Buddy Boy [tv/vd/dvd: Buddy Boy]

 

Sinopsis: Francis es un chico huraño, tímido, extraño, reprimido y muy religioso. Su vida se circunscribe al cuidado de su madre enferma en el mísero apartamento en el que viven. Aparte de eso, trabaja en un laboratorio de revelado de fotos. De ahí, en parte, ha arrancado su pasión por “mirar” la vida de los demás: qué hacen, cómo aman… Alejado del mundo real, al que sólo le unen las fotografías, ha dejado de relacionarse con la gente. Ahora se limita a observarles, como a Gloria, una bella joven cuya ventana da frente a la suya y que tiene la costumbre de no correr nunca las cortinas…

 


Título original: Buddy Boy
Año: 1999 (Estados Unidos)
Director: Mark Hanlon
Productores: Gina Mingacci, Cary Woods
Guionista: Mark Hanlon
Fotografía: Hubert Taczanowski
Música: Michael Brook, Brian Eno, Graeme Revell
Intérpretes: Aidan Guillen (Fracis), Emmanuelle Seigner (Gloria), Susan Tyrrell (Sal), Mark Boone Junior (Vic), Harry Groener (Padre Gillespie), Hector Elias (Sr. Salcedo), Jon Huertas (Omar), Richard Assad (Haroonian), Kellie Waymire (Ireland), Tim DeKay (Ken)…

Mark Hanlon, guionista de Ghost Ship. Barco fantasma (Ghost Ship, 2002) para la Dark Castle, y más conocido por sus labores en los terrenos del documental y la publicidad, escribió y dirigió en 1999 su primera y única película como realizador, la oscura Buddy Boy [tv/vd/dvd: Buddy Boy], un tenebroso viaje por la mente de un chico perturbado. La cinta arranca con los créditos acompañados de imágenes religiosas y un obsesivo score de Graeme Revell. A continuación, vemos al protagonista, Francis -Aidan Guillen, el “Meñique” de Juego de tronos (Game of Thrones, 2011-2019)-, masturbándose con revistas porno para después, en la siguiente escena, confesarse al párroco de su barrio, un viejo conocido. La vida del muchacho se nos presenta rutinaria y deprimente. Va en autobús a su trabajo, una tienda de revelado fotográfico, y cuando vuelve a casa tiene que cuidar a su madre paralítica, quien se pasa los días bebiendo, fumando y viendo la tele, no guarda ningún respeto al chico y es una fanática cristiana.

Espiando por un agujero, el chaval descubre a una nueva vecina que le atrae sexualmente y a la que poco después conocerá, estableciendo con ella una relación. Pero esta salida de su rutina, que podría haber significado un paso a una vida más feliz e, incluso, convencional, no resulta finalmente nada bueno. Al contrario, le provocará un mayor desequilibrio en su ya de por sí tambaleante psique. La desastrosa situación familiar que sufre de puertas adentro no ayudará tampoco mucho.

Hastiado de una existencia tan gris, Francis, a través de las fotografías y el agujero por el que observa, vive la vida mediante la mirada, pero es una vida que no le corresponde a él sino a los otros, a los sujetos pasivos/observados. Al igual que hará el Seymour Parrish (Robin Williams) de Retratos de una obsesión (One Hour Photo, 2002), de Mark Romanek, quien también trabajaba en una tienda de revelado de fotografías, Francis se crea un mundo más acorde al que quisiera disfrutar para de este modo poder escapar del suyo. La casa de nuestro protagonista se nos presenta destartalada, sucia, vieja, caótica, al igual que su día a día y al igual que su mente. Las escenas dentro del hogar -si se le puede llamar así- recuerdan muchas veces al cine europeo y, por contra, cada vez que va al trabajo la fotografía cambia a unos fríos y metalizados tonos azules y blancos, más propios de las producciones indies made in USA de los noventa. La influencia más evidente del film de Hanlon es el Roman Polanski de Repulsión (Repulsion, 1965) y El quimérico inquilino (Le locataire, 1976)[1]. Incluso la chica de al lado, Gloria, está interpretada por Emmanuelle Seigner, señora y musa del realizador de origen polaco.

Buddy Boy, como la psique de su protagonista, se va volviendo conforme avanza cada vez más desequilibrada, y los sucesos se van tornando más violentos y oscuros. Hanlon sugiere muchas cosas que no llega a decir en voz alta, sino que sólo se intuyen. Por ejemplo, el personaje de Sal es presentado varias veces como la madre de Francis, y sin embargo él llega a decir que sus progenitores murieron. El padre, con la cabeza perdida, mató a su esposa, y Sal ocupó el lugar de ésta. Bien avanzada la trama, en una foto se muestra quién es realmente -ojo a ese bizarro detalle, no hay que perdérselo-. El personaje de Sal le sienta como un guante a Susan Tyrrell -quien alguna vez confesó que amaba lo grotesco-, especializada desde siempre en papeles desagradables y extremos[2], y aquí casi le roba la función a Guillen. Resulta inquietante verla interpretando a una paralítica, con prótesis en la parte inferior de sus piernas. Al año siguiente, debido a una extraña enfermedad de la sangre, la intérprete tuvo que ser operada amputándosele ambas extremidades inferiores por debajo de las rodillas[3], permaneciendo retirada del cine hasta el 2003 que la veríamos con un brevísimo papel en la cinta coral Anónimos (Masked and Anonymous), de Larry Charles.

La locura de Francis -¿heredada?-, que le hace ver cosas que realmente no suceden -¿o tal vez sí?-, ha ido alimentándose, incrementándose, por los tristes acontecimientos de su vida y la estricta educación religiosa, con el pecado y la culpa siempre presentes, de toda su familia, que ha alcanzado a convertirse en una malsana obsesión. Esa infancia perdida, el tiempo que el chico recuerda como feliz y que le fue arrebatado, parece querer recuperarlo cuando descubre el posible paradero de una niña desaparecida.

Religión, obsesión, culpa, pecado, canibalismo, asesinatos, locura, voyeurismo, y mucho más se dan cita en un film tan recomendable como hoy olvidado. Y es que antes de las tan cacareadas It Follows (It Follows, 2014) de David Robert Mitchell y Babadook (The Babadook, 2014), de Jennifer Kent; antes que alguien se sacara de la manga el hoy tan socorrido término elevated horror, ya existían películas como las citadas de Polanski, La ternura de los lobos (Die Zärtlichkeit der wölfe, 1973) de Ulli Lommel, Shanks [tv: Títeres, 1974], de William Castle, The Broken (The Broken, 2008) de Sean Ellis, o la aquí comentada Buddy Boy, entre muchísimas otras.

Alfonso & Miguel Romero


[1] Dos de los trabajos más reivindicados de Polanski. La influencia de este par de cintas se daba también, por ejemplo, en la coproducción entre Dinamarca, Suecia y Noruega Next Door (Naboer, 2005), de Pal Sletaune, si bien con una mayor carga sexual. En 2011, Sletaune volvió por los mismos fueros con Babycall [dvd: Babycall]; y si en la anterior encontrábamos en el reparto al malogrado Michael Nyqvist, conocido por la saga Millenium, en ésta el director contó como protagonista con la que fuera compañera de Nyqvist en las adaptaciones de los best sellers de Stieg Larsson, Noomi Rapace.

[2] Susan Tyrrell debutaría en el cine en un trabajo menor de Henry Hathaway, Círculo de fuego (Shoot Out, 1971), con el rol de una prostituta malcarada y malhablada a la que tratan con el mayor de los desdenes, marcando ya el tipo de papeles que repetirá a lo largo de su carrera frente a las pantallas. Al año siguiente convencería a John Huston para que le diera el personaje de la alcohólica Oma en Fat City, ciudad dorada (Fat City, 1972), por el que llegó a estar nominada a los Oscar; sería su mejor momento en una industria en la que por su carácter y way of life no terminó nunca de cuajar.

[3] Durante el rodaje de Buddy Boy, la enfermedad de la Tyrrell ya debía estar avanzada, pues en el film independiente Tú tranqui… ¡es sólo sexo! (Relax… It’s Just Sex, 1998), del año anterior, la intérprete aparece en todo momento sentada y ocultando sus piernas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s