Supersonic Man (Cómic 2017)

SUPERSONIC IMPRESO 2-crop

Título: Supersonic Man

Autores: Héctor Caño (guion y dibujo), David García (portada alternativa), David García (texto “Supersonic Man. The Spanish Superman”), Eduardo Franco (entrevista “José Luis Ayestarán, mito de la musculación española”)

Editorial: Eneas Beat Comics

Datos técnicos: 40 páginas (Primavera de 2017)

CUBIERTAS 03

No es ninguna noticia que el fantaterror atraviesa un periodo de efervescencia. Denostado en su momento por la crítica oficialista, en los últimos años venimos asistiendo a cómo este movimiento está siendo recuperado y reivindicado por una legión de seguidores cada vez más numerosa procedente tanto de dentro como de fuera de nuestra frontera, y que en la mayoría de los casos ni siquiera había nacido cuando estas películas se llevaron a cabo. El auge ha sido tal que muchos de aquellos títulos están viviendo una segunda vida comercial a través de su lanzamiento en formato digital, con una calidad de imagen y añadidos poco menos que impensables hace apenas unos años, al menos en las aparecidas en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos.

Pero el culto por este cine no ha quedado aquí, y fruto del interés existente ha devenido en la comercialización de diversos productos de merchandising relacionados con personajes y películas pertenecientes al estilo, lo que de entrada da buena cuenta del tirón y la popularidad de la que gozan entre ciertos círculos de aficionados. De entre los diferentes medios empleados, el denominado noveno arte ha sido uno de los más utilizados para prolongar la vida de estas creaciones más allá de la pantalla. Como en tantas cosas, el precursor en este campo fue el propio Paul Naschy, quien en compañía del dibujante Javier Trujillo lanzaría en 2007 Waldemar Daninsky: el retorno del hombre lobo, adaptación a cómic del film al que alude el título, al que seguiría un año después Waldemar Daninsky: el origen de la maldición, esta vez tomando como base la película del personaje La bestia y la espada mágica.

Fuera del tótem por excelencia del cine de terror patrio, en 2014 Héctor Caño recuperaría para la viñeta a otro personaje emblemático del fantaterror. Nos referimos a Supersonic Man, el superhéroe protagonista de la homónima película dirigida en 1979 por Juan Piquer Simón como respuesta al Superman de Richard Donner, que ya fuera llevado al cómic por José Sanchis para Editorial Valenciana con motivo del estreno del film, en una primera incursión que se prolongaría a través de ocho números pertenecientes a la colección “Colosos del Comic”. Treinta y cinco años más tarde, Caño traía a la actualidad al superhéroe tras haberle utilizado como personaje secundario en los libros El reto de los super-freaks (2007) y Legion Cosplay (2013), con un primer cómic distribuido de modo gratuito al que se uniría poco tiempo después una segunda entrega en formato digital denominada Supersonic Man Returns.

Este díptico es continuado ahora con Supersonic Man, un nuevo comic book que regresa al formato papel compuesto por treinta y seis páginas en blanco y negro, con portada y contraportada a color. Su núcleo central se encuentra en El sonido del trueno”, una nueva aventura del superhéroe llegado del espacio, cuya historia combina una nada velada crítica social hacia ciertos aspectos de la realidad sociopolítica española actual con simpáticos guiños a varios ilustres personajes del cómic patrio clásico, lo que en última instancia propicia una tan bienintencionada como sincera reflexión sobre el olvido al que un país tan poco dado al chauvinismo como el nuestro condena a sus propios héroes. Un contenido argumental que es acompañado por el también guionista con un dibujo que, salvando las distancias, puede recordar al Carlos Pacheco de los tiempos de Iberia Inc en particular, y al de la Marvel de los años ochenta en general.

Pero esto no es todo. Poniendo de relieve el grado de reivindicación de su personaje protagonista que subyace a lo largo de la publicación, esta se completa con diferentes artículos que sirven para situar en contexto al lector menos familiarizado con el material en que se basa. Así, tenemos desde un texto sobre el autor, hasta un pequeño recorrido por la trayectoria cinematográfica de Juan Piquer Simón, pasando por un artículo sobre la película originaria a cargo de David García, responsable del longevo fanzine Monster World, así como una entretenida entrevista de Eduardo Franco a José Luis Ayestarán, actor encargado de encarnar en la gran pantalla a Supersonic Man en las escenas en las que el personaje aparecía bajo su forma de superhéroe y que ejerce como padrino en esta resurrección del personaje. A modo de guiño final, se incluye una portada alternativa firmada por Rubén García y Estudio Beat que parodia la famosa tapa del número 1 de Action Comics que sirviera de carta de presentación de Superman.

Pedro Príncipe

Published in: on mayo 5, 2017 at 6:39 am  Dejar un comentario  
Tags:

Entrevista a Jorge Juan Adsuara, coordinador y editor de “Juan Piquer Simón, mago de la serie B”

Juan Piquer Simón, mago de la serie B, publicado hace escasos días promovido y editado por la Muestra de cine fantástico y de terror de Castellón – Fantcast, supone una grata sorpresa, pues es el primer libro que gira en torno a la figura del realizador valenciano desaparecido en enero del año pasado. Juan Piquer Simón, al igual que otras caras más reconocibles del género como Paul Naschy o Jesús Franco, ha sido un pilar indispensable para el fantaterror patrio, así como uno de los directores más comerciales de nuestro país. En su filmografía, tal vez tachada injustamente de oportunista, encontramos películas tan emblemáticas como Viaje al centro de la tierra, adaptación del libro de Jules Verne, su inmersión en el cine de “súper-héroes extraterrestres” con Supersonic Man (exploit de Superman), el slasher Mil gritos tiene la noche (film que tuvo una acogida comercial envidiable en el extranjero, especialmente en Estados Unidos) o el cine de ciencia ficción al más puro estilo James Cameron con La grieta.

Aunque tarde, por fin se ha hecho justicia con este excelente libro escrito a treinta y cuatro manos, entre las que se encuentran las de José Luis Salvador Estébenez, amo y señor de esta Abadía de Berzano. Con la intención de promocionar este interesante proyecto, Pedro Príncipe y un servidor, Juan Pedro Rodríguez Lazo, mantuvimos esta entrevista con Jorge Juan Adsuara, coordinador y alma mater de la obra resultante. Que la disfruten.

–                     ¿Cómo nace Juan Piquer Simón. Mago de la Serie B?

Como explico en la presentación del libro, con motivo de un ciclo a sus películas que programé para el FANTCAST en el año 2006 le invité a un homenaje, pero amablemente desestimó el ofrecimiento porque coincidían las fechas con la Mostra que él dirigía.

A partir de entonces no perdí su contacto, nos fuimos llamando y le planteé una extensa entrevista, pero siempre acabó aplazando el momento de iniciar el trabajo. Ya con motivo de su fallecimiento, sentí la “obligación” de coordinar el libro.

–                     Según tenemos entendido, el que el proyecto llegará a buen puerto ha sido de todo menos un camino de rosas, obligándote a retrasar su salida en varias ocasiones e, incluso, la celebración de Fantcast, el festival que tú mismo diriges y que sirve de soporte al libro. ¿Podrías explicarnos cómo ha sido todo el proceso de elaboración y en qué han consistido estos problemas?

Durante las pasadas ediciones de la Muestra de Cine Fantástico y de Terror de Castellón, FANTCAST se han editado catálogos dedicados a los ciclos programados y las personalidades homenajeadas.

En esta octava edición, debido al la desaparición de Juan a principios del año 2011, decidí que la publicación debería de ser un libro completo dedicado a su persona y su filmografía. Un libro que hacía falta en el mercado siempre llegará a más aficionados y perdurará más en el tiempo.

Los problemas surgieron porque no encontraba  la maquetación y el diseño adecuados. Hasta que se incorporó Javier G. Romero al proyecto y me sacó las castañas del fuego. Javier es uno de los mejores profesionales de España. Prueba de ello son los libros que ha diseñado, como el correspondiente a Eugenio Martín o el dedicado a John Philip Law. A ello hay que añadir sus conocimientos sobre el cine de género. Su publicación Quatermass es reconocida en todo el mundo.

Además, una vez finalizado el trabajo, tanto a Javier como a mí nos desagradaban todas las imprentas por cuestiones de calidad y precio. Hasta que encontramos la perfecta ¡por fin! Pensé en presentar el libro coincidiendo con el primer aniversario del óbito de Juan. Pero aún se tuvo que retrasar un mes más. No obstante creo que la espera valió la pena.

–                     Juan Piquer Simón. Mago de la Serie B viene a cubrir un hueco existente en la bibliografía española, al ser el primer trabajo centrado única y exclusivamente en la figura del cineasta valenciano. Teniendo en cuenta que otros directores de características similares a las suyas, como, salvando las lógicas distancias, Paul Naschy, Jesús Franco, Amando de Ossorio o José María Zabalza sí que contaban con sus propios estudios personalizados, ¿cuáles crees que son los motivos por los que hasta ahora nadie se había animado a hacer lo propio con Piquer?

Esa es la pregunta que siempre me he hecho. Es inexplicable que un guionista, productor y director de cine de su carisma, que ha vendido sus películas a todo el mundo, no tuviera su libro propio.

Hay que reconocer que en 1999, la Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián editó un magnífico libro muy completo coordinado por Carlos Aguilar, dedicado al cine de terror español. Con entrevistas al propio Juan y a otros directores y actores como Amando de Ossorio, Jesús Franco, Paul Naschy y Narciso Ibáñez Serrador.

–                     Pese a tratarse de uno de los directores más comerciales de nuestro cine, da la sensación de que Piquer nunca obtuvo el reconocimiento público que, por el contrario, sí que consiguieron otros directores de sus mismas coordenadas. Retomando la anterior lista, se nos viene a la cabeza los nombres de Paul Naschy o Jesús Franco, quizás el caso más significativo al haber recibido el Goya Honorífico de la Academia como reconocimiento a toda su carrera. Tú que le trataste personalmente, ¿tenía él este sentimiento? De ser así, ¿cómo vivía este, digamos, olvido?

Nunca fue considerado una celebridad en su tiempo. Pese a que asistió a algún homenaje durante su vida en festivales, huía de todo reconocimiento. Le importaban un pimiento los premios y todo lo que ello reportaba.   

–                     Entrando a hablar del libro en sí, en lugar de decantarte por un estudio más homogéneo y personal, su contenido se nutre del trabajo de distintas firmas que, a su vez, ofrecen su particular punto de vista sobre Piquer y su cine, analizando su obra desde ópticas y tratamientos muy distintos. ¿Por qué te decantaste por este formato?

No quería realizar un libro crítico con su trabajo, desglosar película por película y en paz. Necesitaba conocer su vida, los motivos por los cuales hizo del mundo del cine su vida y su pasión. Saber los problemas que tuvo en su tiempo, las personas que le ayudaron y las que no. Cómo era considerado por quienes trabajaron con él. Aspectos hasta ahora desconocidos por todos.

Jorge Juan posa junto a varios colaboradores en la presentación del libro. En segundo lugar empezando por la izquierda podemos ver a Salvador Saíz.

Jorge Juan posa junto a varios colaboradores en la presentación del libro. De izquierda a derecha Miguel Ángel Planas, Salvador Saínz, Rafa Gassent y el propio Jorge Juan.

 –                     La nómina de colaboradores convocados contiene varios nombres muy activos dentro del fandom patrio, como pueden ser Salvador Sáinz, David Monsterworld García o Javier G. Romero, alma mater de la imprescindible Quatermass y responsable del espléndido aspecto que luce el resultado final. ¿Qué parámetros has seguido a la hora de escoger a los autores que intervienen en el libro?

Muchos ya habían escrito en otras ediciones del FANTCAST para los textos de los catálogos y otros conocieron o trabajaron junto al propio Juan en vida. Al final han sido diecisiete colaboradores.

–                     Entre los diferentes artículos destinados a desgranar y analizar la obra del valenciano, llama la atención que, mientras que se dedica un texto a desmenuzar las concomitancias entre su cine y el cómic, no ocurra lo mismo con la literatura, cuando su influencia en la filmografía de Piquer es, a nuestro juicio, tanto o más relevante que la del denominado noveno arte…

En casi todos los textos y entrevistas se menciona la estrecha vinculación de Juan con la literatura. Crear otro texto para desmenuzar esas concomitancias hubiera extendido mucho el libro. En cambio, no podía dejar pasar el hecho de que Juan fue un pionero director de cine español en intentar llevar los personajes patrios del mundo del cómic al cine. Además, sus películas Supersonic Man y Misterio en la isla de los monstruos  fueron las primeras adaptaciones cinematográficas que aparecieron plasmadas en el noveno arte.

Jorge Juan posa junto al actor Manuel Puchades, quien interpretara al malvado Selkins en "La isla del diablo".

Jorge Juan posa junto al actor Manuel Puchades, quien interpretara al malvado Selkins en "La isla del diablo".

–                     A lo largo de las páginas del libro se deja caer el nombre de varios proyectos que, por un motivo u otro, no llegaron jamás a materializarse. ¿No pensaste en la posibilidad de haber agrupado en un artículo toda esta serie de trabajos nonatos?

Es cierto que pensé en la posibilidad de incluir un extenso texto dedicado a los muchos proyectos en que él trabajó y que no llegaron a buen puerto. No obstante se citan los más importantes a lo largo del libro.

Sería maravilloso acceder algún día a su gran biblioteca y a sus archivos. No cabe duda de que sería sorprendente conocer todas las cosas que investigaba y estudiaba para sus futuras películas. Su cabeza era un hervidero continuo de ideas. Sin duda tal información daría para otro libro.

–                     Aparte del análisis de los especialistas cinematográficos, gran parte del contenido del libro reside en el testimonio de numerosas personalidades del entorno personal y profesional de Piquer Simón. De todas las revelaciones reunidas, ¿con cuál te quedas? ¿Ha habido alguien que te hubiera gustado entrevistar y que, por el motivo que sea, no has podido?

Como en todos los libros que recogen testimonios, siempre existen personas que te hubiera gustado entrevistar y que por “h” o por “b” no se ha logrado por fin incluirlas. Algunos no los has localizado, otros te van dando largas y algunos directamente te dicen que no.

No puedo decantarme por ningún testimonio en concreto porque todos ofrecen una rica información y un respeto hacia Juan muy loable.

–                     Al hilo de la anterior pregunta, uno de los encuestados es Frank Braña, fallecido hace escasas semanas, justo cuando iba a publicarse el libro, lo que le otorga a la obra un innegable plus de emotividad…

Fue una verdadera desgracia la desaparición de Frank. Cuando el libro entró en la imprenta me puse en contacto con él para comunicarle la salida inminente de los ejemplares a la calle. Mostró su alegría eufóricamente y me dijo que por fin a su amigo Juan se le hacia justicia. Ten en cuenta que fue su actor “fetiche” y a ambos les unía una gran amistad. Lamentablemente nunca lo vio acabado. Se lo envié un sábado y el lunes siguiente falleció.

 

–                     Como ya hemos dejado caer anteriormente, uno de los aspectos más sobresalientes de Juan Piquer Simón. Mago de la Serie B está en su sobresaliente apartado gráfico, tanto por la maquetación de Romero, como por la innumerable cantidad de fotografías que ilustran sus páginas, muchas de ellas inéditas hasta la fecha. Toda la labor de recopilación y selección a buen seguro que habrá sido una ardua tarea…

Efectivamente. Existían más de tres mil imágenes importantes que tuvimos que seleccionar por cuestiones lógicas de espacio hasta las seiscientas treinta que acompañan a los textos. Todas ellas surgieron de los archivos de Quatermass, del mío y de los colaboradores de Piquer.

–                     Otro detalle que nos ha gustado mucho son los recuadros informativos acerca de personajes relacionados directa e indirectamente con el protagonista. En cierto sentido nos ha traído a la memoria el mítico especial de la extinta Flash-back dedicado al cine fantástico español del que, por cierto, recuperas le entrevista que hiciera a Juan Piquer Simón Miguel Ángel Plana…

A lo largo de su carrera, Juan Piquer trabajó con variedad de grandes profesionales del cine. Era inevitable dar esa información de cada uno de ellos. Fueron responsables también del éxito de sus películas en todo el mundo.

La entrevista que hizo Miguel Ángel a Juan es perfecta. Tuvo lugar en 1994, justo cuando preparaba la trilogía de aventuras en Valencia. Piquer responde el cuestionario sinceramente, descubriendo al hombre con sus gustos literarios, cinéfilos… y al profesional con sus formas de trabajar, sus anécdotas de los rodajes…

–                     Tratándose de un libro autoeditado, ¿qué tal está siendo su distribución? ¿Estáis encontrando muchas dificultades a la hora de colocarlo en las tiendas?

La verdad es que no tenemos ninguna queja. Las librerías y las tiendas especializadas realizan continuamente pedidos. Ten en cuenta que de Juan Piquer no hay ningún libro en el mercado y hay mucho interés por parte del lector de conocer su vida y su trabajo.

Decidimos distribuirlo nosotros mismos, a través del Cine Club Museo Fantástico, debido a los altos costes que piden los canales normales de distribución y la coyuntura económica actual. Por ello el libro está a la venta por diecinueve euros, un precio muy ajustado.

–                     Por último, una curiosidad. El libro se abre con un párrafo extraído de El Quijote acerca de la libertad…

Así es. Juan Piquer, cual Quijote maldito, luchó siempre por sus ideales, y aunque le ponían continuamente la zancadilla tuvo siempre la libertad para desarrollar sus ideas a expensas de subvenciones y trabajar en lo que disfrutaba y vivía: el cine.

–                     Si quieres añadir algo más…

Ha sido una grata sorpresa descubrir, durante el año que pasé coordinando el libro, el gran aprecio que le profesan los que le conocieron y trabajaron con él. Con Juan Piquer Simón. Mago de la serie B hemos logrado situar su persona en un capítulo de oro de la historia del cine. Algo por lo cual siempre estaremos satisfechos.

Juan Pedro Rodríguez Lazo & Pedro Príncipe

Published in: on marzo 26, 2012 at 6:48 am  Comments (5)  
Tags: , ,

La sonrisa del lobo

unnamed (1)

Título original: La sonrisa del lobo

Año: 2009 (España)

Director: Javier Perea

 Productora: Imagen D.E.A.T.H.

Documentación: Diego López

Fotografía: Rafael Martín Rubio

Música: Contraband

Intervinientes: Paul Naschy [Jacinto Molina], Juan Pablo Orduñez “El pirata” (Voz en off)…

Sinopsis: En 1968 daba comienzo la unión entre Paul Naschy y su personaje mas emblemático: Wadelmar Daninsky. Desde entonces y hasta la actualidad, Paul y Waldemar siempre han estado unidos. Cuarenta años después, y de las garras de Naschy, nos adentramos en la fantástica y misteriosa ciudad de Toledo para revivir con Paul todas aquellas oscuras y terroríficas películas y así, poder vivir con él, aventuras y desventuras en la sonrisa del lobo…

La sonrisa del lobo se arroga la particularidad de ser el primer documental existente en torno a la obra de Jacinto Molina aka Paul Naschy. La autoría de tan novedoso proyecto recae en la figura de Javier Perea, uno de los nombres propios del underground fantástico español, gracias a su labor al frente del colectivo “Imagen D.E.A.T.H.”. Activo desde la década de los noventa, a lo largo de este tiempo su carrera ha ido recorriendo todas las facetas posibles dentro del mundillo: vendedor, distribuidor, editor, organizador y, en los últimos años, productor y ocasional director de largometrajes de bajo presupuesto realizados al margen de la industria, en su mayoría confiados a jóvenes talentos procedentes del campo del cortometraje.

Dada su condición de producto independiente, La sonrisa del lobo se ve aquejada por una serie de problemas comunes a esta clase de propuestas. Quizás el principal se encuentre en la ausencia de una distribución normalizada. Desde que viera la luz, apenas sí ha sido proyectado en un par de festivales especializados como los de Sitges y Toledo (este último organizado por el propio Perea), permaneciendo desde entonces a la espera de una futurible edición comercial en formato doméstico que lo rescate del limbo. Por otra parte, su acabado formal se resiente de unos modos amateurísticos que afean, y mucho, sus resultados. Una situación que, dadas las características propias de la obra, más parece debida a la falta de pericia de su equipo técnico que a cualquier otro tipo de condicionante. Muestra de ello son los múltiples ruidos e interferencias que asolan su sonido en directo, un montaje de lo más abrupto o la acusada carencia de insertos procedentes de los films aludidos, dando la sensación de que las escasas imágenes que finalmente comparecen responden a los títulos que sus responsables tenían más a mano.

No obstante, todos estos defectos no invalidan el innegable valor como documento testimonial que atesora La sonrisa del lobo, al ser Paul en primera persona quien ejerza de guía por este recorrido a través de su filmografía licantrópica. Bajo su habitual inmodestia y con la ciudad de Toledo como telón de fondo, Paul desgrana por medio de vivencias, anécdotas y recuerdos los quince títulos en los que se puso bajo la piel del hombre lobo; desde la inaugural La marca del hombre lobo (1968) hasta la pintoresca Um lobisomen na Amazônia (2005), reinterpretación en clave musical del clásico de H. G. Wells La isla del Dr. Moreau, pasando por la decisiva La noche de Walpurgis y sin olvidar sus interpretaciones del personaje lejos del icónico Waldemar Daninsky para las comedias Buenas noches, señor monstruo y Aquí huele a muerto… (¡Pues yo no he sido!).

Como cabría de esperar, los testimonios de Naschy coinciden con lo recogido en sus Memorias de un hombre lobo, tanto en la forma como en el fondo. No faltan pues los momentos en los que el madrileño aprovecha la coyuntura para arremeter contra antiguos compañeros y/o colaboradores, rememorando afrentas pasadas. En este sentido son especialmente significativas sus explicaciones acerca del carácter stajanovista del que fuera el director de algunas de sus películas más reconocidas, León Klimovsky, por cuanto tienen de (involuntario) reflejo del clima de incertidumbre con el que los artesanos de la época debían de desarrollar su oficio. En todo caso, lo más interesante del conjunto reside en la detallada reconstrucción que Naschy hace de las vicisitudes que rodearon la producción de dos de sus títulos malditos: la invisible Las noches del hombre lobo y Los monstruos del terror.

Lamentablemente, lo ajustado del metraje propicia que en otras muchas ocasiones la información suministrada sobre algún título en concreto no pase de lo anecdótico. Y es que, según está planteado, sus apenas cuarenta y cinco minutos se antojan del todo insuficientes para albergar de un modo satisfactorio semejante repaso por las muchas encarnaciones cinematográficas de nuestro hombre lobo patrio. En este sentido, todo el alcance de La sonrisa del lobo queda reducido al de mera curiosidad de cara a completistas y seguidores de la obra naschyana o, en su defecto, al de publirreportaje turístico de la que un día fuera capital del Imperio; consideración que, a juzgar por lo visto, no parece muy alejada de las pretensiones subyacentes con las que fue concebido.

Pedro Príncipe

Published in: on septiembre 2, 2011 at 5:14 am  Dejar un comentario  
Tags: ,