The Bad Nun [tv: The Bad Nun/El convento]

Bad-Nun-póster

Título original: The Bad Nun

Año: 2018 (Gran Bretaña)

Director: Scott Jeffrey

Productores: Scott Jeffrey, Rebecca Matthews

Guionista: Scott Jeffrey

Fotografía: Edward Lui

Música: Lee Olivier-Hall

Intérpretes: Becca Hirani (Aesha), Thomas Mailand (Dan), Tiffany-Ellen Robison (Imogen), Lucy Chappell (Lea), Chris Kaye (Luke “Mr Superdotado”), Georgia Wood (teleoperadora de la policía), Cassandra French (hermana Cindy Lamb), Mika Hockman (Tilda), Patsy Prince (Saanvi), Bryson Dekker (Dan de niño)…

Sinopsis: Aesha se aloja en una aislada residencia que su madre le ha reservado para que pueda estudiar. Sin embargo, durante su primera noche allí, y en ausencia del casero, que ha tenido que salir de improvisto, una misteriosa monja llama a la puerta solicitando entrar al interior. A pesar de la negativa de Aesha, quien se justifica aludiendo a la circunstancia de que la casa no es suya y el dueño no se encuentra, la presunta clériga no cejará en su empeño de acceder al lugar, adoptando una actitud cada vez más amenazante…

Bad-Nun-6

Puede decirse que la imitación en el séptimo arte existe desde que el cine es cine. Cabe recordar, sin ir más lejos, que en 1908 el genio turolense Segundo de Chomón escribía y dirigía Excursión a la Luna (Excursion dans la lune), la cual no era sino una copia prácticamente calcada del icónico Viaje a la Luna (Le Voyage dans le Lune, 1902) que Georges Méliès realizara seis años antes. No obstante, aunque en esta emulación de éxitos previos se encuentra la aparición de no pocos subgéneros y corrientes cinematográficas, el fenómeno no alcanzaría toda su plenitud hasta la década de los sesenta, bien fuera en un lado del Atlántico mediante las producciones de firmas como la AIP, bien fuera en el otro a través de la eclosión de subgéneros tan propios del cine popular del Viejo Continente como el péplum, el cine de euroespías o el spaghetti western. Precisamente, sería la industria italiana quien llevó estas prácticas hasta sus últimas consecuencias entre finales de los setenta y la primera mitad de los ochenta con la fabricación de descarados remedos de coetáneos éxitos de la industria hollywoodiense, tanto juntos como por separado.

Bad-Nun-3

Dicha práctica se ha extendido hasta nuestros días, a tal punto que existen firmas prácticamente consagradas a la confección de este tipo de productos. Sin lugar a dudas, la más popular es la estadounidense Asylum y sus denominados mockbusters de los títulos más mediáticos de cada temporada, planteados con más cara que vergüenza. Pero, aun siendo la más conocida, no se trata, ni mucho menos, de la única. Siguiendo sus pasos, en los últimos años ha surgido un puñado de pequeñas productoras que han hecho suyo ese modus operandi, en la mayoría de los casos circunscribiendo sus propuestas dentro de los márgenes del siempre rentable (y económico) género terrorífico. Entre ellas, de un tiempo a esta parte comienza a despuntar la labor emprendida por la británica Proportion Productions, compañía fundada en el pasado 2014 por unos hasta entonces desconocidos Scott Jeffrey y Rebecca J. Mathews cuando apenas contaban con veintitrés años.

Bad-Nun-1

En su corta andadura, la Proportion Productions se está revelando como una de las principales suministradoras de explotaciones de los títulos de éxito del momento. Así lo atestigua un catálogo en el que, aunque también hay cabida para un remake de la video nasty Demencial (Unhinged, 1982) ―de la que, por cierto, se encuentran actualmente preparando una secuela― así como una trilogía sobre las andanzas de un espantapájaros asesino, encontramos desde imitaciones de la franquicia  “Cincuenta sombras de Grey” con Darker Shades of Elise (2017), hasta emulaciones de la reciente adaptación de Cementerio de animales de Stephen King bajo el inequívoco título de Pet Graveyard (2019), pasando por peculiares respuestas a la saga “Annabelle” y el díptico “Un lugar tranquilo”, con, respectivamente, Mandy the Doll (2018) y Don’t Speak (2020), por poner solo algunos de los más evidentes ejemplos.

Bad-Nun-7

En todos los casos se trata de producciones baratas realizadas con una plantilla estable tanto delante como detrás de las cámaras, un poco a la manera de hacer, salvando las distancias, de los antiguos estudios hollywoodienses, donde destaca la masiva presencia femenina. Y lo cierto es que no les debe estar funcionando mal el invento, a juzgar por el crecimiento exponencial que la productora está experimentando desde su nacimiento y que les ha llevado a realizar veintisiete películas en tan solo cuatro años: cinco tanto en 2017 como en 2018, nueve en 2019 y ocho previstas, de momento, para este 2020, en el que van a añadir a sus líneas productivas exponentes de subgéneros tan característicos de este tipo de cine de género de bajo presupuesto como son los films sobre tiburones y dinosaurios.

Bad-Nun-5

Una muestra muy ilustrativa del estilo acostumbrado en las cintas de la Proportion Productions lo encontramos en The Bad Nun [tv: The Bad Nun/El convento, 2018]. Como no es difícil de adivinar a juzgar por este título ―que traducido al castellano sería La monja mala, lo que, bien visto, resume en más de un sentido su contenido, ya sea tanto por su posible calidad artística como por su planteamiento conceptual―, la película en cuestión se presenta como la particular versión de la firma británica de la coetánea La monja (The Nun, 2018). O, al menos, en teoría, ya que a la hora de la verdad sus parecidos con el título que supuestamente toma como modelo son más bien escasos, no pasando de su similar denominación, la presencia de la figura de una monja como villana de la función y el protagonismo en su cartel de una clériga con rasgos diabólicos, en realidad inexistente a lo largo de su metraje. Una jugada comercial en toda regla, en suma, como pone de relieve el hecho de que el proyecto fuera bautizado inicialmente como Knock Knock, para después ser rodado con el nombre de The Watcher. Por si aún quedara alguna duda a este respecto, baste comentar que, frente al atmosférico goticismo que caracteriza a la película integrante del universo de “Expediente Warren”, la configuración de The Bad Nun se encuadra dentro de los tropos del slasher, estilo este, por otra parte, bastante recurrente en la filmografía de la Proportion Productions hasta la fecha.

Bad-Nun-4

Ni qué decir tiene que en la elección de dicho estilo tiene que ver, y mucho, las facilidades que representa a la hora de plantear una producción tan carente de medios como la que nos ocupa. Ello se traduce en que, a grandes rasgos, toda su configuración escénica se reduzca al empleo de una única localización, una aislada mansión en medio del campo donde su joven protagonista ―interpretada por Becca Hirani, la estrella principal de la mayoría de las producciones de la casa―, sufre el acoso en medio de la noche de una misteriosa monja empeñada en entrar al interior de la vivienda. Poco más. Lejos del ejercicio de tensión y suspense que podría esperarse en un principio a tenor de estas características, semejante configuración repercute en que la película se desarrolle bajo un aburridísimo ritmo mortecino, propio de una narración que no tiene nada que contar, por mucho que se anuncie basada en supuestos hechos reales; por el contrario, su única ambición parece ser la de dilatar las situaciones ad nauseam con el evidente objetivo de alcanzar una duración estándar. Tanto es así que incluso la aparición en escena de una amiga de la muchacha es desaprovechada con rapidez, reduciéndola básicamente a su condición de mera víctima propiciatoria. Y eso que, en su primigenia faceta de slasher, también deja mucho que desear, ya sea por el exiguo número de muertes que se dan cita en el metraje ―apenas tres, la primera de ellas, además, en el prólogo―, como, sobre todo, por el nulo grafismo con el que son escenificados los asesinatos cometidos por el disfrazado serial killer, cuya verdadera identidad, dicho sea de paso, es fácilmente adivinable desde un principio, también en parte debido a la escasa presencia de personajes que se deriva de su obligada concepción minimalista.

Bad-Nun-2

Pero no todo en The Bad Nun es tan negativo, y aunque cuente con fallos tan característicos de una producción de bajo presupuesto como aquel en el que, tras cerrarla con llave, la protagonista no da ninguna importancia al encontrarse la puerta de la casa abierta, empujándola de nuevo contra el marco, para que, en la siguiente escena, el portón vuelva a estar de nuevo cerrado con llave como si nada hubiese pasado, también presenta algunos aciertos que ayudan a elevar el interés del conjunto. Me refiero muy en especial a la idea de que la acción del mencionado prólogo sea narrado prescindiendo de diálogos, utilizando en su lugar la sobreimpresión de la conversación que el único personaje en escena mantiene en un chat telefónico con el desconocido pretendiente con el que ha acudido a reunirse en su casa. O, en otro orden de cosas y sin movernos de esta escena, el homenaje al clásico Seis mujeres para el asesino (6 donne per l’assassino, 1964) que puede deducirse de su desenlace, cuando el asesino, enmascarado con una especie de tela negra que le cubre todo el rostro, ahogue a la muchacha sumergiéndole la cabeza bajo el agua, momento que en forma y fondo recuerda mucho al asesinato más famoso del film de Mario Bava. Claro que este no es el único guiño destinado a los aficionados desperdigado en el metraje, aunque lo más correcto sería hablar de autoguiños. Así, en un momento determinado la protagonista se encuentra viendo en televisión una película que resulta ser Mother Krampus (2017), otra cinta de Proportion Productions; una autorreferencia que se repite poco después cuando su amiga la llame por teléfono para avisarla de que se encuentra cerca de su casa y le diga que le apetece ir al cine a ver Curse of The Scarecrow (2018): en efecto, otra producción de la casa, con el añadido de que la actriz que interpreta al personaje en cuestión, Tiffany-Ellen Robinson, también desempeña uno de los papeles principales en el referido film.

José Luis Salvador Estébenez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s