Uptight

uptight-poster

Título original: Uptight

Año: 1968 (Estados Unidos)

Director: Jules Dassin

Productores: Jules Dassin, Ruby Dee, Jim Di Gangi

Guionistas: Jules Dassin, Ruby Dee, Julian Mayfield, según la novela de Liam O’Flaherty

Fotografía: Boris Kaufman

Música: Booker T. & the M.G.’s

Intérpretes: Raymond St. Jacques (B.G.), Ruby Dee (Laurie), Frank Silvera (Kyle), Roscoe Lee Browne (Clarence), Julian Mayfield (Tank), Janet MacLachlan (Jeannie), Max Julien (Johnny), Juanita Moore (Mama Wells), Dick Anthony Williams (Corbin)…

Sinopsis: Tank es expulsado del grupo de activistas al que pertenece debido a sus problemas con el alcohol. Al encontrarse también en paro laboral, y víctima de sus desfases etílicos, decide delatar a uno de los miembros de la formación, Johnny, que es además uno de sus mejores amigos. Dicha acción le pasará factura y los remordimientos acabarán por hacerle perder la razón.

uptight-3

Uptight (1968) es un film bastante ignoto dentro de la excelente filmografía de Jules Dassin que, al analizarlo en los términos coyunturales propios del momento de su realización, se revela prácticamente como un trabajo pionero dentro de lo que unos años más tarde se conocería como blaxploitation. Tal y como indica Fernando Rodríguez Tapia, es en 1970 cuando posiblemente el mentado género cinematográfico afroamericano emerge en plenitud de sus rasgos distintivos en una película como Algodón en Harlem (Cotton Comes to Harlem, Ossie Davis); principalmente, entre otras características, por “contar con importante presencia negra delante y detrás de las cámaras[1]. Uptight cumple en parte este requisito definitorio del futuro (sub)género al encontrarnos ante un reparto formado casi enteramente por actores de color, no así el equipo técnico, con Dassin al frente, mas es especialmente significativo que la banda sonora venga firmada por una mítica banda de soul, Booker T. & the M.G.’s, condición, por otra parte, casi imprescindible de cara a clasificar este tipo de películas dentro de los parámetros de la futura corriente. No en vano, la inclusión en su soundtrack de un tema tan popular como “Time Is Tight” de la citada formación musical del pionero sello Stax Records se me antoja una vía rápida por la que cualquier espectador puede llegar a este desconocido título de Dassin -inédito en España, of course-; el hecho de que la película, además, sea algo así como un remake en clave afroamericana de El delator (The Informer, John Ford, 1935) -ambos films están basados en la novela homónima de Liam O’Flaherty[2], primo de Ford curiosamente-, puede ser de interés para el público que conozca la obra y la cinta previa.

uptight-1

Es obvio que, más allá del carácter seminal que representan, estos apuntes coincidentes entre el blaxploitation venidero y la película que nos ocupa no justifican por sí mismos su completa adhesión a ese género. Sería más exacto afirmar que Uptight pertenece, al igual que otra película estrenada tan solo un año antes, En el calor de la noche (In the Heat of the Night, Norman Jewison, 1967), a una serie de títulos que empezaban a visibilizar en las pantallas el conflicto por los derechos civiles de los afroamericanos. Buena muestra de ello es que al principio del film, tras los créditos, se pueden ver imágenes documentales del entierro de Martin Luther King -acaecido tan solo uno meses antes de la realización de la película- perfectamente enlazadas con la emisión por televisión de uno de sus discursos. Aún más significativo es que la elección de una historia que gira alrededor de la delación venga firmada por un director que fue damnificado por las tristemente célebres listas negras de Hollywood, impulsadas por el infausto Joseph McCarthy. Recordemos que Jules Dassin fue delatado ante el Comité de Actividades Antiestadounidenses por compañeros del gremio como los directores Edward Dmytryk y Frank Tuttle[3], sufriendo el forzoso desempleo que las majors de la meca del cine imponían a los blacklisted como él, y cuyos poderosos tentáculos e influencias se extendían internacionalmente, tal y como demuestra el hecho de que, incluso ya exiliado en Francia, Dassin tardara cinco años en volver a dirigir una película, concretamente la estupenda Rififí (Du rififi chez les hommes, 1955).

uptight-6

Si en la adaptación de la novela firmada por John Ford un nebuloso Dublín es el protagonista de una historia ambientada en la guerra civil irlandesa, en Uptight, Dassin enmarca los acontecimientos en un caluroso Cleveland de 1968. Lo que en cambio no varía sustancialmente es el argumento: un grupo de activistas afroamericanos por los derechos civiles (que en algún momento pueden recordar al Partido Pantera Negra) planean un golpe para robar un arsenal de armas de un almacén y así continuar su lucha de una manera más violenta, convencidos de que la causa pacífica ha llegado a su fin tras el asesinato de Luther King. Johnny Wells (Max Julien) es el cerebro de la operación junto a otros compañeros, entre ellos su mejor amigo, Tank (Julian Mayfield), un hombre con severos problemas económicos y de alcoholismo que en el último momento rehúsa participar en la operación. Al contar con un miembro menos el plan no sale bien y un vigilante del almacén muere abatido por los disparos de Johnny. Tank, acosado por un soplón de la policía, Clarence “Daisy” (Roscoe Lee Browne), y víctima de su estado de embriaguez y necesidad de dinero, acabará desvelando el paradero de Johnny para obtener la jugosa recompensa que los agentes le ofrecen.

uptight-5

Al igual que el inolvidable Gypo Nolan interpretado por Victor McLaglen en el film de Ford, el Tank encarnado por Julian Mayfield en esta nueva versión sufre un auténtico descenso a los infiernos del exceso etílico, agravado por el remordimiento de la delación. Al fin y al cabo, Tank no es más que la víctima de un sistema que prescinde de él como mano de obra rentable, señalado por un pasado de agitador sindical que no encaja en los engranajes capitalistas; tampoco en la revolución armada de los activistas, que no confían en él debido a su alcoholismo. Y al igual que ocurría en El delator de Ford -cuya estructura argumental es fielmente respetada por Dassin-, casi todo el peso dramático recae en el atormentado personaje de Tank a través de una monumental interpretación de Julian Mayfield, tan digna como la de su antecesor en dicho papel para el cine, Victor McLaglen. Mayfield, además de actor, era un reconocido escritor y activista por los derechos civiles; su implicación como libretista en el guion de Uptight así lo atestigua, firmado a tres manos junto a Ruby Dee, también actriz en la película e igualmente escritora y activista, y el propio Dassin, comúnmente asociado a la militancia de izquierda. Estos datos nos dan una idea de las posibles motivaciones de sus principales responsables a la hora de involucrarse en el proyecto; también de su escasa repercusión comercial debido al carácter contestatario de la propuesta.

uptight-8

Quizás por ello Uptight tuvo numerosos problemas de financiación. Paramount Pictures la consideró a última hora un proyecto arriesgado, haciéndose cargo simplemente de la distribución en los Estados Unidos. Booker T. Jones, autor de la banda sonora, así lo recordaba: “Esta película era tan comprometida que la rechazaron en Hollywood y tuvimos que terminarla en Francia, grabamos las canciones originales en París. Jules Dassin, el director, estaba demasiado involucrado en temas políticos para encajar en los cánones de Hollywood, y su nombre estaba en una lista que corría por los estudios en la época (…) así que nos metieron a todos en esa lista y tuvimos que salir de los Estados Unidos para terminar el proyecto[4].

uptight-2

El director de Fuerza bruta (Brute Force, 1947) despliega su habitual y más que demostrada sensibilidad noir para trascender la fotografía en color de la película, de un tono muy sombrío tanto en las escenas nocturnas, la mayoría, como en las diurnas, más escasas pero casi todas localizadas en lúgubres entornos industriales. Posiblemente no le funcione tan bien como a John Ford la puesta en imágenes de la historia original de O’Flaherty; las luchas de los revolucionarios irlandeses y de los activistas afroamericanos obedecen a causas de muy distinta índole, y Dassin le otorga más protagonismo que Ford a la descripción de los fines políticos de sus partidarios. La relevancia en la trama del personaje del delator está muy presente y excelentemente desarrollado, pero a su vez estas secuencias no llegan a entrar en equilibrio con otras de similar extensión en el metraje, como aquellas dedicadas a las intrigas asamblearias de los activistas negros liderados por B.G. (Raymond St. Jacques).

uptight-9

También hay momentos para la experimentación en Uptight. Muy interesantes resultan al respecto dos secuencias que Dassin resuelve con ingeniosos recursos técnicos: la muerte de Johnny Wells (Max Julien) a manos de la policía, con la cámara girando 360 grados en un extraño plano picado que acompaña los últimos segundos de vida del activista; y una de las más surrealistas incursiones etílicas de Tank, cuando éste discute sobre el significado de la lucha por los derechos civiles con un grupo de personas blancas en una feria que tiene una sala de espejos deformantes. Las imágenes distorsionadas que devuelven los espejos son una fiel caricatura de sí mismos: consiguen exacerbar la embriaguez del delator, en el caso de Tank, y mostrar la verdadera cara del grupo de blancos, aparentemente respetables y de orientación WASP con los que discute, interesados en ese tema de conversación con el único fin de ridiculizar al ebrio protagonista.

                      Francisco Arco

[1] Fernando Rodríguez Tapia, Blaxploitation. Pólvora negra en Hollywood, “Cine-Bis”, núm. 1, octubre 2013, pág. 6.

[2] Existe otra adaptación, previa al film de John Ford, de la novela de O’Flaherty: la película muda The Informer (Arthur Robison, 1929).

[3] Román Gubern, McCarthy contra Hollywood: la caza de brujas, Anagrama, 1974, pág. 64-72.

[4] David Moreu, From a Whisper to a Scream. Una historia oral de la música soul, 66 RPM, 2014, pág. 33.

Película completa en versión original subtitulada al castellano:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s