Entrevista a Belén Mateos Járrega, autora de “Giuliano Gemma. Una tierra, una espada y una pistola”

Belén Mateos

A finales del pasado mes de septiembre se ponía a la venta Giuliano Gemma. Una tierra, una espada y una pistola, primer libro en solitario de Belén Mateos Járrega. Publicado por la editorial independiente Dilatando Mentes, supone de algún modo la culminación de la reivindicación que desde hace muchos años su autora viene realizando en nuestro país de la figura de quien fuera una de las más indiscutibles estrellas de la época dorada del cine-bis europeo, en especial a través de su labor al frente de Por techo cielo de estrellas, el único blog dedicado al actor en castellano y activo desde hace más de una década. Quizás por ello, Giuliano Gemma. Una tierra, una espada y una pistola se centra en la relación que el protagonista de films tan inolvidables como el díptico de Ringo dirigido por Duccio Tessari mantuvo en nuestro país, donde rodó no pocas de sus películas, en especial los wésterns por los que, en mayor o menor medida, es recordado por el gran público. Con esta premisa, a lo largo de las casi cuatrocientas páginas que componen el volumen, profusamente ilustradas con otras tantas fotografías, Belén va desgranando uno por uno todos los títulos que filmó en España, en especial en la provincia de Almería y alrededores, contando con el apoyo de numerosas entrevistas a profesionales y amigos del desaparecido intérprete, ofreciendo así un dibujo del perfil humano y profesional de Gemma, al tiempo que realiza un sentido homenaje a todos aquellos que hicieron posible aquella época inolvidable y, por desgracia, irrepetible, del cine popular del Viejo Continente que tuvo en España uno de sus principales centros de operaciones.

PORTADA FRONTAL GIULIANNO GEMMA

Giuliano Gemma. Una tierra, una espada y una pistola supone de algún modo el colofón hasta la fecha de tu admiración por el fallecido actor italiano. Pero ¿cómo nace esta fascinación por Gemma? Según comentas en los agradecimientos del libro, parece ser que es una “herencia” paterna…

Sí. Mi padre lo admiraba y lo admira mucho. Es su actor preferido junto a Gordon Scott, je, je. Siempre nos hablaba de sus películas a mi hermano y a mí, así que le cogimos cariño. Luego mi hermano se decantó por otros más serios como Gian Maria Volontè y yo seguí con Giuliano porque me parecía muy simpático y guapo, claro, pero entonces yo era una niña; guapo también era Franco Nero, sin embargo Giuliano era más, por así decirlo, cercano y alegre. Era lo que transmitía desde la pantalla y es lo que le hizo triunfar entre un público muy amplio, incluidos los niños. En Italia los pequeños jugaban a ser Ringo. Algo especial debía tener…

¿Y qué te lleva a dar el paso de ser una admiradora de Gemma a crear la primera y única web española dedicada a su figura, Por techo cielo de estrellas?

Ahora cada vez hay más información sobre estos actores del spaghetti wéstern por las redes, pero cuando la creé (la que hay ahora es una actualización, en realidad empecé en 2009 a reivindicarlo), por un lado no había tantos datos ni reseñas de sus películas y, por otro, tenía la impresión de que se daba más importancia a otros actores y a otras películas del género por ser más “serios”, más en la línea de Clint Eastwood; creí que a Giuliano no se le daba el lugar que merecía por ser guapito y tener una apariencia más limpia, siempre o casi siempre bien afeitadito. Él había sido una gran estrella y ahora no se le reconocía como tocaba. Es curioso y triste a la vez, pero desde que murió ya aparece más material relacionado con él, mucho, y la gente lo valora mejor. Estoy pensando sobre todo en el panorama español, porque en Italia Giuliano Gemma ha sido siempre considerado el rey del western all’italiana.

Silla de plata Giuliano

Giuliano Gemma en una imagen de “Sella d’argento” de Lucio Fulci, film crepuscular considerado habitualmente como el último spaghetti western

Imagino que el origen de Giuliano Gemma. Una tierra, una espada y una pistola está íntimamente ligado a esta labor en el blog…

Sigue ese camino de reivindicación que empecé, pero, por supuesto, en otro tono, pues un blog es condenadamente subjetivo, en líneas generales. Un libro que habla sobre la carrera de quien sea debe cumplir con la objetividad, por respeto a los lectores. Es un principio básico. Al mismo tiempo, he querido que se conozca, porque yo lo he conocido después así, al Giuliano humano, al Giuliano detrás de la cámara, por eso se entrelazan los dos aspectos, el profesional y el personal del actor a través de las entrevistas y testimonios de quienes lo conocieron.

Giuliano Gemma. Una tierra, una espada y una pistola ha sido publicado por la editorial independiente Dilatando Mentes. ¿Cómo surgió la asociación?

Pues de casualidad, pero por algo tan bonito como el fomento de la lectura entre los estudiantes. Mis editores, Ángel y Maite, tienen la sede en una localidad cercana a Denia, que es donde vivo, llamada Ondara. Contacté con ellos porque quise que vinieran al instituto donde trabajaba entonces para dar una charla. Ellos iban a iniciar una línea de ensayo muy interesante y ahí me pude colar, je,je. La verdad es que son muy valientes y se nota que les gusta lo que hacen, porque cuidan mucho la edición.

Los titanes

Giuliano en e centro de la imagen en un momento de “Los titanes”, la primera que protagonizó en su carrera y la primera que rodó en España

Entrando ya a comentar el contenido del libro, tu repaso a la vida y obra de Gemma está planteado a través de la relación que el intérprete mantuvo con nuestro país, especialmente debido a los muchos rodajes en los que intervino en España en general, y en la provincia de Almería en particular. ¿Por qué te decantaste por este enfoque?

Intenté hacer algo distinto, pero a la vez complementario a lo que hizo Carlos Aguilar en su libro Giuliano Gemma. El factor romano, porque no hubiera tenido sentido repetir contenidos. Me centré en la trayectoria de Giuliano en España porque me constaba que él la valoraba mucho a nivel profesional, y a nivel personal se veía su empeño por no perder contacto con nuestro país, como luego me ha corroborado la gente a la que he entrevistado, pues algunos seguían manteniendo contacto con él hasta que falleció, como es el caso de su taxista en Almería, Curro Sánchez. Que con los años se preocupara por saber de ellos demuestra lo que apreciaba a esas personas y esa época de su vida transcurrida aquí. Además, todos me comentaban lo mucho que lamentaron su muerte cuando se enteraron. Este libro me ha hecho ver realmente lo que era recordado Giuliano Gemma en España, cómo había dejado huella. Por eso me entristece tanto que él no lo haya podido ver.

Tras tu introducción, el libro se abre con una presentación a cargo del crítico e historiador cinematográfico Carlos Aguilar y un prólogo escrito por la actriz Assumpta Serna. ¿Cómo surgió su participación y por qué te decantaste, precisamente, por ellos?

Como Carlos Aguilar había escrito el único libro que existía sobre Giuliano en España, me parecía oportuno que fuera él el que me introdujera; además, siguiendo mi plan de dar a conocer al actor italiano desde dos puntos de vista, el profesional y el humano, pensé que, Aguilar para el primer aspecto y la actriz Assumpta Serna ―que era amiga personal del actor― para el segundo, eran los ideales. Tuve suerte con ellos porque aceptaron enseguida entrar en mi proyecto, a pesar de ser yo una novata.

También quise que estuvieran sus hijas o alguna de ellas a modo de epílogo (las dos, Giuliana y Vera han estado al tanto de todo y me han ayudado en la elaboración del libro), porque a su padre le dieron un premio póstumo en el Festival de Cine Wéstern de Tabernas (Almería) y quería que hicieran acopio de lo que sintieron ellas al volver a aquel lugar tan querido por su padre y de la relación que tuvo este con nuestro país en general. Me lo hizo finalmente Vera, la hija pequeña, que, aunque muestra imagen de mujer fuerte, enérgica y tajante, muy italiana, por otro lado, cuando habla de su padre es tan amorosa que enternece.

Con Vera Gemma

Belén con Vera Gemma en el Almería Western Film Festival

El grueso de la obra lo compone el recorrido cronológico que efectúas desde su primera película rodada en nuestro país, el péplum Los titanes/Arrivano i titani (1961) hasta la que a la postre sería la última, Juana la loca (2001), cuarenta años justo de carrera que desgranas comentando uno por uno todos sus films con participación española. No obstante, dentro de este repaso otorgas un especial protagonismo a su contribución al denominado spaghetti wéstern, algo que de algún modo es ya anunciado desde la misma portada del libro. ¿Se debe únicamente a las características propias de la carrera de Gemma, o también a un interés personal por tu parte hacia este género?

Las dos cosas, pero, sobre todo, porque Giuliano Gemma es reconocido internacionalmente por sus películas wéstern, aunque él intentó después demostrar que podía hacer algo más, y realmente lo consiguió; no hay más que ver Delito de amor (Delitto d’amore, 1974) de Luigi Comencini, Un uomo in ginocchio (1979) de Damiano Damiani o las ambientadas en Sicilia Corleone [vd: Corleone, 1978] y La fuerza del silencio (Il prefetto di ferro, 1977), ambas de Pasquale Squitieri, por las que recibió premios internacionales. Pero claro, si piensas en Giuliano Gemma la primera imagen que te viene a la cabeza es la del cowboy simpaticón, ingenioso y sonriente, que es el tipo que le hizo triunfar. Una imagen suya de vaquero era lo que tocaba.

En los referidos comentarios que incluyes de cada film, haces un especial hincapié en especificar las localizaciones españolas exactas en las que se rodaron. ¿Por qué?

Por darlas a conocer. Ahora se lleva mucho eso y creo que es lo correcto para publicitar nuestros paisajes y este cine, y un poco también por conocer yo aquellas que no controlaba.

Dentro de estos comentarios, también me ha llamado la atención por inusual el análisis que realizas de muchas de las bandas sonoras de aquellos films…

Creo que en eso me he quedado corta, fíjate. Pero es que las bandas sonoras del spaghetti wéstern son la mayoría maravillosas, que se lo digan a Tarantino… Y es que contrataban a grandes como Francesco De Masi, Gianni Ferrio, Riz Ortolani, Bruno Nicolai… o el maestro Morricone. Claro, algo había que decir de semejantes talentos.

En la estación de La Calahorra

Belén en la estación de La Calahorra, escenario de múltiples rodajes durante las décadas de los sesenta y setenta, especialmente de wésterns

A lo largo de estos comentarios, si hay algo que se ponga de relieve es la exhaustiva labor de investigación y documentación que has llevado a cabo, reconstruyendo la trayectoria de Gemma a través de innumerables fuentes, en ocasiones de lo más insospechadas. ¿Cuán de laborioso fue este apartado? ¿El trabajo previo de recopilación con el que ya contabas al frente de Por techo cielo de estrellas te facilitó de algún modo el trabajo?

Sí, me facilitó el trabajo mi recopilación previa para el blog, pero es que, además, gracias a él conocí a un amigo suyo, que ahora es mío desde hace ya años, Marco Fanciulli. Él me mandó material a través del mismo Giuliano, que sabía de mi tarea a través de él, me contó cosas y medió para que yo conociera al actor en persona.

Por lo demás, mucho de lo que he escrito lo adquirí también a través de los testimonios, de mi búsqueda y coleccionismo durante años, por ejemplo de prensa de la época, y al defenderme un poco en italiano he podido bucear en archivos o leer libros muy interesantes escritos en esa lengua.

Otro aspecto que destaca del libro es su apabullante archivo gráfico, con la inclusión de casi cuatrocientas fotografías, muchas de ellas inéditas. ¿Cómo fue la labor de recopilación de todo este material?

Tengo más, pero por cuestión de derechos no pude incluirlas. El material viene casi todo de su familia, sus hijas y su mujer, y de los que participan en el libro, que me lo han cedido gentilmente. He tenido mucha suerte. Otras fotografías las he comprado. No gasté más porque mis editores me frenaron, ja, ja.

Con Lee Van Cleef en El día de la ira

Lee Van Cleef y Giuliano en una pausa del rodaje de “El día de la ira”

Cada capítulo, junto a la reseña de los films que intervino en el periodo temporal determinado, como decimos, se completa con varias entrevistas a distintos profesionales y/o amigos que trabajaron junto con Gemma o lo trataron. ¿Por qué te decantaste por esta estructura?

Aunque al principio pensé en hacer dos partes, una de ensayo y otra de testimonios, como se ha hecho en otras obras, creí que debía hacerlo diferente cuando me di cuenta de que podía hablar con personalidades de cada época. Por eso ordené la experiencia de Giuliano Gemma cronológicamente, sus etapas por géneros y que después hablaran sus compañeros o amigos de cada periodo. Estoy muy contenta con esa estructura, a decir verdad, sin embargo me costó ordenar las entrevistas un poco; primero, porque algunos han estado con él en varias etapas. Segundo, porque de la primera, el péplum y cine de aventuras, y de la última, la policiaca, era más difícil encontrar o contactar con compañeros. Algunos me han costado mucho. Y tercero, porque de la etapa wéstern tenía tantos… y aún podía haber tenido más, pero había que cortar por algún lado, por desgracia.

Otra cosa que me gusta y que creo que es original es que las entrevistas y testimonios no son solo de gente famosa, de actores y actrices, sino de gente normal, de personal que trabajaba detrás de la cámara, del equipo, especialistas, están los taxistas y el hijo del guarda del poblado Fort Bravo, que es una de las entrevistas más bonitas porque muestra esos sets de rodaje a través de los ojos de un niño. Todos ellos forman parte imprescindible de ese mundo cinematográfico. Es como contar la historia, pero también la intrahistoria. Me ha encantado conocerlos a todos ellos.

Al hilo de lo que comentas, además de hablar de su experiencia con Gemma, en estas entrevistas se comentan diversos aspectos de aquellos rodajes y de las personas que intervinieron en ellos, erigiéndose en cierto modo en un homenaje a aquel cine y a aquellos que lo hicieron posible. ¿Era esa tu intención?

Sí, era esa mi intención; que se conociera aquel cine a través de una estrella popular de la época; así que es a través de Giuliano Gemma que conocemos un poco cómo funcionaba aquello.

Con Rita Hayworth y Klaus Kinski en I bastardi

Giuliano, Rita Hayworth y Klaus Kinski en una escena de “I bastardi”

Sin menoscabo de otros apartados, estas entrevistas suponen en mi opinión el plato fuerte del libro. ¿Qué criterios estableciste a la hora de escoger a las personalidades a las que entrevistar?

Al principio, aparte de las personas del prólogo, introducción y epílogo, que era lo que más claro tenía, busqué a Neno Zamperla, porque sabía que él era el que más me podía aportar, pues fue su mejor amigo y maestro de armas en muchas de sus películas. Él me ayudó a contactar con otras personas también sin yo pedírselo, por ejemplo con Nino Benvenuti, el campeón mundial de boxeo que rodó en Madrid con Gemma Vivos o preferiblemente muertos/Vivi o preferibilmente morti (1969). Zamperla era muy generoso. Le llamaba frecuentemente también para contarle cómo iba el libro y que en Almería se acordaban mucho de él, cosa que le alegraba un montón. He lamentado enormemente su reciente muerte. Pero, sobre todo, cuando fui consciente de los apartados que quería en el libro, de la estructura, fui buscando a la gente que necesitaba para ellos. Por ejemplo a Álvaro de Luna, que lo había visto por Denia, donde veraneaba, y lo asalté al pobre hombre mientras almorzaba con sus amigos, todos intelectuales, por cierto. Eso me costó lo que no está escrito, porque soy muy tímida y le tenía mucho respeto, no quería incomodarle, pero viendo que murió al poco tiempo, me alegro de haber vencido esa timidez. Él me regaló tantas anécdotas bonitas de su época en Roma…

Siguiendo con la anterior pregunta, no puede dejar de formularse la típica cuestión de si hubo algún entrevistado con el que te hubiera gustado contar pero que por el motivo que fuera se ha quedado fuera del proyecto…

Sí, hay varios con los que contacté, incluso me dijeron que sí y, con la entrevista preparada, no supe más de ellos. Es una lástima… Pero sobre todo hay uno, George Eastman, aka Luigi Montefiori, que, a pesar de que Neno Zamperla y la actriz Gabriella Giorgelli movieron hilos para ayudarme hablando con su agente y casa de producción, no hubo manera. Eastman rodó con Giuliano Gemma Les llamaban y les llaman dos sinvergüenzas [vd/tv: Ben y Charlie] (Amico, stammi lontano almeno un palmo, 1972) de Michele Lupo, película de la que también era guionista.

Con Mario Adorf en Por techo las estrellas

Giuliano y Mario Adorf en “Por techo las estrellas”

Muchas de las entrevistas que incluyes no están editadas, sino que están transcritas tal cual. ¿Por qué? ¿Fue acaso para darle una mayor naturalidad?

Sí, por eso se introducen con el título “Conversando con…”. En realidad están editadas, pero lo mínimo para hacerlas entendibles y correctas gramaticalmente. Me gustaba porque, además de la naturalidad, irradian cercanía, familiaridad, que es lo que transmiten muchas películas de Giuliano Gemma y él mismo en la pantalla. He intentado que el libro sea ameno por esa misma cuestión, para adaptarlo al estilo de Giuliano, que es, en general, para todos los públicos.

Por cierto, junto a las entrevistas propiamente dichas, en el repaso a sus películas también incluyes declaraciones de otras personalidades que no cuentan con su propia entrevista…

Sí, es porque no pude hablar como quise con ellos por la razón que fuese, pero me gustaba tenerlos por considerarlos importantes o porque no podía incluir más entrevistas y tuve que recortar por consejo editorial, para no hacer eterno el libro. Pero quizás las aproveche para otros proyectos, porque son figuras que me interesan muchísimo.

En cualquiera de los casos, una de las constantes que se repiten en estos testimonios que recoges es lo buena persona y buen profesional que era Giuliano…

Cierto. Yo lo he conocido más gracias a esos testimonios y debo decir que me siento muy orgullosa de ser su admiradora, más que nunca. A mi padre, que es fan veterano, le ha pasado lo mismo.

Y, en tu caso, que según has comentado también tuviste la oportunidad de llegar a conocerle, ¿qué destacarías de él, tanto a nivel humano por el posible trato que pudiste tener, como a nivel profesional?

Solo tuve, lamentablemente, un único encuentro con él en 2011, dos años antes de su accidente. Estaba muy nerviosa y no pude aprovechar el momento como se merecía porque casi no hablé, solo habló él, pero me contó algunas cosillas que incluyo en el libro de su carrera profesional, como que tuvo oportunidad de trabajar con Almodóvar en Matador (1986), pero estaba en otro proyecto y no pudo, cómo recordaba Almería y cuánto le gustaría volver, o que Michèle Mercier llevaba peluca en las películas de Angélica, cosa que me dejó bastante asombrada, je, je. En cuanto al plano personal, era un señor con clase, con ojos de buena persona, de mirada noble. Recuerdo que en nuestro encuentro primero me trató muy cortés pero sin mucha confianza, y al final se despidió dándome un afectuoso abrazo y diciéndome que le avisara si volvía a Roma. Nunca lo olvidaré.

Una pistola para Ringo

“Una pistola para Ringo”

Un par de curiosidades. En primer lugar, me gustaría que me hablaras sobre de quién fue y cómo surge la idea tan novedosa de incluir un código QR para acceder a la música que recomiendas para acompañar la lectura del libro…

Pues de mis editores, que ya lo incluían en sus anteriores libros. Lo hacen siempre. Aquí la música estaba clara, ¡spaghetti wéstern!

La otra curiosidad tiene que ver con las citas que inician cada capítulo, en su mayoría sacadas de diálogos de películas de Gemma. ¿Por qué elegiste, precisamente, esta fórmula y qué criterios seguiste a la hora de escogerlas?

En los filmes de Giuliano Gemma había diálogos con cierta solera, frases sentenciosas que podían anticipar muy bien cada parte, describirla o definir los personajes de Giuliano, y escogí las que creía convenientes, aunque había otras frases que también iban bien. Por ejemplo, para anunciar el texto de Carlos Aguilar utilicé una que decía el propio Giuliano en el libro que el crítico cinematográfico le dedicó; en la Introducción, que escribo yo misma, al presentar al actor y lo que significó en su época, la frase que la precede es la de Una pistola para Ringo/Una pistola para Ringo (1965) en la que él se presenta… Y así.

Hace escasos días se cumplían seis meses desde la salida a la venta de Giuliano Gemma. Una tierra, una espada y una pistola. ¿Contenta con el resultado y la repercusión que ha obtenido hasta el momento?

Sí, estoy contenta, aunque sé que me he dejado algún testimonio por ahí, personas a quienes les hubiera gustado colaborar, que a lo mejor rescato si hubiera una segunda edición. Espero que los que han participado y me han ayudado estén satisfechos también.

Y, mirando ya al futuro, ¿qué proyectos tienes? ¿Giuliano Gemma. Una tierra, una espada y una pistola ha sido algo puntual, o tienes intención de seguir publicando nuevos ensayos de similar naturaleza?

Estoy planeando dos nuevos proyectos similares al de Giuliano Gemma, nacidos mientras trabajaba con él. Descubrí que aún hay muchos aspectos dignos de estudiar que no han recibido la atención que merecen.

José Luis Salvador Estébenez

Published in: on abril 6, 2020 at 8:24 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2020/04/06/entrevista-a-belen-mateos-jarrega-autora-de-giuliano-gemma-una-tierra-una-espada-y-una-pistola/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: