Entrevista a Paco Marín Andreu sobre la saga “Perros callejeros”

Paco Marín Andreu empezó a trabajar en el cine a muy temprana edad. Con apenas quince años ejerció de meritorio en Pistoleros de Arizona (Alfonso Balcázar, 1965), película de Balcázar Producciones, factoría catalana especializada en coproducciones europeas para la que trabajaría con asiduidad, al igual que su padre, Francisco Marín, director de fotografía muy solicitado por entonces. Enrolado siempre en cometidos relacionados con la fotografía, aparte de una dilatada carrera dentro del spaghetti western o el eurospy, Paco también trabajó en varias ocasiones con José Antonio de la Loma, padre del cine quinqui, destacando de entre ellas su participación en la saga fundacional del autóctono subgénero fílmico. Esto es, Perros callejeros (1977), Perros callejeros II: Busca y captura (1979) -en ambas como ayudante de cámara- y Los últimos golpes de “El Torete”(1980) –en ésta última como operador de cámara-.

Debido al interés que suscita en la actualidad todo lo relacionado con el cine quinqui, y aprovechando la inminente edición remasterizada en DVD y Blu-ray de la trilogía a cargo del sello barcelonés Ediciones 79[1], no hemos dejado pasar la oportunidad de charlar con Paco, quien vivió muy de cerca aquellos rodajes, quien aporta uno de los pocos testimonios de primera mano a los que actualmente se puede acceder, pues tristemente la mayoría de los artífices de estas películas ya no se encuentran entre nosotros. Para tal fin, hemos recabado la colaboración especial de Eduardo Conejero, gran conocedor del cine quinqui, responsable del podcast relacionado con la materia Mis películas… fuera de moda[2] (donde, en breve, se podrá escuchar el audio de esta entrevista), y administrador del grupo de Facebook “Me gusta el cine quinqui”. Este es el resultado de dicha colaboración, que se ha podido llevar a cabo gracias a la predisposición de Eduardo y, sobre todo, a la amabilidad de Paco Marín Andreu a la hora de responder a nuestras preguntas.

¿Cuándo empiezas a trabajar con José Antonio de la Loma?

Aunque no siempre era así, lo más habitual por aquella época era que los directores de Barcelona contaran con técnicos barceloneses. De la Loma contó conmigo principalmente por ser de Barcelona y porque conocía a mi padre. Trabajé con él en Metralleta “Stein” (1975), La nueva Marilyn (1976), protagonizada por Ágata Lys, Las alegres chicas de ‘El Molino’ (1977), la trilogía de Perros callejeros, Nunca en horas de clase (1978) y, más adelante, también en Escuadrón: Counterforce (1988).

¿Cómo era José Antonio de la Loma, tanto profesionalmente como en lo personal?

De la Loma era un productor y director atípico. Solía contar con solvencia económica para sus películas, pero también tenía muchas deudas. Era un hombre voluntarioso, gran amante del cine; muchas veces financiaba sus películas a través de cauces que no eran los más habituales, a menudo mediante empresarios de cualquier ámbito que figuraban como coproductores. De ahí que los derechos de autor de estos films estén muy repartidos y sea difícil hoy en día acceder a muchos de ellos. Es algo que pasa también con la obra de algunos directores coetáneos, como José María Nunes, por ejemplo.

Por otro lado, mi relación personal con De la Loma era cordial y amistosa, de mutuo respeto, aun estando ambos muy alejados en cuanto a ideología política. En lo profesional, era una persona muy autoritaria e independiente. Lo tenía todo muy claro y quería tener el control absoluto sobre su obra; le costaba delegar. También tengo que decir que con los técnicos nunca tuvo ningún problema, casi siempre era con los productores, maquilladores… Y con algunos actores que, por razones de contrato, venían al rodaje solamente días sueltos, por lo que casi siempre había problemas con la memorización de los diálogos. Ese tipo de cosas ponían especialmente furioso a De la Loma. También debo decir que a la hora de pagar al equipo era de los directores más cumplidores que he conocido; nadie se quedaba mucho tiempo sin cobrar por el trabajo realizado. En ese aspecto era muy parecido a su mentor, Ignacio F. Iquino, el cual también tenía la costumbre de pagar debidamente y a su tiempo a todo el mundo.

Juan José Moreno Cuenca, el Vaquilla, personaje real en el que se inspiran estas películas, ¿estuvo presente en el rodaje?

Claro, la idea primigenia era que el Vaquilla protagonizara estas películas. De la Loma quería ser tutor de Juan José, quien por la época estaba en un reformatorio, e incluso estuvimos haciendo pruebas de cámara con él para la primera película, lectura del guion, etc. Todo parecía funcionar bien y el Vaquilla se adaptaba perfectamente a la rutina del rodaje. Pero el día que llegó Rémy Julienne, el especialista francés encargado de la acción en estas películas, Juan José se enteró de que las persecuciones en coche las iba a realizar otro y no le gustó. El Vaquilla quería conducir en esas escenas y ahí surgieron los primeros problemas. A los pocos días, coincidió que Juan José se vio involucrado en una persecución con la policía y automáticamente le retiraron el permiso que tenía para realizar la película.

Paco Marín Andreu junto a Ángel Fernández Franco, el Torete, en el rodaje de Los últimos golpes de “El Torete”

¿Y qué nos puedes contar del Torete, también conocido como el Trompetilla, Ángel Fernández Franco, el actor que finalmente hizo de protagonista?

Ese suceso con el Vaquilla que te he contado anteriormente ocurrió a los pocos días de iniciar el rodaje de la primera película. Por ello, De la Loma tuvo que recurrir a otros miembros de la pandilla que habitualmente acompañaba al Vaquilla. Y entre ellos estaba Ángel, el Trompetilla, que al ser un chico muy espabilado y con buen físico fue la única solución posible que se le ocurrió a De la Loma para continuar con la película. Como pensaron que si usaban el nombre del Vaquilla les podría traer algún tipo de problema en el futuro, bautizaron finalmente al personaje como el Torete. Aunque no era actor, evidentemente, resultaba de lo más natural y adecuado, además de ser muy buena persona. De la Loma tampoco les exigía a estos chicos que respetaran el guion al cien por cien; les daba libertad para que se expresaran en su propia jerga, ya que eso funcionaba bastante mejor en pantalla.

Tanto Ángel Fernández Franco, como sus dos hermanos, Basilio y Paco, éste último, que no aparece en la película, pero trabajaba en el rodaje como chófer de una furgoneta, eran unos muchachos tremendamente sociables y leales. En ningún momento parecían gente acostumbrada a una vida violenta, como precisamente era el caso; portaban armas de fuego, tenían un amplio historial como delincuentes…

Foto de rodaje de Perros callejeros II: Busca y captura. De izquierda a derecha: el Torete, Paco Marín Andreu, Paco Fernández Franco, hermano del Torete, y Sebas, uno de los miembros de la pandilla de amigos del Vaquilla

¿Hubo algún tipo de vigilancia policial en el rodaje de la película?

No, pero sí que tuvimos problemas con una asociación de vecinos del barrio barcelonés de la Mina, donde comenzó la filmación. Se rumoreaba que estábamos rodando una película en la que se mostraba una muy mala imagen del barrio. De la Loma se enfrentó con ellos y les dijo que no tenían ningún tipo de autoridad para entrometerse en el rodaje, pero se dedicaron a hacernos la vida imposible, armando escándalo entre toma y toma. Debido a esto tuvimos que cambiar de localización, a otro barrio similar, periférico, pero por fortuna nada de esto se aprecia en el montaje final.

El actor que interpretaba al Pijo, Miguel Ugal Cuenca, alias el Carica, hermanastro del Vaquilla en la vida real, se encaraba continuamente con los guardias civiles que el reformatorio, o “la prote”, como le llamaban ellos, había mandado para vigilar a estos muchachos durante la filmación. Había otro hermanastro del Vaquilla, aún más peligroso, llamado Julián, que creo que murió intentando escapar de la cárcel. De hecho, el niño pequeño que aparece fumando en una escena de Perros callejeros, al que llaman el Porrete, era el hijo de Julián.

La icónica e impactante imagen del Porrete, el niño que aparece fumando en Perros callejeros

¿Qué peso tenía en la toma de decisiones el productor José Antonio Pérez Giner y su compañía, Profilmes?

Pues yo no llegué a ver a Pérez Giner por allí. Posiblemente colaboraba con una pequeña aportación como coproductor. Tengo que decir que Pérez Giner era también una persona entrañable, que, sin embargo, y por alguna razón que desconozco, tenía fama de gafe entre los técnicos del cine español de la época. Para que te hagas una idea, había gente que le llamaba “el innombrable”…

Nadia Windell en Perros callejeros

La actriz Nadia Windell, que interpreta a la novia del Torete en Perros callejeros, tan solo aparece en esta y en la siguiente película de De la Loma, Nunca en horas de clase (1978), sin que después continuara con su carrera en el cine. Nos gustaría que nos contaras todo lo que sepas acerca de esta misteriosa actriz…

Pues no puedo contar gran cosa, ya que esta actriz era la típica que no se relacionaba mucho con el resto del equipo. Parecía muy tímida. En mi caso no pude hablar nada prácticamente con ella. Lo que sí recuerdo es que esta chica era hija de algún amigo de De la Loma[3].

Sin embargo, tengo mejores recuerdos de Christa Leem, que interpretaba a Merche, la novia del Pijo en la película. Esta chica era un encanto. De la Loma la había visto trabajar como vedette en el cabaré barcelonés “El Molino”. Era como la antítesis de cualquier stripper de estos ambientes nocturnos; una persona a la que todo el mundo quería mucho. Además, se daba el caso de que era como la musa de la izquierda catalana progresista del momento, de gente como Joan Brossa, Pere Portabella, Leopoldo Pomés…

Christa Leem

Las escenas de acción peligrosa y persecuciones en coches, a cargo del anteriormente mencionado especialista francés Rémy Julienne, están muy conseguidas en toda la saga. ¿Qué nos puedes contar al respecto?

Rémy Julienne era discípulo de otro mítico cascadeur galo, que había trabajado en las películas de acción de Jean-Paul Belmondo, Alain Delon, Lino Ventura… y que había muerto en un accidente tan solo unos años antes[4]. Él continuó de alguna manera con su legado. Solía venir acompañado de su hijo, también cascadeur, y un par de especialistas más. Aprendimos mucho de ellos; cómo elegían y trucaban la mecánica de los coches, que casi siempre provenían de desguaces, debido al maltrato que iban a recibir en el rodaje.

Rémy Julienne

¿Te esperabas el tremendo éxito de taquilla que tuvo esta primera película?

Por aquella época era lo normal, debido a la gran cantidad de cines de barrio que había. Seguramente, también influyó que el Vaquilla fuera un personaje muy mediático, y la promoción de la película estuvo encaminada a relacionarla con él de algún modo.

Parte del equipo artístico y técnico de Perros callejeros, de entre los que podemos distinguir a Paco Marín Andreu (de pie, el tercero por la izquierda); el Torete (de pie, en el centro); César Sánchez (de pie, el segundo por la derecha), que interpreta al Fitipaldi en la película; y Sergio Aparici (abajo, en el centro), especialista y ocasional actor al que podemos ver también en otra película de De la Loma, Metralleta “Stein”

La segunda película de la trilogía, Perros callejeros II: Busca y captura, es una coproducción con México. Debido a ello, ¿cambió mucho la manera de trabajar respecto a la primera película?

Pues la verdad es que no. De hecho, la aportación mexicana se redujo a dos o tres actores, más bien flojos en cuanto a cualidades interpretativas, para cumplir el cupo y que la película se pudiera vender en México. Por lo demás, no recuerdo nada especial debido a que los mexicanos entraran en esta segunda película. Simplemente era una coproducción muy similar a otras en las que yo trabajaba en esa época.

En la tercera película de la saga, Los últimos golpes de “El Torete”, pasas a ejercer de operador de cámara. Incluso aparece tu nombre en los créditos iniciales y no en los finales, como ocurría en las dos anteriores…

Eso fue porque en ese puesto estaba Santiago Rodríguez, que en aquel momento entró a trabajar en TVE. De la Loma, debido al aprecio y confianza que me tenía, me ofreció ocupar la plaza vacante. La verdad es que yo no tenía tanto empeño en subir de escalafón, pero por entonces había mucho trabajo y mi reputación era buena entre los técnicos de fotografía. Y en el caso concreto de esta película me hacía especial ilusión, porque De la Loma era un hombre que incluso cuando había que rodar a posteriori planos de recurso o contraplanos adicionales para cuadrar el montaje, una vez ya finalizado el rodaje, era de los pocos directores que se preocupaban de que los técnicos cobraran como si hubieran trabajado toda la semana por esos días sueltos.

Existía cierta controversia en la época del estreno de estas películas, debido a que mucha gente pensaba que incitaban a la delincuencia. ¿Crees que hay algo de cierto en ello? ¿De la Loma buscaba el éxito fácil debido a tratar temas escabrosos, o, en cambio, quería denunciar la precaria situación de estos jóvenes?

Yo diría que en el cine de De la Loma había una mezcla de ambas posturas; no renunciaba a la comercialidad pura y dura, pero, en el fondo, su intención era realizar una denuncia social. Desde sus inicios escribió novelas como Sin la sonrisa de Dios (1955), que básicamente estaba dedicada a denunciar la situación de los barrios marginales. Personalmente, creo que en las películas de Eloy de la Iglesia, o en Deprisa, deprisa (1981) de Carlos Saura, hay bastante menos denuncia social que en las películas de De la Loma. Aunque también creo que esta denuncia cubría un porcentaje muy pequeño en comparación con el aspecto puramente lúdico, el mero espectáculo comercial.

¿Qué te parece el actual revival y reivindicación del cine quinqui? Aunque en su día fueron películas muy taquilleras, ¿te esperabas que a tantos años después sigan teniendo tantos seguidores? Incluso, dentro de muy poco, se va a reeditar la trilogía de Perros callejeros en formato doméstico y remasterizada…

De la Loma vendió los derechos de sus películas a Enrique Cerezo y desde entonces su obra ha quedado un poco inaccesible. Antes de eso, se alegraba mucho cuando pasaban sus películas por televisión por los royalties que obtenía con ello. Pero desde que Cerezo pasó a ser el propietario perdió todos sus derechos. Me parece genial que reediten esas películas. Eso es señal de que se pueden vender bien, incluso hoy en día.

También me ha hecho mucha ilusión realizar esta entrevista. Los historiadores de cine no suelen prestar mucha atención a estas películas por ser un género muy popular y proletario. Y creo que es muy importante investigar a fondo el cine español en general; en mi caso, no me canso de reivindicar el cine realizado en Cataluña, en el que yo trabajé, ya que es el que siento más cercano.

Francisco Arco & Eduardo Conejero


[1] https://cerebrin.wordpress.com/2021/03/04/ediciones-79-anuncia-el-lanzamiento-de-la-trilogia-de-perros-callejeros-en-blu-ray-y-dvd/

[2] https://www.ivoox.com/podcast-mis-peliculas-fuera-de-moda_sq_f1299963_1.html

[3] En esta entrega del podcast de Eduardo Conejero “Mis películas… fuera de moda”, realizado junto a su habitual colaborador Antonio Jurado, éste último comenta que Nadia Windell era hija de un mando militar, amigo personal del director José Antonio de la Loma. Por desgracia, poco más se sabe acerca de la trayectoria de esta ignota actriz: https://www.ivoox.com/19-perros-callejeros-audios-mp3_rf_32595590_1.html

[4] Se refiere al especialista Gil Delamare, fallecido en 1966. Rémy Julienne se hizo cargo posteriormente de todos los compromisos que su fenecido mentor tenía con las productoras de cine.

Un comentario en “Entrevista a Paco Marín Andreu sobre la saga “Perros callejeros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s