El díptico de Jesús Franco “La cripta de las condenadas” ya a la venta en DVD

Vial of Delicatessens pone hoy a la venta La cripta de las condenadas y La cripta de las condenadas II, dos de los títulos dirigidos por Jesús Franco que hasta la fecha permanecían inéditos, comercialmente hablando.

LA CRIPTA DE LAS CONDENADAS

Frontal Cripta (1)

Un grupo de mujeres, quizá fantasmas, quizá demonios, se encuentran encerradas en la cripta de un cementerio, condenadas por una vieja maldición. Esta especie de súcubos, lascivos y perversos, no parecen sin embargo lamentar demasiado la maldición y pasan los años entregándose a todo tipo de placeres sexuales.

Una de las películas más buscadas de Jess Franco, inédita comercialmente hasta ahora y vista sólo en festivales como Sitges, Pantalla Fantasma o el BUTT Film Fest de Núremberg, La cripta de las condenadas fue definida por un crítico alemán como “la primera película rodada en coñorama”. Sexo lésbico, terror y videoarte se dan la mano en este experimento a la altura del genio de la vanguardia que fue Franco.

Formato 1.85:1 anamórfico. Idiomas: DD 2.0 en castellano. Subtítulos: inglés, francés, italiano, alemán.

La edición incluye los siguientes extras:

Entrevista con Jess Franco.

Cortometraje Los condenados de la cripta de JJS.

LA CRIPTA DE LAS CONDENADAS II

 frontal cripta 2 (1)

Cien años más tarde de lo narrado en la primera parte, las condenadas siguen en su cripta entregadas a sus juegos y placeres. Ignoran la presencia de un ángel exterminador enviado por el Señor, que quiere acabar con tanta desvergüenza aplicándoles un castigo ejemplar: destruirlas para siempre.

Jess Franco cierra su díptico sobre los súcubos lésbicos con esta inigualable película, a medio camino entre el sexploitation y el cine de vanguardia, repleta de planos que exploran la sexualidad de la mujer hasta lo más profundo.

Formato 1.85:1 anamórfico. Idiomas: DD 2.0 en castellano. Subtítulos: inglés, francés, italiano, alemán.

La edición incluye los siguientes extras:

Escenas eliminadas.

Lina Romay tras la cámara.

Cortometraje The Phallus Killer de Naxo Fiol.

frontal trilogia (1)

Cada película sale a la venta a un precio de 5, 99 €, mas gastos de envío. Además, y por tiempo limitado, Vial of Delicatessens ofrece la oportunidad a sus clientes de adquirir ambos títulos junto a Al Pereira Vs. Alligator Ladies al precio especial de 17,99 €, gastos de envíos incluidos, en una oferta exclusiva a su tienda web. Una oportunidad única de completar tu colección.

Más información y pedidos: http://vialofdelicatessens.blogspot.com

Published in: on abril 13, 2015 at 5:08 am  Dejar un comentario  

Voodoo Passion. Las diosas del porno

cameo_tema_voodoo_passion

Finalizamos con el repaso que hemos desarrollado en los últimos meses a los cinco títulos aparecidos, al menos hasta el momento, dentro de la colección “Inéditos de Jesús Franco”, publicada por Tema Distribuciones y distribuida por Cameo, centrada en la recuperación para nuestro mercado de varios de los títulos que el tío Jess rodara junto al productor suizo Erwin C. Dietrich a mediados de los años setenta. El encargado de poner el broce es nuestro colaborador Javier Pueyo, quien se encarga de comentar Voodoo Passion, película estrenada originalmente en España con el título de Las diosas del porno.

LA PELÍCULA

vlcsnap-2015-02-11-10h57m00s29

Voodoo Passion es una de las múltiples películas que Jesús Franco realizó para el productor suizo Erwin C. Dietrich. A lo largo de los años, la pareja incursionó en todo tipo de géneros definitivamente exploits como pudieron ser las naziexplotations o las WIP, llegando incluso a coquetear con personajes de la cultura popular, caso de Jack el Destripador; la cinta que aquí se reseña explora, a la manera de Jesús Franco, el goloso tema del voodoo, presente en el celuloide desde los ya lejanos años treinta. Pero muy lejos de situarse en la onda explotada por los, digamos, pioneros Victor Halperin con La legión de los hombres sin alma (White Zombie, 1932) o Jacques Tourneur con Yo anduve con un zombie (I Walkes with a Zombie, 1943), a Franco los rituales caribeños le sirven únicamente como excusa para rodar un film de carácter erótico. Uno más para ser más preciso.

vlcsnap-2015-02-11-10h56m28s229

El metraje se inicia con una secuencia situada en una playa, y allí ya se anuncia al espectador con que tipo de producto va a encontrarse si decide dedicar unos minutos de su vida a ver dicha película. A ritmo de tambor, unos nativos caribeños realizan una danza como parte de una ceremonia en la que las féminas participantes muestran su desnudez con absoluta naturalidad. A continuación da comienzo la trama, cuyo argumento gira alrededor de una mujer victima de los maléficos planes del villano de función, controlada mentalmente con el fin de que cometa una serie de asesinatos sin ella saberlo. Planteamientos similares ya fueron vistos en otras películas de Franco –Les cauchemars naissent la nuit (1970) o Los ojos siniestros del Dr. Orloff (1973), por citar dos ejemplos-, de modo que puede entenderse que está confeccionada para fans del cineasta que comulgan con ese juego realidad-ficción tan utilizado en la filmografía del director madrileño. Pero no olvidemos en ningún momento que en Voodooo Passion el sexo es el protagonista absoluto¹, pero realizar un análisis de los diferentes actos sexuales que se realizan a lo largo del filme quizá no sea un ejercicio necesario. Rápidamente y sin querer ir más allá, diremos que hay practicas heterosexuales, lesbianismo, incesto, vouyerismo e incluso onanismo explícito con una botella, todo ello muy del gusto de los espectadores de la época y aplaudido hoy en día por los aficionados a la obra del director de Al Pereira vs. the Alligator Ladies (2012).

vlcsnap-2015-02-11-10h59m57s3

Una vez vista la película, el espectador puede deducir fácilmente que fue rodada en pocos días con un presupuesto ajustado, pues presenta una serie de fallos cinematográficos que desgraciadamente no son del todo ajenos a otras obras de Franco. Mencionar por ejemplo como algunos figurantes miran directamente a cámara, situación cuanto menos risible, pero también entendible de algún modo en una producción de estas características. En lo que se refiere al guión, también se aprecia que no debieron realizarse muchas versiones del mismo, pues a su simplicidad (la pirueta final quizá no acaba de cuajar) debemos añadir que algunos diálogos son demasiado explicativos: los personajes a menudo ofrecen cierta información necesaria para ayudar a que el público pueda seguir la trama con mayor facilidad, lo que se traduce en unas conversaciones no muy creíbles además de extremadamente largas. No obstante y en contra de lo que pueda parecer en un primer momento, personalmente disfruté con la película, siempre bajo ese prisma de “estoy viendo una película suiza de Jesús Franco”. Que el vudú tenga cierta importancia en la trama siempre es un aliciente, y además, algunos de los asesinatos que muestra la cámara parecen pertenecer a un giallo de Serie Z. Así, añadiendo esos momentos de sexo soft y hard (según la escena) convierten a Voodoo Passion en un divertido cóctel que funciona sin problemas dentro de su liga.

LA EDICIÓN

vlcsnap-2015-02-11-10h51m52s239

Los amantes del doblaje quizás se sentirán un poco defraudados con esta edición, pues el único audio disponible es el alemán (con posibilidad de añadirle subtítulos en español, por supuesto), careciendo por tanto del doblaje existente en castellano. Por lo demás, su calidad de imagen se corresponde a los estándares acostumbrados al resto de los títulos aparecidos dentro de los “Inéditos de Jesús Franco”. La fotografía se ofrece con un contraste tal que no hay duda de que el máster utilizado procede de una copia “restaurada a partir del negativo original de 35 mm.”, tal y como se indica en la portada. En cuanto al apartado de los extras, junto a los tráileres del resto de películas de Jesús Franco que incluye la colección de Tema Distribuciones, destacan indudablemente una excelente colección de fotocromos originales de la película procedentes de su estreno en países de habla germana, presentes en el Dvd en un apartado denominado “Fotogalería”.

Javier Pueyo

(1) Tanto es así que para su tardío estreno en España al amparo de la etiqueta “S”, recibiría el nombre de Las diosas del porno.

vlcsnap-2015-02-11-10h55m26s108

FICHA TÉCNICA

Título original: Der Ruf der blonden Göttin

Año: 1977 (Suiza)

Director: Jesús Franco [acreditado como Jess Franco]

Productor: Erwin C. Dietrich

Guionistas: Erwin C. Dietrich, Jesús Franco [acreditados como Manfred Gregor]

Fotografía: Andreas Demmer

Música: Walter Baumgartner

Intérpretes: Ada Tauler (Susan), Karine Gambier (Olga), Nanda Van Bergen [acreditada como Vicky Adams] (Inès), Jack Taylor (Jack), Vítor Mendes (Dr. Barri), Ly Frey (Marian Hawkins), Aida Gouveia (Ida), Sandra Daenliker…

Sinopsis: Susan llega a Puerto Rico donde su marido, Jack, ejerce labores políticas. Una vez allí conoce a dos mujeres que le cambiarán la vida: Ines, asistente de Jack, y Olga, su cuñada ninfómana. A raíz de su estancia en la isla, Susan comienza a tener unas terribles pesadillas relacionadas con el vudú…

*Todas las imágenes de la película que ilustran este artículo pertenecen a capturas de la edición comentada.

Entrevista a Stan Valen, director de “Lesbo Killer Dolls”

10965696_438396269657496_1690396722_n

Hace pocos meses la distribuidora Vial of Delicatessens sacaba al mercado doméstico la edición en Dvd de Lesbo Killer Dolls, una cinta que bebe directamente del estilo creado por Jesús Franco a lo largo de su filmografía. Escrita, producida e interpretada por Salvador Sáinz, se trata de un thriller plagado de erotismo extremo que cuenta la historia de dos asesinas a sueldo escondidas bajo la apariencia de dos sensuales prostitutas, a las que dan vida Lina Servant y Mary Blond. Extraña, por momentos excitante, bizarra al 100%, este autentico delirio visual está dirigido por un joven cineasta que debuta así en el mundo del largometraje, Stan Valen. Conversamos con el realizador para que nos hable de su película y de su carrera en el medio audiovisual.

Cuéntanos un poco, ¿cómo te inicias en el sector audiovisual?

Ante todo un saludo. Pues la verdad es que desde siempre me interesó este sector… Desde bien crío. Pero sobre todo la dirección. Empecé pues como cualquier hijo de vecino que sueña con adentrarse en este mundillo, con cortometrajes. Esos cortos los acabábamos viendo la misma gente que participábamos en ellos y pasándolos en algunos círculos pequeños, como algún taller especial en la propia ciudad. Incluso rodé uno erótico, que me encantaría recuperar… pero ni yo se donde anda ya. Hará cosa de cuatro o cinco años empecé de manera mas profesional, con pequeños trabajos en la televisión local, curros alimenticios y colaborando en cortometrajes ajenos.

Por otro lado, conocía el cine de Jesús Franco, pero no me llegue a interesar tanto en él, hasta que no descubrí su etapa digital por la misma época. Esa libertad para expresar lo que le daba la real gana sin preocuparse por los típicos esquemas y cánones cinematográficos (algo que homenajeo conscientemente en Lesbo Killer Dolls) y aun así creando una historia. Sin duda me fascinó. A pesar de ser películas eróticas, no era el típico erotismo de la era digital, por ejemplo americana, era mucho más; era arte muy personal y muy bizarro. Ahí es cuando supe que quería hacer algo parecido, o al menos intentarlo, y no dejar morir ese género y ese estilo.

Has trabajado en muchas ocasiones con el escritor y cineasta Salvador Sáinz. ¿Cómo comenzó vuestra relación profesional?  

A Salvador le conocí ocasionalmente por Internet hace varios años. Yo buscaba información sobre una actriz que trabajó en varias ocasiones con Jesús Franco, Christie Levin. Me encantaba, me tenía enamorado. Esa mirada y esa sencillez la convertían en una mujer totalmente enigmática. Di con él, uno de sus mejores amigos que, por cierto, no sabía nada de ella hace tiempo, y por fin años después y hace pocos meses, conseguí hablar con ella por teléfono. Salvador siempre me contaba anécdotas interesantes de sus inicios, congeniamos bien. Cuando me encontré trabajando en 2012 en el primer proyecto como director del amigo Ajaj Jethi, actor televisivo afincando en España, decidí llamar a Salvador y tener un primer contacto con él. Me interesaba su faceta como creativo, a parte de la de actor. Fue uno de los cámaras del cortometraje MAY de Ajay Jethi.

En esa época yo realicé algunos cortos, pero decidí decantarme por el mundo del largometraje y en general por un género poco tocado actualmente, pero no por eso muerto, el erotismo. Así, un año después (abril de 2013), inicié el rodaje del mediometraje Los profundos sueños de Jennifer (que espero pueda ver la luz pronto), financiado por mí mismo. Ahí tenía a Salvador de actor, como ente, un ente muy pervertido que tenia aterrorizada a la pobre Jennifer, una fabulosa Carmen del Toro que bordó el papel. Y opino que lo de Salvador realmente es la comedia. Varios meses después de aquella experiencia nacería la idea de rodar Lesbo Killer Dolls

vlcsnap-2015-02-12-10h02m39s170

Lesbo Killer Dolls es tu debut en el campo del largometraje, y se trata precisamente de una película co-escrita, producida e interpretada por Sáinz. ¿Cómo nació el proyecto?

El proyecto nació porque tanto yo como director del proyecto Los profundos sueños de Jennifer, como Salvador, actor y ayudante en el mismo, estábamos encantados con el concepto. Nos gusta el cine erótico y decidimos homenajear a Jess con este largometraje. Salvador reinventó un personaje que ya se le había ocurrido a finales de los años 80 para El aullido del diablo, el Padre Damián. Como has podido observar, se atreve con todo sin tabúes. Quizá es su papel más fuerte y polémico. Pero ahí estaba él, madrugando y siendo el primero en llegar para darnos prisas a los demás y comenzar a trabajar cuanto antes.

La película es un claro homenaje al universo creado por el cineasta Jesús Franco, especialmente en su última etapa como realizador. Incluso le realizas una dedicatoria en los créditos finales del filme ¿Supo Franco, antes de fallecer, que estábais trabajando en este proyecto?

Ojalá. Me hubiera encantado que Franco hubiese visto la película. Sí supo de Los profundos sueños de Jennifer, que empezó a rodarse el mismo mes en que murió. Le hablé del proyecto meses atrás, incluso le pedí consejo. Lo que realmente me jode del asunto, es el hecho de que El caso de la guiri asustada, nunca se pudo llevar a cabo. Fue un proyecto fallido de Jesús antes de adentrarse en la extraña Al Pereira. Yo hubiera trabajado en El caso de la guiri, como cámara, junto a su musa Analía Ivars que llevaba casi catorce años sin trabajar con él.

¿Y cuales son tus películas favoritas de Franco? ¿Hay alguna que consideres un referente claro cara a tu obra?

¡Claro! Y me alegra que me lo preguntes, así puedo explicarte cuales fueron los referentes básicos a la hora de crear mi Lesbo Killer Dolls: por un lado Seda roja y también he de mencionar las denominadas “Flores de Jess”, Flores de la pasión y Flores de perversión. Quería crear una atmósfera narrativa totalmente erótica (un erotismo en su totalidad lésbico), homenajear a Jesús y de paso intentar crear una firma propia dentro del género. Quizás yo me atrevo con un humor más visceral. No considero este tipo de cine ni lento ni aburrido, simplemente diferente. Tiene que existir de todo, para todos. Aunque sea para cuatro gatos, me mola, y mucho, que la disfruten ¡y que me comparen con el maestro! Me encanta la comedia gamberra y creo que esas situaciones delirantes se han convertido en mi firma. De modo que considero un referente a mi obra toda la etapa del maestro Jess entre 1997-2013.

¿El resto del equipo de la película también conocía la obra de Franco?

Pues depende del proyecto y del equipo. Me gusta que conozcan la obra de Franco, o al menos el concepto de cine erótico en general; me encantan también Jean Rollin y Tinto Brass. Pero sí, suelo preguntar si conocen o han oído hablar de Jesús Franco. Por ejemplo Carmen del Toro, protagonista de Los profundos sueños de Jennifer y secundaria en Lesbo Killer Dolls, es fanática de la obra de Jesús. En especial de la gamberra Mari-cookie y la tarántula asesina o el clásico Las vampiras. En una de las últimas películas que he rodado, Vampiras in the Night, varios miembros del reparto sí estaban familiarizados y encantados con el concepto. Jesús es desconocido si hacemos referencia al gran público, pero muy conocido y querido por sus admiradores. 

vlcsnap-2015-02-12-10h04m16s84

¿Cómo confeccionas el casting de la película? ¿Conocías a las actrices previamente?

Necesito conocer a la actriz, sobre todo a LA ACTRIZ. El punto fuerte de mi cine es ella, la mujer. No me vale una cara o un cuerpo bonito… Si no sabe expresarse, gesticular o tener una mirada penetrante que hipnotice al espectador, o al menos a mí, no me interesa. Por ejemplo, Carmen del Toro (vuelvo a mencionarla porque me encanta). Es cierto que no es la más guapa, ni tiene el mejor cuerpo, ni veinte años, pero sus gestos, su mirada y sus performance ante la cámara pueden poner cachondo a cualquiera.

A las protagonistas de Vampiras in the Night las conocí a las tres en un rodaje. Aunque a una ya la conocía vía Facebook hace tiempo a través de un buen amigo, sin demasiado contacto.

¿Cuántos días duró el rodaje?

Si no me equivoco, unos seis días. El montaje final fue de unos 75 minutos. Algunas secuencias eliminadas y una escena de diálogo adicional se encuentran entre los extras del DVD. El montaje original era de 100 minutos exactos… Y me parecía muy pesado.

La película incluye sexo lésbico, ataques a la Iglesia, asesinatos, gore… ¿Tú como la definirías?

¡Como una rareza completamente demencial! Muy recomendable para todos los amantes y coleccionistas de lo extraño y bizarro, entre los que me incluyo. Es una bizarrada con situaciones cómicas muy viscerales, que hay que ver para comentar. Más que ataques a la propia Iglesia, es una crítica social abierta y personal hacía la religión y el propio fanatismo que ésta crea. El personaje creado por Salvador Sáinz es justo el concepto negativo del típico cura, es el prototipo de cura cabrón. A este personaje le podréis ver, espero que pronto, en la recién finiquitada Vampiras in the Night, de manera mucho, mucho mas critica y visceral. El personaje creció y mejoró. Es completamente diferente al Damián que vemos en Lesbo Killer Dolls. Quizá en Lesbo Killer Dolls, vemos a un Damián mas sátiro, mas cerdo… En Vampiras veremos a un Damián vengativo, aunque nuevamente muy salido.

El sexo lésbico forma parte de su narrativa. Los asesinatos y el gore narran, junto con el sexo, las andadas de nuestras protagonistas. En definitiva creo que cualquier coleccionista del género tendría que tener su copia de Lesbo Killer Dolls editada por Vial of Delicatessen. ¡Además los extras, son cojonudos!

vlcsnap-2015-02-12-10h04m53s237

Ya hemos dicho que tu película contiene un alto contenido erótico. ¿Cómo planificaste esas secuencias? ¿Había una coreografía o se trata de un trabajo de improvisación por parte de los intérpretes?

Para mi el sexo es algo natural, que puede ser algo bonito, artístico e incluso sucio y salvaje, depende de la situación… Sobre todo si delante de la cámara desfilan actrices tan guapas y naturales como las de Lesbo Killer Dolls. Ellas mismas se encargaban de la coreografía, pues estaba planificado el concepto pero nunca la coreografía. Les dejo trabajar con libertad. Les doy indicaciones, claro, pero todo fluye por si solo. Es muy importante el buen rollo y un buen ambiente en cualquier rodaje, más si se trata de un rodaje en el que los actores se desnudan física y mentalmente. Si estás cómodo, todo fluye, el director esta contento y nos vamos a dormir pensando que ha sido un cojonudo día de trabajo. La improvisación es muy importante en este tipo de películas y creo que por el momento he tenido suerte con todos y cada uno de mis actores.

En la reciente edición en Dvd que distribuye la empresa “Vial of delicatessens” se incluye una entrevista con Salvador Sáinz en la cual asegura que el personaje del Padre Damián ya aparecía en la película dirigida por Jacinto Molina/Paul Naschy El aullido del diablo (1987), algo que ya has comentado anteriormente en esta entrevista. ¿Revisaste la película de Naschy antes de realizar la tuya?  

No, para nada, no soy demasiado admirador de las obras de Naschy. En cualquier caso revisaría una de Franco. En El aullido del diablo, sí, aparece el personaje de Damián, pero no interpretado por Salvador como inicialmente tenia que ser. (n.d.a.: en el filme de Jacinto Molina, Damián aparece interpretado por Fernando Hilbeck). Era una especie de cura sátiro que perseguía a Caroline Munro. Salvador Sáinz se salió del proyecto.

Como decíamos, la película está siendo distribuida en Dvd por “Vial of delicatessens”, y anteriormente fue proyectada en algunos festivales, como el V FANGOFEST de Amposta. ¿Cómo son las reacciones del público?

Me encanta la edición de Vial, y me encanta el trabajo de David Martín Surroca (Mundo Lumpen) con la caratula oficial de la película.

Jacint Espuny, director del Fangofest, me propuso asistir a su festival y promocionar mi película. Las reacciones son muy adversas, sobre todo con esta, que es un claro homenaje “franquiniano”. He llegado a oír comentarios del tipo “si me dices que es de Jess, me lo creo”. Pues ya se sabe, el público de este género no es demasiado extenso, y los admiradores la disfrutan. El publico acostumbrado a productos mas convencionales y no preparado para ver algo tan diferente alucinan…

10968845_438396259657497_1636896153_o

Has mencionado que acabas de terminar Vampiras in the Night, de nuevo con guión tuyo y de Salvador Sáinz, aunque en esta ocasión también se añade al equipo de guionistas la actriz Lidia García. ¿Qué nos puedes contar de este nuevo proyecto? Dado que en él aparece de nuevo el Padre Damián, ¿se trata entonces una secuela de Lesbo Killer Dolls?

No, no es una secuela. No tiene nada que ver. Únicamente Sáinz vuelve a ser el padre Damián, pero algo distinto al visto en Lesbo Killer Dolls como ya he dicho. Es diferente, no sólo el concepto, si no la idea en sí. Hay muchas más situaciones, más dialogo, más locura… Menos Jess Franco, aunque sigue siendo indirectamente un homenaje; hay más firma propia. Salvador de nuevo se encarga de su personaje, el Padre Damián. Y en cuanto a Lidia García (o su pseudónimo, Lynn Rose), ha sido cojonudo, cojonudo, trabajar con alguien como ella. Menudas locuras se le ocurrían a mentes perversas como las nuestras, jajaja. Es una cómica cojonuda y actuaba casi improvisando la situación. La puedo comparar con la mismísima Jennifer Tilly. Ella se encargó de darle matices a su personaje y de crear unos espacios del tipo sketching, entre ellos la cocina de Tania, que tendréis que ver, son la hostia. Juntar en las mismas secuencias a Lidia con otro bestia de la comedia como José Antonio Marín Silva, mas conocido como Pancho Marín, fue brutal.

Por lo que he podido leer, en el reparto de Vampiras in the Night aparece Sandra Albertí, mítica actriz vista en filmes como Escalofrío (1978), El transexual (1977) o Historia de “S” (1979), pero que desde hace décadas se encontraba alejada de las cámaras, a excepción de algunos cortometrajes como Pelucas (2014) de José Manuel Serrano Cueto. ¿Cómo has contactado con ella y qué tal ha sido la experiencia de dirigirla?

De hecho conocí a Sandra cuando nos invitaron a ambos (junto a Sáinz) al Fangofest. Antes no la había tratado personalmente, solo vía chat. Fue muy interesante conocerla y mantenemos contacto. Es la narradora oficial. Ojalá fuera actriz de reparto, pero es muy jodido residiendo ella en Madrid. Quizás más adelante… Me encantaría tenerla de mala, le pega y se que lo haría genial. Es una mujer que me impone mucho y que te puede contar mil cosas interesantes durante horas.

Hasta el momento tu carrera se ha enfocado en los terrenos del erotismo y el fantástico. ¿Piensas continuar en ese camino o te gustaría incursionar en otros géneros?

No pretendo incursionar en lo comercial. Al menos no como director. Soy más realista, y el cine es tan jodido… Soy feliz haciendo lo que hago y con esto me basta. Creo que son géneros que se pueden explotar mucho, mucho más. O dar de sí… Tengo mil ideas, mil proyectos… pero este año me voy a conformar con estrenar Vampiras in the Night.

También tengo otro proyecto que rodaré próximamente en francés con estética vintage. Y me gustaría tener la oportunidad de realizar otro largo antes de acabar el año.

10957801_438396376324152_33601054_o

Al margen de tu faceta de director y guionista, me llama la atención que hayas trabajado, algunas veces como actor, en algunas producciones ajenas, concretamente para cineastas bien conocidos por el fandom como Germán Monzó o Jacint Espuny. ¿Estás también interesado en la interpretación o estas incursiones son sencillamente colaboraciones con compañeros?

Me lo pase muy bien con Jacint, es muy profesional y sabe en todo momento lo que quiere y lo que tiene, y a pesar de los pocos medios el resultado es bastante bueno. Recuerdo que en Infección Zombie tenía un par de secuencias y en una me tenia que morir; creo que la repitieron siete u ocho veces… ¡joder como me compliqué la vida para morir!

Con Germán Monzó tengo amistad ya desde hace años, nos presento Salvador, es un gran tío y un gran confidente. Siempre que puedo echarle un cable, con algún corto o teaser promocional ahí me tiene. Está muy ilusionado preparando algo grande hace algún tiempo junto a su novia, la actriz rusa Anastasia Shevchenko; espero que la cosa pueda seguir adelante durante este año porque el proyecto en sí es bastante bueno.

Sí me interesa la interpretación. Pero mas de manera ocasional, no vocacional, ¡y si pagan mejor que mejor! Si tuviera que decantarme sólo por una rama dentro del sector audiovisual sería la dirección, pero la verdad es que disfruto con todo. Y si tengo que colaborar con compañeros o echarles un cable, ahí estoy. Como por ejemplo con el director catalán David Hidalgo, un gran profesional que llegara muy lejos.

Gracias por concedernos esta entrevista. Si quieres añadir alguna cosa más…

Muchas gracias por ofrecerme está entrevista y por haber disfrutado mi Lesbo Killer Dolls. Os prometo muchas mas locuras audiovisuales, que mientras pueda seguir rodando no pararé de realizar. Un abrazo muy fuerte al equipo de La abadía de Berzano.

Javier Pueyo

vlcsnap-2015-02-12-10h01m56s6

Published in: on febrero 27, 2015 at 6:13 am  Comments (3)  
Tags: ,

Kyonyû doragon: onsen zonbi vs sutorippâ 5 [dvd: Big Tits Zombie]

Título original: Kyonyû doragon: onsen zonbi vs sutorippâ 5

Año: 2010 (Japón)

Director: Takao Nakano

Productores: Seiji Minami, Hideaki Nishima

Guionista: Takao Nakano basado en el manga de Rei Mikamoto

Fotografía: Kazuaki Yoshizawa

Intérpretes: Sora Aoi (Lena Jodo), Risa Kasumi (Ginko), Mari Sakurai (Maria), Tamayo (Nene), Io Aikawa (Darna), Minoru Torihada (Blue Orge), Ini Kusano, Saori Ando, Kaworu Asakusa…

Sinopsis: Una stripper llamada Lena Jodo llega a un pequeño pueblo de México donde se le ha ofrecido actuar en un resort. El pueblo está desierto, y en el local hay apenas cuatro gatos y otras strippers: Ginko, Maria, Nene y Dana, que se mueren de aburrimiento y pasan su tiempo peleándose unas con otras. Un día, las chicas descubren una puerta secreta en su camerino y bajan hasta un sótano, donde María encuentra el “Libro de los muertos” y comienza a leer los hechizos, algo que provoca que los muertos se levanten y empiecen a comerse a todo el mundo. Rena y Ginko son quienes deben enfrentarse a María y su horda de zombies…

vlcsnap-2014-09-05-00h27m04s114

El fenómeno exploitation que renació a principios de siglo a rebufo del díptico Grindhouse llevado a cabo por Robert Rodríguez y Quentin Tarantino[1], dio la vuelta al mundo y pareció que diminutas producciones de todo el globo volvían a apuntarse a los locos argumentos llenos de acción, terror y erotismo a raudales que ofrecía ese cine de antaño. Sin embargo, decir que esa ola llegó al país del sol naciente resulta un tanto arriesgado puesto que Japón es un territorio muy propenso a películas de lo más radicales, excesivas y bizarras. Por ese motivo, y aunque resulte innegable que Big Tits Zombie sigue un poco esta corriente[2], o que incluso sospechemos que su argumento aproveche el pequeño éxito de otra modesta producción titulada  Zombie Strippers![3] [4], no habría que restarle el interés que se merece, pues tras las cámaras encontramos a Takao Nakano, un cineasta especializado en el pinku que goza de cierta fama gracias a algunos títulos de culto como Sumo Vixens (1996) o Sexual Parasite (2004), y que además ha colaborado en más de una ocasión con Minoru Kawasaki, uno de los enfants terribles del cine japonés más estrambótico y divertido[5]. Por lo tanto, y pese lo apuntado anteriormente, podríamos decir que por mucha moda grindhousera (perdón por el vocablo) que surgiera en Hollywood, a los japoneses no hay quién les gane con este tipo de producciones tan esperpénticas y pasadas de vueltas (además de baratas, por supuesto).

vlcsnap-2014-09-05-00h26m50s199

Nakano parte de un manga de Rei Mikamoto – del que éste humilde plumilla, al no tener demasiados conocimientos sobre la materia, ha sido incapaz de encontrar información alguna en la red -, y nos adentra en la historia de cinco bailarinas de striptease que malviven sin éxito en un antro regentado por el típico chuloputas sin escrúpulos. Una de ellas encontrará un misterioso libro, provocando al leer uno de sus pasajes que los muertos se levanten de sus tumbas[6] y vuelvan a la vida con un desmesurado apetito de carne humana[7]. A raíz de este momento seremos testigos de un festín de gore salchichero a base de sangre generada por CGI, maquillajes penosos y efectos especiales de andar por casa.

vlcsnap-2014-09-05-00h27m23s24

Pero no nos confundamos, estamos ante una cinta que es capaz de repetir una escena a cámara lenta con tal de que veamos con más detenimiento los encantos de la muchacha de turno o, por contar alguna de sus otras perlas, que a una de las chicas le crezca una vagina dentada que escupe fuego (¡!)… Big tits zombie es un film de bajísimo presupuesto pero que, curiosamente, está dirigido con elegancia y mucho talento, y que sabe sacar provecho de su falta de medios con un grotesco (aunque refinado) sentido del humor[8] que hará las delicias de todos los amantes del género. Además, y ya como último apunte, no podemos olvidar que viene protagonizada por un reparto de bellezas de la que destacaremos la estrella de cine para adultos Sora Aoi, que además de ser generosa a la hora de mostrar su anatomía y ser objeto de los momentos más desternillantes del film, llega a decir un par de frases en castellano[9]. Lo tiene todo la muchacha.

Juan Pedro Rodríguez Lazo

[1] Y sus Planet Terror y Death Proof, respectivamente.

[2] Véase ese inicio con los dichosos efectos digitales del negativo quemado y demás impurezas cuando está rodada en video; que aparezca el logotipo de la productora, Snobbish International Pictures, emulando a las míticas películas de la Shaw Brothers, o que acto seguido aparezca una cita de La muerte tenía un precio del mismísimo Sergio Leone: “Dónde la vida no tiene valor, la muerte a veces tiene un precio”. Por no hablar que, al parecer, también goza de una versión en 3-D (no incluida en la presente edición, claro).

[3] Film lleno de erotismo y gore, tal y como su propio nombre da a entender, dirigido por Jay Lee en 2008, y cuyo principal reclamo estaba en la presencia de la recientemente retirada pornstar Jenna Jameson.

[4] A ésta le siguieron productos similares como Zombies! Zombies! Zombies! (Jason Murphy, 2008), Zombie vs Strippers (Alex Nicolau, 2012) o Strippers vs Werewolves (Jonathan Glendening, 2012), ésta proveniente de Reino Unido y en la que encontramos la presencia de Robert Englund, actor que ya aparecía en el referido film de Lee.

[5] Suyas son Executive Koala (2005), Monster X Strikes Back: Attack the G8 Summit (2008) o The Rug Cop (2006), filme protagonizado por un policía que utiliza su peluca como arma mortífera (¡!) y cuyo guion, por cierto, viene firmado por Kawasaki y Nakano.

vlcsnap-2014-08-17-11h29m36s111

[6] He aquí un pequeño “homenaje” a Posesión infernal de Sam Raimi.

[7] (SPOILER) Como apunte, citar que veremos brevemente cómo hasta el Suhi cobra vida… ¿Un claro precedente de Dead Sushi (2012), cinta dirigida por el célebre Noboru Iguchi?

[8] Antológico ese momento en el que una de las chicas se transforma en un delirante monstruo y éste se mueve a base de unos hilos más que visibles.

[9] El personaje de Sora Aoi llega a Japón proveniente de México.

vlcsnap-2014-09-05-00h26m18s136

Las estrellas del destape y la transición. El cine español se desnuda.

destape1

Título: Las estrellas del destape y la transición. El cine español se desnuda.

Autor: José Aguilar

Editorial: T & B editores

Datos técnicos: 350 páginas. (Madrid, Febrero 2012)

destape3

El autor, José Aguilar, con su obra.

Pocos libros existen dedicados al cine surgido durante la Transición, denominado “de destape”, todo un género revolucionario en que las actrices se desnudaban a la mínima, siempre “por exigencias del guión”, debido a la libertad que se empezaba a vivir tras la abolición de la censura en el cine español, derivada de la muerte del General Franco.

destape2

Rosa Valenty posando con el capítulo que le dedica el libro.

Por ello, José Aguilar ha llevado a cabo en este Las estrellas del destape y la Transición el que quizá sea el más completo documento que tenemos hasta la fecha sobre este capítulo de nuestra filmografía, simplemente por el hecho de estar narrado en primera persona a través de sus protagonistas; es decir, las principales actrices que formaron parte de aquella etapa histórica y que se convertirían, en muy breve espacio de tiempo, en auténticas estrellas de nuestras pantallas.

destape4

Mítica imagen de Susana Estrada junto a Tierno Galván.

Decir destape es decir Susana Estrada, Ágata Lys o Nadiuska, y de todas ellas se habla en el libro, aunque por razones obvias la alemana no lo haga con su propia voz. Aunque si bien es verdad, se echan en falta nombres como los de Adriana Vega, Sara Mora, Blanca Estrada o las malogradas Sandra Mozarowsky, Inma de Santis, Azucena Hernández o Andrea Albani, frente a los retratos de actrices que apenas intervinieron en el género, como puede ser el caso de Rocío Dúrcal -cuya participación en el fenómeno se limitaría, no obstante, a una de las más famosas cintas de este estilo, la polémica Me siento extraña, de la que, por cierto, su director y sus actrices aportan datos muy interesantes-, o los narrados a través de un pastiche de entrevistas antiguas realizadas por Aguilar, como los dedicados a Ángela Molina, Ana Belén, Marisol, o Bárbara Rey, algo que le resta valor al conjunto al hablar de sus carreras en términos generales.

destape 5

En este libro no se habla de Sandra Mozarowsky.

Pero a pesar de que el periodista ha podido contactar con la mayoría de las actrices de la época, no ha sabido extraer toda la información necesaria, prefiriendo escarbar en el lado más morboso del asunto que en el meramente cinematográfico, ya que de hecho pocas películas son las que aquí se analizan, y en ocasiones incluso se llega a fusilar directamente críticas recogidas en la prensa de la época. Además, todas las protagonistas pasan por la misma tanda de preguntas, algo que termina resultando harto tedioso, dejando una clara sensación de deja vu que se aplica durante toda la lectura. Preguntas del estilo de si algún director intentó propasarse con las actrices, si hacían que se desnudaran en los despachos, si les ofrecieron ejercer la prostitución o si les hubiera gustado haber visto a su partenaire desnudo, son planteadas a todas y cada una de ellas, pareciendo algo más propio de un periodismo amarillista.

destape6

La Cantudo no se considera actriz del destape.

Pese a todo, nos encontramos con algunos retratos muy conseguidos. Un buen ejemplo está en el dedicado a la Cantudo – por más que ella diga en repetidas veces que no se considera una actriz de destape-, todo un acierto que marca el camino que debería haber seguido el autor en el resto de capítulos, en el que se indaga en el rodaje de La Trastienda, descubrimos el poco conocido dato de que pudo haber sido musa de Buñuel en Ese oscuro objeto del deseo, y confirma sus desavenencias con Ágata Lys, algo de lo que también se habla en el apartado dedicado a Silvia Tortosa, quien reconoce que el rodaje de El huerto del francés fue un infierno.

destape10

El huerto fue un infierno.

Igual de interesante es la entrevista a Ágata Lys, cuya imagen es utilizada como reclamo en la portada del libro. Esta es realizada por teléfono y la actriz muestra su fortísimo carácter: no se corta un pelo al hablar, despotricando a diestro y siniestro, pero también alabando a realizadores como Paul Naschy, y además no duda en afirmar que era de las que más cobraban de la época: unos cuatro millones de las antiguas pesetas por La nueva Marilyn.

Ágata fue la mejor pagada.

Ágata, la mejor pagada.

También hay que destacar algunas perlas soltadas por la boca de Fiorella Faltoyano sobre directores de la época como José María Forqué o compañeras de oficio como Bárbara Elorrieta, o exclusivas como la ofrecida por Mónica Randall al afirmar que pudo haber sido chica Hitchcock, ocupando el papel en Topaz que finalmente recaería en la alemana Karin Dor.

destape9

Karin Dor en Topaz.

destape8

La Randall en la misma época en la que se rodó la película de Hitchcock. El parecido es más que evidente.

El autor muestra sus debilidades, transmitiendo la pasión que siente hacia las actrices comentadas, contando con alguna evidente excepción como el caso de Victoria Vera, hacia la que no puede esconder su antipatía; así también evidencia su falta de cariño hacia el propio género sobre el que escribe – sin ir más lejos, se escandaliza con La criatura, de Eloy de la Iglesia-, a veces incluso prefiriendo hablar sin venir a cuento de su propia vida personal, algo totalmente fuera de lugar y muy común, por cierto, en otros libros del autor.

victoriavera

Victoria Vera no es plato de buen gusto para el autor.

En definitiva, es de agradecer que se publique una obra que aborde esta temática, pero esperemos que no se trate del ensayo definitivo, ya que, como ya hemos recalcado, aunque el libro engancha y se lee de un tirón, se echa en falta una mayor indagación en el género desde un punto de vista más cinematográfico que morboso. ¿Algún candidato a escribirlo?

Jesús Palop

Published in: on enero 23, 2015 at 6:13 am  Comments (5)  
Tags: ,

“Inéditos de Jesús Franco”: Cartas de amor a una monja portuguesa

71EZw6Z3COL__SL1218_

Título a título, desde La Abadía hemos ido dando buena cuenta durante estas últimas semanas de los imprescindibles “Inéditos de Jesús Franco”, editados por Tema Distribuciones. En esta ocasión nos centramos en la que, al menos en teoría, pudiera ser considerada por el público profano como la más “normal” y digerible de las cinco películas pertenecientes a la susodicha colección: Cartas de amor a una monja portuguesa (Die Liebesbriefe einer portugiesischen Nonne, 1977), la cual ya fuera reseñada hace más de cinco años en esta misma Abadía por Jesús Palop, y que ahora vuelve a ser analizada por nuestro activo colaborador José Manuel Romero Moreno.

LA PELICULA

vlcsnap-166961

Al estar enmarcada en una etapa (1976-77) en la que el género que más se prodigó en la filmografía de su director fue el de las W.I.P movies, muy bien pudiera caerse en el lógico error de considerar que esta Cartas de amor a una monja portuguesa no se trata más que de una vulgar traslación de los estilemas de las películas de cárceles femeninas (… que el propio Franco ya se encargara de asentar con su fundacional 99 mujeres) a los films consagrados al relato de las escabrosas hazañas de monjas con fácil inclinación al pecado. De hecho, en la mayoría de los casos basta con trocar la prisión por el monasterio, dejando intactos el resto de constantes y personajes prototípicos, para pasar con toda facilidad de un subgénero a otro: de esta manera, la entrada en escena de la novata, los rituales de iniciación, las secuencias de torturas, la represora presencia de figuras dominantes – ya vengan representadas éstas en las formas de guardianas, curas, alcaides o madres superioras -, y, por supuesto y sobre todo, la consabida y generosa dosis de liberador – por prohibido en ambos estamentos – sexo lésbico, van conformándose película a película como inevitables peajes por los que es imprescindible transitar cuando uno introduce en su reproductor un film de estas características.

vlcsnap-148091

Y aunque todos estos denominadores comunes estén también contenidos en el presente film (de una u otra manera y en diferente medida), definitivamente aquí no es tan determinante esa utilización mecánica y facilona de los clichés que el propio Franco ya se encargara de aplicar en otros títulos suyos, o tal y como Walerian Borowczyk hiciera con su Interior de un convento, película que con un toque inconfundiblemente arty maridaba de alguna forma el subgénero de mujeres encarceladas con el de los films de novicias calientes, y que fue el éxito de taquilla que verdaderamente propició el boom de la modalidad más tarde denominada nunsploitation, en una tesitura bastante similar a la que tuvo lugar una década antes cuando La caída de los dioses de Visconti se convirtiera en la semilla de otro subgénero también conectado con las W.I.P. y aún más infame si cabe: el porno-nazi; nueva tendencia ésta la de los conventos del vicio en la que, para variar, los italianos volvieron a hacer su agosto con derivaciones tan poco sutiles y ventajistas como ese cruce con el slasher que es La monja homicida o incluso mediante delirantes crossovers con la saga erótico-viajera más de moda a mediados de los 70 con Sor Emanuelle.

vlcsnap-163208

Incluso, y después de intentarlo sin éxito con la fórmula de las artes marciales (Kung fú contra los 7 vampiros de oro) o con el thriller setentero (Acorralado en Hong Kong), una ya agonizante Hammer también se subió en aquellos años al carro de esta tendencia con la simpática – aunque finalmente fallida – La monja poseída, su penúltima producción para salas de cine antes de echar el cierre y dedicarse, hasta su resurrección en 2010, exclusivamente al mercado del video y la televisión. Protagonizada también por una monja adolescente interpretada por Nastassja Kinski, y con Christopher Lee como maléfico líder de un culto satánico, el último film de terror de la mítica productora británica era una obvia consecuencia de la corriente satánica que en el género volviera a poner en boga El exorcista unos años antes y que, sorprendentemente, resulta estar casi tan próxima a Cartas de amor de una monja portuguesa como los especímenes erótico-religiosos-explotativos antes citados, vinculación existente principalmente a través de la cuestión demoníaca que el propio Franco ya se encargase de abordar tanto en ésta como en Les démons y El proceso de las brujas (también con Lee en su reparto), ésta última rodada – casualmente o no – el mismo año que la célebremente brutal Las torturas de la inquisición de Michael Armstrong, precursoras ambas de la explícitamente gráfica representación en pantalla durante la década de los 70 de los escarceos entre la iglesia, la santa inquisición y el maligno, piedras de toque también de la polémica Los demonios, firmada por el siempre provocador Ken Russell y sin duda una de las cintas más emblemáticas de esta variedad.

vlcsnap-117113

Volviendo al film que nos ocupa, además de encontrarnos con toda seguridad ante el proyecto más personal de los acometidos por Franco dentro de su asociación con el productor suizo Erwin C. Dietrich (la película se basa en las misivas que en el siglo XVII una religiosa escribiera a un aristócrata, y que también serían la base de la muy diferente y posterior Cartas de amor de una monja, rodada en 1978 por Jorge Grau y, curiosamente, con Lina Romay en su reparto), con toda probabilidad éste también sea – junto al Jack the Ripper protagonizado por Klaus Kinski – el trabajo más clásico, a la vez que mejor acabado a todos los niveles, de los realizados por su autor en este prolífico período.

vlcsnap-138736

Y con esto no nos venimos a referir únicamente a su obvia condición de producción de época, si no tanto a una mayor “corrección” visual de lo que estamos acostumbrados en su director (ausencia de zooms demasiado marcados, exquisito sentido del encuadre, cuidados montaje, iluminación y música, etc…), como a un cierto conservadurismo a la hora de relatar la historia, ya que aparte de recurrir al acostumbrado esquema narrativo de presentación-nudo-desenlace, Franco escoge finalmente una opción demasiado moralista (también de forma algo contradictoria, ya que un tufillo claramente anticlerical recorre todo el metraje) al recompensar a los buenos – de una manera bastante abrupta, absurda y anticlimática, todo hay que decirlo – y dar castigo a los villanos de la función, impecablemente representados por la portuguesa Ana Zanatti y el austríaco William Berger.

vlcsnap-110662

Aunque tal vez no tan vinculado al imaginario franquiano como pudieran serlo Howard Vernon, Jack Taylor, Antonio Mayans o Klaus Kinski, el polivalente William Berger es uno de esos intérpretes que, a fuerza de acostumbrar a verlos en cintas de todo pelaje, acaban resultando una presencia entrañable para el cinéfago de pro, ya que en sus más de treinta años de trayectoria representó como pocos el nacimiento, auge y triste decadencia del cine de género hecho en Europa, gracias sobre todo a sus colaboraciones con lo más granado (… y también con lo peor) de los realizadores que abordaron el llamado cinema bis en el viejo continente: al propio Franco habría que añadir nada menos que a Sergio Sollima, Mario Bava, Tonino Valerii, Duccio Tessari o Enzo G. Castellari y, ya durante la última etapa de su carrera, a “maestros” de la talla de Ruggero Deodato, Lamberto Bava o Luigi Cozzi.

vlcsnap-109395

En Cartas de amor de una monja portuguesa Berger, con su histriónica interpretación místico-rijosa del perverso padre Vicente, se revela como lo más desmesurado – a la vez que acertado – de un film cuya mayor carencia acaba siendo precisamente su constante e incomprensible voluntad de no caer en el exceso, actitud ésta más que ejemplificada en la que debería ser la escena capital de la película (la aparición de Satanás), y que desgraciadamente se resuelve torpemente con una muy sosa y endeble puesta en escena y algunos primeros planos de los ejecutantes, desaprovechando absolutamente todas las posibilidades visuales, rituales y transgresoras que una estampa de tales características pudiera haber deparado.

vlcsnap-123933

Aunque técnicamente intachable a todos los niveles, y con la ventaja de un guión en su mayor parte coherente, aparte de la contención formal antes mencionada y de su demasiado moroso ritmo, al film le acaba pesando el protagonismo de Susan Hemingway, “actriz” de escueta filmografía (apenas siete títulos… y todos ellos bajo las órdenes de Franco) y de núbil y turbadora belleza (un poco en la línea de la Romina Power de Justine), por desgracia también poseedora de un exiguo talento interpretativo – se limita a poner la misma carita de cordero degollado durante todo el metraje – y definitivamente sin el carisma necesario como para defender con sus inexistentes aptitudes un personaje de tamaño protagonismo y recorrido dramático.

vlcsnap-110839

Así las cosas, paradójicamente la mayor baza de Cartas de amor a una monja portuguesa (su más que correcto acabado) acaba convirtiéndose en el peor de sus defectos: y es que, y permítanme la pequeña maldad, cuesta horrores reconocer al padre de títulos como Ilsa o Aberraciones sexuales de una rubia caliente en una película tan clásica y correctamente rodada, aunque finalmente tan aburrida, estéril y poco inventiva, como es ésta.

vlcsnap-151135

LA EDICION

Como suele ser habitual con los títulos que componen la presente colección nos encontramos ante una edición que derrocha una calidad visual como pocas veces han disfrutado en nuestro país los films del tío Jess editados en formato doméstico. Como ya se indica orgullosamente desde la propia carátula delantera, el trabajo de limpieza de imagen a partir del negativo original en 35 mm se hace notar y mucho, ofreciendo un espectacular colorido, una claridad prístina y una definición tal que delata en su exquisita restauración el propósito de su posterior conversión a HD, Blu-ray hasta el momento exclusivamente adquirible en Alemania a través de la colección Jess Franco Golden Goya Collection auspiciada por el propio Dietrich.

vlcsnap-29149

En cuanto a sus características técnicas, el film se presenta en formato 1.78:1 anamórfico, con audios en alemán y español. Incomprensiblemente, y aquí sí se desmarca del resto de los “Inéditos de Jesús Franco”, esta edición no incluye subtítulos en castellano. Por lo demás, el apartado de extras se compone de los acostumbrados tráilers (tanto de éste como del resto de títulos) y de una fotogalería que nos ofrece una recopilación de carteles así como fotocromos originales de la película.

José Manuel Romero Moreno

vlcsnap-154579

FICHA TÉCNICA

Título original: Die Liebesbriefe einer portugiesischen Nonne

Año: 1977 (República Federal Alemana, Suiza)

Director: Jesús Franco

Guionistas: Erwin C. Dietrich, Christine Lembach a partir de las cartas de Mariana Alcoforado

Productor: Erwin C. Dietrich

Fotografía: Peter Baumgartner

Música: Walter Baumgartner

Interprétes: Susan Hemingway (Maria Rosalea Coutinho), William Berger (Padre Vicente), Herbert Fux (Satán), Ana Zanatti (Madre Alma), Aida Vargas (Hermana Joana), Vítor Mendes (Alcalde), José Viana (El Gran Inquisidor)…

Sinopsis: Maria, una joven de 16 años, es sorprendida besándose con su novio por el padre Vicente: éste insistirá a la madre de la joven, pobre e inculta, que la mejor manera de alejar a su hija del pecado es dejarla a su cuidado e ingresarla de inmediato en un convento, petición a la que en principio ambas acceden de buena fe. Sin embargo, el cada vez más extraño comportamiento del cura y de las novicias allí internadas provocará que Maria haga todo lo que esté en su mano por alejarse lo antes posible del claustro.

*Todas las imágenes de la película que ilustran este artículo pertenecen a capturas de la edición comentada.

Sexy Sisters. Aberraciones sexuales de una rubia caliente

81YWCV8PdiL__SL1500_

Continuamos con el prometido repaso por parte de diferentes colaboradores de los títulos que conforman la colección “Inéditos de Jesús Franco”, la cual de la mano de Tema Distribuciones y Cameo recupera para nuestro país algunos de los títulos que el tío Jess rodara junto al productor suizo Erwin C. Dietrich a mediados de los setenta. En esta ocasión es Ángel Chatarra quien se encarga de desgranar Sexy Sisters, película estrenada originalmente en España con el inequívoco título de Aberraciones sexuales de una rubia caliente.

LA PELÍCULA

Sexy sisters o hermana, ¿por qué me haces esto si yo te quiero?

vlcsnap-2014-12-08-21h28m53s129

Sexy Sisters se presenta como un clásico soft core; una de esas cintas clasificadas como “S” en España y que tan comúnmente inundaron primero cines y luego videoclubs a partir de la segunda mitad de los años setenta en Europa y que muchos de nuestros compatriotas fueron a ver a Perpiñán cuando aquí quedaban fuera de la cartelera por aquello del decoro ultraconservador propio de la moralidad católica y castrense imperante hasta el 20 de noviembre de 1975.

vlcsnap-2014-12-08-21h32m41s100

Ineludiblemente influenciada, como todas las de la época, por el blockbuster erótico por excelencia, Emmanuelle –algo que se certifica cuando no se enfatiza con ciertas secuencias de mar y arena, ciertos arreglos musicales, el corte a lo garçon de Millie, los largos collares de cuentas de Edna, sus tacones o su bata de seda floreada siempre bien abierta y, como no, el icónico sillón de mimbre de la cinta francesa que aparece en esta pieza de Jess Franco por duplicado– , la película cuenta con lo que, en un primer vistazo, podría ser el argumento típico de una típica película S. Argumento que también podría pasar por el típico argumento de película pornográfica típica si contara con los planos anatómicos de detalle necesarios para tal catalogación –la única diferencia entre muchas de las S y las X de entonces, antes de que la cámara al hombro y la ausencia absoluta de postproducción inundaran la escena porno–, es decir, un cúmulo de situaciones, mejor o peor hiladas, en las que chicas pérfidas e hipersexuales aunque, en el fondo, algo ingenuas son montadas sin descanso por hombres superdotados física y/o intelectualmente –en función de lo que pudiera mostrarse en pantalla–, viriles, muy viriles, claramente superiores a ellas en todos los sentidos, incluido el moral, y que se someten a los requerimientos eróticos de las hermosas féminas más por hacerles el favor que por iniciativa propia. Tan características con éstas, son las situaciones espejo en las que, en ausencia del macho alfa, siempre ocupado en otra cosa, la que sea, de mayor trascendencia que el burdo acto carnal, son las hermosas féminas las que juguetean jocosas más que intiman entre ellas, más para el deleite del espectador que para el propio. Si a esto le añadimos un trío, algún sometimiento físico no carente de violencia o un ejercicio circense de algún tipo tenemos todos los elementos necesarios para una cinta eróticofestiva al uso. Si a todo esto le sumamos un happy ending sin necesidad de fluidos corporales –obligatorios en las X– la cinta S estará completa.

vlcsnap-2014-12-08-21h33m27s56

Al fin y al cabo, el público masivamente masculino consumidor de este tipo de género nunca ha sido demasiado exigente a este respecto y, tanto en las cintas S como en las cintas X de esa época, lo que siempre contó fue la belleza, la sensualidad y el morbo que fuera capaz de generar la actriz protagonista o, si el talento del guionista o el director lo permitían, la situación en sí, así como el número total de metros cuadrados de piel desnuda que se pudieran contabilizar. Si a eso se le añadían unas gotitas de autoafirmación varonil con cierto buqué misógino, la pieza resultaba un éxito seguro.

vlcsnap-2014-12-08-21h32m06s7

Y, sí, desde luego, no hay duda de que si alguien hace inventario –por poco versado que esté en el género– de estos elementos con Sexy Sisters, listado en mano, le salen las cuentas. Pero, además de una película de porno blando setentera, Sexy Sisters es una cinta de Jess Franco y ahí encontramos la principal diferencia con el resto de las de su género al que sin duda pertenece sin ambages ni artificios. Porque, en esta ocasión, no estamos ante una cinta de experimentación artística o expresiva, ante un ejercicio de ahondamiento en las obsesiones de su creador o ante una película de género que se niegue a sí misma, como ocurre en tantas cintas de Jesús Franco. Más bien al contrario, Sexy Sisters se muestra orgullosa de ser lo que es y es sólo la personalidad de su director la que le da ese plus diferenciador.

vlcsnap-2014-12-08-21h36m16s202

Como decíamos, no hay nada desde el punto de vista técnico que resulte reseñable, no hay nada desde el punto de vista argumental que sea destacable, no hay ningún hallazgo especialmente significativo en las actuaciones, ni nada en el total de la cinta que resulte especialmente novedoso ni siquiera dentro de la propia filmografía de su creador. Sin embargo, desde el minuto uno, que comienza con la muy habitual performance de apertura de las cintas del tito Jessie, hasta el amable último minuto la película, el espectador verá a Jesús Franco en estado puro. Un Jesús Franco en forma, más comercial que de costumbre, con sus arreglos musicales habituales de la época, su estética mezcla entre el pop art y el funky urbano, más accesible, más cómodo de ver pero que en ningún momento se traiciona a sí mismo.

vlcsnap-2014-12-08-21h38m54s253

Y no se traiciona porque, más allá del argumento en sí, de la aparente trivialidad de la pieza, la cinta contiene muchas de las constantes que hacen del cine del tito Jess una marca registrada, un sello único, desde la reiterativa dicotomía entre la bondad y la maldad humanas, encarnadas, esta vez, de manera alterna por una y otra hermana –como las máscaras teatrales del happening de apertura– según va avanzando el metraje y por el resto de personajes, cada uno en su rol benéfico o maligno; pasando por las luces proyectadas por la imagen pública de sus protagonistas y las sombras que genera la parcela privada de los mismos; el mensaje social típico de Jesús Franco en el que irremediablemente se retrata a los herederos de ascendencia aristocrática como personajes de insaciable codicia, libertinos y decadentes, rodeados muy a menudo de merodeadores de lo ajeno, de extracto social más bajo pero embriagados por la ambición de medrar socialmente, aprovechándose del dinero, el poder y la mezquindad que comparten con esos herederos moralmente lisiados; hasta una amplia retahíla de otras referencias fijas en muchas de las obras de Jesús Franco como lo son el castillo de rancio abolengo, la isla, la mansión apartada y solariega, el testamento frente al notario, el psiquiatra firmando diagnósticos incapacitantes falsos, el juego entre lo onírico y lo real, la alucinación y lo racional, el agua estancada –en forma de lago, de estanque o de piscina como es el caso– frente a la libertad del mar de espumosas olas, el sol radiante y la sombra tenebrosa, el bosque salvaje y la naturaleza domada, etc. Y, como no, aunque en cantidades esta vez mucho más digeribles su gusto por mostrar la perversión, lo tabú, lo excesivo, la identificación entre lo femenino y lo felino –con los cuadros repartidos por la casa, la jaula dorada y las cadenas de la ‘tigresa’-, lo canino y lo masculino –también mediante un cuadro de la casa donde se sienta el falso médico en un momento dado–, la excitación que (le) generan unos tacones negros y un par de medias negras en el cuerpo desnudo de la mujer, una vez más retratada como origen de todo placer y todo pecado, aunque en este caso también origen de redención para los bondadosos, para los puros de corazón, para los amantes que son capaces de amar con ese amor puro que consigue liberar a la hermosa, dulce e inocente Millie de las cadenas, literales y mentales, de su hipersexualidad, inoculada y acrecentada por su pérfida hermanastra.

vlcsnap-2014-12-08-21h37m44s58

A las referencias a otras cintas ya señaladas, cabe añadir las autorreferencias tan comunes en el cine de Jesús Franco y que forman parte de su genuino sello. En Sexy Sisters hay guiños a cintas suyas tan celebradas como Las vampiras, Venus in Furs o Succubus / Necronomicon tanto en lo argumental como en lo formal e incluso recordando en su esbozo general, en la forma de armar la historia, a Los ojos de la noche. Así mismo, es curioso prestar atención a como vuelve a hacer uso de elementos eminentemente aristocráticos para mostrarnos la oscuridad del alma de sus personajes de alta cuna, siendo capaz de presentarnos el Rolls Royce negro usado por Edna para reclutar amantes para su hermana Millie como una evolución lógica de la no menos siniestra calesa con la que el doctor Orloff cometía sus fechorías en la mítica Gritos en la noche, apellido de doctor que acababa de desempolvar hacía apenas un año para bautizar al asesino de su particular versión de Jack, the Ripper. También están presentes elementos y localizaciones similares a las que después utilizará en películas como Las diosas del porno, Bahía blanca, El hundimiento de la casa Usher o, de manera más obvia, en Las orgías inconfesables de Emmanuelle, menos emmanuelliana bien es cierto de lo que cabría pensar e, incluso, que esta misma. Como vemos, una innumerable lista de lugares comunes del tito Jess tan amables en esta ocasión como reconocibles.

vlcsnap-2014-12-08-21h33m58s111

En conclusión, una película de Jesús Franco que se deja ver sin presentar batalla quizá por el happy end del que hablamos –a buen seguro debido más a Erwin C. Dietrich que al tito Jess, conocido productor suizo del género con el que llegaría a firmar una docena de películas y a la sazón firmante del libreto de la presente, más que autor propiamente dicho–, quizá por su erotismo franco y, por momentos, incluso romántico, por el personaje de caballero salvador y la que a la postre será princesa cautiva y rescatada, que le confiere a la película ese aire de cuento clásico –con la correspondiente tentación de caer en la moralina fácil, lo que sí constituiría una verdadera antítesis del cine de Jess Franco– o por la linealidad formal de la historia en sí. O quizá por el callo del que les escribe, verbigracia, pero en cualquier caso me reitero, si me preguntan Sexy Sisters es la cinta perfecta para recomendársela al no iniciado en el cine de Jesús Franco, púber y virginal espectador intrigado por el aura del gran maestro que no se ha atrevido aún a abrir su caja de pandora y que no sabe lo que le espera cuando promocione de curso. Y para aquellos que ya le tienen cogida la medida al genio, ¿qué mejor acicate que decirles, si aún no la han visto, que es una película de Jess Franco en la que salen el mítico Jack Taylor y las hermosas Karine Gambier y Pamela Stanford en todo su esplendor?

Ángel Chatarra

LA EDICIÓN

vlcsnap-2014-12-08-21h27m57s175

Como viene siendo norma en los lanzamientos que integran la “Inéditos de Jesús Franco”, la edición de Sexy Sisters. Aberraciones sexuales de una rubia caliente comercializada por Tema Distribuciones posee una calidad más que contrastada. Tal y como se anuncia en la carátula con el diseño característico de la colección, el máster de imagen utilizado procede de una copia restaurada a partir del negativo original de 35 mm., siendo análogo al Blu-ray de la película aparecido dentro de la “Jess Franco Golden Goya Collection” por parte del sello centroeuropeo “Ascot Elite Home Entertainment”, propiedad del propio Dietrich. La imagen pues posee una apreciable nitidez que se refleja en la forma en que es reproducida la fotografía de Peter Baumgartner, ofreciéndose en formato anamórfico con un aspect ratio de 1.78:1.

vlcsnap-2014-12-08-21h28m26s191

Además de la consabida pista en alemán, codificada en Dolby digital 5.1, aprovechando su comentado estreno en nuestro país en esta ocasión se incluye también una pista en steréo con el doblaje español. No obstante, ello no es óbice para la comparecencia de los perceptivos subtítulos en castellano destinados a todos aquellos espectadores que quieran visionar el film en su versión original. Como extras, se incluye el tráiler del título en cuestión, así como el del resto de sus compañeros de colección, o en teoría, ya que, como ya comentamos a propósito de la edición de Mujeres en el campo de concentración del amorLove Camp, en lugar del de esta película aparece el de Frauen für Zellenblock 9 (1978), otra película de temática wip rodada por aquellas mismas fechas por Jesús Franco bajo el paraguas financiero de Dietrich. Sea como fuere, todos ellos corresponden a su versión alemana, en algunos casos con subtítulos en francés quemados en la imagen, formato 16:9 y una calidad de imagen variable, aunque aceptable en líneas generales. El apartado de materiales extras se completa con una galería compuesta por fotocromos y material promocional del estreno de Sexy Sisters. Aberraciones sexuales de una rubia caliente en países de habla germana.

vlcsnap-2014-12-08-21h39m18s235

FICHA TÉCNICA

Título original: Die teuflischen Schwestern

Año: 1977 (Suiza)

Director: Jesús Franco

Productor: Erwin C. Dietrich

Guionista: Erwin C. Dietrich (acreditado como Manfred Gregor)

Fotografía: Peter Baumgartner

Música: Walter Baumgartner

Intérpretes: Pamela Stanford (Edna von Stein), Karine Gambier (Millie von Stein), Jack Taylor (Dr. Barnes), Esther Moser (Sarah), Kurt Meinicke (Joe), Marianne Graf (Maria), Eric Falk (Tom), Walter Baumgartner (Prof. Sebesky), Mike Montana (Giglio)…

Sinopsis: Un doctor sin escrúpulos y una ambiciosa señorita traman un maquiavélico plan para adueñarse de una copiosa herencia: estimularán hasta límites insospechados la ninfomanía que padece la hermana de ella, con el objetivo de conducirla a la locura.

*Todas las imágenes de la película que ilustran este artículo pertenecen a capturas de la edición comentada.

La miel del diablo

37627343

Título original: Il miele del diavolo / La miel del diablo

Año: 1986 (Italia, España)

Director: Lucio Fulci

Productores: Franco Casati, Sergio Martinelli, Vincenzo Salviani

Guionistas: Jaime Jesús Balcázar, Ludovica Marineo, Vincenzo Salviani, Sergio Partou, Lucio Fulci

Fotografía: Alejandro Ulloa

Música: Claudio Natili

Intérpretes: Blanca Marsillach (Jessica), Brett Halsey (Dr. Wendell Simpson), Corinne Cléry (Carol Simpson), Stefano Madia (Johnny), Bernard Seray (Nicky), Paula Molina (Sandra), Eulalia Ramón (Prostituta), Lucio Fulci…

Sinopsis: Jessica y Johnny son una pareja que vive sus relaciones sexuales al límite. Cuando Johnny tiene un accidente, es intervenido quirúrgicamente por el doctor Wendell, que está pasando por una crisis matrimonial, algo que le afectará gravemente en su trabajo.

$(KGrHqJ,!ogE8VbSV2hHBPQwTV,+V!~~60_12

La miel del diablo es una coproducción italo- española correspondiente a la última etapa de uno de los maestros del cine de terror como es Lucio Fulci, rodada entre la mediocre Murder Rock y la fantástica Aenigma. Aunque perteneciente al género erótico, Fulci, como no puede ser de otra manera, explora su lado enfermizo, ahondando en la venganza pasional que es llevada a cabo por una enamorada joven hacia el doctor al que culpabiliza de la muerte de su amado, víctima de un accidente de moto.

mielediavolo1

Fulci deja su morboso sello en este thriller erótico, participando además en su guión -cuya premisa parte del español Jaime Jesús Balcázar-, e incluso realiza una breve intervención en el papel de médico, junto al experimentado Brett Halsey, quien repetiría con el director años después en El espejo roto y Demonia. El resto de este curioso reparto incluye a la francesa Corinne Clery, en un papel secundario, Paula Molina en una brevísima intervención, o una irreconocible Eulalia Ramón en un rol de lo más atrevido. Aunque para atrevida la protagonista, una jovencísima Blanca Marsillach, que tras su trabajo junto a Paul Verhoeven en Los señores del acero en un anecdótico pero impactante papel, impulsó su carrera de forma mundial, y más concretamente en Italia, donde haría varios filmes, como La jaula, junto a Laura Antonelli y su hermana Cristina Marsillach.

mielediavolo5

Marsillach, de hecho, carga en solitario con todo el peso del filme, dando vida a una amante pasional trastornada por la muerte de su pareja, algo que transforma en sed de venganza, hasta el punto de mantener cautivo al que cree culpable de su desdicha. La pequeña de los Marsillach se luce completamente paseando su desnudez a lo largo del filme y explotando su vena sádica y salvaje, además de tener varias escenas de alto voltaje; sin ir más lejos al inicio de la cinta, en donde recibe las vibraciones de un saxofón tocado por su perverso novio en su sexo (1). Lástima que su actuación se vea notablemente mermada debido a un infame doblaje en su versión española, que probablemente acometería la propia actriz, echando por tierra toda su interpretación, algo, sin embargo, mejorado en su versión inglesa, idioma original en el que se desarrolló el rodaje, o incluso en la italiana, por más que en ambos casos estén presumiblemente doblados por otra actriz.

mielediavolo3

Como decimos, Fulci retuerce el erotismo del filme de modo insano, hasta transformarlo en masoquismo. El realizador muestra a través de flashbacks la relación destructiva de Jessica y Jhonny, que es truncada debido a un dichoso accidente. La heroína pretende hacer al que cree que es el causante de su desdicha, el cirujano que no ha logrado salvar la vida de su amor, el daño físico que éste le ha causado en lo más hondo de su persona, pero sus planes se verán truncados al ver que éste puede disfrutar de los maltratos y vejaciones a los que le tiene sometido, transformando la venganza en un deseo, correspondido o quizá no.

mielediavolo2

Es este un tema harto prometedor, pero queda bastante deslucido en su desarrollo, al dejarnos con un sabor agridulce, quedando todo a medias tintas debido un precipitado final. Todo un coitus interruptus para el espectador, que espera mucho más del maestro italiano.

Jesús Palop

8128996

(1) Igual de atrevida resulta Eulalia Ramón, en una secuencia en la que hace un uso muy atrevido de una laca de uñas, algo censurado en su versión española, ya que en la copia visionada esta escena es insertada conservando el idioma original italiano, aunque es más que probable que se trate de un doble de cuerpo en los comprometidos primeros planos.

Published in: on diciembre 3, 2014 at 6:46 am  Dejar un comentario  
Tags: ,

“Morbus”, segundo lanzamiento en Dvd de “El buque maldito”

Portada DVD Morbus

“El buque maldito” acaba de lanzar al mercado la segunda referencia de su editorial videográfica. El título escogido en esta ocasión ha sido Morbus (o bon profit), película española de 1983 que combina terror, erotismo y comedia. Definida por Ángel Sala como “un delirio híbrido propio de los ochenta donde los mitos de moda de lo fantastique se sazonan con erotismo soft creando un irresistible festival de surrealismo bis de perfiles decididamente weird”, la cinta narra diversas historias entrecruzadas y relacionadas con el descubrimiento por parte de un científico de una fórmula que devuelve la vida a los muertos.  

Después de codirigir junto a Josep Maria Bruno La canya en… (1981), el realizador Ignasi P. Ferré, cobijado bajo el guion de la hoy célebre Isabel Coixet, perpetró Morbus (o bon profit), obra crepuscular e inclasificable; aun así, clasificada “S” debido a su contenido erótico, donde Coixet y Ferrédecidieron embarcarse en una historia plagada de elementos afines al cine de terror: zombies, mad doctor, una particular secta satánica…, enriqueciendo el relato con dosis de erotismo y humor, de cuya combinación nació uno de los títulos más variopintos e inverosímiles del fantástico español.

Al margen del conocido actor catalán Joan Borràs y la actriz Carla Day, habitual en aquellos años dentro de las producciones afines al cine erótico, en su reparto destaca la participación del ya fallecido Víctor Israel, en su primer trabajo a las órdenes de Ferré, de quien se convertiría en una presencia habitual de sus posteriores films.

Editada por primera vez en DVD a nivel mundial, la presente edición de Morbus (o bon profit) se ha realizado a partir del máster original localizado, dentro de las mejores condiciones posibles, debido a la dificultad de hallar una copia en mejor estado. Dicha edición conserva el audio original de su rodaje en lengua catalana, al igual que una pista de audio paralela en castellano. La película es ofrecida en su versión íntegra con imagen 4/3 y como extras se incluye un coloquio con el director Ignasi P. Ferré y la actriz Carla Day, y sendas galerías con los fotocromos originales del estreno de la película e imágenes del rodaje.

Lanzada en una edición limitada de doscientas copias, Morbus (o bon profit) ya se encuentra disponible desde el pasado 26 de mayo a un precio de 8 €.  Para adquirirla, los interesados pueden ponerse en contacto con “El buque maldito”a través de las siguientes direcciones: elbuquemaldito_zine@hotmail.com y http://www.elbuquemaldito.com/dvd.html, o bien, en el caso de aquellos que residan en Barcelona, pueden también adquirir la película directamente en la tienda “Freaks”.

Published in: on mayo 27, 2014 at 7:28 am  Comments (1)  

Rape Zombie: La lujuria de los muertos vivientes

rape-zombie-la-lujuria-de-los-muertos-vivientes-poster

Desde el pasado mes de octubre, Tema Distribuciones ha aunado fuerzas con Cameo, quien de este modo ha pasado a distribuir sus lanzamientos. El inicio de esta nueva andadura ha estado marcada por la salida en DVD de cuatro títulos que, desde luego, no pasarán desapercibidos para nadie. Se tratan, por un lado, de dos películas de zombis nada convencionales; la japonesa Rape Zombie: La lujuria de los muertos vivientes del siempre irreverente Naoyuki Tomomatsu y Wither, una suerte de Posesión Infernal sueca, ganadora de la primera edición del Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid “Nocturna”; además del manga Stair Jacket y la serie de animación Bailando con vampiros. En el presente artículo analizaremos Rape Zombie: La lujuria de los muertos vivientes, quedando pendiente para las próximas semanas el correspondiente análisis de Wither.

LA PELÍCULA

vlcsnap-2013-12-20-22h09m13s59

Antes de abordar una película como Rape Zombie: La lujuria de los muertos vivientes, habría que explicar que en Japón las películas directas a video (el denominado V-Cinema) gozan de una gran aceptación por parte del público, a tal punto que incluso directores japoneses de renombre y bastante conocidos en Occidente se han atrevido a hacer sus pinitos en este sistema de producción en busca de una mayor libertad creativa[1], cosa que, cualquiera que conozca un poco la cinematografía japonesa, es ya decir. Y es por ello que se hace necesario dejar por sentado este pequeño apunte para evitar calificar a Rape Zombie de chapucera, amateur (¡!) o remarcar su bajo presupuesto y sus cutres efectos especiales. Sobre todo cuando el cerebro que se encuentra detrás de ella, Naoyuki Tomomatsu, es uno de los realizadores más reputados de esta vertiente y del denominado pinku eiga[2], contando entre sus títulos más representativos a Stacy (el cual, por cierto, guarda ciertos paralelismos con esta Rape Zombie)[3] y Vampire Girl vs Frankenstein Girl, filme codirigido junto a otro de los enfants terribles del J-Horror[4], Yoshihiro Nishimura. De hecho, al empezar a ver la película, sólo basta esperar unos cuantos minutos – y pasar ese abrupto inicio acompañado de guitarrazos metaleros -, para darnos cuenta de que Rape Zombie es amena y está mejor narrada de lo que cabría esperar en un principio. Aunque claro, también es rematadamente loca…

vlcsnap-2013-12-20-22h10m14s135

Rape Zombie: La lujuria de los muertos vivientes nos cuenta los efectos de una hipotética epidemia que se expande por todo el Japón y que sólo afecta a los hombres. Dicha enfermedad tiene la peculiaridad de convertir a los representantes del sexo masculino en unos temibles zombis folladores que buscan impunemente desflorar jovencitas niponas de buen ver. Menos mal que en medio de este caos de muerte, sangre y sexo que se adueña del país, un grupo de féminas (también de muy buen ver, por supuesto) se unirá para combatir a los “hombres-veneno”, tal y como son llamados en la cinta. Con un argumento así, no se puede esperar un filme al uso, sino una película en la que reine el puro divertimento, el humor grueso y toneladas de incorrección política. En Rape Zombie, tal y como su título nos hace sospechar, la sangre y el sexo son el motor que hace avanzar la narración y, por lo tanto, son expuestos en pantalla de forma continua.

vlcsnap-2013-12-20-22h08m59s159

Pero no nos dejemos engañar; sí bien estamos ante un festín gore-erótico muy japonés (en el que proliferan los magreos de pechos), Rape Zombie también está cargada de mucha mala baba y de un sentido del humor tan incorrecto que despertaría las iras de cualquier fila feminista con la sensibilidad a flor de piel. Aunque para que vean hasta qué punto Tomomatsu sabe lo que se hace, muchas de estas “gracias” vienen propiciadas por uno de los tertulianos de un programa que aparece de vez en cuando y que interrumpe la vorágine de violaciones postmortem que nos ofrece la película, para darle un punto decididamente irónico e inteligente al conjunto, cosa que, viendo por dónde van los tiros, no parece una tarea nada fácil. Tomomatsu es un genio capaz de colarte una escena de lesbianismo que arranca con una de las chicas diciendo cosas como: “oh, qué tetas más grandes tienes”, y otra en la que un desquiciado tertuliano lanza hipótesis delirantes acerca del porqué se ha propagando la epidemia de los “hombres-veneno”, concluyendo que todo está causado por la propia naturaleza a fin de crear un nuevo tipo de ser humano.

vlcsnap-2013-12-20-22h12m07s246

Aun así, tampoco hay que olvidar que una de las grandes bazas del film es que cuenta con la presencia de Asami, una de las reinas del cine para adultos japonés (llamado AV) que ya ha lucido palmito en algunas de las películas del anteriormente citado Yoshihiro Nishimura (tales como Mutant Girl Squad o Helldriver) o del siempre incorregible y trasgresor Noboru Iguchi (Sukeban Boy, Dead Sushi, Robo Geisha, Zombie Ass: Toilet of the Dead…). Para los más interesados, hay que decir que no es la primera vez que Asami ha trabajado a las órdenes de Tomomatsu, con quien hizo su debut como actriz con Kiss Me or Kill Me: Todokanakutemo Aishiteru, volviendo a reincidir en Erotibot (filme que combina la ci-fi y el erotismo, y que cuenta en su reparto con otra de las “grandes” del porno nipón: la espectacular Maria Ozawa) o Red Sword, una suerte de versión del cuento de Caperucita Roja con hombres lobo que, por lo visto, parece ser cuanto menos una visión un tanto más “arriesgada” del clásico de los Grimm que la que nos llegó de Hollywood hará un par de años[5], además de repetir en las dos siguientes partes de Rape Zombie (y que muy gustosamente también distribuye el entente formado por Tema y Cameo). En vista de ello, quizás deberíamos cruzar los dedos bien fuerte para que el resto del universo Tomomatsu (o al menos una buena parte de él) desembarque en España definitivamente.

LA EDICIÓN

vlcsnap-2013-12-20-22h13m58s117

Como ya comentábamos anteriormente, Rape Zombie es una película destinada directamente al ámbito doméstico, por lo que la calidad de imagen responde a los estándares habituales de este tipo de producciones, marcadas como no, por su bajo presupuesto y su estética de video. La película se ofrece en versión original subtitulada en castellano y catalán e imagen en formato anamórfico. En cuanto a los contenidos adicionales, además de la habitual ficha técnica y el tráiler, encontramos un making of de la película a cargo de uno de los actores del film, Norman England, de unos 15 minutos de duración y carente de subtítulos, cosa que, no obstante, tampoco entorpece demasiado su visionado, ya que se nutre de momentos del rodaje sin que dé la sensación de que nada de lo que dicen los diferentes intervinientes sea demasiado trascendente.

Juan Pedro Rodríguez Lazo

vlcsnap-2013-12-20-22h13m02s63

[1] Por poner algunos ejemplos: Takashi Miike, un director cuyos inicios se produjeron en el propio V-Cinema y que se ganó el reconocimiento internacional gracias a Audition, ha vuelto varias veces a este formato para el que ha dirigido cintas tan reputadas como la polémica Visitor Q (2001); Shinya Tsukamoto rodó en 2005 un mediometraje en DV llamado Haze (del que, por cierto, fue estrenado en una versión extendida de poco más de 40 minutos en el Festival de Sitges de ese mismo año); y, para finalizar con los ejemplos, Takashi Shimizu inició una de las sagas de terror más popular (y exprimidas) de los últimos tiempos con Ju-on, más conocida en Occidente por su título anglosajón, The Grudge, cinta que propició varias continuaciones (ya fuera de este sistema de producción), así como un remake (y sus correspondientes secuelas) en Estados Unidos producidas por Sam Raimi.

[2] De hecho, ha ganado varios premios en el Pink Grand Prix, certamen especializado en pinku, género cinematográfico genuinamente japonés que viene marcado por su alto contenido erótico y violento.

[3] Stacy (2001), es una película de zombis con divertidos guiños a George A. Romero y Sam Raimi, cuya sinopsis se podría resumir de la siguiente forma: en un futuro sin especificar las chicas japonesas de 15 a 17 años comienzan a sufrir una extraña enfermedad a la que se denomina “Cercana-Muerte-Felicidad” que las convierte en “Stacies”, unas zombis cuya peculiaridad radica en el hecho de que desean ser amadas… ¡antes de que las descuarticen!

[4] Nombre que se le da comúnmente al cine de terror nipón.

[5] Me refiero a la bochornosa Caperucita Roja, ¿a quién tienes miedo? de Catherine Hardwicke, a la que, fruto de un movimiento eminentemente oportunista, siguieron un nutrido grupo de nuevas traslaciones, entre las que figura Snow White: A Deadly Summer (2012), dirigida por el veterano de la serie B David DeCoteau.

vlcsnap-2013-12-20-22h13m22s10

FICHA TÉCNICA

Título original: Reipu Zonbi: Lust of the Dead

Año: 2012 (Japón)

Director: Naoyuki Tomomatsu

Productor: Masahiro Mikami

Guionistas: Jirô Ishikawa, Naoyuki Tomomatsu

Fotografía: Tahehiko Tamiya

Música: Alice Sailor [acreditada como Arisu Seirâ]

Intérpretes: Yui Aikawa, Kazuyoshi Akishima, Asami, Norman England, Hiroshi Fujita, Fukuten, Haruna, Yukihiro Haruzono, Hiroshi Hatakeyama, Yuria Hidaka, Ryôichi Inaba, Hideo Jôjô, Hidetoshi Kageyama, Amu Kamika, Hiroyuki Kaneko…

Sinopsis: Japón sufre los efectos de una extraña epidemia que se expande rápidamente por el país y que afecta únicamente a los hombres, convirtiéndolos en unos temibles zombis folladores. Menos mal que en medio de este caos de muerte, sangre y sexo, un grupo de atractivas féminas se unirán para combatir a estos “hombres-veneno”.

*Todas las imágenes de la película que ilustran este artículo pertenecen a capturas de la edición comentada.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 75 seguidores