“Flamenco y cine”, nuevo libro de Carlos Aguilar y Anita Haas

Flamenco y cine-Portada

Publicado por Cátedra dentro de su colección “Signo e imagen”, desde el pasado jueves 17 de octubre se encuentra a la venta “Flamenco y Cine”, el nuevo libro de Carlos Aguilar y Anita Haas. Como su propio título indica, el volumen indaga en la relación entre el cine y el flamenco; un idilio que comienza desde las primeras películas del período mudo y que ha ido creciendo a partir del sonoro bajo múltiples perspectivas, desde las apariciones más o menos puntuales de artistas (cantaores, bailaores, tocaores, etc.) al relieve dramático de la propia música, tanto en películas de ficción como en documentales.

Como es habitual en sus autores, “Flamenco y Cine” verifica el ingente trabajo de no pocos años previo a la fase de escritura, compuesto de visionados, audiciones, lecturas, consultas, entrevistas, viajes, búsquedas diversas, paciente confrontación de datos… Un exhaustivo trabajo de documentación que es conjuntada por la intensa pasión de Carlos y Anita por el flamenco, por el cine, y por el flamenco en el cine. Una pasión ha creado y determinado el libro, cuya naturaleza aúna la obra de consulta con el ensayo, al abrigo de esta música de peculiar belleza y especial dignidad. Se incorporan además cientos de ilustraciones, por lo común inéditas y de gran diversidad (fotos y carteles de películas, retratos de músicos y cineastas, actuaciones y portadas, etc.).

Cabe recordar que “Flamenco y Cine” aparece cinco años después de que Carlos Aguilar publicara una obra de similares características, “Cine y Jazz”. Lo más sencillo a tenor de este dato sería pensar que este nuevo libro es consecuencia de aquél. Algo que no anda muy lejos de la realidad, según nos explica el propio Carlos. “La idea surgió de Anita, “flamencólica” como yo, sobre la base de, efectivamente, hacer un libro como “Cine y Jazz”, pero cambiando el Jazz por el Flamenco. Entonces, yo le dije que lo escribiéramos entre los dos, dado que la idea fue suya y ella es escritora también. Cátedra aceptó la idea con gran entusiasmo, y así se hizo el libro, que tiene unas cincuenta páginas más que “Cine y Jazz””. En cuanto a la escritura conjunta de la obra, Carlos comenta que “el libro está investigado y estructurado entre los dos, y todas las decisiones se han tomado juntos: inclusiones, exclusiones, conceptos, material gráfico…Pero la redacción última del libro es mía, dado que se publica en español y el español del dúo de autores soy yo”.

Tras su salida, “Flamenco y Cine” se presentará oficialmente el próximo miércoles 23 a las 19.00 en el Café Cantante de Casa Patas de Madrid (sito en la calle Cañizares nº 10), en un acto presentado por Francisco Quintanar, director de los programas de TVE “Historia de nuestro cine” y “Cine de barrio”. Además, se proyectarán algunas escenas significativas comentadas en el libro y habrá música en vivo a cargo de Rafita de Madrid (cante) y Josemi Carmona (guitarra).

Published in: on octubre 19, 2019 at 7:42 am  Dejar un comentario  

Ya a la venta “Flores entre espinas. Antología crítica del (otro) cine fantástico español 1929-2000)”

FRONTAL FLORES ENTRE ESPINAS

El pasado viernes 11 de Octubre se presentaba oficialmente dentro del marco de Festival de Sitges de 2019 “Flores entre espinas. Antología crítica del (otro) cine español 1929-2000” del fallecido Ramón Freixas, David Pizarro y Joan Bassa, con la colaboración de un servidor, José Luis Salvador Estébenez. Publicado por Vial of Delicatessens, el libro nace con la voluntad de analizar la historia del cine fantástico y de terror español desde sus largometrajes más oscuros, malditos y desconocidos: producciones fronterizas, olvidadas y/o ninguneadas por gran parte de los aficionados, acerca de las cuales existe un gran y sugerente vacío bibliográfico, y que forjan por sí mismas una historia paralela a las cult movies del estilo de La torre de los siete jorobados, Gritos en la noche, La residencia, La noche de Walpurgis, La noche del terror ciego, Pánico en el Transiberiano, No profanar el sueño de los muertos, Angustia, Tras el cristal, El día de la bestia o Los sin nombre, por citar varios de los títulos que trazan la historia por todos conocida del cine español de género en el siglo XX.

Así, “Flores entre espinas” pretende vindicar de algún modo la cara B del cine español más anatemizado, hurgando en temáticas macabras y extravagantes con el objetivo de proporcionar una concisa (es un decir) radiografía de esa mirada alternativa y oscilante del género. Entre las obras reseñadas existe una predilección por las malditas, las indigestas, las escurridizas y las inencontrables, con el fin de arrojar luz (o algunas puñaladas) a estas producciones sobre las que, en varios casos, nunca se ha escrito. Estamos ante una antología crítica de incunables joyas de obligada (es un decir) recuperación donde abunda lo marciano e ignoto, pero también hay espacio para lo vanguardista, lo experimental, el erotismo, la pornografía o la serie B. Un amplio abanico de tendencias, cuya conexión es el mismo espíritu arrebatador y malévolo que emana fantastique en todas sus formas.

El fruto de todo este trabajo es un rotundo volumen de 654 páginas en un formato de 170 x 240 mm, papel interior ahuesado en blanco y negro, encuadernación fresada y portada a color laminada mate. Su precio es de 29,99 € (envío certificado incluido para pedidos en la web de la editorial) y podrá adquirirse exclusivamente a través de http://vialofdelicatessens.blogspot.com y en tiendas especializadas.

Published in: on octubre 15, 2019 at 5:57 am  Dejar un comentario  

Presentación este sábado de “La casa de los horrores de Tobe Hooper” en el Festival de Sitges

La casa de los horrores de Tobe Hooper en Sitges

Este próximo sábado 5 de octubre a partir de las 12 horas se presentará La casa de los horrores de Tobe Hooper en el Festival de Sitges. El acto tendrá lugar en la Carpa FNAC, sita en la entrada del Auditorio del Hotel Melià, sede del Festival, y contará con la asistencia de tres de los autores del libro: Juan Pedro Rodríguez Lazo, Jorge Looser y un servidor, José Luis Salvador Estébenez, asimismo coordinador junto a Carlos Díaz Maroto de este volumen monográfico centrado en la figura del fallecido cineasta estadounidense. La moderación correrá por cuenta de Jordi Ojeda. Os esperamos!

Published in: on octubre 2, 2019 at 7:47 pm  Dejar un comentario  
Tags:

A la venta “Giuliano Gemma: Una tierra, una espada y una pistola”, primer libro en solitario de Belén Mateos Járrega

PORTADA FRONTAL GIULIANNO GEMMA

De stuntman o especialista en Cinecittà a rey del western all’italiana, como le conocen en su país natal, Giuliano Gemma llegó a la cima de la popularidad internacional en las décadas de los 60 y 70 por su bravura y belleza angelical hasta el punto de ser un verdadero ídolo en Japón. Epítome de la mediterraneidad, se codeó con grandes figuras del cine como Charlton Heston, Burt Lancaster, Kirk Douglas, John Huston, Alberto Sordi, Claudia Cardinale, Bud Spencer, Ursula Andress, Fernando Rey, Francisco Rabal o Vittorio Gassman, entre otros muchos, siempre manteniendo o bien su sonrisa de oro o bien su clase y categoría curtidas a base de mucho sacrificio.

Belén Mateos Járrega recoge en “Giuliano Gemma: Una tierra, una espada y una pistola”, su primer libro en solitario, la carrera hispánica del actor italiano Giuliano Gemma a través de sus películas rodadas en España o con españoles a lo largo de cuarenta años y de los testimonios de aquellos que trabajaron con él o le conocieron: Nazzareno Zamperla, Álvaro de Luna, Elisa Montés, Diego Fernández y Curro Sánchez, taxistas de las estrellas que lucían por Almería, Diego Rodríguez, especialista e hijo del guarda del poblado Fort Bravo en la época, Salvatore Borgese, Carlo Mucari, Nieves Navarro, Gabriella Giorgelli, Monica Tessari, Nino Benvenuti, Paco Ardura, Helena Rojo o José Salcedo…

Publicado por Dilatando Mentes Editorial, “Giuliano Gemma: Una tierra, una espada y una pistola” cuenta con un prólogo a cargo del afamado crítico e historiador cinematográfico Carlos Aguilar, así como una introducción de la actriz Assumpta Serna y un epílogo escrito por Vera Gemma, hija de Giuliano. Compuesto por 392 páginas en edición rústica con solapas, formato de 14,8×21 y papel de 90 gramos, el libro ya se encuentra a la venta a un precio recomendado de 18,95€. Para aquellos interesados, podéis leer sus primeras páginas en el siguiente enlace: https://www.dropbox.com/s/httcs8rgmfuefx6/PRIMERAS%20P%C3%81GINAS%20GIULIANO%20GEMMA.pdf?dl=0

Más información en: www.dilatandomenteseditorial.com

Published in: on septiembre 28, 2019 at 7:43 am  Comments (2)  

Presentación de “La casa de los horrores de Tobe Hooper” el próximo 21 de septiembre en Madrid

Cartel_HOOPER

El próximo 21 de septiembre a partir de las 19 horas “La mansión del terror”, sita en la calle Alondra nº 44 (Metro Vista Alegre), acogerá la presentación en Madrid de La casa de los horrores de Tobe Hooper, en un acto que contará con la asistencia de varios de los autores de este libro monográfico coordinado por Carlos Díaz Maroto y un servidor, José Luis Salvador Estébenez, quienes también estaremos presentes.

Recientemente publicado por la editorial Vial of Delicatessens, La casa de los horrores de Tobe Hooper ofrece un recorrido pormenorizado por la trayectoria del finado cineasta, responsable de hitos del cine de terror moderno del calibre de La matanza de Texas, Poltergeist o la miniserie El misterio de Salem’s Lot, entre otros. Para ello, a lo largo del volumen son repasados tanto sus títulos para la gran pantalla como sus trabajos para el medio catódico, sin olvidar sus proyectos nonatos. Como complemento, el libro se remata con diferentes artículos dedicados a analizar diversos aspectos relacionados con la obra de Hooper, del que también se ofrece una entrevista.

Tras pasar los últimos años de su vida sumido en el ostracismo profesional y mediático, el fallecimiento de Tobe Hooper el verano del pasado 2017 trajo su figura de vuelta a la primera plana de la actualidad. Curiosamente, las numerosas notas necrológicas aparecidas coincidían en señalar que se trataba del director de La matanza de Texas, corriendo en cambio un tupido velo sobre el resto de su trayectoria, dejando así entrever su teórica irrelevancia. Y es que el impacto cosechado por el citado título, aún vigente casi medio siglo después de su estreno y nunca superado por su realizador, ha provocado la falsa imagen de que el resto de su obra carece del menor interés. Nada más lejos. La deriva que fue apoderándose de su trayectoria con el transcurrir de los años no invalida los diversos e innegables aciertos acumulados a lo largo de sus primeras obras, y que convirtieron a Hooper en una de las voces principales con las que contó el cine de terror durante las décadas de los setenta y ochenta.

Partiendo de esta base, La casa de los horrores de Tobe Hooper nace con el propósito de evaluar en su justa medida la obra del cineasta estadounidense, empleando para ello un análisis que aúne rigor crítico y ecuanimidad, pero sin huir de la subjetividad propia que una obra coral siempre conlleva. Para tal fin el presente libro cuenta con la participación de Ignacio Carrero, Jorge Loser, Juan Andrés Pedrero Santos, Juan Pedro Rodríguez Lazo y Fernando Rodríguez Tapia, así como de los citados coordinadores de la obra Carlos Díaz Maroto y José Luis Salvador Estébenez. Además, el volumen está prologado por Paco Cabezas, uno de nuestros cineastas más internacionales, quien actualmente se encuentra en los Estados Unidos trabajando en series de la popularidad de Into de Badlands, Penny Dreadful o El alienista, y fan confeso de la obra de Hooper.

Published in: on septiembre 11, 2019 at 5:53 am  Dejar un comentario  

Nocturna Madrid desvela un avance de “Vesna”, la novela de José Luis Alemán dedicada a la licantropía

cubierta vesna.indd

¿Por qué una bala de plata es efectiva para atacar a un hombre lobo y no una de hierro? ¿Es la transformación dolorosa o violenta? Son preguntas que obtendrán respuesta en las páginas de Vesna, la primera novela que aborda el mito de la licantropía desde el punto de vista biológico y bajo la perspectiva de una mujer lobo. “Es un estudio detallado sobre lo que faltaba por explicar en el personaje, una especie de biografía que trata lo que le ocurre y cómo le ocurre cuando desarrolla esta enfermedad”, afirma José Luis Alemán, productor del Festival Nocturna Madrid y autor de la novela de ficción que se lanzará a finales de octubre coincidiendo con la séptima edición del festival madrileño. El director, guionista y productor de películas como La herencia Valdemar y su continuación La sombra prohibida o el cortometraje Hotel, galardonado con más de 80 premios a lo largo del mundo, da ahora el salto a la literatura con Vesna de la mano de la editorial Círculo Rojo y augura que su novela “causará revuelo en el ámbito del género fantástico”.

En su primera incursión literaria, que, según da a entender, tendrá continuación, narra la aventura de Michel Naschy, un experto en todo lo relacionado con la licantropía, quien descubre en un campamento gitano el hallazgo más importante de su vida: una joven muda de 14 años afectada por la maldición desde su nacimiento y que precisa su ayuda desesperadamente para evitar la muerte. La hija de Naschy en la ficción, la psicóloga Paula, relata a través de este libro la experiencia que supone viajar con ella hasta una casa de campo apartada de todo, con el fin de ayudarle con su patología y aprovechar para hacer una tesis científica sobre el horror que soporta. Pero el pasado del lugar, relacionado con el propio Michel, volverá de nuevo a amenazarles.

Los tres primeros capítulos de Vesna que Nocturna Madrid y la editorial Círculo Rojo han adelantado cuentan el inicio de la historia vital de Paula, cuando apenas era un bebé, y de cómo comenzó todo en una casa apartada de un pueblo. Vesna, que nació como un guion cinematográfico hace cinco años para convertirse hace dos en novela, será publicada por la editorial almeriense Círculo Rojo, fundada por el colaborador de Cuarto milenio Alberto Cerezuela, y en cuyo catálogo figuran novelas de Iker Jiménez y Javier Sierra, entre otros.

Aunque también existe una mujer lobo de Transilvania que comía niños en La nave fantasma/ El lobo blanco de las montañas Hartz (1839) del Capitán Fredrick Marrayat, nada tiene que ver con el argumento y el tema de Vesna, ambientada en la Inglaterra de 1912 -el mismo año del hundimiento del Titanic y un poco antes de que se publicara la novela The Lodger de Marie Belloc Lowndes-. “Para mí era esencial que el personaje estuviera centrado en una hembra como tal para vincularlo a la creación de la vida, a la importancia que tiene en el desarrollo de otros seres vivos como nacimiento de todo”, asegura el autor, que también ha utilizado un personaje femenino para narrar la historia con ciertos guiños a Paul Naschy. “Él fue el impulsor del género fantástico en España, abrió las puertas de lo que luego vendría y me sentía también un hijo adoptivo de él por la vinculación que me une a su familia”.

Vesna es una obra de ficción que, sin tocar las áreas del misticismo, la superstición o la magia, y basada en teorías compatibles con la ciencia del momento, ofrece una visión real de lo que le ocurre a esta niña, sobre cómo va a cambiar y a evolucionar. A la vez que a nivel argumental se complica la trama, el autor detalla lo que el público siempre ha querido saber: “Cómo es el fenómeno y el personaje, desarrollado hasta el final, dentro de la narrativa fantástica sobre el fenómeno y desmenuzando el conocimiento que se tiene sobre la leyenda”.

José Luis AlemánEl mito del hombre lobo siempre ha tenido raíces fuertes en la literatura, “pese a que no ha sido uno de los personajes más explotados por los autores”, explica Alemán. De hecho, “el hombre lobo siempre ha sido un personaje que sólo sale una vez al mes, cuando hay luna llena, pero es el tipo de monstruo más sufrido de todos y el más universal de todos los mitos, folclore y cultura. Mucha gente cree hoy en la existencia de los hombres lobo o de otras clases de ‘hombres bestia’”, señala Alemán. De hecho, el origen de Vesna se debe a lo poco que se sabe y lo poco desarrollado que estaba a nivel literario el proceso de transformación de manera “orgánica”, como expresa José Luis Alemán. “Vesna lo que trata es sobre todo eso que le ocurre durante su cambio y después, si tiene fases en las que duerme mucho y por qué, si como humano tiene un temperamento suave su evolución sería diferente, y el proceso en sí, de todas las curiosidades que despierta que no habían sido tratados con anterioridad”. Vesna representaría, así, una manera de contarlo como si el autor quisiera “crear una novela incluyendo las secuelas… Es una forma de acercarse para conocer al hombre lobo, más que al mito, al ser en sí mismo, como si fuera una especie más entre nosotros”, explica.

La primera referencia al hombre lobo ya se encuentra en Las metamorfosis de Ovidio, donde a Licaon Zeus le convirtió en lobo como castigo. También aparecen referencias más explícitas a la licantropía en el Satyricón de Petronio (siglo I), donde Nicero actúa como testigo ocular de la transformación voluntaria de un soldado en lobo. En 1838 se publicó la novela sobre hombres lobos Hughes, el hombre lobo de Sutherland Menzies y más tarde llegarían El hombre lobo de George W. M. Reynolds (1846); El jefe lobo de Alejandro Dumas (1857); y un largo etcétera en el que se incluye la reconocida obra de Sabine Baring-Gould El libro de los hombre lobo (1865), una de las más importantes al respecto desde la perspectiva científica. También La marca de la bestia de Rudyard Kipling (1932) o la famosa El hombre lobo de París (1933) de Guy Endore; El ciclo del hombre lobo (1983) y El talismán (1984), de Stephen King y tantas otras que vendrían después como The Wild (1991), The Wolfen (1978) o la novela de 1989 de Peter David sobre un lobo mordido por un hombre lobo, que se convierte en un “lobo-hombre”, Howling Mad.

La presentación de la primera novela de José Luis Alemán, Vesna, editada por Círculo Rojo formará parte de las ya tradicionales actividades paralelas que el Festival Nocturna Madrid desarrollará en el Forum FNAC Callao en su próxima edición, que tendrá lugar entre los próximos 22 y 26 de octubre.

El avance de los tres primeros capítulos de Vesna puede leerse pinchando el siguiente enlace: https://drive.google.com/file/d/1K3S2M5Su_FY4oH4pqfAxxgKoamVCws58/view

Published in: on septiembre 1, 2019 at 11:40 am  Dejar un comentario  
Tags:

Dossier “Terror animal” en el número de julio-agosto de “Dirigido por…”

Dirigido por 501

Desde principios de mes se encuentra a la venta el número correspondiente a julio y agosto de la revista cinematográfica “Dirigido por…”. Un número 501 en la que, junto a sus secciones habituales, la veterana publicación destaca en portada dos de sus contenidos: una entrevista exclusiva a Quentin Tarantino con motivo de su nuevo film, Érase una vez en… Hollywood, y el dossier “especial verano” titulado “Terror animal”, aprovechando el inminente estrenos en nuestras pantallas de dos cintas encuadradas dentro de la temática, lo nuevo de Alexandre Aja Infierno bajo el agua y A 47 metros 2, secuela del exitoso film dirigido por el británico Johannes Roberts el pasado 2017.

Coordinado por Tomás Fernández Valenti, el citado dossier prescinde del “cine fantástico centrado en animales gigantes, el de terror, y el cine sobre dinosaurios”, para centrarse “en la temática de los animales agresivos que suponen un peligro para el ser humano”, conjugando exponentes que, aunque en algunos casos se aproximan al fantastique, también se inscriben en el cine de aventuras, el western, las adaptaciones literarias o el relato de suspense, en un conjunto tan ameno como variado”. De este modo, el dossier se nutre en exclusiva crítica conformada por los siguientes títulos, dispuestos en orden cronológico: Doble asesinato en la calle Morgue, El asesino diabólico, El libro de la selva en la versión de Zoltan Korda, Cuando ruge la marabunta, La senda de los elefantes, la adaptación de 20.000 leguas de viajes submarinos dirigida a mediados de los 50 por Richard Fleischer, Track of the Cat, el Moby Dick de John Houston, Safari en Malasia, Arma de dos filos, Ssssilbido de muerte, Tiburón, Orca, la ballena asesina, El desafío del búfalo blanco, El perro, Piraña, El enjambre, La bestia bajo el asfalto, Perro blanco, Cujo, Atracción diabólica, Aracnofobia, Los demonios de la noche, El desafío, Mandíbulas, El territorio de la bestia, El arrecife, Piraña 3D, Infierno azul y A 47 metros.

Precisamente, es la reseña del último título mencionado el que centra nueva colaboración en “Dirigido por…”, “uno de los escasos ejemplares que han demostrado haber aprendido la lección” de Tiburón, a pesar de que, “en puridad, el film en cuestión queda lejos de ser una película de tiburones al uso, o no en el sentido estricto. Por el contrario, su propuesta se encuadra dentro de los parámetros del survival horror, siendo los escualos uno más de los peligros a los que sus protagonistas deben hacer frente en su lucha por la supervivencia en un entorno hostil.” “Partiendo de mínimos elementos productivos, escénicos y argumentales, Roberts consigue despertar el interés del espectador mediante un calculado guión que sabe dosificar inteligentemente sus escasos ingredientes, un desarrollo narrativo carente de puntos muertos beneficiados por la ajustada duración del film, y el uso de un terror más psicológico que físico, en el que destaca la habilidad del realizador para reflejar la sensación de claustrofobia y angustia derivada del aislamiento en un espacio abierto como es el fondo marino, jugando para ello con el miedo a lo desconocido (…) articulando un notable ejercicio de tensión narrativa basado en la concatenación de situaciones a las que se deben afrontar las protagonistas.”

Más información: https://www.dirigidopor.es/

Published in: on julio 27, 2019 at 8:56 am  Dejar un comentario  

Entrevista a Rafael de España

Rafael de España

No descubro nada al afirmar que Rafael de España es uno de los mejores y más reputados historiadores cinematográficos con los que cuenta nuestro país. Su erudición, capacidad de análisis y sobresaliente labor de documentación son complementadas por un irónico sentido del humor con el que ha creado un estilo característico e intransferible que aúna rigor y amenidad. De entre su nutrida bibliografía dedicada al estudio del séptimo arte, destaca la atención prestada a ciertas corrientes del denominado cine popular. Más en concreto, el mal llamado cine de romanos, esto es, el péplum, y el western mediterráneo, a los que ha consagrado a lo largo de los años diferentes trabajos. De entre ellos, dos se erigen especialmente en obras de auténtica referencia dentro del estudio de sus respectivas materias, con el añadido de estar publicadas en un momento en el en el que ambas corrientes eran minusvaloradas cuando no directamente despreciadas por parte de la crítica oficialista y apenas existían ensayos previos que se ocupara de ellas, al menos en lengua castellana. Me refiero, obvio es, a El péplum: La antigüedad en el cine y Breve historia del western mediterráneo, publicados ambos por Glénat coincidiendo con el cambio de milenio.

 Aprovechando la reciente aparición de su nuevo libro del que os informábamos hace unas pocas semanas, Sin dólares no hay ataúdes. 50 ejemplos de western mediterráneo, publicado por Editorial UOC dentro de su colección “Filmografías esenciales”, propusimos a Rafael el siguiente diálogo centrado en su obra dedicada al cine de género, en el que, como no podía ser de otra forma, prestamos una especial atención a su nueva criatura, y que él muy amablemente aceptó.

SITGES-Christopher Frayling, Desenterrando Sad Hill

Foto de grupo tomada en el Festival de Sitges 2018 en la que Rafael aparece con Sir Christopher Flayiling (a su izquierda) y el equipo del documental “Desenterrando Sad Hill”

¿Cuándo nace tu afición por el cine?

Como casi todo en la vida: en la infancia. Aquella sólida tradición familiar del programa doble de los sábados por la tarde… Aparte de que el cine fue, para todos los de mi generación, que lo pillamos en su época de esplendor absoluto, “el arte del siglo XX” por antonomasia.

Eres Doctor en Medicina y en Historia Contemporánea. ¿Qué te lleva a escribir sobre cine?

Podría recurrir al sobado cliché del “médico humanista” pero va a sonar inevitablemente pedante. Lo dejaré en una comparación entre los objetivos profesionales de la medicina, la historia y el cine: las tres disciplinas se ocupan del ser humano, de su vida, sus problemas, su muerte… Si te interesas por tus pacientes es porque reconoces que “nada humano te es ajeno”… ¡Algo que también es la principal motivación del cine!

Dentro de tu amplia bibliografía sobre materia cinematográfica, junto a temáticas más o menos académicas destacan tus trabajos centrados en diferentes vertientes del cine popular, en especial el eurowestern y el péplum. ¿De dónde viene tu interés por estos géneros?

Tienen dos orígenes distintos por lo que, a riesgo de resultar prolijo (¡si te aburro me cortas!), me gustaría explicarlos por separado. En el caso del péplum, el cine no es el factor principal. En el hogar paterno había (afortunadamente) muchos libros y muy variados. Desde que aprendí a leer me dedicaba a hojearlos (con hache, ¡eh!) y poco a poco me animé a su lectura completa, sobre todo con los que planteaban menos dificultades de comprensión y más posibilidades de entretenimiento. Entre mis favoritos estaban algunos ejemplares de una pintoresca colección denominada “Enciclopedia Pulga”, tomitos de bolsillo en la expresión más estricta del término por su tamaño, que permitía llevarlos, según se afirmaba en las propias páginas introductoras de cada uno, “en el monedero o en el bolsillo del chaleco”. En algún momento que no puedo precisar entre los diez y doce años de edad, se me ocurrió tomarla con la Ilíada de Homero, en una versión resumida y adaptada, como todo lo que se publicaba en la colección. Fue quizá el mayor impacto literario de mi vida. Una historia que supuestamente había sucedido cientos de años atrás se me revelaba como algo de absoluta actualidad, algo que llamaba a los sentimientos primarios de la persona… Imágenes que desataban mi imaginación como la intervención en las batallas de los dioses (tan humanos, en el fondo, como los guerreros que se mataban), o aquel emotivo momento en que Príamo, todo un rey, se humilla ante Aquiles suplicándole que le entregue el cadáver de su hijo Héctor… Fue una completa epifanía. Me leí no sé cuántas traducciones, más fidedignas por supuesto, de los poemas homéricos y completé mi descubrimiento con otra obra de la biblioteca de mis padres que fue durante una temporada mi “libro de cabecera”, una Historia de los griegos en tres bellos tomos ilustrados, traducida del francés y publicada por la mítica editorial barcelonesa Montaner y Simón a finales del siglo XIX (el autor era un tal Victor Duruy, que luego me enteré que había sido un historiador de cierto prestigio)[1], y la más divulgativa Historia de Roma del periodista italiano Indro Montanelli[2] que mis padres tuvieron a bien regalarme para un santo o cumpleaños. Y de esa “fiebre” literaria pasé al cine, aunque, debo admitirlo, ninguna película me impactaría tanto como aquel librito de la “Enciclopedia Pulga”…

historia de los griegos.jpg

Te hago caso y te voy a interrumpir. Tu primera obra sobre esta temática es El péplum: La antigüedad en el cine, aparecido en 1998 para Glénat, en la que combinas tu faceta de historiador con la de analista cinematográfico. ¿Fue un homenaje a esta fijación de la infancia?

Te decía que en un primer momento me costaba encontrar en las películas de ambiente “antiguo” el espíritu de los originales, pero eso no quiere decir que no dedicara notables esfuerzos a “perseguir” estas películas. Si a una persona joven le interesa lo que estoy contando, tengo que recordarle que en aquellos tiempos (estoy hablando de finales de los 50-primeros de los 60 del siglo pasado) las películas solo podían verse en las salas de cine, en unos días y unas horas en concreto, y que no todas las que te interesaban eran visibles en las pantallas locales. ¡La de cines de barrio que me he recorrido buscando “incunables”!

Cuando tuve la oportunidad de escribir sobre cine decidí que, así que pudiera, dedicaría un libro al cine sobre el Mundo Antiguo, lo que conseguí gracias a la generosidad y amabilidad de Joan Navarro, director de una editorial dedicada al cómic, que entonces era muy amigo de mi hermano Ramón y se le ocurrió sacar una colección sobre producto audiovisual. Hace tiempo que no sé nada de Joan pero, esté donde esté, aprovecho para dedicarle un sentido recuerdo.

Por supuesto, los comentarios que hacía de los films estaban siempre integrados en el contexto histórico, pero no solo del periodo representado en ellos sino de la época en que se rodaron. En todos mis libros he intentado mostrar como el cine es un reflejo muy ilustrativo de la sociedad que los produce, y tanto da qué tipo de cine sea: sirve para el péplum, pero también para otros géneros.

En 2002 publicas también para Glénat Breve historia del western mediterráneo, considerada la primera monografía sobre el eurowestern escrita en castellano y, para muchos, entre los que yo me incluyo, una auténtica Biblia sobre el género. ¿Qué te lleva a embarcarte en semejante proyecto?

A diferencia de otros cinéfilos, yo no era especialmente devoto del western. Quedaría muy bien explicando la impresión que me causaron los títulos de Anthony Mann o John Ford que se veían ampliamente en las pantallas de Barcelona, pero no es el caso. Probablemente el western que más recuerdo de aquellos años es Apache (Apache, Robert Aldrich, 1954), por una especie de extraña solidaridad que sentí hacia el personaje de Burt Lancaster, vilmente perseguido y maltratado por defender su dignidad y la tierra de sus antepasados. No sé exactamente cuándo lo vi, pero recuerdo que fue con mi padre en una de aquellas entrañables salas de programas dobles compuestos mayoritariamente por películas que tenían a punto de caducar sus derechos de exhibición. Por supuesto, no voy a alardear de que a aquella tierna edad tuviera conciencia del genocidio de los nativos americanos, ¡eh!

Quizá fue este…, digamos, despego hacia el western “americano” por lo que me llamaron la atención los primeros rodados en Hoyo de Manzanares, curiosamente por aquellos aspectos de ambientación que eran, indiscutiblemente, lo más criticable: me encantaban, por ejemplo, aquellos revólveres minúsculos que se cargaban basculando el cañón hacia abajo (algo después me enteré de que eran copias de modelos Smith & Wesson hechas en el País Vasco) y que todos los personajes llevaban dos pistolitas al cinto en unas igualmente minúsculas pistoleras… También me atraía visualmente, vaya uno a saber por qué, el omnipresente edificio en obra vista del saloon. Y las músicas: recuerdo especialmente Gringo (1963), tanto por su marchoso tema de títulos (de un tal Dan Savio, ¿te suena?) como porque, de repente, nuestra racial Mikaela se ponía a cantar en andaluz. Por decirlo de alguna manera: pienso que lo que me atraía de aquellos westerns eran sus características más… “exóticas”, aquella iconografía tan… “idiosincrática”.

Pero la auténtica “epifanía” (¡otra!) tuvo lugar con La muerte tenía un precio, que me dejó literalmente pasmado. Debo reconocer que en su momento se me pasó Por un puñado de dólares, que tuve que repescar a posteriori. Piensa que en aquella época en las salas de estreno se controlaba bastante la entrada de menores, por lo que los que todavía no éramos “mayores” teníamos que esperar a que las películas “no aptas” pasaran al circuito de reestreno, donde siempre se hacía “la vista gorda” (…por lo menos en Barcelona).

Tabernas -E.Noriega

Eduardo Noriega y Rafael en una edición del Festival de Tabernas

Debido a su carácter pionero, ¿cómo fue todo el proceso de documentación para preparar estos libros, dada la práctica ausencia de fuentes en castellano que abordaran ambas temáticas?

Afortunadamente siempre he tenido buena comprensión lectora de idiomas extranjeros. El problema es que entonces no existía Amazon y tenía que hacer viajecitos periódicos a París, Londres y Roma para conseguir bibliografía medianamente interesante. También es verdad que aprovechaba para comprar libros de otras temáticas, sobre todo de arte (catálogos de exposiciones, por ejemplo)…; reconozco que soy un bibliómano compulsivo, vicio malsano que me estoy empezando a curar con los años ante la perspectiva de dejar a mis hijos en herencia una cantidad de libros con los que no van a saber qué hacer…

En este mismo sentido, tanto El péplum: La antigüedad en el cine como Breve historia del western mediterráneo están escritos en un momento en el que las nuevas tecnologías estaban en pañales y, por tanto, acceder a según qué títulos no era tan fácil como puede serlo actualmente. ¿Cómo te las apañabas para conseguir copias de las películas que comentabas, sobre todo teniendo en cuenta que, especialmente en el caso de tu libro dedicado al eurowestern, muchas de ellas ni siquiera habían sido estrenadas en España en su momento?

Hacía cosas rarísimas. Antes de la implantación de Amazon ya buscaba por correspondencia ediciones extranjeras en VHS, que había que pedir directamente… ¡por correo ordinario, o todo lo más por fax! (me tuve que comprar reproductores NTSC, como te puedes imaginar) o buscando la complicidad de algún amiguete de la zona. Y, por supuesto, la videocasetera siempre preparada para la eventual grabación de un título inédito. En los años noventa se podían ver por satélite canales de televisión extranjeros, sobre todo alemanes, donde pasaban con frecuencia películas de género (entre ellos, péplum y western) y tenía la santa paciencia de comprarme cada semana una revista llamada TV-Spielfilm donde venía la programación completa de todas las teles alemanas. Por supuesto, todas las películas se pasaban en las versiones dobladas (en terminología local: synchronfassung) que se habían distribuido comercialmente no solo en la RFA sino también en la RDA (esto del doblaje, contrariamente a lo que cree mucha gente, no es un invento español), pero… “el que algo quiere…”.

S.Juan, Félix Murcia

Junto a Salvador Juan y el escenógrafo Félix Murcia

Si no centrado en un género en especial, otro libro muy significativo de tu interés por el cine popular es Más allá de Esplugas City: Balcázar Producciones Cinematográficas, en la que junto a Salvador Juan Babot reconstruyes la historia de la que fuera una de las principales productoras dedicadas a este tipo de cine en nuestro país. ¿Cómo nace este libro? ¿Os repartisteis Salvador y tú las funciones de algún modo a la hora de dar forma a la obra?

Cuando alguien como yo, entusiasta y teórico del spaghetti western, se encuentra con una persona como Salvador, que aparte de ser un cinéfilo de peso, con una gran experiencia en el mundo de los cineclubs, vivió su infancia y juventud al lado del mismísimo poblado de Esplugas City y guarda un recuerdo imborrable de los rodajes de aquellos tiempos, ya te puedes imaginar que el encuentro ha de ser lo más parecido a un coup de foudre[3] [risas]. Con Salvador tenemos, además, otros puntos en común: si yo soy médico y he ejercido como tal, Salvador es arquitecto y esa ha sido su principal actividad profesional. Redactamos el libro sin la menor discusión: cada uno aportaba datos quizá dispares, pero pusimos mucho interés en que el texto tuviera un aspecto lo más homogéneo posible.

En 2009 publicas con T&B La pantalla épica: los héroes de la antigüedad en el cine, que en realidad viene a ser una actualización de tu comentado El péplum: La antigüedad en el cine que escribieras una década antes. ¿Qué te llevó a hacer esta revisión?

Diez años después de El péplum de Glénat, había acumulado tal cantidad de información y había visto tantas películas que me propuse a hacer una obra de pretensiones enciclopédicas sobre el mismo tema. Sin caer en la falsa modestia, creo que lo conseguí… Pero, curiosamente, tengo la sospecha de que mi esfuerzo no fue valorado. Aunque mantuve ese tono divulgativo y con esporádicas notas de humor al que tan aficionado soy y que a veces me ha ganado críticas de “poco académico”, pienso que quizá me pasé de erudición y despisté al lector con prolijos comentarios sobre películas rarísimas de las épocas más variadas de las que muy poca gente tenía noticia. En fin, yo quedé muy contento de lo que presenté en aquellas quinientas densas páginas (¡y porque la editorial me suprimió la bibliografía de forma unilateral!), pero debo admitir que no sintonicé con los lectores de la misma manera que con la versión anterior. Y no lo digo por decir: con frecuencia me encuentro con gente que, con la mejor intención, me elogian El péplum de 1998 pero compruebo que ignoran la “versión 2009”. También es verdad que la editorial, T&B, no se esmeró mucho en la promoción: era la época en que empezaban a no ir bien y estaban instaurando la (fea) costumbre de no pagar a los autores.

de héroes y dioses 08

Rafael durante la presentación el pasado 2017 de “De héroes y dioses” en el Museo de Badalona

En 2017 regresas de nuevo a la temática con De héroes y dioses. 50 películas sobre la antigüedad, aparecido dentro de la colección “Filmografías esenciales” de Editorial UOC. ¿Qué criterios seguiste para la elección de los títulos a reseñar, teniendo en cuenta que, aparte de su interés puramente cinematográfico, había que unirle también el de su testimonio histórico?

Cuando la UOC, Universitat Oberta de Catalunya, lanzó esta colección me pareció un estupendo proyecto de divulgación cinematográfica y me ofrecí enseguida a colaborar con alguno de los temas de los que acumulo más información. Después de la densidad de La pantalla épica, me gustó también cambiar de planteamiento con una presentación más esquemática y didáctica. Está claro que la limitación a cincuenta títulos me hizo afinar mucho mis criterios de selección; por supuesto faltan muchos, pero creo que no sobra ninguno: todos tienen algún tipo de representatividad, sea por su condición de “imprescindibles consagrados” o por ser aportaciones de manifiesta originalidad a un género en el que parece que se haya dicho todo. En este apartado irían dos de los films más recientes que comento: De reditu (Claudio Bondì, 2003), visión desgarrada del fin del paganismo como símbolo de la caída definitiva del Imperio romano, y Thermae Romae (Hideki Takeuchi, 2012), una típica fusión japonesa de péplum con anime.

De nuevo para las “Filmografías esenciales” de la UOC hace escasas fechas aparecía Sin dólares no hay ataúdes, donde desgranas medio centenar de ejemplares de western mediterráneo. ¿Cambió mucho tu forma de acercarte al género casi veinte años después de que lo hicieras en Breve historia del western mediterráneo?

Sí, por supuesto. Básicamente porque en esos años había conseguido ver muchos más títulos y recoger más información. De hecho, llevaba ya un tiempo con la idea de repetir lo que intenté con La pantalla épica: una nueva versión de la Breve historia del western… que de “breve” se volviera “enciclopédica”, pero cuando la UOC, después de mi primera colaboración con ellos, me propuso un volumen similar dedicado al western …spaghetti/europeo/mediterráneo, pues del “tradicional” ya habían sacado uno, pensé que era una buena forma de llegar al gran público al mismo tiempo que me permitía incluir, no toda, pero sí parte de la nueva información que había recogido durante estos años. Por cierto, aprovecho la ocasión para agradecer a la UOC, y muy especialmente al director de la serie Filmografías esenciales, Jordi Sánchez Navarro, el gran trabajo de divulgación cinematográfica que están haciendo con estas publicaciones.

Sin dólares no hay ataúdes

Junto a los principales clásicos del estilo, dentro de los cincuenta films reseñados hay lugar para varios exponentes bastante desconocidos incluso para los más fieles seguidores del spaghetti western, como pueden ser 2 once di piombo (1966), The Belle Star Story (Il mio corpo per un póker) (1968) o El desperado (1967).  ¿A qué obedeció su inclusión?

Como ya te he dicho con el péplum, mi idea de este tipo de libros es que los títulos seleccionados sean representativos de algo, por encima de su mayor o menor calidad intrínseca. Cuando en la actualidad hablamos del fenómeno del spaghetti western desde España, hay un detalle que se nos olvida, y es lo mal que se distribuyeron en nuestras pantallas. Casi todos se estrenaron con un considerable retraso con respecto a Italia y ni siquiera salieron en salas de categoría. En Barcelona, por ejemplo, muchos iban directamente al Capitol, un popular cine de las Ramblas más conocido como Can Pistoles porque solo ponían películas “de tiros” en programas dobles que se cambiaban cada semana y en el que tenían el humor de decorar de la forma más pintoresca posible la fachada: recuerdo vivamente unos ahorcados (…unos muñecos, claro) que pusieron en el vestíbulo para el estreno de El sabor de la violencia (Le goût de la violence, 1961) de Robert Hossein. Quizá era una manifestación de antifranquismo camuflada, pues después me enteré de que lo que más molestó a la censura de esta película es que se veían “muchos planos de gente ahorcada” (en realidad lo que se veía era “gente pobre ahorcada por enfrentarse a los ricos“).

Volviendo a los títulos concretos que me preguntas, son algunos de los que jamás se vieron en España, pero las aventuras de Pecos Martínez en 2 once di piombo (Il mio nome è Pecos) fueron un éxito arrollador en varios países, sobre todo Alemania. Belle Starr, en realidad, no estoy muy seguro de que sea un western, pero su tono feminista tan moderno y el hecho de que su directora fuera Lina Wertmüller, que tuvo sus momentos de gloria unos años más tarde, me animó a ponerlo. En cuanto a El desperado, fueron los elogios de Tarantino los que me llevaron a verlo e incluirlo: como pasa con muchos spaghetti, lo que importa en este no es la calidad técnica, ni la coherencia del guion, ni las actuaciones, sino esos esporádicos toques bizarres (dicho en francés, ¡eh!, que bizarro en español de la RAE quiere decir otra cosa) que hoy en día constituyen la, digamos, “grandeza” del western all’italiana.

Dentro de los títulos escogidos, no olvidas prestar atención a la contribución española, si bien tenga que confesarte que echo a faltar dos films como Condenados a vivir (1972) y Garringo (1969). ¿Era una forma de reivindicar el papel que tuvo nuestro país en la creación y desarrollo del western mediterráneo, por más que todo el mérito haya sido capitalizado por los italianos?

Escogí los títulos, insisto, por su condición representativa. Es por su carácter absolutamente bizarre y lo vistoso de sus soluciones visuales que incluyo Réquiem para el gringo (1968), por ejemplo, no porque su autor sea el muy español José Luis Merino. Condenados a vivir me hubiera gustado incluirlo, pero al final sucumbí al “síndrome de los cincuenta” y me pareció que otros reunían más “representatividad”… aunque sus méritos estrictamente cinematográficos fueran menores.

En cuanto a Garringo, no sabes la cantidad de gente que me reprocha su ausencia, pero aquí sí debo admitir que fue una decisión “no forzada”. Lo había visto hacía muchos años y no guardaba buen recuerdo… como de casi todos los westerns de Rafael Romero Marchent, en los que nunca he encontrado ninguna aportación ingeniosa ni a nivel narrativo ni de imagen. Siempre me resultó ridículo el nombre adjudicado a Steffen y echaba a faltar una escena en que nuestro héroe se encuentra con otro personaje que le dice “Me llamo Ringo” y él contesta “Pues yo, ¡Garringo!”. De todos modos, hice un esfuerzo y me la volví a ver, aprovechando que hay una edición bastante buena en Blu-ray y… no, lo siento. La historia del tío que se dedica a matar militares daba mucho de sí, pero era imposible plantearla de forma audaz en pleno franquismo, sobre todo con una familia de raíces falangistas como los Romero Marchent. El personaje de Peter Lee Lawrence no está bien desarrollado y el desenlace es flojísimo: el hecho de que los (escasos e imprecisos) diálogos de la escena final no sean exactamente iguales en el doblaje italiano que en el español da a entender que ni los mismos guionistas tenían muy claro qué querían (o debían) decir.

Por sus propias características, Sin dólares no hay ataúdes es una perfecta piedra de toque para aquellos que quieran iniciarse en el proceloso mundo del western mediterráneo. ¿Qué títulos de los reseñados recomendarías que vieran sí o sí a estos posibles lectores y potenciales espectadores para que se hagan una idea de lo que es el género?

La llamada Trilogía del dólar de Leone es de visión obligada. Si a esos tres títulos le añades el Django (1966) de Corbucci ya tienes una imagen definida de lo que fue el fenómeno spaghetti. A nivel personal quiero añadir que, quizá por mi formación de historiador o el recuerdo de los (evaporados) efluvios del ’68 que nos llegaban de la Europa pensante, tengo una debilidad por aquellos westerns que muestran cierto trasfondo social, como Il grande silenzio / Le grand silence [dvd/bd: El gran silencio, 1968], El halcón y la presa/La resa dei conti (1966), Cara a cara/Faccia a faccia (1967) o Yo soy la revolución (Quién sabe?, 1967)…

Tabernas. homenaje giuliano gemma

Rafael junto al director italiano Enzo G. Castellari, el director de producción José Salcedo, y el periodista e historiador cinematográfico especializado en western Juan Gabriel García durante el homenaje a Giuliano Gemma celebrado en el Festival de Tabernas

Y ya mirando al futuro, ¿te encuentras ya trabajando en algún nuevo libro de temática cinematográfica?

La edición de libros de cine en España nunca ha sido lo que se dice triunfal, pero actualmente está bajo mínimos y una gran parte de lo que se publica son autoediciones más o menos camufladas. Y como yo nunca me he planteado pagar para publicar, y menos ahora que ya no necesito hacer currículum (a lo más que me puedo prestar es a no cobrar [risas]), lamento no poderte anunciar nada parecido a un inminente “programa de publicaciones”. También es cierto que algunos temas que ahora estoy explorando son poco comerciales: hace unos años saqué el primer libro en español sobre cine nazi, El cine de Goebbels, y llevo tiempo acariciando la idea de un estudio en paralelo del cine de los sistemas totalitarios europeos del siglo XX, pero es un asunto que requiere buena documentación y sin un compromiso firme de una editorial no me animo a tirarlo adelante. En 2014 publiqué un esbozo del proyecto como capítulo de un libro de compilación que coordinaron Gloria Camarero y A. L. Hueso, Hacer historia con imágenes, pero no he pasado de ahí.

En otro volumen colectivo que acaba de salir a la venta, La música en la pantalla, coordinado por Teresa Fraile y Beatriz de las Heras, he hecho una nueva aportación a uno de mis temas-fetiche, la ópera, con un breve análisis de los films histórico-operísticos de Carmine Gallone.

Pero de los temas objeto de nuestra conversación, ¿puedes anunciarnos alguna novedad?

Con Salvador Juan llevamos tiempo recogiendo información para un estudio lo más completo posible de los westerns rodados en Esplugas City. De las instalaciones montadas por los Balcázar tenemos prácticamente toda la documentación existente, pero de las películas siempre descubres cosas nuevas. Reconozco que me encanta hacer de rata de biblioteca y sumergirme en los expedientes de censura y rodajes que guardan en el Archivo General de la Administración (AGA) de Alcalá de Henares. Lástima que desde Barcelona no quede demasiado a mano y sea cuestión de aprovechar alguna visita puntual a Madrid para hacer una escapadita. Aprovecho para señalar que el personal del AGA es muy amable y eficaz, ¡algo que siempre anima al esforzado investigador!

José Luis Salvador Estébenez

Esplugas -homenaje George Martin

De izda. a dcha.: Rafael. Esteve Riambau (director de la Filmoteca de Catalunya), Salvador Juan y el actor y director George Martin, durante el homenaje dedicado a este último en Espuglas el 2015

[1] Historia de los griegos: desde los tiempos más remotos hasta la reducción de Grecia a provincia romana; por Victor Duruy; traducida por Enrique Leopoldo de Verneuil. Barcelona: Montaner y Simón, 1890-1891. 3 vol.

[2] Historia de Roma; por Indro Montanelli. Barcelona: Plaza & Janés, 1961.

[3] Término francés que se traduciría como amor a primera vista.

Published in: on julio 26, 2019 at 6:00 am  Dejar un comentario  

A la venta el número 9 de “Cine-Bis”

Portada Cine-Bis 09

La espera ha terminado. Prácticamente un año después de la salida de su anterior entrega, desde ayer se encuentra ya a la venta el nuevo número de “Cine-Bis”, la publicación de cine de género alrededor del mundo dirigida con su buen hacer habitual por Javier G. Romero. Un nuevo número compuesto por 226 páginas ilustradas a todo color con 590 fotografías y cargada de contenidos.

Así, entre los textos dispuestos se encuentra un amplio artículo sobre el clásico de Bruce Lee Operación Dragón coincidiendo con el cuarenta y cinco aniversario de su estreno; entrevistas exclusivas al recientemente fallecido cineasta español José Luis Merino y Herbert Lom, actor de origen checo que fuera presencia habitual dentro del cine de género mundial de los 60, 70 y 80, trabajando a las órdenes de cineastas tan dispares como Terence Fisher, Jesús Franco, Roy Ward Baker, Stanley Kubrick o David Cronenberg, entre otros; la primera parte de un dossier dedicado a la relación entre “Cine y toros”; sendos estudios sobre la saga de uno de los personajes emblemáticos del eurowestern, Sartana, el cine sobrenatural de los años 40 y el cineasta británico John Houg, responsable de varios (mini) clásicos del cine fantástico del calibre de Drácula y las mellizas, La leyenda de la mansión del infierno, Biggles, el viajero del tiempo, Escóndete y tiembla; un recorrido a la revista Quatermass con motivo de sus bodas de plata, o la segunda entrega del dossier “Golpe perfecto”, entre otros.

pelham_123

Esto en cuanto a contenidos. De darlos forma se ha encargado una lista de ilustres firmas formada por Carlos Aguilar, Tonio L Alarcón, Angel Comas, David Pizarro, José Manuel Romero Moreno, Juan Carlos Vizcaino Martínez, el propio Javier y un servidor, José Luis Salvador Estébenez. Y es que por tercera vez tengo la oportunidad de poder participar en “Cine-Bis”. Lo hago con la referida segunda parte del dossier “Golpe perfecto” que en el anterior número iniciaran el llorado Ramon Freixas y Joan Bassa. En esta ocasión, el artículo se centra en los exponentes de la temática producidos en los Estados Unidos, cuyo recorrido me sirve también para ofrecer una panorámica de cómo estos títulos reflejan de forma consciente o inconsciente el clima sociopolítico desarrollado en el país de las barras y estrellas desde la década de los 50 hasta la actualidad.

Cine-Bis 9

El número 9 de “Cine-Bis” puede ya adquirirse a un precio de 10,95€ más gastos de envío a través del correo quatermass@hotmail.

Published in: on julio 23, 2019 at 5:35 am  Comments (2)  

A la venta “La orgía de los muertos. Historia del cine de zombis español” de Ruben Sánchez Trigos

Maquetación 1

Casi en paralelo al fallecimiento de José Luis Merino Shangrila Ediciones ponía a la venta a comienzos de este julio dentro de su colección “Fantasmagorías” “La orgía de los muertos. Historia del cine de zombis español”, libro que recoge parte de la tesis doctoral de Rubén Sánchez Trigos. Compuesto por más de quinientas páginas, se trata de un “exhaustivo análisis histórico y fílmico que espero ayuden al entendimiento de nuestro cine fantástico”, en palabras de su autor.

El cine fantástico y de terror español goza de una larga tradición, intermitente en cuanto a popularidad, pero sólida a la hora de forjar un imaginario y unos hitos propios que lo distingan de otras cinematografías. Dentro de los muchos personajes, mitos y arquetipos acuñados por este cine, el zombi se erige como uno de los monstruos que más veces ha sido reformulado y cuyas películas más impacto internacional han obtenido. Desde Gritos en la noche (Jesús Franco, 1962) hasta Rec (Jaume Balagueró, Paco Plaza, 2007), pasando por los templarios ciegos de Amando de Ossorio en su emblemática tetralogía o por verdaderos puntos de inflexión en el subgénero de todo el mundo como No profanar el sueño de los muertos (Jorge Grau, 1974), el cine español de zombis cuenta con una historia que abarca casi seis décadas y que no había sido contada en profundidad hasta ahora.

En “La orgía de los muertos. Historia del cine de zombis español” el escritor, guionista y profesor universitario Rubén Sánchez Trigos examina cada uno de los contextos socio-culturales en que tienen lugar los periodos en que se divide (las relaciones entre el cine de Jesús Franco y el horror exploitation europeo en los 60, las singularidades industriales que condicionan la representación multireferencial del personaje en la eclosión del llamado fantaterror en la década siguiente, la nueva y mucho más naturalizada relación que mantiene la cultura española con lo fantástico en este nuevo siglo) para después analizar minuciosamente cada una de las películas producidas a lo largo de este tiempo en busca de aquellos aspectos que singularizan el cine español de zombis del producido en otros países.

Más información: https://shangrilaediciones.com/producto/la-orgia-de-los-muertos/

Published in: on julio 13, 2019 at 8:22 am  Dejar un comentario