Italian Stallion [tv/vd/dvd: El semental italiano]

Semental italiano-poster

Título original: Italian Stallion

Año: 1976 (Estados Unidos)

Director: Morton M. Lewis

Productor: Milton Lewis

Guionista: Milton Lewis

Fotografía: Rolph Laubel

Música: Kay Leodel

Intérpretes: Sylvester Stallone (Stud), Henrietta Holm (Kitty), Jodi Van Prang (Jodi), Nicholas Warren (Nick), Frank Micelli (Frank), Barbara Strom (Barb), Janet Banzet (chica en el parque, sin acreditar)…

Sinopsis: Kitty y Stud son una joven pareja de nueva York. Como tanta gente de su edad y de su tiempo son liberados sexualmente. Un día, deciden dar una fiesta donde invitan a unos amigos y en la que habrá alcohol, drogas y sexo en grupo.

Semental italiano-1

Aunque ya en la década de los cincuenta, por aquello de hacer frente a la competencia de la televisión, el Código Hays -que regulaba la censura en Hollywood desde comienzos de los años treinta- fue relajándose, éste no desaparecería hasta 1968, siendo sustituido por un sistema de calificación moral por edades que –con ciertos cambios- sigue vigente hoy día y, a pesar de ejercer cierta influencia, no es aquel código moralista y reaccionario de Hays. Para derrocar aquellas normas que no dejaban mucha libertad de acción a los profesionales del medio ayudaron una serie de cineastas, caso de Otto Preminger, Stanley Kubrick o Alfred Hitchcock, que fueron poco a poco minando dicha censura, haciéndole frente de forma consciente y, finalizando la década de los sesenta, títulos como Bonnie y Clyde (Bonnie & Clyde, 1967), de Arthur Penn, o Grupo salvaje (The Wild Bunch, 1968), de Sam Peckinpah, terminaron de rematar y enterrar el dichoso código. Junto a ellos no hay que olvidar la labor del erotómano Russ Meyer, que fue film a film y juicio tras juicio abriendo la senda para una mayor libertad en cuanto a desnudos y sexo se refiere en el séptimo arte.

Semental italiano-5

La caída del viejo sistema censor y la libertad sexual que dominaba en la época, propiciaron la publicación a finales de 1970 del Presidental Report of the Commission on Obsenity and Pornography, con la recomendación de suprimir la persecución federal de la pornografía, propiciando que el cine porno saliera de la clandestinidad para estrenarse en salas de forma legal. El hambre por parte del público de ver despelotes y refriegos carnales en las pantallas sería paliada por multitud de producciones, la mayoría muy baratas, tanto en el terreno del softcore (con sexo simulado) como del hardcore (con sexo explícito).

Semental italiano-2

Nadie nace siendo estrella, y muy variados profesionales del celuloide comenzaron en este cine venéreo como trampolín antes de pasar a lo que de verdad les interesaba. Sería el caso del realizador William Lustig -director de cintas de culto como Maniac (Maniac, 1980)-, que se estrenó en tales funciones –después de trabajar como asistente de producción y ayudante de montador- con un par de cintas clasificadas X, The Violation of Claudia (1977) y Hot Honey (1978) -firmadas con el seudónimo de Billy Bagg-, o el mismísimo Sylvester Stallone, uno de los actores mejor pagados de los ochenta y noventa, que tuvo su primer papel protagonista en esta Italian Stallion [tv/vd/dvd: El semental italiano].

Semental italiano-3

La película, rodada y estrenada en 1970 con el título de The Party at Kitty and Stud’s, no era más que un muy barato softcore –costó, al parecer, unos cinco mil dólares- filmado en tan sólo unos días y que no difiere al de tantos y tantos de los que se pasaban en aquellos tiempos por los cines de la neoyorkina Calle 42 y afines. Pero tras el éxito de Rocky (Rocky, 1976) y aprovechando el tirón comercial que tenía su protagonista, remontaron y reestrenaron aquélla en 1978 con el título de Italian Stallion –aludiendo al apodo del boxeador Rocky Balboa en tan famosa película-, cambiando de paso la música, de lo que se haría cargo Kay Loedel, y metiendo algún tema que recuerda en ciertas partes a la banda sonora de Bill Conti para la oscarizada cinta dirigida por John G. Avildsen. Según Stallone, los propietarios de The Party at Kitty and Stud’s, un saneado grupo de abogados, le amenazaron con reestrenar la película si no les daba cien mil dólares, a lo que aquél les respondió por medio de su agente que no les daría ni dos pavos, ya que no veía que la vuelta a los cines de la cinta fuera a afectar a su carrera. La encargada de remontar el film fue la directora porno Gail Palmer, quien también introducía la película en un prólogo añadido –y eliminado en algunas ediciones- . El nuevo montaje incluía metraje de Stallone luciendo un abrigo caminando por la calle, sonriendo, saltando e incluso cayéndose en un par de ocasiones en la nieve –que se usaría igualmente en el material promocional- que realmente no eran más que pruebas de cámara.

Semental italiano-4

Como tantas producciones de similar catadura e intenciones, este softcore dirigido por Morton M. Lewis –realizador de efímera carrera y siempre ligado a este tipo de cine-, no tiene un guión definido, tan sólo un leve argumento, o ni eso. No hay progresión dramática ni estructura, y la puesta en escena obedece más al lucimiento de los cuerpos que al devenir de la trama. Tan sólo trata de la orgía de sexo y demás que la pareja protagonista, Kitty (Henrietta Holm) y Stud (Stallone), dan en su piso y que ocupa la mayor parte de un metraje de poco más de una hora en el que apenas hay diálogos. De la pareja sólo sabemos que a él le gusta el juego y que ella ama con locura a su chico. Lo que de verdad importa es mostrar en la pantalla desnudos y sexo (simulado), acudiendo en no pocas ocasiones, y sin que tenga o no que venir a cuento, a primeros planos de los frondosos pubis de las muchachas. Encontramos también algo de un spanking muy light –la mayoría de los golpes con el cinturón van a dar al colchón y en ningún momento el trasero de la chica se enrojece lo más mínimo- surgido durante una pelea entre los dos protagonistas y que sirve principalmente para que la Holm luzca su sexo y sus nalgas. En otro momento Stud se enfurece, rompiendo una ventana y haciéndose sangre en el puño, sangre que lamerá su compañera –que no se inmuta de la reacción de su pareja- en una escena que parece sacada de una película de vampiros underground con un erotismo desaprovechado. Hay también lugar para algunos minutos de baile –sin venir a colación tampoco- por parte de la Holm[1] que no están muy lejos de aquellos cortos que rodaban en la década de los cincuenta por encargo fotógrafos (más que cineastas) como Irving Klaw y similares con las modelos habituales de sus catálogos. Los distintos participantes de la fiesta –a Kitty y Stud se les unen dos parejas más, una de ellas interracial y formada por dos mujeres- tendrán primero sexo con su partenaire para luego revolcarse todos en una orgía encima de la alfombra, alrededor de la que más tarde bailarán en corro para completar (y alargar) algo más el escaso metraje de la cinta.

Semental italiano-6

De un tono muy hippie tan propio de la época, tanto en detalles como los porros que fuman los personajes o los diálogos sobre la paradisíaca California, como en la psicodélica escena frente al espejo que nos recuerda que no quedan lejos los sesenta, la película se encuadra en la temática del swinging (intercambio de parejas) tan traída en esos años en títulos con Wife Swappers (1965) de Richard W. Bomont, The Swappers (1970) y Suburban Wives (1972) de Derek Ford, o Group Marriage (1973) de Stephanie Rothman. Aunque Morton Lewis ni tenga interés en profundizar sobre esas costumbres de la época ni le interese lo más mínimo. No obstante, esto sí, podría habérselo currado un poco más para provocar la libido del espectador en ligar del bostezo, por más que se esfuercen (o no) los actores implicados[2].

Semental italiano-7

Italian Stallion se promocionó como “la película porno de Stallone”, cuando no va más allá de un erotismo de lo más suave que, en palabras de su protagonista, “hoy sería calificado para todos los públicos”. Si bien es verdad que existe un montaje con sexo real –editado en DVD en diversos países-, las partes con sexo explícito son insertos rodados con otros actores[3].

Stallone comentó al respecto que participó en este film en un momento muy crudo para él, que llevaba durmiendo unos días en la estación de autobuses de Port Authority de Nueva York, rodeado de vagabundos y delincuentes. Vio un anuncio en la prensa para esta película y se presentó al casting. Cobró doscientos dólares por dos días de rodaje[4] que le ayudaron un poco a tirar para adelante en esos difíciles comienzos. La película, que en su estreno pasó sin pena ni gloria, si no fuera por la intervención del futuro intérprete de Rocky Balboa, John Rambo o Barney Ross, hoy formaría parte como extra o en programa doble de algún DVD de esos que tanto les gusta editar a la Something Weird Video y distribuidoras similares.

Alfonso & Miguel Romero

[1] Henrietta Holm no se prodigó mucho delante de las cámaras. Además de la aquí comentada participó como extra –coincidiendo de nuevo con Stallone- en la comedia Pigeons (1970), de John Dexter.

[2] La única intérprete con algo de trayectoria a sus espaldas sería Janet Banzet, vista anteriormente en un puñado de sexploitations rodadas en Nueva York para Larry Crane, Michael Findlay, Doris Wishman y otros habituales de estas producciones. En Italian Stallion tiene una breve intervención (sin acreditar) mostrando su cuerpo desnudo a un atónito Stallone. Sería una de sus últimas apariciones frente a la pantalla, pues en 1971 decidiría quitarse la vida.

[3] En países como Francia fue muy habitual en la década de los setenta que se remontaran películas no sólo eróticas –también valían giallos, de terror…-, añadiéndoles escenas con sexo real y estrenándolas en salas X.

[4] Joe Spinell, que coincidió con Sylvester Stallone en el rodaje de Adiós, muñeca (Farewell, My Lovely, 1975), de Dick Richards –donde ambos interpretaban a los matones de un burdel-, recordaba la situación tan precaria en la que se encontraba Sly en aquellos tiempos. Y le sorprendía que, a pesar de todo, la futura estrella de la muscle-opera no perdía el entusiasmo y la aspiración en conseguir que alguna productora se interesara por el guion que había escrito sobre un púgil que consigue hacerse campeón de los grandes pesos.

Un comentario en “Italian Stallion [tv/vd/dvd: El semental italiano]

  1. Muy buena crítica….. También España y sobre todo Italia hacían remontajes. Ciertamente de lo más asqueroso esos inserts….. Y un tipo respetable pese a todo Stalone un auténtico self-made man.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s