Entrevista a José Fernández Riveiro sobre su documental «Neville. Abriendo camino»

Convertido ya en un habitual de la sección Brigadoon del Festival de SITGES, José Fernández Riveiro volvía al certamen catalán para presentar nueva obra. Neville. Abriendo camino es el título del último documental del realizador asturiano en el que realiza un personal recorrido por la trayectoria del gran Edgar Neville. El propio Riveiro, con su habitual amabilidad, charla con nosotros para conocer más detalles de este proyecto.

¿Qué te llevó a abordar un documental sobre Edgar Neville?

Digamos que este acercamiento a la figura de Neville era tanto el punto de partida como una especie de prueba en relación a la viabilidad a largo plazo de una idea basada en la creación de una serie de documentales que, a su modo, reivindiquen la trayectoria de distintas figuras del cine que, al igual que en este caso, considero tan interesantes como necesarias. Especialmente en relación a varias figuras mucho más olvidadas que la del propio Neville.

Al contrario que en tus otros documentales sobre cine, aquí intervienes casi a modo de personaje, pues ejerces de hilo conductor, arrancando el documental explicando tus propias experiencias y cómo descubriste la carrera de Neville. ¿Podemos decir, entonces, que se trata de tu documental más personal? 

A decir verdad, es cierto que en el último año he modificado ligeramente el enfoque de mis obras para abordarlas desde un punto de vista más personal. Era algo que llevaba sopesando un tiempo, porque a pesar de que en mis docus habitualmente trato temas que me interesan directamente, necesitaba que el espectador notase que la historia partía y formaba parte de algo más personal que lo que habitualmente entendemos como la narración clásica y lineal de un documental. Y la verdad es que estoy muy contento con lo que han significado los tres trabajos que he sacado adelante con este enfoque a lo largo de 2021.

Al margen de esa primera toma de contacto que explicas en el documental, el visionado de la emblemática La torre de los siete jorobados (1944), ¿conocías bien la trayectoria del cineasta o a raíz del documental tú mismo has descubierto determinados aspectos de su figura que desconocías?

Tengo que reconocer que hasta los meses previos a la elaboración del documental había obras de Neville que no había tenido la ocasión de ver, porque durante años algunas han sido muy difíciles de conseguir y muchas ni siquiera se editaron en su día en VHS. Teníamos que haber tenido la suerte de grabarlas cuando las emitieron en televisión, o buscar algún amigo que sí lo hubiese hecho. Es decir, La vida en un hilo, El crimen de la calle de Bordadores, El último caballo(…), las más conocidas, por decirlo de alguna manera, me han acompañado desde niño, pero tanto los cortometrajes como las episódicas y algunas coproducciones menos difundidas se me habían escapado por completo. Y en relación a su figura, es curioso, pero incluso a estas alturas, con todo lo que ya se ha escrito y recordado sobre Neville, he podido descubrir muchos otros aspectos que convierten al director en una figura todavía más reseñable. 

Charles Chaplin y Edgar Neville durante la estancia del cineasta madrileño en Hollywood

Es probable que muchos aficionados al cine fantástico y de terror relacionen el nombre de Neville a la mentada La torre de los siete jorobados. Otros círculos tal vez recuerden más sus colaboraciones con Fernando Fernán Gómez, Conchita Montes o, incluso, Charles Chaplin. ¿Consideras que es un realizador difícil de catalogar?

Absolutamente. Y no solamente como realizador. Creo que a nivel personal Edgar Neville es una figura inclasificable, ya que ha sido capaz de inventarse, reinventarse y mantenerse a flote en función de sus necesidades, siempre con el ancla del humor y la sátira bien lastrado en tierra, para acabar haciendo y diciendo siempre lo que le daba la gana. 

Para la confección de este cortometraje documental has podido contar con el apoyo de TVE. ¿Ha sido la primera vez que cuentas con el respaldo de una televisión para elaborar tu obra? 

Es muy interesante que cada vez haya más colaboraciones, tanto de instituciones públicas, como de empresas privadas, para sacar adelante proyectos que de otro modo verían muy mermadas sus posibilidades de existir, ya que en determinados casos con apoyos a priori tan simples como una pequeña orientación o facilitarte el contacto con otras personas logran que se acabe entretejiendo una red que permite que existan obras que de otro modo nos perderíamos. Yo ya he tenido la suerte de colaborar en varias ocasiones con televisiones, especialmente con RTPA (Radiotelevisión del Principado de Asturias), quienes, precisamente, han coproducido Entre bambalinas, un documental gestado en plena pandemia que he tenido la suerte de dirigir y que se estrenará en la propia tele a lo largo de 2022. Creo que es esencial que se siga apoyando a todas estas producciones.

¿Te atreves a nombrar tus títulos favoritos de la filmografía de Neville y cuál recomendarías a alguien que quiera adentrarse por vez primera en su obra? 

Evidentemente La torre de los siete jorobados está, no sé si por motivos cualitativos o meramente emocionales, un peldañito por encima de obras como Domingo de carnaval, El crimen de la calle de Bordadores o Mi calle, que, a pesar de todo, me fascinan y me parecen obras a un nivel muy difícil de alcanzar. No obstante, para alguien que se adentre por primera vez en su obra le recomendaría una sesión doble con La vida en un hilo y El último caballo para que se metan de lleno en ese tono tan particular del cine de Neville.

Edgar Neville en su madurez

Por tercera vez en tu carrera has podido estrenar una pieza en el Festival de SITGES, aunque esta vez, por diferentes circunstancias, no pudiste acudir a la presentación. No obstante, ¿qué supone para ti que este cortometraje tenga su pistoletazo de salida en el mentado certamen? ¿Qué camino le espera tras su estreno en el festival catalán? 

Cierto. Por desgracia, motivos laborales me impidieron quedarme al estreno, pero sí que he tenido la suerte de disfrutar con mi mujer y mi hija de unos estupendos días en el Festival de SITGES, que se ha convertido en un lugar muy especial para nosotros desde que en 2017 acudiésemos por primera vez con Rebobinando. Y culpa de ello la tienen tanto Diego López como el resto del equipo, que siempre nos han tratado genial y a quienes me gustaría dar las gracias desde aquí, por brindarnos la oportunidad de formar parte de la programación. Pero para ser totalmente sincero, también era en el lugar donde tenía metido en la cabeza que se estrenase, ya que en realidad el objetivo principal del docu era que se viese allí y valorar la recepción del público. Es más, hemos cerrado el recorrido por festivales tras el pase en Sitges, porque, por un lado, era nuestra manera de dar las gracias al festival, pero también porque buena parte del cine de Neville ha estado mucho tiempo olvidado o escondido y esto no iba a ser una excepción. Seguramente se acabará viendo cuando se termine esta serie de documentales relacionados con distintas figuras del cine. 

Algunos de tus trabajos están disponibles en DVD. Sin embargo, Relatos del fantástico, tu anterior propuesta documental centrada en el mundo del cine, continúa sin tener una edición en formato físico, aunque sí puede verse en Filmin. ¿Crees que las plataformas digitales son la salida más adecuada para el género documental? 

Hombre, es un tema complejo, porque, por desgracia, aunque sea mi género favorito, el documental, salvo contadas excepciones, no es que arrastre a mucha gente a los cines. Por lo que, sí, plataformas y televisión son dos salidas estupendas para este tipo de propuestas. Lo ideal sería estrenarse en salas, pero eso implica muchos condicionantes contra los que no hace falta luchar en el caso de las plataformas, pero que también conllevan aceptar otras, inherentes a éstas. Es decir, al final hay que valorar muchas cosas que a veces están por encima de uno de los principales estímulos que tienen los creadores a la hora de hacer cosas, como es que sus trabajos simplemente ¨se vean¨. A lo mejor es que soy un romántico y como coleccionista preferiría que documentales como éste únicamente estuviesen disponibles a través de ediciones exclusivas y cuidadas. Ojalá. Pero me temo que el formato físico está herido de muerte.

¿Estás trabajando en la actualidad en nuevos proyectos?

Sí, estoy ultimando la preproducción de un nuevo documental que, al igual que La inocencia interrumpida, el largometraje que acabo de estrenar en la ya finalizada edición del Festival Internacional de Cine de Gijón, incluye buena parte de secuencias de animación, por lo que estoy descubriendo otro fascinante mundo que, unido a la imagen real, da como resultado cosas muy interesantes. 

Javier Pueyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s