Tierra brutal

9176.jpg

Título original: Tierra brutal / The Savage Guns

Año: 1961 (España, Estados Unidos)

Director: Michael Carreras

Productores: José Gutiérrez Maesso, Jimmy Sangster

Guionista: Edmund Morris [Jimmy Sangster]

Fotografía: Alfredo Fraile

Música: Antón García Abril

Intérpretes: Richard Basehart (Steve Fallon), Paquita Rico (Franchea), Don Taylor (Mike Summers), Alex Nicol (Danny Pose), Fernando Rey (Don Hernán), María Granada (Juana), José Nieto (Ortega), Rafael Albaicín (González), Víctor Bayo (Sánchez), Pilar Caballero (Esposa de Sánchez), José Luis Martín (Hijo de Sánchez), Francisco Camoiras (Manolo), Félix Fernández (Paco), José Manuel Martín (Segura), Sergio Mendizábal (Alcalde), Manolita Barroso, Xan Das Bolas (Cantinero), Antonio Fuentes (Capitán Báez), Manolo Peña (Gómez), Alfonso Rojas (Ruiz), Rafael Vaquero (Cura), Víctor Israel

Sinopsis: José Ortega y sus hombres imponen su ley del terror en las tierras de Sonora (México). Mike Summers, un antiguo oficial del ejército confederado que odia la violencia, vive sometido y resignado a las imposiciones de Ortega, junto a su esposa y la hermana de ésta. La llegada al rancho de Mike del enigmático pistolero Steve Fallon dará un vuelco a la situación.

Insustancial título que sería pasto del olvido si no fuera por su condición de cinta pionera, al tratarse del primer western europeo puro, y del mismo modo, del primer western rodado en Almería, lo que le convierte a un tiempo en el iniciador de lo que en pocos años acabaría por convertirse en un nuevo género, el spaghetti-western, y el responsable de que Almería se convirtiera en plató natural de un sinfín de títulos procedentes de todo el mundo durante los veinte años siguientes, ya fueran grandes superproducciones norteamericanas como modestas películas autóctonas.

Nacida del interés personal del productor, guionista y realizador José Gutiérrez Maesso (1), la película surge tras que el cineasta pacense visitara la provincia de Almería, percatándose de las enormes posibilidades cinematográficas que ofrecían aquellos desérticos parajes -lo cual queda bien retratado a lo largo del film a través de la espléndida fotografía de Alfredo Fraile, sin duda lo mejor del conjunto-. Con esta idea en mente, no tardaría en poner en marcha la que acabaría por convertirse en la primera película europea encuadrada dentro del western (2). Debido a la clara vocación internacional con la que fue concebido el proyecto, sería producido bajo las más estrictas pautas del cine de serie B norteamericano de la época, contando para su distribución fuera de nuestras fronteras con el apoyo de la todopoderosa Metro-Goldwyn-Mayer, empresa que entró en el negocio tras conocer que su financiación valdría diez veces menos que una cinta de similares características rodada en Estados Unidos.

De esta forma, para los papeles masculinos principales se contrató a actores norteamericanos de segunda fila, entre los que cabe destacar al protagonista absoluto de Richard Basehart, bastante popular pocos años después gracias a su personaje en la serie Viaje al fondo del mar (Voyage to the Bottom of the Sea, 1964-1968), adaptación televisiva de la película homónima dirigida en 1961 por Irwin Allen (aunque con anterioridad ya trabajó en Europa al lado de prestigiosos directores como Fellini y Berlanga). Junto con él, amén del especialista norteamericano en westerns de serie B Alex Nicol, completan el resto del reparto intérpretes nacionales que, al contrario de lo que más tarde se convertiría casi en norma habitual dentro del eurowestern, no esconden su procedencia tras seudónimos anglosajones, motivo este que tal vez explique el frío recibimiento que obtuvo la cinta en su estreno en nuestro país, en clara contraposición con el relativo éxito que cosechó allende los mares. En este sentido no puede pasarse por alto el que el protagonismo femenino recayera en la folclórica Paquita Rico, con todo lo que ello podría producir en la psique de los espectadores, por más que ésta realice una correcta labor en la que refrenda sus dotes interpretativa más allá del cine musical que había demostrado anteriormente en la exitosa ¿Dónde vas, Alfonso XII? (1958).

Por lo demás, la cinta sigue a pies juntillas el estilo clásico de este tipo de films, con la única salvedad de la ambientación mexicana de la historia, adelantando un rasgo que más tarde se convertiría en una de las características del género en Europa, pero que, en contra de la explicación habitual de este hecho, es decir, disimular el aspecto latino de la práctica totalidad de los intérpretes, en este caso responde a “que la ambientación histórica de las distintas épocas [de la historia norteamericana] era una inevitable exigencia de fidelidad cultural que las grandes compañías de distribución respetaban estrictamente con advertencia de rechazar el film si estos requisitos no se cumplían. Nosotros no estábamos en condiciones de cumplir estos requisitos: habríamos  acumulado errores inevitablemente” (3). Resulta cuanto menos curioso constatar el celo mostrado por la industria norteamericana para representar inalterable la historia de su país, más aún cuando esa misma industria nunca ha tenido el menor inconveniente para adulterar a su voluntad y en beneficio de sus intereses la historia del resto del mundo, pero no creo que vaya a ser yo ahora quien descubra el ombliguismo y el doble rasero del país de la libertad (sic).

Para terminar, indicar que para los aficionados al fantástico la cinta posee ciertos atractivos, ya que en ella se dan cita dos nombres ligados a la, para muchos, entre los cuales me incluyo, mejor productora de cine fantástico de la historia, la británica Hammer. Así, como director nos encontramos a Michael Carreras, nieto e hijo de los fundadores de la empresa, y a la vez, realizador y productor de algunos títulos menores de la casa tales como Mujeres prehistóricas (Slave Girls, 1967), o The Lost Continent [dvd: El continente perdido, 1968], quien con este proyecto trataba de independizarse de la casa madre, motivo por el cual fundó su propia compañía, la Capricorn, a la sazón coproductora de la cinta. Por otro lado, ejerciendo labores de producción, y firmando el libreto de la película bajo el pseudónimo de Edmund Morris, tenemos a Jimmy Sangster, responsable de los guiones de algunas de las películas que dieran fama y nombre a la productora del martillo, tales como Drácula (Dracula, 1958), La maldición de Frankenstein (The Curse of Frankenstein, 1957) o Drácula, príncipe de las tinieblas (Dracula, Prince of Darkness, 1966), todas ellas dirigidas por Terence Fisher.

José Luis Salvador Estébenez

(1) José Gutiérrez Maesso, nacido el 6 de junio en 1920 en Azuaga, provincia de Badajoz, es uno de los mayores impulsores de la edad de oro del cine español de género en régimen de coproducción de la década de los 60 y 70. Productor ante todo, aunque también realizador ocasional y autor de varios guiones, la mayoría de ellos para spaghetti-westerns, tampoco descuidó el cine de mayores aspiraciones artísticas; suya fue la producción de Los tarantos (1963) de Francisco Rovira Beleta, película nominada al Oscar de aquel año en el apartado de mejor película de habla no inglesa.

(2) Los anteriores films rodados en el viejo continente que pudieran recibir dicha calificación, no dejaban, o bien de ser comedias, caso de Torrejón City (1962) de León Klimovsky o Un dollaro di fifa (1961) de Giorgio Simonelli, o cintas de aventuras con ambientación cercana al género, como puede ser el díptico que sobre el personaje literario de José Mallorquí, el Coyote, dirigiera Joaquín Luis Romero Marchent, formado por El Coyote (1955) y La justicia del Coyote (1956). No obstante, tampoco cabe obviar la existencia de  algún ejemplo aislado anterior, caso de la cinta alemana de 1939 Canitoga (Wasser für Canitoga) de Herbert Selpin, entre otros precursores germanos.

(3) El nacimiento del western europeo, artículo de José Gutiérrez Maesso publicado originalmente en la revista AGR: coleccionistas de cine, según la transcripción que aparece en el libro José G. Maesso, el número 1 de Jesús García de Dueñas, Departamento de publicaciones de la Diputación Provincial de Badajoz (2003).

Published in: on febrero 25, 2008 at 12:38 pm  Comments (11)  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2008/02/25/tierra-brutal/trackback/

RSS feed for comments on this post.

11 comentariosDeja un comentario

  1. Cerebrin, llévate cuidado, que no te la secuestren…

    😉

  2. Acaparador de m@#%&€

    Este peli me interesaba por completismo hammeriano…

    Por cierto, Duke, tienes un privado en mundodvd…

  3. Me siento como Marian, con Robin Hood y el sheriff de Notthingam pegandose por mi. 😛

  4. Mira, rico, a ti nadie se te quiere beneficiar. Qué más quisieras…

    jujujjuju

  5. Que te den cuatro samoanos sifilíticos.

  6. Y a ti el negro de “La milla verde”…

  7. ¿Pero no decías que nadie se me quería beneficiar? Por favor, aclárate. 😛

  8. […] es la irrupción del spaghetti-western. En 1961 se rueda el primer film con estas características, Tierra brutal, formalizando así el inicio de una fructífera relación que se prolongaría durante las dos […]

  9. […] es la irrupción del spaghetti-western. En 1961 se rueda el primer film con estas características, Tierra brutal, formalizando así el inicio de una fructífera relación que se prolongaría durante las dos […]

  10. Solo una cosa, no se rodó en Almería, se rodó en La Huerta del Abad en Águilas (Murcia), que aunque está en el límite con su provincia hermana, no es de Almería, es de Murcia.

  11. Un inciso más, he escrito el comentario anterior y he visto algunas escenas de la película y para ser correcto sí se ve alguna localización en San Juan de los Terreros (Pulpí, Almería), pero el grueso de la película se rodó como ya dije en Águilas (Murcia).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: