Entrevista a William Lustig

Lustig 04

Tras recibir cinco años antes el honorífico Màquina del Temps coincidiendo con la presencia en la Sección Oficial del remake de su emblemática Maniac, William Lustig regresaría al Festival de Sitges de forma consecutiva en las ediciones correspondientes a los años 2017 y 2018. En 2017 lo haría acompañando a algunos buenos amigos, caso de Gary Sherman o Robert Englund, junto a los que presentaría el pase de Muertos y enterrados, proyectada en la sección Brigadoon dentro del ciclo retrospectivo dedicado por el festival a Sherman. Un año después el responsable del especializado sello videográfico Blue Underground volvía a la localidad costera barcelonesa por doble motivo. Por un lado la programación en la sección Sitges Classics de Maniac y, por otro, para participar en una mesa redonda sobre el cine de terror de los años ochenta junto al también director Mick Garris y la actriz Barbara Crampton. En ambas ocasiones tuvimos la oportunidad de realizarle algunas preguntas a propósito de su carrera. He aquí el resultado de estos encuentros.  

William Lustig y Gary Sherman durante el encuentro con el público que tuvolugar con motivo del pase de “Death Line” en Sitges 2017,

Gran parte de tu carrera se ha circunscrito al cine de terror. ¿A qué se ha debido?

Bueno, realmente no ha sido así. Por ejemplo, después del éxito cosechado por Maniac decidí deliberadamente no hacer otra película de terror. Así que rodé una de acción que fue Vigilante. Así pues, no he hecho solamente cine de terror. Es más, la misma Maniac Cop es un híbrido entre cine de terror y thriller policíaco. Como película era toda una novedad, ya que hasta ese momento no se había hecho nada así.

De toda tu filmografía es quizás Maniac tu película insignia. ¿Tuvo algo que ver la contratación de Caroline Munro como protagonista femenina que hubiera trabajado poco antes con Joe Spinell en Star Crash, choque de galaxias?

Sí. ¿Crees en los dioses de las películas? Ellos trajeron a Caroline a Nueva York, a una convención de Fangoria, donde también estaban Joe Spinell y Tom Savini, quienes le comentaron que estábamos a punto de comenzar el rodaje. La actriz que habíamos contratado para que hiciera de protagonista había renunciado, así que le preguntamos a Caroline si quería ocupar su puesto y nos contestó que sí. Le cogimos una habitación en un hotel donde se alojó mientras rodamos.

¿Y cómo fue la experiencia de trabajar con Caroline?

Caroline Munro solo estuvo en la película una semana de rodaje pero puedo decirte que es un encanto, una persona estupenda y buena actriz. Siempre que la veo siento lo mismo; para mí es como una especie de Mary Poppins.

Las escenas de Maniac que Joe Spinell protagoniza junto a los maniquíes me recuerdan a una película española de tres o cuatro años antes llamada El asesino de muñecas. Dado que eres todo un especialista en cine de género europeo de esa época, ¿conocías la película en ese momento? ¿Pudo influenciarte?

En realidad estaba pensando en 6 mujeres para el asesino de Mario Bava, donde hay muñecos y maniquíes. También en una escena de una película de Jean Paul Belmondo donde corre entre maniquíes y en la que pensé que causaban una sensación rara y extraña. Creo que sé a qué película española te refieres, pero no estoy seguro de que la viese antes de hacer la película.

El enfoque de Maniac resultó muy novedoso dentro del cine de terror del momento. Mientras que los psicópatas que poblaban el slasher eran figuras abstractas que solo se dedicaban a matar a jóvenes, en tu película sumerges al espectador en la mente del asesino. ¿Por qué optaste por este enfoque? ¿Fue un poco huir de lo que se estaba haciendo en ese momento?  

Vino de Psicosis de Hitchcock. Hitchcock cambió el terror mostrándonos que el terror podía estar dentro de nosotros. Maniac es una de esas muchas películas inspiradas por Psicosis. No es la primera, ya me hubiese gustado, pero sí una de ellas.

¿Por qué crees que décadas después de ser realizadas, películas de bajo presupuesto como pueden ser las tuyas continúan siendo veneradas por los fans, incluso por gente que no había nacido cuando se hicieron, y sin embargo de otros films rodados en aquella misma época con mayores medios hoy nadie se acuerda? ¿Cuál es su secreto?

Es una muy buena pregunta. La verdad es que creo que las películas de bajo presupuesto, o de Serie B, si perduran en el tiempo es porque envejecen bien. Por ejemplo, en la década de los treinta y los cuarenta la Universal no hizo solo películas de monstruos, sino que también rodó dramas, comedias, y tocó todo tipo de géneros. Sin embargo, las que se recuerdan hoy son sus películas de monstruos. Y pienso que es porque todas ellas se basan en una historia. Eso es lo que hace que no envejezcan. Es decir, no envejecen porque contienen historias universales. Yo ahora, cuando veo Maniac Cop, aunque sea yo el que la haya hecho, no me parece una película antigua. Quizá por eso es por lo que aguantan el paso del tiempo.

Ya que lo mencionas, muchos aficionados se preguntan por qué tras Maniac Cop 3 no volviste a retomar la saga. ¿Tuvieron que ver los problemas que viviste durante el rodaje de esta última entrega?

Después de Maniac Cop 3 perdí el interés por hacer otra película más de la saga. Hubiese podido hacerla, pero no quería. Aunque la segunda entrega me gustó muchísimo, en esa tercera parte hubo un descenso de nivel bastante considerable, por lo que opté por olvidarme del tema. Sentí que nos habíamos quedado sin ideas y que era mejor dejarlo estar. Creo que debí parar en la segunda, hacer la tercera fue un error que lamento. Pero, ya digo, que podría haberla hecho. No obstante, actualmente estamos preparando un remake que produzco junto a Nicholas Winding Refn que con suerte se rodará el año que viene [n.d.a.: las últimas actualizaciones en la ficha del proyecto de la popular base de datos imdb datan de noviembre de 2020].

¿Cómo surgió tu relación con Nicholas Winding Refn?

Es interesante. Cerca de Leicester Square, en Londres, existe el pequeño cine de St. Charles. Estaba trabajando en un proyecto y al pasar por delante de su fachada vi un poster inglés con la imagen de Pusher en el que aparece el protagonista sosteniendo dos revólveres. Así que me dije: “Tengo que ver esta película”. Así lo hice y me pareció muy buena.

Un año más tarde me contactó un productor danés solicitando permiso para usar un clip de Maniac para poner en otra película que producía. Cuando le pregunté de qué película se trataba y quién era el director, el productor me contestó: “No le vas a conocer, solo ha hecho una película que no se ha estrado en América. La película se llama Pusher”. Le respondí que la había visto y que me había gustado. Terminamos de hablar y al poco tiempo recibí otra llamada. Era Nicholas emocionado diciéndome: “¿Has visto mi película”? Le permití usar el clip que me pedía por un dólar solo porque me había caído bien para que lo usara en Bleeder, donde el villano está viendo mi película. Incluso hay una escena en la que la sangre salpica la pantalla donde se está proyectando Maniac.

Al hilo de lo que comentas, hace unos años se hizo un remake de Maniac y ahora se prepara este de Maniac Cop. ¿Qué opinión tienes sobre que se hagan nuevas versiones de tus películas?

Hay muchas razones por las que me gusta que se hagan remakes de mis películas. La primera es porque me pagan sin trabajar. Y, en segundo lugar, me parece interesante ver cómo algo que yo he hecho lo reinterpretan otras personas a las que respeto. Eso me interesa.

Comparándola con la situación actual de los Estados Unidos, ¿piensas que tu película Muerto el 4 de julio es visionaria y su mensaje sigue vigente?

Desde luego. Creo que la película es más relevante ahora que cuando la hicimos.

En este sentido, lo cierto es todas tus películas tienen en mayor o menor medida un poso de crítica social. ¿Es algo premeditado meter este componente en tus films o surge de una forma inconsciente?

Sí, porque, aunque las ha habido muy buenas sin que tengan subtexto, creo que una película de terror es mejor cuando lo incorpora. Siempre es mi intención que las películas de terror tengan algo más que su propia apariencia. Siempre es intencionado.

Desde que rodaste en 1996 Muerto 4 de julio han transcurrido dos décadas. ¿Hay posibilidad de que vuelvas a ponerte detrás de las cámaras o es algo que ya no entra en tus planes?

Tengo algunos proyectos en los que estoy trabajando, pero no tengo planes inmediatos de dirigir. He estado ocupado con otras cosas y para dirigir hay que invertir una gran cantidad de tiempo, no es cosa de un fin de semana. Tendría que buscar el momento, pero de momento no sé cuándo será.

Me gustaría preguntarte, una curiosidad. En los últimos años te has centrado en la restauración y edición en formato doméstico de películas de género, primero a través de Anchor Bay y más tarde fundando tu propio sello, Blue Underground. Entre estos títulos se encuentra la Tetralogía de los Templarios de Amando de Ossorio. ¿Por qué decidiste recuperarlas?

El motivo es simple: porque me gustan. Son buenas películas y merecían el trabajo. Además fue divertido, e incluso las editamos presentándolas dentro de un pequeño ataúd.

Por último, me gustaría saber tu opinión sobre el cine que se hace en la actualidad, en el que la pirotecnia de los efectos especiales parece haberse impuesto a las propias historias…

No me preocupan los efectos especiales y digitales. En mi caso no veo las películas por los efectos especiales, ya que hay grandes películas de género que carecen de efectos. Sin ir más lejos, durante el Festival he visto una película australiana que me ha impactado mucho, Hounds of Love, que no tiene efectos. Y también me pasó lo mismo con Crudo el año pasado. Creo que hoy en día se hacen estupendas películas. Y las que son malas lo son porque el guion no está lo suficientemente trabajado. Puede ser que la idea de la que se parta sea buena, pero que esta idea dé solo para un corto y no para una película.

José Luis Salvador Estébenez

Traducción: Tarik Amarouch García

Fotografías: Juan Mari Ripalda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s