2019/02/11/carola-de-dia-carola-de-noche/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: