El pasajero de la lluvia

 

Sinopsis: Un tipo extraño baja en un día de lluvia de un autobús que llega a una pequeña localidad costera de Francia, donde vive Mélancolie. Una de las muchas noches en las que el marido de la muchacha se encuentra fuera por motivos de trabajo, la joven es violada por el extraño. Por vergüenza, ella decide no acudir a la policía. Pero la chica descubre de nuevo al tipo escondido en su casa, y termina disparándole defendiéndose de un nuevo intento de estupro, deshaciéndose después del cuerpo. La pesadilla no ha hecho más que empezar con la llegada de un coronel norteamericano, Harry Dobbs, quien parece saber mucho de lo acontecido.

 


Título original: Le passager de la pluie/L’uomo venuto dalla pioggia
Año: 1970 (Francia, Italia)
Director: René Clément
Productor: Serge Silberman
Guionista: Sébastien Japrisot
Fotografía: Andréas Winding
Música: Francis Lai
Intérpretes: Charles Bronson (coronel Harry Dobbs), Marlène Jobert (Mélancolie “Mellie” Mau), Gabriele Tinti (Tony Mau), Jean Gaven (inspector Toussaint), Jean Piat (M. Armand), Jill Ireland (Nicole), Corinne Marchan (Tania), Annie Cordy (Juliette), Ellen Bahl (Madeleine Legauff), Marc Mazza (el pasajero)…

Comentaba David Carradine que a Ingmar Bergman no le gustaban los actores norteamericanos, y que sólo Elliot Gould y él[1] habían trabajado con el reputado realizador sueco. No tenía esa manía otro de los grandes del cine europeo como fue el francés René Clément, quien a partir de El día y la hora (Le jour et l’heure/Il giorno e l’ora, 1963), donde Stuart Withman acompañaba a la estrella francesa Simone Signoret, siempre contaría con actores de Hollywood en el resto de su filmografía. De este modo, encontraríamos a Jane Fonda en Los felinos (Les félins, 1964); a Kirk Douglas, Glenn Ford, Anthony Perkins, el francés nacionalizado norteamericano Charles Boyer u Orson Welles en su mastodóntica ¿Arde París? (Paris brûle-t-il?/Is Paris Burning?, 1966); a Frank Langella y Faye Dunaway en La mansión bajo los árboles (La maison sous les arbres/Unico indizio: una sciarpa gialla, 1971); a Robert Ryan y Aldo Ray en Como liebre acosada (La course du lièvre à travers les champs/La corsa della lepre attaverso i campi, 1973); a Vic Morrow y Robert Vaughn en La cicatriz (La baby sitter/Babysitter. Un maledetto pasticcio/Das ganz große Ding, 1975); y, por supuesto, en la que aquí nos interesa, El pasajero de la lluvia (Le passager de la pluie/L’uomo venuto dalla pioggia, 1970), donde contó con Charles Bronson y, por descontado, Jill Ireland[2].

Al terminar los sesenta, el protagonista de El desafío del búfalo blanco (The White Buffalo, 1977) trabajó principalmente en Europa, tras su participación en Hasta que llegó su hora (Céra una volta il West/Once Upon a Time in the West, 1968), siendo esta etapa donde se encuentran algunos de sus más interesantes trabajos. Junto a la citada cinta dirigida por Sergio Leone, podemos destacar otras curiosas perlas como Alguien tras la puerta (Quelqu’un derrière la porte/Someone Behind the Door, 1971) de Nicolas Gessner, o el aquí comentado trabajo a las órdenes de Clément. Aunque Bronson, que entró sustituyendo a George Segal -quien fuera la primera opción-, no es el principal protagonista, sino una joven Marlène Jobert, actriz de moda por entonces en Francia y hoy más recordada por ser la madre de la conocida Eva Green. Para no variar, el intérprete hollywoodiense volvió a dar muestras de su carácter tosco y engreído, mientras el equipo celebraba la simpatía de la Jobert.

Como otras cintas del director galo, se trata de una coproducción franco-italiana, de ahí la presencia en el reparto de Gabrielle Tinti como el marido de la protagonista. La película, en su estreno, convenció incluso a los detractores de Bronson, siendo un gran éxito en Francia. En los Estados Unidos, distribuida por la AVCO, se alzó con el Globo de Oro a la mejor película extranjera[3]. Se rodaron dos versiones, una en inglés y otra en francés. En esta segunda, Bronson se aprendió los diálogos fonéticamente para poder sincronizar los labios con el doblaje del cineasta John Berry, quien también le prestara su voz en el Adiós, amigo (Adieu l’ami, 1968) de Jean Herman. La versión en francés es un par de minutos más larga, aunque no añade nada nuevo a la trama.

El film arranca con una cita de Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll[4]. Se le ha achacado a Clément en alguna ocasión que usaba la estructura del thriller como mero envoltorio para sus dramas; y bien es cierto que toda la investigación de El pasajero de la lluvia servirá a fin de cuentas como viaje iniciático de Mellie hacia la madurez, cuando por fin podrá afrontar los traumas causados por una serie de problemas que tuvieron lugar en el seno de su familia años atrás. Mientras que Dobbs, por el contrario, ya no será tan duro, al menos con la chica, puesto que como veremos en la escena final, con el juego de las nueces -que antes había usado para torturarla psicológicamente- ha acabado enamorándose de ella -¿Quién puede culparlo?-. También se ha acusado a la cinta de tener un guion machista, respecto a lo que tenemos que tener en cuenta un par de cosas: el año de realización de la misma, y quién se encargó del libreto, nada menos que Sébastien Japrisot, que unos años después adaptaría las páginas de Dominique Aury para el Historia de O (Historie d’O, 1975) de Just Jaeckin. Una de estas escenas machistas, cuando el coronel Dobbs rescata en París a Mellie de un buen puñado de indeseables, también puede verse como vehículo de lucimiento para Bronson.

René Clément llamó la atención en su país natal con La bataille du rail (1946), de cierto corte neorrealista -más por falta de presupuesto que por otra cosa-, y conseguiría el reconocimiento internacional a principios de la década siguiente con Juegos prohibidos (Jeux interdits, 1952), ganadora del León de Oro en la Mostra de Venecia y del Óscar a la mejor película extranjera. A Clément debemos algunos inolvidables títulos del país vecino, como A pleno sol (Plein soleil, 1960), según una novela de Patricia Highsmith[5]. Pero a pesar de sus éxitos y su más que demostrada maestría, sufrió desde finales de los cincuenta la indiferencia de la nueva crítica propugnada desde Cahiers du Cinéma. No obstante, en algunos de sus filmes, como en la adaptación de la novela sobre el personaje de Ripley, ofreció un trabajo con ciertas influencias de la Nouvelle Vague, pero mejor controladas y mostrando aún ese amor por el clasicismo. Sin embargo, el veterano realizador iría espaciando sus trabajos, y se retiraría de la profesión relativamente pronto. El tiempo se encargaría de ponerlo en su lugar. Su buen hacer queda patente en la mayoría de sus obras.

A modo de coda final, cabe comentar que en 1983, y siendo Charles Bronson una de las grandes estrellas en nómina de la Cannon, el actor estadounidense intentó que los productores Golam y Globus hicieran un remake de El pasajero de la lluvia en la que él volviera a interpretar el papel de Harry Dobbs[6], proyecto este que finalmente no se llevó a cabo.

Alfonso & Miguel Romero


[1] En La carcoma (Beröringen/The Touch, 1971) y El huevo de la serpiente (Das Schlangenei/The Serpent’s Egg, 1977), respectivamente.

[2] Es de sobra conocido que Bronson exigía en sus contratos la presencia en sus películas de la que era su esposa en la vida real, Jill Ireland, ya fuera en roles principales o, como en este caso, bastante secundarios. Al parecer, rechazó entre otras El poder del fuego (Firepower, 1979), de su amigo Michael Winner, al no conseguir para ella, como exigía, el rol que recayó en Sophia Loren, por lo que fue finalmente James Coburn quien protagonizó el film. Y quien crea que Bronson era muy caprichoso, más exagerado es el caso de Mickey Rourke, quien ha impuesto que salieran sus mascotas –primero sus chihuahuas y, posteriormente, un enorme papagayo-, así como usar su propia y extravagante ropa –botas, pantalones, sombrero texanos, o esas llamativas camisas y enormes cinturones-.

[3] En el país del Tío Sam se distribuyó con el título de Rider in the Rain. Como curiosidad, citar que Jim Morrison quedó encantado con la película, y le sirvió de inspiración para su estupenda canción “Riders in the Storm”, incluida en el álbum de los Doors LA Woman (Elektra, 1971).

[4] La obra de Carroll es muy del gusto de los intelectuales y realizadores gabachos, como nos viene bien citar la peculiar y plausible adaptación que Claude Chabrol plasmó en Alicia o la última fuga (Alice ou la dernière fugue, 1977), contando con el mito erótico del momento Sylvia Kristel.

[5] En 1999 Anthony Minghella llevaba a las carteleras una nueva adaptación de la misma novela de la Highsmith con El talento de Mr. Ripley (The Talented Mr. Ripley), con producción de Miramax y contando con Matt Damon, Jude Law y Gwyneth Paltrow como trío protagonista.

[6] Tras el óbito del actor en 2003, Quentin Tarantino le dedicaría a su memoria Kill Bill Volumen 1 (Kill Bill: Vol.1, 2003), e incluiría un poster del Mr. Majestyk (Mr. Majestyk, 1974) de Richard Fleischer en la segunda parte del díptico decorando la caravana de Butch (Michael Madsen). Y ya que hablamos de remakes, dos son los que hasta ahora se han llevado a cabo de títulos que protagonizara Charles Dennis Buchinsky (que ese era su verdadero nombre): En 2010 Simon West estrenaba para la Millenium The Mechanic (The Mechanic), actualización –para bien y para mal- de Friamente… sin motivos personales (The Mechanic, 1972) de Michael Winner, contando con la estrella de la casa Jason Stathan y Ben Foster en los roles que originalmente hicieran Bronson y Jean-Michael Vincent; una secuela con dirección de Dennis Gansel seguiría en 2016; y Eli Roth, tan dado a adaptar sus películas de cabecera, se atrevió con la mismísima El justiciero de la ciudad (Death Wish, 1974), también de Winner, en El justiciero (Death Wish, 2017), y aunque con unos resultados bastante flojos, máxime viniendo del responsable de Hostel (Hostel, 2005), es con diferencia el mejor papel interpretado por Bruce Willis en años, tan malacostumbrado de un tiempo a esta parte a interpretar roles secundarios en mediocres series B de la Lion´s Gate y similares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s