Los Palomos

 

Sinopsis: Emilio Palomos trabaja en el departamento de ventas de la empresa de don Alberto. El 28 de diciembre su jefe le invita a una cena en su chalet. Palomos, creyendo que le va a ofrecer un ascenso, acude ilusionado a la cita en compañía de su mujer, Virtudes. Pero nada saldrá como él creía…

 


Título original: Los Palomos
Año: 1964 (España)
Director: Fernando Fernán Gómez
Productor ejecutivo: Jorge Tusell
Guionistas: Fernando Fernán Gómez José María Rodríguez Méndez, según la obra teatral homónima de Alfonso Paso
Fotografía: Emilio Foriscot
Música: Daniel White
Intérpretes: José Luis López Vázquez (Emilio Palomos), Gracita Morales (Virtudes Palomos), Mabel Karr (Elisa), Fernando Rey (Don Alberto), Julia Caba Alba (tía Mercedes/Serafina), Manuel Alexandre (Eugenio Martínez), Antonio Almorós (inspector), Xan das Bolas (taxista), José Villasante, Cayetano Torregrosa, Ángel Cabezas, Enrique Soto…

Alfonso Paso Gil (1926-1978) fue un prolífico y exitoso autor teatral, famoso en especial por sus comedias, aunque también escribió sainetes dramáticos, tragedias y obras de denuncia social. La primera fue Un tic-tac de reloj, de 1946, a las que siguieron obras como Usted puede ser un asesino (1958), Las que tienen que servir (1962) o Enseñar a un sinvergüenza (1967), por solo mencionar algunas. Precisamente, las tres últimas obras mencionadas fueron adaptadas para la gran pantalla, subrayando la estrecha relación de Paso con el cine. No en vano, fue también actor, guionista y director. Vamos por la parejita (1969) o La otra residencia (1970) fueron algunos de los títulos que se encargó de dirigir.

En 1964, Fernando Fernán Gómez fue contratado para adaptar la obra del dramaturgo Los Palomos, que había tenido mucho éxito en el teatro con la más que presumible intención de rentabilizar ese resultado en el cine. Para tal fin, para la pareja protagonista se contrató a la misma del estreno teatral, José Luis López Vázquez y Gracita Morales, recayendo en Fernando Rey y Mabel Karr, por aquel entonces matrimonio en la vida real, la otra pareja protagonista. Este detalle pone de relieve el grado de fidelidad de Los Palomos película con Los Palomos obra de teatro. Y es que, según parece, la película ofrece pocos cambios con respecto al original escénico; la original Eloísa se convierte en el film en Elisa, y se incluyen escenas de exteriores, con una gran nevada, que proporciona alguna que otra caída. Por lo demás, el resto se acomoda a la ambientación teatral, erigiéndose en el escenario principal de la acción el interior de la casa del jefe. Aquí vemos la lucha de clases que se entabla entre los pobres, los Palomos, con los ricos, el jefe y su esposa, con la inclusión de la tía de estos últimos como un ente neutral. Con la excusa de un juego detectivesco buscando el crimen perfecto se nos muestra que unos no son tan tontos como parecen ni los otros tan listos.

Gran parte de los buenos resultados de la cinta se debe a los actores, con López Vázquez como un empleado servil y bobalicón que se ve sobrepasado por la trama y Gracita Morales como una mujer en apariencia inculta; su marido intenta infructuosamente que hable de pintura para que así pueda tener una charla con la anfitriona, lo cual más tarde será de gran importancia en la resolución final. La pareja que forman Fernando Rey y Mabel Karr se ofrece como unos estirados y prepotentes, que no dudan en menospreciar a los otros creyéndose mejores, pero de forma sutil, sin aspavientos. Y qué decir de Julia Caba Alba, en un papel doble, socarrona y deslenguada, que se pitorrea de su sobrino cuando le viene en gana y a la vez parece una plácida ancianita; magnifica. El papel tal vez más agradecido sea el de Manuel Alexandre, un tipo infeliz que, por aras del destino, tiene que hacer una llamada por teléfono y se ve implicado en todo el asunto.

Si dentro de la trama hay un pequeño bajón, al no poder mantenerse todo el entramado por mucho tiempo, Fernando Fernán Gómez dirige el cotarro con diligencia, sin demasiadas estridencias, pero con ritmo y fuerza. Al final sabe sacar mucho partido a los juegos de iluminación y las sombras para mostrar un momento de tensión y misterio que deja muy buen sabor de boca.

Los Palomos es una película sencilla pero divertida y descacharrante en muchos momentos, un divertimento cómplice con el espectador, conozca o no la obra teatral. Una cinta por descubrir.

Luis Alboreca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s