Entrevista a Josemi Beltrán, director de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, sobre la trigésima primera edición del certamen

Hoy arranca la trigésimo primera Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián, que se prolongará hasta el próximo viernes 6 de noviembre. Una edición que, como no podía ser de otra forma dada la situación actual, va a estar condicionada por la actual crisis sanitaria. Si ya con anterioridad la sombra del Covid-19 había motivado la aplicación de varios cambios a fin de adecuarse a la normativa vigente, la habitual fisonomía de la Semana ha terminado por cambiar radicalmente a causa de la precipitación de acontecimientos que hemos vivido en los últimos días, singularizados por el toque de queda nocturno, la restricción de movilidad entre municipios y el cierre perimetral de la comunidad decretado por el gobierno vasco, lo que ha obligado a los responsables del certamen a amoldar la propuesta a las circunstancias hasta el último minuto, literalmente. Tanto es así que la presentación oficial de la edicón, prevista en un primer momento el pasado viernes, tuvo que ser pospuesta al lunes.

Sobre el modo en el que la pandemia del Covid-19 va a afectar el desarrollo de la edición de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián que hoy empieza hablamos con su director, Josemi Beltrán, responsable del área de cine de Donostia Kultura, quien un año más ha tenido la gentileza de atendernos y responder a nuestras preguntas.

Como en todos los ámbitos de la vida, este año la situación provocada por la pandemia del Covid-19 ha condicionado el desarrollo de la Semana, sembrándola de incertidumbre y obligando a adaptarla a las circunstancias hasta literalmente el último minuto. ¿Puede decirse que ha sido la edición más difícil de organizar hasta la fecha?

Desde luego, en mis diez años de dirección ha sido la más complicada, sobre todo por el factor incertidumbre. Lo primero, decidir si apostar por ella de forma presencial o no, y  lo siguiente, estar permanentemente alerta a la situación sanitaria, cercana y lejana, para posibles adaptaciones y cambios. Lo cual repercute en que, obviamente, hemos tenido que hacer, como mínimo, tres parrillas diferentes de programación antes de presentar la definitiva, y siendo lo más cautos posibles.

¿Cuáles son los principales cambios en el funcionamiento y fisonomía de la Semana a los que va a obligar el actual panorama en el que nos encontramos?

Desde finales de junio nuestros teatros y cines ya cuentan con un aforo limitado por las normas, y ya contábamos en nuestro diseño del festival con ese 50% de butacas, con la necesaria distancia social y el uso de mascarilla.

A día de hoy la principal decisión tomada en Donostia Kultura ha sido terminar todas las actividades culturales como máximo a las 21 horas. Eso, por supuesto, influye en contar con algunas sesiones menos de las que nos hubiera gustado. Aunque no hemos tenido que suprimir muchas películas, utilizando el recurso de los programas dobles, y gracias a contar con dos pantallas a la vez, y en algún día tres añadiendo la de Tabakalera. Habrá por primera vez en años dos matinales adultas en fin de semana. Y lo principal es que va a ser imposible ver toda la programación de la Sección Oficial por esa coincidencia de horas. Así que el público tendrá que elegir su película, lo cual ha derivado también en la supresión de los abonos para todo el festival. Pero nos parecía fundamental mantener compromisos con distribuidoras y seguir ofreciendo un menú lo más rico posible.

Por otro lado, por supuesto, toda la actividad más lúdica o social como fiestas, teatro de calle, maquillaje, karaokes… fue eliminada de la ecuación meses atrás. Lo fundamental era mantener la oferta cinematográfica.

Otro de los aspectos en los que también ha influido la actual situación sanitaria ha sido en lo concerniente a los films disponibles, con muchos títulos que han retrasado su salida y otros que, por el contrario, han decidido estrenarse directamente en plataformas digitales. ¿Hasta qué punto ha dificultado este contexto la confección de la selección de películas para este año?

En eso sinceramente no hemos encontrado dificultades. Cantidad y cualidad de pelis interesantes hemos tenido, como también se ha visto en Sitges. Sí es cierto que la incertidumbre de estrenos en cines y otros soportes ha hecho que algunas películas no tuvieran claras sus fechas, y haya habido cambios, altas y bajas en el proceso.

Centrándonos en la selección en sí, ¿qué balance haces de ella? ¿Cuáles son los títulos que destacarías?

Como te decía, hay pocos títulos que echemos de menos en la selección final de lo que nos habría gustado programar. Y creo que es un año más que interesante, especialmente en producción europea, y casi más bien francesa, con cintas como La nube, Le dernier voyage de Paul W. R. Meandre, o el loco último Dupieux, Mandibules. Hay cine de terror puro, ciencia ficción, también cintas más festivas como Psycho Goreman o Benny Loves You, la viral Host, realizada durante los comienzos de la pandemia…

De Japón, una de nuestras cinematografías mimadas, contamos con el espectacular anime Lupin III y la premierde lo último de Hideo Nakata, Stigmatized Properties.

Repasando la selección realizada, puede llamar la atención la cantidad de películas procedentes de cinematografías no habituales, como puede ser la indonesia con The Queen of Black Magic, que llegará a Donosti tras ganar la sección Midnight X-treme en Sitges, o la húngara Post Mortem, entre otras. ¿De algún modo es una forma de llamar la atención sobre ciertos cines pujantes dentro del fantástico?

Hace tiempo que de Indonesia nos están llegando pelis de terror muy interesantes, y alguna más había este año en Sitges. Post Mortem para mí es una de las sorpresas de la temporada, una peli de fantasmas seria y con un trabajo estético clásico que se desboca al final.

Otros festivales como puede ser el de Sitges han optado por combinar la programación presencial con la online. En vuestro caso, ¿llegasteis a plantearos esta fórmula?

Lo estuvimos analizando, pero tenemos claro que un festival de nuestro formato encuentra su sentido en el público cercano, y en la ceremonia presencial. Situados tras Sitges, con una marca tan potente, ¿para qué intentar programar de nuevo online largometrajes nuevos que ya habría programado Sitges? Nuestra Semana acerca esos títulos a un público eminentemente cercano, y de una manera y un ambiente que es nuestro ADN. Asumimos que este año ese ambiente iba a cambiar, pero la experiencia colectiva para nuestro público tenía que sobrevivir.

Lo que sí nos ha servido esto es para potenciar contenidos online tipo extras. De ahí nace, junto a los festivales de Fancine Málaga y Molins del Rei, la iniciativa “Noviembre Fantasma”, un canal que va a ofrecer cortometrajes, charlas exclusivas, videoensayos… durante todo este mes de noviembre.

Junto a la sección oficial, el tradicional ciclo retrospectivo de este año va a estar dedicado al subgénero de “muñecos asesinos”. ¿Por qué os decantasteis por él?

Este año es nuestro leitmotiv: cartel con ventrílocuo inquietante con el gran Javier Botet, nos sumamos al décimo aniversario del Museo TOPIC de las marionetas de Tolosa con una exposición de “Seres fantásticos”, monográfico de 2000 Maniacos sobre la cuestión, y unos cuantos títulos seleccionados de la temática.

Teníamos previsto un ciclo más extenso, pero ha sido uno de los que ha sufrido los recortes de programación. Esperamos que el Maniacos y otras recomendaciones que podamos ir haciendo haga que la gente se lo pueda completar en casa, porque es un tema muy jugoso. Entre lo que hemos podido proyectar, están un episodio de Chicho Ibáñez Serrador de sus Historias para no dormir, Attack from the Puppet People o Magic. Se han quedado fuera la maravillosa May de Lucky McKee o la rara Shanks de William Castle, totalmente recomendables.

Dentro de la programación, también habrá espacio para el recuerdo del recientemente fallecido director donostiarra Javier Aguirre con la proyección de una de sus dos colaboraciones con Paul Naschy, El gran amor del conde Drácula, la cual formará sesión doble, además, con el documental de Diego López sobre Helga Liné La dama del fantaterror, lo que volverá a poner de relieve la especial atención que la Semana ha prestado al denominado fantaterror español y que en los últimos años se ha vuelto una constante que se ha manifestado de muy diferentes formas…

Una de las cosas que me interesa es siempre echar la mirada al pasado, tender el puente lo más posible entre el terror de hoy y el que se hizo, en todos los sentidos. Y más en el cercano. Todavía no habíamos tenido ocasión de recordar a Aguirre en su Donosti, y lo haremos con una de sus facetas como creador, el cine más comercial y de género. Es una sesión doble que queda muy armonizada, creo, y tener a Diego entre nosotros, que además de ser un estudioso conoció a Javier en persona, es una estupenda ocasión. Y, sí, además la peli es con Paul Naschy, a quien dedicamos la memorable muestra del año pasado.

Imagino que la actual situación también se habrá reflejado en la lista de invitados que visitarán este año la Semana…

Pues claramente, además de imposibilidades materiales, la situación no hace recomendable la movilidad. Los que acudan vendrán con alguna misión concreta, y limitados. Tenemos un estupendo jurado formado por Desirée de Fez, Valeria Vegas y Caye Casas. Además de la participación de David Pareja, Javier Botet, Koldo Serra presentando el montaje inédito de su serie Caminantes completa, y algún otro nombre que iremos anunciando.

En los últimos años, uno de los aspectos que más ha potenciado la Semana ha sido el de las exposiciones celebradas en el marco del certamen. ¿Qué habéis preparado para este año?

La muestra del museo TOPIC de Seres Fantásticos es maravillosa, con cerca de ochenta títeres de sus fondos, algunos nunca enseñados, con personajes como las brujas, demonios, la Muerte… Para quien no llegue a la expo, que se acerque después al museo, porque es un lugar único en Europa.

Por otro lado, gracias al festival Curtas traemos una parte del homenaje colectivo al dibujante fallecido Juan Giménez, que se verá en FNAC (y luego girará por todas las tiendas de la marca en España). Fernando Mircala exhibe nuevos trabajos, bajo el título “Futuro elegante” en Kutxa Kultur Plaza, y la ilustradora vizcaína fantástica Sarima nos acerca su obra en la Biblioteca Central. Siempre que podamos, mimaremos el apartado exposiciones, dentro de nuestros recursos.

José Luis Salvador Estébenez

Fotografías: Juan Mari Ripalda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s