Entrevista a Víctor Matellano sobre “Vampus Horror Tales”

Las películas de antología suponen prácticamente un subgénero en sí mismo dentro del cine de terror. Firmas tan queridas entre los aficionados como la británica Amicus convirtieron esta estructura narrativa en la principal divisa de sus films, y piezas tan capitales en la historia del cine de terror como Al morir la noche, Las tres caras del miedo, Creepshow o Historias de terror, por solo citar unos cuantos ejemplos, se inscriben dentro de sus coordenadas. Y si bien durante los noventa y comienzos del nuevo milenio la producción de este tipo de films disminuyó considerablemente en comparación con décadas anteriores, en los últimos años las películas de capítulos han vivido un resurgir a lo largo de todo el mundo gracias a franquicias como The ABC’s of Death, V/H/S o México bárbaro, en las que un grupo coral de directoresse encargan de realizar los diferentes segmentos a partir de un concepto común.

Una de las últimas muestras de la buena salud que atraviesa el formato en la actualidad se encuentra en la aparición de Vampus Horror Tales, un proyecto ideado por Víctor Matellano que tiene uno de sus principales signos de distinción en servir de alternativa en el formato largo al plantel de directores congregados, abriendo de algún modo la puerta a la pervivencia y relevo en el cine fantástico español. Tras que el viernes la película viviera su premiere mundial en la inauguración de la vigésimo quinta edición del Festival de Cine de Zaragoza, recabamos el testimonio de Matellano sobre los pormenores de Vampus Horror Tales, horas antes de que el madrileño Palacio de la Prensa acoja su preestreno oficial mañana jueves.

Vampus Horror Tales tiene su origen en cierto modo en un cortometraje que dirigiste hace ahora dos años, Llámame Vampus, en el que presentabas en sociedad a este peculiar sepulturero que ejerce de maestro de ceremonias en el nuevo film. ¿Cómo nació este personaje?

El detonante fue el personaje del sepulturero/ladrón de cadáveres, Sr. Fettes, que se hace llamar “Vampus”, y que diseñé para el espectáculo del Túnel del Terror, y como dices, después también aparecía en Llámame Vampus. Referencia el mundo de los llamados resurreccionistas, a los personajes del relato de Stevenson, y a los personajes presentadores de los relatos gráficos de terror para adultos…[1]

Al igual que ocurriera en el corto, Vampus está interpretado por Saturnino García. ¿Por qué elegiste al veterano intérprete para encarnarle y cómo fue la construcción del personaje con él? 

El personaje tiene un mundo que remite a la cultura anglosajona del terror y lo macabro, pero a su vez está muy españolizado, su socarronería y su humor negro… Ese tipo de tono lo da perfecto Saturnino García, aparte de por su cuestión física, la angulación actual de la cara, que nos remite a ciertos intérpretes clásicos del género… Saturnino está fantástico en la película, ha hecho un gran esfuerzo por las condiciones de trabajo, y ha sido muy preciso en el rodaje. No es que sea un género por el que él tenga mucho interés, pero le ha tomado perfectamente el pulso al personaje y lo hace de forma muy ajustada.

¿Y cómo surgió la idea de utilizarlo como maestro de ceremonias para un film de sketches, y por qué te decantaste precisamente por este formato que cuenta con tanta tradición dentro del cine de terror?

Me encantan los personajes que entran perfectamente en eso que se ha llamado transmedia. Siempre pensé que este ladrón de cadáveres servía para un largo, un corto, una serie, una webserie, para presentar películas, o como en este caso, servir de hilo conductor de los segmentos.

Víctor dando instrucciones a Saturnino García y África Gozalbez

Una de las particularidades de Vampus Horror Tales es el de ser un film coral cuyos diferentes segmentos están realizados por cineastas noveles. ¿Por qué se decidió esta fórmula y cuáles fueron los criterios que seguiste a  la hora de seleccionar a los diferentes directores participantes? 

Fue Erika Elizalde, productora ejecutiva de la película, quien propuso ir adelante con este formato para el personaje. Desde el primer momento teníamos clarísimo que debíamos ser varios directores y, a ser posible, que el resto fuesen debutantes en el largo. Se barajaron varias posibilidades, y se propuso a varios colegas, y un par de ellos declinaron participar por diferentes circunstancias. Aunque son debutantes en el largo, tanto Manuel Martínez Velasco, como Isaac Berrocal o Piter Moreira están muy duchos en el corto, son directores de prestigio. Y en el caso de Manu, además, es un director de teatro y dramaturgo de éxito. Por su parte, la propia Érika se hizo cargo de una de las historias también.

En tu caso, aparte de encargarte del hilo que sirve de nexo de unión entre los diferentes capítulos, has sido también el productor creativo de la película. ¿En qué ha consistido tu labor en este apartado exactamente?

Por un lado, como dices, dirijo el hilo conductor, los interludios entre historias. Cada realizador dirigía y supervisaba todos los elementos de rodaje de cada historia, incluido el corte final de montaje. Ya por parte de la producción, para toda la película era la misma fotografía, música y diseño de sonido, aunque siempre de forma coordinada. Yo he supervisado toda esta parte. Y todo a partir de los estupendos guiones escritos por Yolanda García Serrano, Ignacio López Vacas, Victoria Vázquez y los propios Isaac y Piter…

A nivel visual, sin duda uno de los aspectos que más llama la atención del film es el que esté fotografiado en blanco y negro…

Se valoró hacer parte en color y parte en blanco y negro, y finalmente optamos por todo en blanco y negro. Ha sido una gran decisión. El trabajo de David Cortázar al frente de la fotografía es brillante, con mucho volumen y claroscuros. Y todo en consonancia con el montaje, con el sonido y con la partitura musical de Javier de la Morena, perfecta. También hay mucho de cómic, con las viñetas dibujadas por Claudio Sánchez Viveros, o el propio póster de David Benzal. Maravillosos trabajos. 

El rodaje de  Vampus Horror Tales tuvo que suspenderse por culpa de la pandemia, siendo uno de los primeros en volver a reanudarse aplicando las medidas preventivas exigidas desde las instituciones gubernativas. ¿Cómo ha sido el rodar en estas circunstancias?

En realidad, el rodaje se diseñó para hacerlo en dos partes. Cuando llegó el estado de alarma nosotros habíamos parado, no tuvimos que suspender el rodaje, pero la segunda parte ya no se pudo reanudar en fecha. Fuimos el primer largometraje de ficción que arrancó a rodar en Fase I de desescalada, con todas las restricciones/protecciones, lo que nos obligó a cambiar guiones. Fue muy complicado. 

El pasado viernes Vampus Horror Tales vivió su estreno mundial como película de inauguración de la vigésimo quinta edición del Festival de Cine de Zaragoza, y este jueves va a vivir su preestreno oficial en el madrileño Palacio de la Prensa. ¿Qué tipo de distribución va a tener?

La pandemia ha cambiado muchas cosas. Ahora salir en salas de forma tradicional para según qué películas quizá no sea lo más adecuado. Nuestro modelo es dinámico. Está previsto hacer eventos en ciudades, antes de estrenar a principios de año en Orange Tv Terror. Entre medias, quizá hagamos salas en modelo convencional. Estamos preparados para ir adaptándonos. Como la realidad, todo está muy cambiante.

Al hilo de lo que comentas, la actual situación de incertidumbre que se vive dentro de la programación de salas cinematográficas, con continuos cambios en las fechas de estreno de grandes producciones y demás, ¿favorece a una producción más modesta como la vuestra de cara a poder darle una mayor visibilidad ante la falta de oferta o, por el contrario, os perjudica?

En consonancia a lo que te decía, todo es una incógnita. Nosotros creemos que para nuestro producto, al tratamiento tradicional le debemos dar un toque flexible. El público ha adquirido otros hábitos de consumo de películas en la pandemia, nos guste o no. Y parece que el mundo proyección-evento puede ser una solución.

Por cierto, la propia estructura antológica de Vampus Horror Tales se presta a que en el futuro pueda dar lugar a alguna secuela. ¿Hay planes para ello?

Planes en firme, no. Pero ideas con el personaje, sí…

El veterano José Lifante y Víctor Matellano en una inquietante foto del rodaje

Además de Vampus Horror Tales, recientemente también has estrenado Paisajes para después de una guerra, un corto documental que sobre el papel se aparta de las que han sido las constantes de tu cine hasta el momento, si bien pueda buscarse cierta conexión con Regresa el Cepa, tu magnífico documental sobre toda la controversia que rodeó la aparición de El crimen de Cuenca de Pilar Miró…

Si estamos hablando del cine de terror, estos docus hablan del miedo real. A mí estos sí que me aterrorizan. Paisajes para después de una guerra habla de la construcción de una línea de ferrocarril durante el franquismo, con presos, en condiciones muy penosas. Pienso que hay que recoger la voz de quienes aún pueden contarlo y ese ha sido el punto de partida. Un proyecto muy gratificante, ciertamente.

No acaban aquí tus novedades, ya que en tu faceta de historiador cinematográfico también acabas de participar en una guía turística para la Comunidad de Madrid sobre localizaciones de películas de género fantástico, tanto nacionales como extranjeras, rodadas en la región…

Es maravilloso recordar las posibilidades de la Comunidad de Madrid como plató natural y como potencial área de desarrollo del llamado turismo cinematográfico. Creo que las propuestas de la Consejería de Cultura y Film Madrid con las rutas que recuerdan el wéstern y el fantástico rodado en la región son ejemplares…

Y mientras, el Dr. Knox de Wax ha saltado a una revista gráfica de terror para adultos homónima, quizá para cerrar el círculo con Vampus…

Ocurre algo parecido con el Dr. Knox. Siempre pensé las muchas posibilidades para diferentes formatos de este personaje. Knox es otra cosa, es quizá un rol más estilizado y complejo, más serio, con más aristas. Indisoluble a la imagen del Jack Taylor, por cierto. Y en esta revista de cómics, editada por la Isla de Nabumbu, han participado autores de prestigio, incluyendo una fabulosa portada de Sanjulián.

Y aparte de su encarnación en papel, ¿hay posibilidades de que el Dr. Knox regrese algún día a la pantalla?

Ojalá. Seguimos con ello. Las circunstancias son complicadas, pero no dejaré de intentarlo…

Dado que, visto lo visto, no paras, ¿qué próximos proyectos tienes entre manos actualmente?

Escribí en confinamiento un libro colectivo y una película. El libro, a la venta, es Espartaco. El libro del 60 aniversario, editado por Notorious. Y respecto a la película, actualmente ando moviendo el proyecto. Por otra parte, ahora estoy rodando un nuevo documental sobre cine…

José Luis Salvador Estébenez

[1] Se refiere, por un lado, al relato de Robert Louis Stevenson “El ladrón de cadáveres” (“The Body Snatcher”, 1881), llevado al cine y televisión, por ejemplo en The Body Snatcher [tv/dvd: El ladrón de cuerpos, Robert Wise, 1945] y el episodio “El ladrón de cadáveres” (José Antonio Páramo, 1975) de la serie El quinto jinete (1975-1976), respectivamente; y por otro a la revista española Vampus (1971-1978), recopilación de historietas de terror presentada por el personaje de igual nombre (el tío Vampus), y que fue la edición de la norteamericana Creepy (1964-1983), de la Warren.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s