The Devil Below

 

Sinopsis: Con la ayuda de una guía, una expedición científica parte a una recóndita región para localizar el lugar exacto donde se ubica Shookum Hills, una extracción minera que se encuentra ardiendo desde los años setenta. Su objetivo es descubrir las respuestas que expliquen el porqué de ese incendio perpetuo, pero lo que encontrarán será algo que ni imaginaban…

 


Título original: The Devil Below
Año: 2021 (Estados Unidos)
Director: Brad Parker
Productores: Diego Hallivis, Julio Hallivis, Andrés Rosende
Guionista: Eric Scherbarth, Stefan Jaworski, según una historia del primero
Fotografía: Morgan Susser
Música: Nima Fakhrara
Intérpretes: Alicia Sanz (Arianne), Adan Canto (Darren), Will Patton (Schuttmann), Zach Avery (Jaime), Chinaza Uche (Shawn), Jonathan Sadowski (Terry), Jesse LaTourette (Shelby), William Mark McCullough (Dale), Alpha Trivette (Ellroy), Tom Proctor (Kip), Nathan Phillips (Cain), Kevin Wayne, Duncan Novak (Eric), Bayland Rippenkroeger, Christopher Padilla (criaturas)…

El pasado 2012 el habitual técnico de efectos especiales Bradley Parker hacía su debut en la dirección con Atrapados en Chernobyl (Chernobyl Diaries), una película de terror en la que un grupo de jóvenes de viaje por Europa se internan en una ciudad abandonada situada en las inmediaciones de la tristemente célebre central nuclear soviética, donde tendrán que vérselas con las hordas de mutantes que moran el lugar a causa de la radiación. Un planteamiento que, curiosamente, o quizás no tanto, se repite a grandes rasgos en The Devil Below (2001), el segundo film de Parker, estrenado casi una década después de la que fuera su ópera prima. De nuevo la premisa sobre la que se sustenta la historia se encuentra en la incursión de los personajes protagonistas en una zona prohibida que, a su vez, está inspirada en hechos reales relacionados, para más inri, con la extinta U.R.S.S., aquí mediante las teorías que señalan que el emplazamiento donde se ubica el grueso de la trama fue elegido por el gobierno estadounidense durante la Guerra Fría para desarrollar un proyecto secreto concebido como respuesta a uno de los hitos de la potencia enemiga, el pozo Kola, la prospección en el interior de la tierra más profunda llevada a cabo por el hombre con sus más de doce kilómetros de longitud[1].

Cabe reconocer que en esta oportunidad el punto de partida argumental resulta de lo más sugerente, al seguir las evoluciones de una expedición científica que pretende encontrar la localización exacta donde se ubica una mina que permanece ardiendo por razones desconocidas desde la década de los setenta, cuando arrasó el pueblo cercano en el que vivían los trabajadores, sin que quedara rastro de la población ni del millar de almas que allí vivían. El objetivo que persiguen los científicos es demostrar que en el yacimiento hay una veta de antracita de una pureza poco frecuente, lo que justificaría el porqué del incendio perenne. Sin embargo, en torno a lo ocurrido circulan también otras versiones menos ortodoxas. Hay quien dice que, en realidad, las perforaciones efectuadas a gran profundidad llegaron hasta las entrañas del mismo infierno, permitiendo así que las criaturas que lo habitan pudieran emerger a la superficie.

Sobre esta base, durante la primera parte del metraje, correspondiente a los pormenores de la expedición hasta arribar a su lugar de destino, la narración se afana en la creación de un clima sostenido de suspense, cimentado a través de numerosos detalles. Por ejemplo, a pesar de no aparecer en los mapas, cuando el grupo tenga la certeza de encontrarse ya cerca de la mina, los lugareños con los que se topan les niegan la existencia del lugar e, incluso, intentan ahuyentarlos para que desistan de su búsqueda y regresen por donde han venido. Por otra parte, aunque sus fines sean teóricamente científicos, la expedición cuenta con seguridad privada, mientras que el perímetro que rodea a la mina se encuentra cercado por una valla electrificada y los lugareños patrullan la zona con el fin de evitar que pueda llegarse a colar algún intruso.

Pero por más que en esta primera mitad se encuentra lo más logrado del conjunto gracias a su eficaz creación de una atmósfera de intriga, en ella también se dan cita varias pistas que anuncian el desastre que se avecina. A pesar de tomarse su tiempo en presentar a los integrantes del grupo, en la mayoría de los casos estos no pasan el estadio de meros estereotipos destinados a servir de carnaza para los monstruos de turno. Tanto es así que, quizás consciente de su incapacidad para definirlos ya sea mediante la puesta en escena o la interpretación de sus respectivos intérpretes, llegado el momento su personalidad, papel en el grupo y las relaciones existentes entre ellos quedan expuestas a través de la conversación que mantiene el líder del grupo con la guía, una ruda y aguerrida mujer que se erige en la principal protagonista y que es encarnada por la actriz ceutí Alicia Sanz, cuya participación, unida a la nutrida presencia española en cometidos técnicos y productivos, hace pensar en la posibilidad de encontrarnos ante una coproducción oficiosa con nuestro país.

Sea como fuere, una vez descubierto el secreto que se esconde en la mina es cuando la película comienza a hacer aguas de forma alarmante. Convertida en una monster movie, su desarrollo se circunscribe al catálogo de tópicos y lugares comunes vistos una y mil veces en esta clase de propuestas. Nada que por sí mismo tuviera que ser forzosamente malo, si no fuera por la multitud de momentos ilógicos, incongruencias varias y decisiones caprichosas que se van agolpando en los minutos finales. Buena muestra de ello se encuentra en la evolución del líder de la expedición, quien, guiado por su codicia, ha desatendido las repetidas advertencias de sus compañeros sobre los posibles peligros que podían encontrarse. Pues bien, no será hasta que no vea como el último de los integrantes de la expedición cae abatido por los monstruos delante de sus ojos que no tome conciencia de la responsabilidad de sus actos. O, en el mismo sentido, el que la guía pronuncie frecuentemente palabras en castellano a pesar de que en ningún momento se haga referencia a su probable origen hispano… lo que no quita, empero, para que las fichas personales de los integrantes de la expedición que ella misma rellena de su puño y letra para su información personal estén escritas en perfecto inglés.

Para colmo de males, la acción que debiera dominar estos compases es rodada por el tal Parker con escaso brío y cierta confusión. Las apariciones de los monstruos, en teoría uno de los platos fuertes de la función, máxime teniendo en cuenta los antecedentes profesionales de su director, son solventadas por este a base de tomas lejanas o planos de escasa duración mal enfocados o en movimiento que impiden percibir con claridad el aspecto de unos seres, cuyo diseño, singularizado por una figura antropomorfa de cabeza abultada, recuerda al del alienígena de This Island Earth [tv/dvd/bd: Regreso a la Tierra, 1955], dicho sea de paso. Con todo, la palma se la lleva la escena en la que dichas criaturas llevan a los protagonistas a su guarida para conducirles ante su reina, la cual es filmada por Parker empleando un filtro que distorsiona la imagen con la excusa de que los personajes se encuentran bajo los efectos de un veneno, por más que resulte evidente que el verdadero motivo que le empuja es tratar de disimular el pobre acabado del bicho.

José Luis Salvador Estébenez


[1] Precisamente, a finales del pasado 2020 se estrenaba un film ruso de terror basado en ciertas leyendas urbanas relacionadas con los hallazgos hechos por los científicos rusos en el pozo superprofundo de Kola, titulado Kolskaya sverhglubokaya/The Superdeep.

Un comentario en “The Devil Below

  1. Hola amigo José Luis,

    No tengo más que añadir a tu excelente comentario sobre la película.

    Ni fu ni fa, pero distraída en todo caso. Y muy guapa Alicia Sanz, que espero tenga más oportunidades en el cine yanki.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s