Metralleta “Stein”

 

Sinopsis: Mariano Beltrán y su banda se dedican reiteradamente a asaltar bancos españoles para, acto seguido, huir a Francia y así estar a salvo de la implacable persecución a la que les somete el comisario Emilio Mendoza, un individuo cuyos procedimientos policiales no están exentos de crueldad; para él, todo es admisible con tal de detener a los atracadores…

 


Título original: Metralleta ‘Stein’
Año: 1975 (España)
Director: José Antonio de la Loma
Productor: Antonio Díaz del Castillo
Guionista: José Antonio de la Loma
Fotografía: Antonio Millán
Música: C.A.M.
Intérpretes: John Saxon (Mariano Beltrán), Francisco Rabal (comisario Emilio Mendoza), Blanca Estrada (Ana), Frank Braña (el Minero), David Carpenter (Carlitos), Antonio Casas (jefe superior de policía), Marta May (Margarita), Simón Andreu (policía)…

El buen olfato de cara a la taquilla de José Antonio de la Loma -confirmado un par de años después, a la vista de los provechosos dividendos obtenidos por la saga iniciada con Perros callejeros (1977)- propició el fichaje de John Saxon para Metralleta ‘Stein’[1] (1975), primera incursión del actor de origen italoamericano dentro del cine español[2], tras ser un rostro más que reconocible en nuestro país gracias a la popular Operación Dragón (Enter the Dragon, Robert Clouse, 1973). De la Loma, siguiendo su habitual instinto de novelista[3], engarzó las correrías del comisario Mendoza, personaje presentado en sus anteriores Razzia (La redada) (1972) y El último viaje (1973), formando una especie de trilogía; si bien, a la hora de la verdad, las coincidencias argumentales son prácticamente inexistentes en las tres películas.

Si acaso, lo que venía a confirmar Metralleta ‘Stein’ era el cada vez mayor parecido de la obra del cineasta barcelonés con el poliziesco italiano de la época -aquí acentuado por el protagonismo de Saxon, futuro icono del subgénero[4], quien, sin embargo, ya venía de participar previamente en un primer exponente de la corriente, El besamanos (Baciamo le mani, 1973), dirigida por el novelista y guionista Vittorio Schiraldi-; de ahí que no sea tan disparatada la idea, expresada tímidamente en muchas ocasiones, que emparenta al cine quinqui creado por De la Loma con el poliziesco italiano, convenientemente adaptado a modo de respuesta autóctona del filón.

Aunque De la Loma mantiene en Metralleta ‘Stein’ la línea del cine de acción puro y duro de sus anteriores películas, muy poco explotada por nuestra cinematografía en el momento y que supone, sin duda, una reminiscencia de su bagaje como guionista y director de la factoría Balcázar para todo tipo de films de género (spaghetti western, spionistico, aventuras…), quizás por encontrarse la dictadura de Franco en sus últimos estertores, o quizás por esa otra indudable experiencia de De la Loma dentro de la etapa clásica del cine policíaco español de los cincuenta, aparecen en esta ocasión unas connotaciones políticas más explícitas de lo que por lo general es moneda de cambio en su cine. Eso sí, connotaciones debidamente ambiguas y soterradas para sortear la censura; exactamente el mismo modus operandi con el que se vieron obligados a trabajar guionistas y directores como él durante la edad de oro del cine negro español, pero con la diferencia de que en aquel momento el control censor era todavía más férreo y la sociedad de posguerra española escandalosamente adecuada para el cultivo del género negro.

Películas como A tiro limpio (Francisco Pérez-Dolz, 1963) se atrevieron a adaptar, aunque fuera de tapadillo, las correrías de destacados maquis como Josep Lluís Facerías. Estos guerrilleros urbanos antifranquistas eran normalmente retratados por nuestro cine negro como personajes meramente mafiosos y sin escrúpulos. Ese contexto sociopolítico es el que traslada De la Loma al actioner de los setenta en Metralleta ‘Stein’, sin renunciar a sus famosas y espectaculares escenas de persecución en coche marca de la casa, con Saxon y sus adláteres como ladrones de bancos de gatillo fácil, pero convirtiendo al actor estadounidense en un más que evidente trasunto de otro mítico maqui barcelonés, Francesc Sabaté Llopart.

El tímido aperturismo de este periodo del tardofranquismo permite al director de Manos sucias (1957) establecer un claro paralelismo en Metralleta ‘Stein’ entre la figura del ladrón de bancos Mariano Beltrán (John Saxon) y la del comisario Emilio Mendoza (Francisco Rabal), eliminando los consabidos atributos negativos del delincuente frente a la impoluta rectitud moral del policía -tan caro al policíaco español de los cincuenta-; en resumen, igualando el perfil obsesivo y las bajas pasiones de la dupla durante todo el metraje.

En este contexto, no es difícil ver en la película una biografía encubierta del último periodo de la vida de Francesc Sabaté Llopart, también conocido como Quico Sabaté: desde los robos a entidades bancarias como modo de subsistencia, hasta los continuos pasos de la frontera con Francia que los delincuentes efectúan en Metralleta ‘Stein’; sin olvidar ese cerco de la Guardia Civil a los malhechores en una masía catalana con el resultado de un Beltrán/Sabaté herido, en huida hacia el pueblo más cercano en busca de un médico. Si John Saxon es, como decíamos, un trasunto de Sabaté, no lo es menos Paco Rabal de Eduardo Quintela Bóveda, policía que estuvo activo en Cataluña durante el primer franquismo, en acalorada y eterna persecución de Josep Lluís Facerías[5]. Incluso nos encontramos con un personaje, interpretado por Frank Braña, al que apodan “el Minero”, mano derecha de John Saxon en el filme, que nos hace pensar en Manuel Zapico, alias “el Asturiano”[6], colaborador del grupo de Josep Lluís Facerías[7].

Todo ello está servido con la envoltura de una entretenida cinta de acción, encubriendo al máximo el evidente origen de los hechos relatados (incluye en los créditos el típico rótulo que advierte de que no está basada en la realidad). Tampoco se posiciona De la Loma del lado de ningún bando; algo que, por otro lado, siempre hizo en su cine, orientado a lo popular, a la mera evasión, sin llegar a hacer una apología demasiado significativa del pasado militar y de derechas que ostentaba su familia; no en vano su padre era teniente coronel de la Guardia Civil. Su reivindicable Golpe de mano (Explosión) (1970) es buena muestra de ese cine de ribetes políticos que no llega a decantarse por ningún color que practicaba, y al que decidió volver de algún modo en Metralleta ‘Stein’.

Por lo demás, y reincidiendo en su apariencia de poliziesco, uno de los elementos que más ayuda a tal asociación es su banda sonora. Pese a estar acreditada a la omnipresente en la época C.A.M. (Creazioni Artistiche Musicali) -productora italiana encargada de ofrecer temas ya existentes, a modo de música de librería, cuyo departamento español estaba dirigido por José Antonio de la Loma Jr., hijo del director de la presente película-, lo cierto es que las piezas sonoras son uno de los puntos fuertes de la cinta, contando algunas de ellas con la autoría de compositores tan interesantes como Stelvio Cipriani, Daniele Patucchi, Carlo Rustichelli o Luis E. Bacalov, todos ellos nombres importantes que trabajaron a menudo en el poliziesco.

En el apartado de desaciertos, destaca el doblaje, acusado especialmente en el caso de Paco Rabal, sobre todo para los que nos hemos criado escuchando la verdadera voz del actor. Una joven y guapa Blanca Estrada acompaña a John Saxon como pareja sentimental (y, en última instancia, también como pareja criminal), y aparecen en pequeños roles actores indisociables del cine de De la Loma (Simón Andreu, David Carpenter, el ya citado Braña…). Una pena que en la actualidad solamente se pueda acceder al visionado de la película mediante grabaciones de emisiones televisivas demasiado pretéritas, con pésimos escaneados. Y, aunque parece ser tarea imposible hacerse con alguna copia, también se pueden ver por la red fotografías de una edición VHS de C.B. Films S.A. Ni rastro de ediciones en DVD de ningún tipo, y mucho menos de recientes restauraciones digitales. Otro título más del cine español que espera pacientemente su turno para poder disfrutarlo en mejores condiciones.

Francisco Arco


[1] Título que, aunque escrito de manera diferente, hace referencia al subfusil británico Sten que porta Saxon en la película, muy popular y producido en masa durante la Segunda Guerra Mundial.

[2] La otra incursión de Saxon en el cine español se produciría en 1980 con Virus/Apocalypse domani, coproducción con Italia dirigida por Antonio Margheriti.

[3] Antes de comenzar su andadura en el cine como guionista, De la Loma había destacado por su faceta dentro del campo de la narrativa, firmando novelas como Sin la sonrisa de Dios, que tuvo su adaptación a celuloide de la mano de Julio Salvador en 1955, en la cual De la Loma también participó redactando el libreto junto al director de la cinta.

[4] Saxon, posteriormente a Metralleta ‘Stein’, fue habitual en poliziescos como Nápoles violenta (Napoli violenta, Umberto Lenzi, 1976), Italia a mano armada (Italia a mano armata, Marino Girolami, 1976), Escándalo en la residencia (Una magnum Special per Tony Saitta, Alberto De Martino, 1976) o El cínico, el infame, el violento (Il cinico, l’infame, il violento, Umberto Lenzi, 1977), por citar solo algunos de los más populares. No deja de ser llamativo el título que Metralleta ‘Stein’ tuvo en su posterior estreno en Italia, Squadra speciale antirapina, cuya denominación y diseño del cartel promocional posiblemente intentaba hacerla pasar por un poliziesco para aprovechar el tirón que Saxon tenía dentro del subgénero.

[5] Como apunta José Luis López Sangüesa en El thriller español (1969-1983); Laertes Editorial, 2019; pág. 325.

[6] Tonio L. Alarcón, en Crimen con olor a tinta. La relación del cine negro español con literatura, teatro y crónica de sucesos. Dentro de La edad de oro del cine policíaco español (1950-1963); coordinado por Antonio José Navarro y Juan Andrés Pedrero Santos; Calamar Ediciones, 2020; pág. 103.

[7] Es curiosa la confusión a la hora de hablar de Josep Lluís Facerías o Francesc Sabaté Llopart como inspiración para Metralleta ‘Stein’. Suponemos que el error parte de la popularidad que ambos guerrilleros antifranquistas tienen dentro del acervo popular. De ese modo, no es extraño encontrar por la red multitud de referencias a Facerías como influencia para la película; incluso en libros, como el anteriormente mencionado en Op. Cit. nota 5, pág. 325, donde se reincide en esa idea. Sin embargo, en Goma-2: El cine explosivo de José Antonio de la Loma (Javier Ikaz, Applehead Ediciones, 2017; pag. 91), único volumen monográfico hasta la fecha dedicado al cineasta, se menciona a Sabaté como inspiración, tal y como parecen apuntar claramente las coincidencias biográficas ya indicadas en esta reseña. Del mismo modo, Paco Marín, que ejerció de foquista en Metralleta ‘Stein’, nos confirmaba recientemente la influencia de la vida de Sabaté en la película, con motivo de la necrológica que le dedicamos a John Saxon en esta Abadía: https://cerebrin.wordpress.com/2020/07/28/necrologica-de-john-saxon/

2 comentarios en “Metralleta “Stein”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s