Ciclón

 

Sinopsis: Un devastador tornado azota la zona del Caribe, precipitando un avión al agua, hundiendo un barco de pesca y varando una barcaza con turistas. La lucha por la supervivencia comenzará en un mar infestado de tiburones.

 


Título original: Ciclón
Año: 1977 (México, Italia)
Director: René Cardona Jr.
Productores: Ángelo Iacono, René Cardona Jr.
Guionistas: René Cardona Jr., Carlos Valdemar
Fotografía: León Sánchez
Música: Riz Ortolani
Intérpretes: Arthur Kennedy (sacerdote), Carroll Baker (Sheila), Lionel Stander (Taylor), Andrés García (Andrés), Hugo Stiglitz (Piloto), Mario Almada (Pitorro), Olga Karlatos (Mónica), Stefanía D’Amario (Linda), Milton Rodriguez, René Cardona III (Thomas), René Cardona Sr, Carlos East, Alberto Arvizu…

A mediados/finales de la década de los setenta (incluso con algún aporte ya avanzados los ochenta), la industria de cine de género mexicana unió fuerzas con su par italiano en una serie de coproducciones de carácter explotation, casi siempre dirigidas por el clan Cardona, compuesto por René Cardona Sr. y Jr. La unión de ambas industrias tenía un sentido lógico, debido a que compartían una de sus intenciones y semejanzas habituales: explotar de modo escabroso y escandaloso alguna temática truculenta de moda o sucesos cercanos al tiempo de la filmación. Así, llegamos a Ciclón, el cual combina tres tópicos/modas del momento: el cine catástrofe, el de caníbales y el cine de tiburones asesinos, cuyo obvio referente era Tiburón (Jaws, 1975), en una contaminación de géneros tan habitual en los años setenta y a la que eran tan adeptos los italianos y mexicanos.

Al ritmo de la música del siempre acertado Riz Ortolani (aquí con sonidos y redobles que acentúan el carácter tremendista y sensacionalista del relato, bien de crónica roja televisiva), René Cardona Jr. presenta un film digno (sin llegar a demostraciones espectaculares, las escenas catastróficas son bastante decentes, incluyendo como era habitual algunas miniaturas y escenas documentales), entretenido y morboso, con un reparto internacional de calidad con habituales del cine de género italiano y mexicano de la época. A la hermosa y muy buena actriz Olga Karlatos y a Stefanía D’Amario la veríamos un par de años después en Nueva York bajo el terror de los zombies (Zombi 2, 1978) de Lucio Fulci. Por su parte, Arthur Kennedy era un habitual de los policiales italianos como Carroll Baker lo era de los gialli y Lionel Stander de comedias y dramas. Andrés García era un galán muy habitual en el cine de género mexicano al igual que lo eran Hugo Stiegliz y Mario Almada en wésterns, films de acción, dramas y películas de vengadores varios. Todos ellos actores que, si bien no tenían una gran versatilidad, eran totalmente sólidos y convincentes. Mención especial merece la Karlatos, para mi una notable actriz que hubiera merecido mayor trascendencia.

Con Ciclón, Rene Cardona Jr. prosigue la senda trazada por su padre en Supervivientes de los Andes (1976): presentación de los personajes, catástrofe, supervivencia y dilemas morales acerca de como lograrla. Finalmente, el rescate. Todos ello con un nexo común: el canibalismo, tabú humano por excelencia pero también gran referencia bíblica (aquello de tomarás mi carne, beberás mi sangre). Además de las lonchas cortadas de espaldas humanas similares a Supervivientes de los Andes, el film de Cardona Jr. apela a la violencia animal (aquí simulada) con el degollamiento de un tierno perrillo para luego ser utilizado como carnada para peces. Como la carne humana también será utilizada como carnada para peces, dejará un rastro de sangre en el agua que atraerá a un enjambre de tiburones voraces…

Entre agonías tortuosas, desesperación, un alumbramiento, discusiones y vilezas suscitadas cuando el ser humano llega a un extremo de desesperación por la supervivencia, Ciclón llega; con sus casi dos horas de metraje a cuestas que realmente no se hacen pesados, hasta la masacre e intento de rescate final, logradamente fotografiada por Ramón Bravo Prieto, oceanógrafo, investigador, ecologista, camarógrafo, periodista y escritor mexicano de notable técnica y profesionalidad, responsable de la filmación subacuatica de la genial escena del enfrentamiento entre muerto viviente y tiburón de Zombi 2, además de otros films como El cazador de tiburones/Il cacciatore di squali (1979) hasta la bondiana Licencia para matar (Licence to Kill, 1989).

Sin llegar a extremos híper gore (salvo, quizás, durante el clímax) o híper espectaculares, Ciclón resulta un morboso, entretenido y acertado drama de look internacional perfectamente disfrutable hoy dia.

Lucio Lagioia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s