La noche de Walpurgis

Título original: La noche de Walpurgis / Nacht der Vampire

Año: 1971 (España, Alemania)

Director: León Klimovsky

Productor: Salvadore Romero

Guionistas: Jacinto Molina [Paul Naschy], Hans Munkel

Fotografía: Leopoldo Villaseñor

Música: Antón García Abril

Intérpretes: Paul Naschy[Jacinto Molina] (Waldemar Daninsky), Gaby Fuchs (Elvira), Barbara Capell (Genevieve Bennett), Patty Shepard (Condesa Wandesa Dárvula de Nadasdy), Andrés Resino (Inspector Marcel), Yelena Samarina (Elizabeth Daninsky), José Marco (Pierre), Betsabé Ruiz [acreditada como Betsabe Sharon] (Novia de Pierre), Barta Barri (Muller), Julio Peña (Dr. Hartwig), Luis Gaspar, Ruperto Ares, María Luisa Tovar, Eduardo Chappa

Sinopsis: Dos empleados municipales llegan a la tumba de Waldemar Daninsky, de quien se dice que fue un hombre lobo, para efectuar su autopsia. Extraídas las balas de plata que acabaron con su vida, el cadáver revive y, convertido en licántropo, acaba con los dos infelices.

La noche de Walpurgis es la cuarta entrega de la saga del licántropo Waldemar Daninsky (incluyendo la psicotrónica Los monstruos del terror y obviando la misteriosa Las noches del hombre lobo) y una de las que cuenta con mayor reconocimiento entre los aficionados. Con esta película se inició el mito de Paul Naschy/Jacinto Molina allende nuestras fronteras, mito que aún pervive. Admirado ciegamente por unos y odiado no más ciegamente por otros, encontrar documentación fehaciente y fiable sobre el actor, guionista y director es sumamente difícil, y las fuentes suelen ser profusas en exageraciones en uno u otro sentido. Hay que tener en cuenta en este punto que, tras la exitosa y fundacional La marca del hombre lobo, Waldemar no había tenido demasiada suerte: Las noches del hombre lobo se perdió en el éter tras la muerte de su director René Govar (de hecho ni siquiera se puede asegurar a ciencia cierta que la película se terminase y exista); la delirante Los monstruos del terror era un loco pastiche de protagonismo coral; y, finalmente, La furia del hombre lobo está considerada una de las peores películas en las que ha aparecido nuestro querido licántropo.

Así llegamos a la presente película. La noche de Walpurgis ostenta un esquema argumental que sería seguido en otras entregas posteriores de la serie y prácticamente remakeado en la interesante El retorno del hombre lobo. Waldemar, ya marcado por la maldición, entra por azares del destino en contacto con unas jóvenes (en este caso concreto se han perdido y quedado casi sin gasolina) y él se ofrece a hospedarlas, viendo en ellas la oportunidad de librarse de su maldición (pues el licántropo solo puede ser libre si muere ensartado con la cruz de Mayenza a manos de la mujer que lo ame, y que, además, en este caso en particular, ha de ser durante la Noche de Walpurgis). Paralelamente, las jóvenes buscan la tumba de una condesa maldita, Wandessa d’Arvulla de Nadásdy, marcada por los estigmas de la brujería y el vampirismo. Waldemar acabará viéndose obligado a combatir a la Condesa antes de encontrar su ansiada paz. Es digno de señalar que la película arranca con el personaje de Daninsky muerto: con posterioridad, éste narrará a Elvira que contrajo su mal en el Tíbet, y que, de regreso a su pueblo natal, una turba enfurecida acabó con él, una vez descubierta su condición; el elemento del Tíbet podría ser un intento de entroncar con la anterior La furia del hombre lobo, si bien el posterior desarrollo no coincide con la explicación de Waldemar. También un elemento a destacar es la invulnerabilidad de nuestro personaje, aún en su estado humano, pues cuando es atacado por un campesino quisquilloso que lo apuñala, el arma entrará en su cuerpo sin hacer efecto alguno. Otra de las futuras constantes del ciclo de Waldemar que encontramos aquí es la presencia de una mujer (puede ser hermana, como en este caso, antigua niñera o una criada) que, conocedora de la maldición de Waldemar, le ayuda en lo que puede, mientras es considerada una bruja (o un equivalente) entre los vecinos más supersticiosos del pueblo.

La noche de Walpurgis, aún siendo una co-producción, se percibe rodada con escaso desembolso. Así, estando aparentemente ambientada en Francia, se pueden leer rótulos en español, y la banda sonora de Antón García Abril sólo puede considerarse atroz (en especial la música de créditos), si bien cabe referir que los efectos de maquillaje están notablemente conseguidos. León Klimovsky se esfuerza en conferir un hálito poético a la cinta rodando las apariciones de las mujeres vampiro a cámara lenta y rodeadas de perennes neblinas, si bien lo mejor en este aspecto son las desapariciones de las no-muertas en unos lentos encadenados. Lástima, repetimos, del raquítico presupuesto, pues se percibe un empeño en el realizador argentino que podría haber deparado una película de gran nivel, si hubiesen sido otras las circunstancias.

La película expone una historia sencilla pero bien desarrollada y que, sobre todo, presenta una mitología sumamente sugestiva, con elementos como la Cruz de Mayenza, una daga de plata en forma de crucifijo, idea ya presente con anterioridad, pero que aquí se ve reforzada al plantearse sus orígenes, siendo elaborada, al parecer, con el cáliz de la Última Cena. A este elemento cabe añadir el papel de la némesis de Waldemar, la Condesa Wandessa, inspirada en la figura real de Erzsébet Bathory. El segundo nombre de Wadessa, d’Arvulla, podría ser un guiño a uno de los acólitos que rodeaban a su homóloga real, la bruja Darvulla, principal incitadora de sus peculiares tratamientos dermatológicos, y uno de los que, curiosamente, se libraron de ser ajusticiados, ya que huyó antes de que la justicia cayese sobre la Condesa.
Interpretada esta Wandessa por la norteamericana afincada en España Patty Shepard, el film la convirtió en un mito, si bien la actriz siempre fue reacia a estos papeles terroríficos y, por ende, no aprovechó su carisma para otros personajes similares, pese a que volviera al género con renuencia y en varias ocasiones. Esta Wandessa, por lo demás, aparece por primera vez en el cine asociada directamente al vampirismo “real” y no sugerido o metafórico, elemento que después sería repetido hasta la saciedad, honor que corresponde como inaugurador a Jacinto Molina. Klimovksy muestra a Wandessa como una clásica mujer vampiro en la tradición diríase de la Hammer, pero caracterizada de un modo que semeja a una especie de muñeca maligna (ese inmenso lazo), sensación que se ve acrecentada por el juego que ejecutan las vampiras jugando a una especie de corro de la patata de ultratumba, rodado al ralentí, lo cual le confiere un aura sobrenatural de lo más atractivo.

Ana Morán Infiesta & Carlos Díaz Maroto

The URI to TrackBack this entry is: https://cerebrin.wordpress.com/2010/08/06/la-noche-de-walpurgis/trackback/

RSS feed for comments on this post.

14 comentariosDeja un comentario

  1. Nunca me ha gustado demasiado, la verdad. La encuentro desganada aunque tiene cosillas, como siempre. Esa idea genial de La Cruz de Mayenza o algunas ruinas de lo más becquerianas… y Patty Shepard, claro, eternamente desaprovechada.En las manos adecuadas pudo haber sido una segunda Barbara Steele.

    • A mí, en cambio, sin tampoco entusiasmarme, la encuentro más valores. Aunque es cierto que está lejos de ser redonda por algunos de los motivos ya señalados en la reseña, posiblemente sea la mejor prueba de lo que podía dar de sí el talento de Klimovsky cuando el material al que prestaba su oficio le motivaba. Pocas imágenes de nuestro fantaterror poseen la fuerza y el halo poético de las diferentes caminatas al ralentí de la vampira interpretada por Patty Shepard, con los que, a mi modo de ver, el argentino tata de acercarse a su admirada “Vampyr”, película de la que incluso llegó a acariciar durante largo tiempo la idea de dirigir una nueva versión.

      Aparte de eso, otros de los puntos que le veo es su acentuación del planteamiento sobre el que está construida su trama: la existencia entre nosotros de un mundo sobrenatural cuya supervivencia está motivada por nuestra mentalidad racionalista.Un discurso que si bien no resulta nada original, al menos está formulado con más convicción y ganas que en otros títulos de similares características.

  2. Por cierto, ¿qué tal queda el trabajo de colaboración conjunta en la reseña?

  3. A Macarena Gómez la compararon con Patty cuando estrenó en Sitges Dagon.

  4. Con las películas de Naschy sólo percibo dos realidades:
    o son horrores en donde no hay por donde tomársela en serio,
    o son ideas sugerentes, con momentos afortunados pero en general films totalmente desaprovechados.

    Esta, sin duda, pertenece al segundo grupo.

  5. Seamos serios señores, esta película es caspa en estado puro! Escenas supuestamente nocturnas rodadas a plena luz del día, efectos especiales absolutamente risibles, un guión ridículo que provoca el pitorreo del respetable, una narración sin pies ni cabeza, una dirección que potencía al máximo hasta el último de sus defectos… El fantaterror español fue de una mediocridad aplastante, y esta película, su mayor éxito, es un buen ejemplo de ello.

  6. […] No en vano, participaría en alguno de los títulos señeros de nuestro fantaterror como la mítica La noche de Walpurgis de Leon Klimovsky o la reivindicable La mansión de la niebla de Paco Lara Polop, sin olvidar el […]

  7. […] Molina/Paul Naschy aborda un nuevo guión sustentado en los esquemas principales desarrollados en La noche de Walpurgis, de León Klimovsky. Las directrices anteriores son retomadas pero con un mejor despliegue de […]

  8. […] en clave musical del clásico de H. G. Wells La isla del Dr. Moreau, pasando por la decisiva La noche de Walpurgis y sin olvidar sus interpretaciones del personaje lejos del icónico Waldemar Daninsky para las […]

  9. […] medida, vendría derivada de su icónica encarnación de la Condesa Wandesa Párvula de Nadasdy en La noche de Walpurgis (1971), y que se prolongaría a través de títulos como El techo de cristal (1971), El monte de […]

  10. […] como adoro, por mi parte, la cultura underground, pues casi prefiero que no haya camisetas de La noche de Walpurgis en H&M para adolescentes gafapasta comprometidos y “modernos” que ni se molestan en ver la […]

  11. […] para esta decimosexta edición son la ossoriana Serpiente de mar, Los 3 Superman en Tokio, La noche de Walpurgis, Kung Fu contra los siete vampiros de oro, El anticristo, El asesino de muñecas o Escalofrío, […]

  12. […] se maldice, se cuentan anécdotas y se destripan en general. La legión de los hombres sin alma, La noche de Walpurgis, Keoma, Rey de Reyes, Snakes on a Train, Gritos en la Noche, Nekromantik, Aracnofobia, I Spit on […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: