Assassin [vd/dvd: Assassin]

 

Sinopsis: Henry Stanton es un agente de la CIA retirado que vuelve a ser requerido por la Agencia para hacerse cargo de una misión harto complicada: neutralizar y eliminar a un robot ultrasecreto creado con el fin de poner en marcha el ejército de supersoldados definitivo. Pero algo ha salido mal y desde las altas esferas del Pentágono se decide que hay que eliminarlo. Sin embargo, el robot, creado a imagen y semejanza de un ser humano, ha escapado del laboratorio y está sediento de venganza. Poseedor de cualidades sobrehumanas, la criatura parece del todo indestructible, adelantándose a los planes de sus adversarios. Stanton deberá poner en juego toda su capacidad de supervivencia para terminar con una máquina que a todas luces parece imparable y con unas ansias destructivas infinitas.

 


Título original: Assassin
Año: 1986 (Estados Unidos)
Director: Sandor Stern
Productores: Sandor Stern, Henry J. Goles, Neil Maffeo
Guionista: Sandor Stern
Fotografía: Chuck Arnold
Música: Anthony Guefen
Intérpretes: Robert Conrad (Henry Stanton), Karen Austin (Mary Casallas), Richard Young (Robert Golem), Jonathan Banks (Earl Dickman), Robert Webber (Calvin Lantz), Ben Frank (Franklin), Jessica Nelson (Ann Walsh), Nancy Lenehan (Grace Decker), Robert F. Hoy (Becker), Nick Angotti (Kreiger), Grace Simmons (secretaria), Richard Newton (Oliver Smithfield), Scott Lincoln (Todd), John H. Evans (Slocum)…

El canadiense Sandor Stern, nacido en 1936 en Ontario, es un profesional bregado especialmente en el medio televisivo, donde ha escrito y dirigido multitud de episodios y telefilmes a lo largo de una carrera que arranca como guionista a mediados de los sesenta, debutando en la dirección (catódica) en 1974 con un episodio de la serie Doc Elliot, creada para el lucimiento del malogrado James Franciscus pero que apenas pasó de una temporada, la 1973/74, siendo cancelada tras la emisión de quince episodios.

De sus escasos trabajos para la pantalla grande, en su faceta como guionista, el más célebre es, sin duda, su libreto para Terror en Amityville (The Amityville Horror, Stuart Rosenberg, 1979), en el que adaptó el libro escrito por Jay Anson a partir de las supuestas experiencias paranormales vividas por el matrimonio formado por George y Kathy Lutz en la tristemente famosa localidad que da nombre a la cinta. Stern tuvo poco que ver con el resto de películas de la franquicia, salvo la dirección de una producción televisiva, Amityville Horror: The Evil Escapes [vd/dvd/bd: Amityville IV: La fuga del diablo; bd: Amityville IV: La fuga del mal, 1989], que en España, como puede deducirse, fue editada en video haciéndola pasar por la cuarta entrega de una saga a la que, en realidad, no pertenecía. Este telefilme lo rodó un año después de uno de sus trabajos para cine más y mejor considerados, Pin (Pin, 1988), un trabajo de resortes casi cronenbergianos que seguramente de haber sido dirigida por el responsable de Videodrome (Videodrome, 1982) hubiese despertado mayores afinidades entre la crítica. En manos de Stern quedó como un cuento malsano, de ambientación casi irreal pero, en última instancia, un producto insípido, visualmente poco osado pese a algunas chispas que elevan el resultado final.

Assassin [vd/dvd: Assassin, 1986] es un telefilme que mezcla el concepto de la entonces reciente Terminator (The Terminator, James Cameron, 1984) con los estilemas del thriller de ciencia ficción al modo de las novelas, por ejemplo, de Dean R. Koontz, tan habilidoso como rutinario manufacturador de este tipo de relatos en su vertiente literaria. Como ocurre en muchas de las novelas de Koontz, tenemos a un hombre de pasado algo oscuro, complicado, que se ve mezclado en una situación dramática que le servirá de catarsis personal, encontrando por el camino a una mujer con problemas similares con quien vivirá un romance redentor, que solucionara la crisis en un último tramo lleno de sobresaltos hasta llegar a un final completa o medianamente feliz.

La cinta contó con el protagonismo de Robert Conrad, famoso especialmente por su papel en la serie Jim West (Wild Wild West, 1965-1969) en la que a lo largo de cuatro temporadas se explicaban las peripecias de un intrépido agente secreto cuyas actividades al estilo de James Bond se ambientaban en el Salvaje Oeste posterior a la Guerra de Secesión (1861-1865). Acompañado por Artemus Gordon, todo un maestro del disfraz, West se enfrentaba a toda clase de peligros usando la gran capacidad de Gordon para crear toda clase de armas y artilugios, muy bondianos todos ellos, pero en un estilo claramente decimonónico.

Acabada dicha serie, Conrad se convirtió en un rostro habitual en las más diversas series y telefilmes y, salvo alguna pequeña incursión en cine, fue marcando su espacio en el medio catódico, tanto ejerciendo de estrella invitada como participando en algunos episodios de teleseries como Misión imposible (Mission: Impossible, 1968-1972) o Colombo (Columbo,1971-2004). Assassin fue rodada en una época en la que Conrad interpretó un buen puñado de estos telefilmes de muy diverso calado e intenciones, pero que a grandes rasgos mezclaban el thriller con ciertas dosis de suspense y acción, algunos de los cuales llegaron a España vía videoclub. Como dato curioso, hasta se dejó ver en un videodeoclip de Richard Marx, prototípico intérprete de baladas, que le reservó el papel de sheriff para la traslación a imágenes de su canción “Hazard”, en 1992.

Josep Manel Rosell  Subirats

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s